i

i

miércoles, 19 de septiembre de 2012

SE LES ACABA LA BILIS




En varias escenas del Padrino se nos muestra como los jefes de las diferentes familias mafiosas piden a don Corleone que les haga favores: la protección política a Brando y un trozo de la tarta a Pacino cuando este les comunica su deseo de abandonar el negocio y entrar en la legalidad. Como perros, como hienas, remolonean ante el macho alfa para que les deje las sobras.

Recordé esto anoche mientras leía un artículo de opinión en un digital de la mafia taurina propiedad de la mafia monárquica, firmado por alguien con aspecto de charlatán en película de John Wayne, uno de tantos esos acostumbrados a mafiosear entre las alcantarillas del planeta taurino, aunque sería mejor quitarle el plural y dejarlo en singular, La Alcantarilla, porque en la ciudad de Tauro no hay más que eso, detritus, "¿para qué construir arriba si todo lo bueno está abajo?", donde nadie les ve, donde los sobres continúan rulando como toda la vida de Dios...

Huele desde fuera, desde arriba, así que dentro, abajo, el hedor ha de ser tan insoportable que ni con máscara anti-gas: se debe haber nacido para ello. Como en la vida, existen hienas y leones, aunque en el toro los leones se cuentan con los dedos de una mano. Y a veces, por dignidad (a fin de cuentas son los reyes), prefieren alimentarse de presas más pequeñas para no dejarles ni los huesos a las jodidas hienas, que ya está bien de aprovecharse sin jugársela. Que también al león se le acaban hinchando las pelotas. Y eso duele.

Digo que una hiena de esas, de esas que se peina para que le vean y hablen de su pelo, ya que no de sus cojones, dice que Tomás debería torear más, dejarse televisar, ir a tal o cual feria...en fin, lo de siempre, y como decía don Vito pidiendo sin ningún respeto...

Al menos esta vez han esperado un par de días: cualquiera asomaba el hocico después del acabóse nimeño, pero no han tardado mucho más: las hienas siempre tienen hambre.

Lo que realmente les jode a todos estos, tanto perrodistas como empresaurios, es que un león, El León, se haya convertido en el torero más grande que recuerdan los siglos sin la ayuda de ninguno de ellos, por su cuenta y riesgo, por sus güevos y por su sangre torera, y eso es algo que no pueden aceptar: es difícil reconocer tu impotencia y salir a la calle hinchado como un pavo real.

Y es que la cosa es tan sencilla como fácil de aceptar: José Tomás no torea en esas plazas, en las de primera, porque están controladas por la mafia taurina y televisiva. Punto. Y no lo hace porque no quiere que con su esfuerzo, con su saber, se forren aquellos que más odia, aquellos que sin haber dado un natural a un mosquito viven como leones siendo hienas. Y eso es algo que no puede admitir alguien digno, honrado y justo.

Acaba la temporada como siempre: hablando del de Galapagar, toree o no toree, que eso es lo de menos; lo de más es que por agarrarse a algo las hienas se alimentan hasta de sus boñigas, y así siguen tirando: unos escribiendo articúlos o librillos, otros echando bilis por la arradio o la tele y aquellos conjurando a Satanás para que les eche una mano en los carteles de las ferias más importantes del año que viene y no los saquen a hostia limpia la afición correspondiente, la misma que lo único que quiere es que se dejen de mamolas, cualquiera, y contraten al Más Grande, al precio que sea y le pese a la mafia que le pese: aunque disponga de mil cámaras y el 50 % de la producción mundial de Just for Men. Ah...y un bigotito charlotero, que por el humo se sabe donde está el fuego.

José Tomás hará lo que tenga que hacer, y bien hecho estará, que el Rey de la Selva no ha de dar explicaciones a nadie, o casi, que también tiene mujer e hijo, pero a las hienas...

Vosotras donde siempre desde que un león fiero y salvaje dijo que hasta aquí había llegado la tontería:

A los zoos.

Donde los leones drogados y enfermos se alimentan con la comida envenenada que les preparáis.

¿Desde cuando las hienas alimentan a los leones?

Todavía no está todo perdido.

¡AVE, JOSÉ TOMÁS!

6 comentarios:

  1. He comentado en alguna ocasión que con media docena de toreros como José Tomas, la fiesta de los toros volvería a estar en primera lineea.
    Es una pena que unos por egoísmo y otros por odio a lo español estén degradando nuestra fiesta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastaría con que los taurinos trabajaran en pro de la Fiesta, no de sus estómagos. Pero ya se sabe que no hay mayor anti-taurino que el taurino.

      Sobra con uno, amigo Helio, pero no le dejan.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Fiesta nacional? no gracias no será la mía. Nose que diferencia hay entre José Tomas con los demas toreros (no tengo npi de toros) pero para mi es uno más vestido de payaso torturando a un animal por diversión, alcémonos y aplaudamos "la fiesta nacional" que es para estar orgulloso...

      Eliminar
  2. Jose Tomas es un matador de toros
    Ni mas ni menos
    El resto lo intenta.
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te diría lo que Lecter, amigo..."¡NNNO...eso es circunstancial! Ve a la esencia de las cosas"

      Es, ante todo, y en homenaje al caníbal en la figura de la cuna gurmetera...UN TOREADOR. o TOGEGO.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Acabo de leer un comentario suyo en el diario Público: "No sé quien me da más pena, si los negritos desnutridos de África o quienes no saben disfrutar de José Tomás".
    Para disipar sus dudas, creo que no le iría nada mal que entre corrida y corrida dedique una parte de su tiempo a visitar cualquier campo de refugiados africano. Espero que así se le aclaren las dudas.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.