i

i

viernes, 14 de septiembre de 2012

SE ACERCA LA TREGUA




- "¡Hacedme una cruz y usadme como queráis!"

Sí, vale, la última que me la chupó estaba en tratamiento y de baja en el trabajo, después de todo una mujer no puede ser una osa hormiguera aunque ponga todo su empeño en ello, es decir, en alimentarse por la napia en lugar de la boca, a fin de cuentas esta solo vale para chupar pollas a cambio de un pollo, o medio, siquiera un cuartillo, más aún cuando ya está más cerca el temido 4 por delante que el 3, y todavía más cuando esas tetazas ya solo son apetecibles para deshechos de tienta o borrachos, como era mi caso aquella noche, más bien mañana, pues ya estaba bien alto el sol cuando empezó a comerme el nabo, no sé si llegué a correrme, creo que no, ella bregaba y bregaba, todavía más borracha que yo, pero sin mucho entusiasmo, la verdad, a fin de cuentas le faltaba lo que le faltaba y yo no gasto de eso nada más que cuando estoy lo suficientemente pedo como para aceptar una invitación de ese tipo.

Pero decirle eso a un grupo de tíos puestos hasta arriba que conocen las Barranquillas y no por Documentos TV...hay que ser una tirada de la vida tamaño XXXL.

O, simplemente, una cocainómana sin solución.

Pasaron de ella, se rieron de ella, "¡en mi puta vida había oído nada igual!" ha dicho uno de ellos, así que se aventuró a los wateres de hombres, "¿estás meando?" le preguntó a uno del grupo que andaba meando como podía, "¿no lo ves, gilipollas? ¿o quieres sujetármela?", "claro". Y ese fue el que se la llevó. Aunque según han dicho no creían que fuera capaz de anudarla brazos y piernas, que a veces los nudos son más complicados de hacer que resolver un problema de Perelman, pero tampoco hay que ser un genio de las Matemáticas para agarrar una cabeza y hundirla en tu entrepierna.

Poco antes de oír todo esto yo estaba pensando en qué hacer durante mis vacaciones, este sábado tengo el prólogo en forma de boda familiar, una prima que no reconocería si la tuviera delante, pero hay que tragar, madre manda, así que nada, tocará emborracharse bien, tal vez un poco de hormigueo, un par de días malo y después sí, después podré hacer lo que me salga de las pelotas, que ya iba siendo hora.

He pensado en ir a un monasterio de esos donde reciben a los estresados durante unos cuantos días, vivir como ellos, levantarme temprano, acostarme temprano, dormir sobre una tabla y rezar a Dios, comer broza y beber agua, tal vez confesarme, "no sé como va esto, padre, lo he olvidado todo...", sin teléfono, sin ordenador, incluso sin tabaco, quizá un cuaderno y un bolígrafo para escribir lo que se me vaya ocurriendo, "tampoco eso, hermano, no te hará falta", en fin...sí, creo que no me haría falta. Con ver es suficiente, que no me he metido tantos gusanos como para tener la misma memoria que una momia, una de esas que por lo menos siempre valdrá para limpiarte el culo. O para no ir a la farmacia en busca de vendas con las que te aten para usarte como quieran cuatro colgaos, que ya ni Scooby-Doo cree en las maldiciones.

No...no creo que vaya...no...seguro.

Me quedaré aquí.

¿Para qué irme si tengo que volver?

8 comentarios:

  1. Es pasarse, ya no esta uno para dormir en tabla, comer broza y beber agua del cántaro, jajaj.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá así, y solo así, pudiera ser tan feliz como Belén Esteban.

      Saludos, amigo.

      Eliminar
  2. Si sueñas esas situaciones , si deberias ir
    Si solo es un ejercicio NO
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un sueño, solo una fantasía, que mi cabeza todavía se acuesta alguna que otra noche con la Grace Kelly de "La ventana indiscreta", aún no ha llegado al extremo de hacerlo con ningún venerable Jorge. Por muchas llaves de la Biblioteca que tenga.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola, llegué de rebote por Público. Me gustó tu cuentito. saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muy sórdido.
    Nunca he visto esa zona tan oscura d la vida. O d la muerte.
    Y espero no verlas ya.

    Déjate de monasterios. Una casita en un tranquilo y silencioso lugar, con agua cerca. Música. Lectura. Y lo necesario para escribir.

    "Solo o en compañía d otros". Yo te traigo tabaco y licor casero d naranja.

    Bss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueeeno...empiezan mis trece días de libertad, previo trago de mañana, claro.

      Una casita en la montaña donde puedas gritar socorro con todas fuerzas y nadie te oiga, sol y frío, no demasiado, y...poco más.

      "licor casero de naranja". Tú tendrías un pase especial.

      Besos

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.