i

i

viernes, 7 de septiembre de 2012

VENGANZA




Si yo fuera mi televisor estaría seriamente preocupado, al borde incluso de la depresión, pues lleva tanto tiempo en stand-by que debe estar a puntito de olvidar la contraseña del mando a distancia, aunque este  está peor, que le quite las pilas porque no lo entendía y se las puse al aire acondicionado, creo, no sé, fue hace tanto tiempo...ahora que lo miro: nada de stand-by, está apagado. A ver el enchufe...sí, enchufao está. Lo voy a dejar, es mejor la amenaza que la ejecución.

Hay una anécdota de los años locos de Led Zeppelin que es mi preferida sobre todas las demás, que son muchas, pues creo que Plant no mintió, o se equivocó muy poco, cuando dijo que un día en la vida de una estrella del rock es como diez años en la de una persona normal, quizá una vida entera de alguien como yo, o a lo mejor no tanto, como mucho las nueve décimas partes, en fin...a lo que iba. Estaban de gira por los Estates, creo que en California, allí donde era perder el tiempo siquiera plantearse si eran más grandes que Jesucristo, eso estaba resuelto desde que publicaron Led Zeppelin IV y se convirtieron en la banda más grande que había en el planeta, cuando su manager, Peter Grant, bajó a recepción para pagar la cuenta de una semana en Los Ángeles. El director del hotel se la dio, supongo que sería estratosférica, y Grant pagó como lo hacía siempre, es decir, en metálico, que era un tío lo suficientemente grande, fuerte y malo como para llevar la pasta necesaria en los bolsillos sin temor a nada ni a nadie, y entonces el director del hotel le dijo: "¿Sabe? siempre me quedaré con las ganas de tirar un televisor por la ventana, como han hecho sus chicos" y Grant lo miró y le dijo "toma 500 pavos y date el gusto por cuenta de Led Zeppelin".

Es una idea, una gran idea, que sí, tiene que ser un GUSTAZO. De cojones.

El mío es un armatoste grande que compré al venirme aquí, no llegó a 300 euros, estaba de oferta, en el escaparate, ¡¡¡OCASIÓN!!!, realmente no valía mucho, no era de última generación ni hace siete años, como mínimo sería su abuelo, así que ahora ni os cuento, más aún cuando en ese negocio te quedas obsoleto en menos de un mes, quizá hasta que llegue el día en el que puedas vivir dentro de uno de ellos, sueño que supongo será bastante popular, pero no para mi. El mío es tirarlo por la ventana.

Al principio la cosa fue más o menos bien. Vale que había dado en caer a un piso de soltero, pero eso no quita para que un televisor como Dios manda cumpla su razón de ser, es más, quizá sea lo ideal para ellos, tres o cuatro horas al día, un minijob de esos que intenta vendernos la Merkel a los malditos españoles, que a ver si aprendemos de una puta vez cual es nuestro lugar. Los Simpsons, alguna peliculita, un rato de zapeo, los programas nocturnos de la Tienda en Casa...sí, tres o cuatro horas al día. Más o menos bien. Supongo que se extrañaría al comprobar mi boicot a Telecinco, boicoteo que viene conmigo desde tiempo inmemorial, pero también supongo que me lo agradecería, como también creo que su Creador lo pondría sobreaviso, "normalmente estarás aquí, es la cadena más vista por los malditos españoles, pero para hacértelo más llevadero te he integrado un programa informático por el que podrás escuchar a los Kraftwerk cuando te resulte especialmente insoportable, que te resultará, ya me lo agradecerás si todavía no me he colgado de una viga. Mierda de circuitos". De ahí viene que a veces la tele no responda al mando y la pilles en un renuncio, normalmente se arregla meneándolo un poco, el mando quiero decir, casi todo se soluciona meneándolo, es cosa de un par de segundos, quizá lo hayas pillado bipeando el Tour de France de aquellos quedaos, pero eso no le ocurría conmigo, aunque una vez me la hizo mientras veía 2001 y quise darle volumen en el momento en que el mono tira el hueso y entra la música del Danubio azul, que para una máquina debe ser algo así como el reggaeton para mi. Un meneo y fuera. Solucionao.

Claro que cuando venía mi ex la cosa era diferente, entonces era un Telecinco non-stop, el water en el salón, el water del bareto de tus primeras borracheras en tu salón, el water del bareto de tus primeras borracheras con la cadena rota y el agua cortada en TU salón...os juro que a veces pensaba en darme de cabezazos con la pared mientras veía todo aquello, pero nobleza obliga, u obligaba, ¡la madre que me parió qué feliz soy viviendo solo!.

Cuando ella se fue para no volver metí a doña Internet en el piso, y esa fue la puntilla: ya ni para hacerme una paja myolastanera. Ni películas que ya no me gustan, ni Simpsons que murieron para mi el mismo día que el doblador original de Homer, ni ná de ná. Lo único que lo mantenía un tanto atento de su desquicie kraftwerkiano era cuando alguna que otra noche me despertaba sobresaltado y tenía que oír a alguien, aunque fuera a la zorra del dime el resultado de la operación y llévate 30.000 euros, ¡¡¡LLAMA YA!!!.

Pero aquello también terminó hace tiempo, ahora tengo un cierto control de mi situación y ya quedaron bastante atrás los desquicies etílicos y las noches en vela en las que tenía que ver lo que más odiaba para no perder la cabeza.

Aunque eso sí, lo primero que haré cuando lo de Gordillo y su ejército de vips-vaporubs sea tan normal como todavía es pagándolo será tirar el puto televisor por la ventana.

Y eso es algo que está a la vuelta de la esquina.

Así que mientras tanto...toma ración doble, hártate como hice yo.

CABRÓN.




12 comentarios:

  1. Yo la tele ya no la veo. Los últimos años veía Libertad Digital, algo Intereconomía y alguna tertulia más, pero ya paso de todo. No pongo nada de nada, como mucho algún partido interesante... y cada año que pasa menos. Mi tele además es mi pantalla del ordenador, que es lo que uso.

    Otra cosa es que además estas teles nuevas que te las venden como si fueran LA HOSTIA luego resulta que si duran más de 5 años es que eres un jodido afortunado además de que no vas a utilizar ni el 5% de las opciones porque no tienes ni idea para qué sirven. ¿Cuánto duraban las más antiguas? Ni se sabe... y qué coño, me gustaba mucho más cómo se veían.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una que hemos pillao para el bar, de ¡¡¡60!!! pulgadas, dice que su vida útil son 2.000 horas, que los televisores se miden así, ¡ojalá y muchos fueran igual!, pero bueno...eché cuentas y me salía una puta mierda. Y eso que va a costar un pavo de cada hora de su vida. Te cagas.

      Antes se fabricaba para que durara, ahora para que se rompa. ¿O qué te crees que sería del capitalismo si todo funcionara como debe ser?

      Un saludo, amigo.

      Eliminar
  2. De eso, de la obsolescencia programada y la falta de ética del capitalismo, habla el documental de TVE/ARTE FRANCE/TELEVISIO DE CATALUNYA:
    http://www.youtube.com/watch?v=0ruZjYF00Qc
    En el minuto 30 y medio habla de cómo en los países del Este tenían otro concepto sobre la durabilidad de las cosas, más acorde con el sentido común.

    ResponderEliminar
  3. Hoy día la televisión es una basura, y Telecinco la basura mas grande que he visto en cuanto a televisión.
    Yo llevo casi 2 años que no veo televisión.
    Y no por eso estoy des-informado.
    Y ademas tengo la cabeza con mucha menos mierda de la que noto hay en la mayoria de gente que me rodea y que está todo el día delante de la caja tonta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si yo pudiera haría lo que tú, pero con el bar es imposible.

      Ojalá y la Red siga como está durante mucho tiempo: fuera de su control.

      Un saludo

      Eliminar
  4. En los Estates hay empresas q compran ordenadores viejos para q los estresados jombres de bien cojan mazas y los destrocen como ejercicio catártico.
    Algo q nunca entenderé.
    Romper las cosas no me calma. Me desazona.

    Lo mejor, como casi siempre, es la indiferencia. Apagar los aparatos. Cuando estorban. Y dedicarte a otros menesteres.

    Y q el olvido caiga sobre ellos, inútiles ya. Desposeídos de influjo.

    Quizá un día toque apagar este aparato en el que te escribo. O no haya a quién escribi, porque lo hayas apagado tú.

    Sea lo q tenga q ser.

    Aunque Eche d menos leerte.

    Un abrazo, querido Kufisto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero así no me luciría, querida: quiero destrozar el mío.

      Creo que no dejaré esto mientras viva. Me gusta. Y a pocas cosas que me gusten.

      Un beso, preciosa.

      Eliminar
  5. Estoy contigo en lo que comentas de la concejal sociata. Y lo peor es para el marido y los hijos. Otra cosa es como sean ellos, que igual son unos "figuras" pero el palo se lo llevan de fijo y metido por el culo.

    En otro orden de cosas, siempre tengo una eterna sensacion de que hay hechos que pasan y que habian pasado antes, pero no, acaban de ocurrir por primera vez. Es una terrible sensacion... seran paranoias mias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los deja-vu existen, que a mi me ha pasado.

      ¿Qué son? eso es otra cuestión.

      Saludos, amigo.

      Eliminar
  6. ¿Tirar la tele? ¡¿Para qué?! Es como odiar a alguien a distancia: ¿le duele? ¿se entera? ¡No! Entonces??!! Yo espero y deseo que alguien invente la "tele interactiva", de forma que si digo "cabrón, h-d-p", el tipo me oiga; si escupo, que le caiga en la cara, es decir que mis sentimientos se transmitan. Igual que cuando Ana Pastor entrevista a alguien que piensa de forma diferente, pues así más o menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la verdad es que tu sueño resulta bastante atractivo. Abre un enorme abanico de posibilidades...

      Todo se andará a velocidad de vértigo. Sure.

      Saludos

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.