i

i

sábado, 8 de septiembre de 2012

FUERA DEL JUEGO




El tres veces grande Hermes Trimegisto dejó escrito una máxima que aún hoy, milenios después de su muerte, es objeto de estudio y comentario, y esta no es otra que aquello de lo que está arriba es como lo que está abajo, frase que encierra en sí misma todo un pensamiento, un Gran Pensamiento, tal vez hasta una Revelación, no en vano ese tipo era un tótem para los iniciados de la Antigüedad, hombres que no tenían que vivir para pagar deudas, ni leían periódicos, ni veían la tele, ni hablaban del último partido de su equipo. Y es que en un mundo como aquel, un mundo donde no había ninguna distracción que te hiciera mirar a las moscas en lugar de preguntarte por la naturaleza del sol que las alumbraba, debía ser tan grande el silencio que por solo él te invitara a la reflexión, a la búsqueda de las respuestas a las preguntas eternas, y puede ser también que incluso las encontraran, aunque en ese caso hicieran como decía el venerable Jorge "PRESERVACIÓN, QUE NO DIVULGACIÓN DEL CONOCIMIENTO". Sí, decididamente creo que es lo mejor, uno piensa a veces que los del Río también saben más de lo que aparentan, y que esa otra máxima que nos revelaron, la de que si los que saben lo dicen...tendrán razón, encierra mucha verdad, aunque puede que incluso menos que beneficio para la Comunidad. Si los que saben dicen que hay que hacer algo, mejor hagámoslo, que no se hizo la miel para la boca del asno, ni las perlas para los cerdos, ni la Sabiduría para el indiscreto. Sí, en aquellos tiempos bastaban diez palabras para pasar a la posteridad. Hoy hay miles de zaques que necesitan cientos de miles para aburrirte con la búsqueda de un secreto, de cualquier secreto, del Secreto. Como si quienes tienen que vivir alimentando a la Bestia aún tuvieran fuerzas y capacidad para soportar ese terrible peso, pues toda verdad es terrible, toda certeza es mortal: sin lugar para la duda es imposible vivir. Al menos para los que no sabemos.

Cuando uno ve El Padrino no piensa que esté viendo la vida de un malvado a pesar de que sea un asesino, un mafioso, una persona, en términos morales, poco recomendable. Pero lo mejor que nos trajo el cine sonoro es la inutilidad de los comentadores, tal que en la Biblia que lees una cosa y luego en la nota a pie de página quizá te dicen hasta la contraria, guiándote por el buen camino, por su buen camino; pero si pruebas a leerla tal cual está escrita la disfrutas más, la entiendes más, que con las pretendidas explicaciones de los guardianes del Libro. Es como si ellos, ya que no les fue permitido guardar el Conocimiento sino mostrarlo tal cual era, se dedicaran a enrevesarlo de tal forma y manera que en lugar de encontrar respuestas fueras encontrando nuevas preguntas, hasta que, cansado, te das por vencido y dices bueno, será así, si lo dicen quienes saben no hay más que discutir.

En El Padrino vas con el malo porque quienes lo rodean son aún peores, tanto quienes sonríen a la cámara y ganan elecciones como los compañeros de profesión que intentan derrocarlo de cualquier manera. El Padrino no es un psicópata, un loco peligroso, el Padrino es un hombre que hace todo lo necesario por el bienestar de los suyos, y en ese todo lo necesario va incluido todo lo necesario, de verdad, no de boquilla, sin medias tintas...y no ves nada, pero nada, que te haga decir "bueno, ahí se ha pasao, yo no lo haría...". Nada excepto quizá el asesinato de su hermano. Pero incluso eso, el derramamiento de tu propia sangre, puede que sea necesario cuando uno está arriba y tiene que cuidar de muchos, de los suyos, claro, pero aunque solo fuera uno serían muchos: debe ser aterradora la responsabilidad de saber que alguien depende de ti. Y eso es igual tanto para quien está tan arriba como para que el Vaticano coma de su mano como para quien está tan abajo como para poner el culo al imbécil de su jefe por el bien de su familia: en ocasiones, solo las hojas caídas por el viento otoñal entenderán porqué haces lo que haces. O al menos no te mirarán con esa mezcla de miedo e incomprensión que te hará recordar aquello que gritaba el pobre hombre elefante: "¡¡¡YO TAMBIÉN SOY UN SER HUMANO!!!". Pero alguien tiene que hacer lo que hay que hacer.

Decía Dostoyevski que los mejores hombres que encontró en su vida fue en la prisión, en Siberia, y ponía el caso de dos hermanos que se declararon cómplices del asesinato cometido por el pequeño únicamente para no dejarlo solo en Siberia, pues era el más débil y sabían que no lo resistiría, así que ellos se sacrificaron junto a él. También te contaba el rígido código que había entre los presos, código que causaba la desgracia de quien lo osaba romper: cuando las cosas están serias, cuando tu vida es o ha sido una tragedia, no puede haber atenuantes, es una cuestión de supervivencia el cumplimiento de las reglas, unas reglas que no son las mismas que aquellas escritas para quienes la suya es una caja de bombones. Así puedes equivocarte, solo cogerás uno de fresa en lugar del deseado de chocolate, bastará con que lo escupas, pero si en tu caja no hay más que alimañas solo meterás la mano cuando no te quede otra. Y no hay alimaña que te haga bien.

Algunos de mis clientes y mejores amigos son o han sido delincuentes, es decir, gente que ha trapicheado con drogas, o se ha metido en líos de algún tipo que les hicieron pasar algún tiempo en la trena, no mucho, pero sí el suficiente como para no querer una cucharada más, que estar en la cárcel sigue siendo estar en la cárcel, digan lo que digan quienes no aguantarían ni una hora entre rejas. Si hay algo común en todos ellos, o en la mayoría, son las malas historias que tuvieron que soportar cuando eran niños, que no te las cuentan así como así, sino que con el paso de los años vas enterándote de algunas cosas: que si a ese le pegaba su padre, que aquel perdió a su madre muy pronto, que ese otro creció solo entre hermanos mayores que lo ninguneaban y abusaban de él...ya os digo, la mayoría. Todos estos problemas, todos estos marrones, en muchas ocasiones provocan que te desvíes del camino recto, que no sigas la patada y te salgas del campo, y es ahí, fuera de él, donde las reglas son otras, cuando te das cuenta de que o espabilas o estás perdido, y que en la selva es mejor andar acompañado que solo, pero esa compañía no puede ser la de cualquiera, la del primero que pase por ahí, no...tiene que ser lo suficientemente fuerte y despierta como para poder confiar en ella, confiar a ciegas, confiar sin la más mínima duda: no hay bombones fuera de las líneas del campo.

Y yo que los veo y hablo con ellos, sin ponerme careta alguna pues las cazan al vuelo y no es ninguna buena idea, siento que son de las mejores personas que he conocido cuando su sola presencia incómoda a más de uno y más de dos, que la fama es la fama, pero ellos son chicos listos y saben donde sí y donde no, llevan toda su vida haciéndolo, y no hay ciencia más exacta que la experiencia. Solo una vez me dieron un problema, y no fue cosa del starring sino del co-co-co starring: mis amigos tardaron poco en enterarse, que los llamé, y les dieron tal solfa de hostias al par de dos que no los he vuelto a ver, creo que uno de ellos se fue del pueblo y el otro se quitó de la circulación. En la selva solo funciona la violencia.

Es fácil estar con algunos de ellos si sabes como hacerlo, no es más que respetarlos y no pasarte de listo. Ellos, lo quieras o no, saben más que tú de la vida verdadera, de la que hay detrás de las gradas, donde solo puedes fiarte de quien sabes que puedes fiarte, de esa donde las palabras no son nada si no vienen acompañadas por los hechos.

Quizá los mejores amigos, tus mejores amigos, estén en el infierno, la otra cara de la misma moneda y el punto del círculo donde mejor y con más claridad se ve a los de arriba: de frente.

Que de puñaladitas por la espalda y sonrisas americanas ya está uno hasta los güevos.

Y nunca está demás un Luca Brasi en tu vida.


8 comentarios:

  1. Muy buenas, Kufisto.
    Te veo en forma.
    Me alegro.
    Un saludo.

    Oswald.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo mío, ¡cuanto tiempo!...

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me ha gustado, sobre todo la segunda parte del texto.

    Yo sigo con mi terrible deja vu, el mas fuerte que haya tenido. Es como si el pasado, el presente y el futuro se juntasen en una sola linea, como si todo estuviera ya escrito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No deberías obsesionarte con algo que no sabes lo que es.

    Haz lo que el resto: déjalo correr y piérdelo de vista.

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Tengo un amigo funcionario de prisiones, las historias que nos cuenta de los internos darían para enciclopedias sobre el comportamiento humano, para siglos de trabajado de psicólogos, para horas de debates acerca de nuestras motivaciones y circunstancias.

    Hay de todo, toda generalizacion acarrea injusticias, pero en general hay mucha gentuza que se aficionó a delinquir porque eso le daba mucha mas pasta que andar estudiando/currando. Nada de no tuvo oportunidades, nada de no tuvo mas remedio, sí que lo tenían pero prefirieron el camino que parecía fácil y con más mieles.

    Luego claro están los otros, los de las familias desestructuradas, los que en pleno siglo XXI no saben leer o escribir, los que desde los 16 años se engancharon a las drogas convirtiendose en zombies, los que vienen de otras sociedades donde todo se limita a ver quien pega mas fuerte o raja con menos contemplaciones.. hay de todo.

    Pero yo no tengo porque soportarlos, y mi familia menos, y no me sale de los cojones que tengan comodas condenas a cargo de mis impuestos, ni que salgan a los 4 días tras estar en carceles con mas de 8 menus, piscinas, psicologos y medicos sin espera, gimnasios, estudios superiores gratuitos, etc, etc. No, no me sale las narices y que me llamen egoista y lo que quieran, me la suda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa que cuanto mejor estén dentro, menos querrán estar fuera.

      A mi no me importaría cumplir treinta años de condena en la cárcel donde va a hacerlo Breivjik, el escandinavo de los setentaitantos. Y si me permitieran pasear una o dos horas al día por el campo de la prisión...vamos, que se podían meter mi libertad para seguir esclavizado por donde quisieran. Y lo digo prácticamente en serio.

      Un saludo y gracias por tu comentario, amigo mío.

      Eliminar
  5. Mira, la última de Reverte nos viene al pelo:
    http://www.finanzas.com/xl-semanal/firmas/20120909/juez-fiscal-gorrinin-3483.html

    Desde luego hay encarcelados gentes mas sensatas, honorables y honradas que esta banda de jueces y fiscales con mierda y orines en las togas hasta el cuello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impresionante. Y lo peor de todo es que ya no puedes creer que sea mentira, que yo también tengo amigos picolos y te cuentan cada película...


      Pero qué asco de país de mierda

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.