i

i

miércoles, 29 de septiembre de 2010

ASÍ ERAN LAS COSAS EN NUESTRO BRON YR AUR





Pues donde vivo no ha hecho güerga ni Dios. Y mucho menos el sol.

Bueno, tampoco es eso...los talleres de la periferia, sus bares y restaurantes, los concesionarios de automóviles, carpinterías, fábricas de muebles y tal, sí.

- "¿Pero en qué quedamos, Kufisto?"
- "Quiero decir los autónomos, los pequeños negocios, los supermercados del centro, los bares...está todo abierto, se ve que los piquetes informativos y "convencitivos" (lo leí anoche en interné. Glorioso) han dedicado su día de trabajo anual a sabotear la media y gran empresa, que "aluego" hay que echarse unas cañas y jalar "argo"...¿vale?"
- "Vale"

Por el campo nadie ha dejado de hacer lo que suele: los pájaros a lo suyo, el riachuelo en ruta, los árboles esperando, el sol inundándolo todo y las alimañas escondidas. De repente el silencio. "¿Qué pasa?". Mientras saco la máquina de mi bolsillo para comprobar si ha recibido la visita de los piquetes robóticos (supongo que con Bender en el papel de Méndez) empiezo a oir el órgano que anuncia la llegada de "Where the streets have no name". No me la esperaba, la subí hace poco, todavía no la había escuchado, sorpresa, me he emocionado, tantos recuerdos...

Durante años fué mi himno. Es una de las canciones que más he oído, miles de veces, pero desde que dejé a un lado al mamón de Bono y sus esclavos también la dejé a ella, prácticamente la había olvidado. Los ví en el 93, cuando eran la mejor banda de rock que había sobre la tierra y acababan de publicar su mejor álbum, "Achtung baby!". Recordando a todos lo que fuimos al concierto compruebo que con ninguno mantengo ni la décima parte de la relación que teníamos; unos olvidados, otros hola y adiós, éstos desaparecidos y aquéllos ahora se han convertido en unos capullos...¡quién nos lo iba a decir!. Todas aquellas historias, risas, peleas, juramentos, borracheras, amistades "eternas", con el tiempo se diluyen como un azucarillo en el mar; nada permanece, o casi nada, recuerda que siempre te queda la familia. Y más que siempre, la madre.

Está demostrado que la vida útil de una gran banda de rock son diez años y 6 o 7 álbumes. La carrera musical de The Beatles y Led Zeppelin duró más o menos eso, The Rolling Stones son una cómica caricatura de sí mismos desde mediados de los 70, y los U2, la banda de los 80, han terminado por convertirse en la mayor mierda que gira sobre la Tierra. ¡Ay cuando los ví por YouTube!, el concierto de Pasadena, en el Rose Bowl, la madrugada de un lunes, tardísimo, no tenía nada mejor que hacer...el estadio abarrotado, mucho material nuevo, aburrido, caducado, decadente, pero cuando en la mitad de "Walk on" (una de las pocas canciones decentes que han escrito en los últimos 20 años) ví salir a una manada de idiotas desfilando por la pasarela con la careta de una tipa que lleva una eternidad bajo arresto domiciliario, simplemente me eché a reír. "¿Pero qué cojones es esto? ¿un concierto de rock o una jodida misa laica? Yo quiero rockear, pagué para ello, no para que me dés el puto mítin, maldito Bono...y venga payasadas, y números de teléfono para no se qué movida, y más payasos reivindicando (vomitivo palabro) no se qué rollos...¡dejadme en paz, coño! ¡yo he venido aquí a divertirme! después de pagar un pastón no quiero sentirme mal ni culpable de nada, porque no lo soy. Eres tú, diabólico Bono de las narices, el que tendrías que dejar tu aúrea vida y dedicarte a ayudar a esa pobre gente si tanto te remuerde la conciencia. A mí déjame tranquilo, bastante tengo con sobrevivir y no volverme loco. ¡Maldito cabrón!...". Apagué el chisme y me fuí a la cama cuando estaba amaneciendo.

Bono, bautizado como Paul Hewson, el Papa de la Religión Única del Nuevo Orden Mundial: QUE TE FOLLEN.

Primer asalto, hoy tengo el día libre. Voy a prepara un arroz con costillas en casa de mis padres, dos orejas y rabo. Luego sigo.


Bueeeeeno...

Menudo hartón a comer. Y después una memorable siesta. Casi tres horas.

En mitad de ella me he despertado sobresaltado; estaba soñando, veía a uno de mis abuelos muertos, hablaba con él, me daba consejos, luego conducía un coche pero no veía bien, era como si la visión fuera de fotogramas a una velocidad inadecuada, no distinguía las formas, pensaba que me iba a matar, a duras penas lograba parar el coche, oía voces de viejos preguntándome qué me pasaba, cerraba fuerte los ojos, los volvía a abrir y seguía sin ver bien, la angustia iba en aumento, ¡no podía ver!, ¿qué me pasa?, ¡no veo, no veo, no veo!...despierto, estoy en mi sofá, puedo ver, todo está bien, vuelvo a dormir.

A eso de las seis menos cuarto me he vuelto a despertar. He encendido un cigarrillo, me lo he fumado tranquilamente, tumbado, mirando por el ventanal, sin pensar en nada, relajado, bien. Me he vestido y he salido a andar.

Ya no sé qué palabra emplear para describir el sol que hacía, no la hay. Pues eso, sin palabras. Iba caminando con una relajación absoluta, mi música puesta, escuchando "My baby just cares for me" en versión Nina Simone, cuando he visto la estela de un avión de esos a reacción dejando su rastro de humo por el virginal cielo, con una trayectoria que en un primer momento parecía directa hacia el sol, después me he fijado bien, lo iba a pasar por arriba, lo ha pasado por arriba, era tan hermoso...he pensado lo genial que hubiera sido ver otros dos aviones haciendo el vuelo indicado para formar un triángulo equilátero alrededor del sol, la clásica imagen de Dios, de todas formas ho ha estado nada mal.

Escuchando "Bron Yr Aur", esa preciosidad acústica, mi camino se ha cruzado con el de una libélula, hacia siglos que no veía ninguna...instantáneamente he recordado cuando éramos chicos y pasábamos los veranos en la viña de mi abuelo...

- "No las matéis". Dijo una vez que nos vió pisando hormigas.
- "¿Por qué?"
- "¿Os han hecho algo malo a vosotros?"
- "No..."
- "Pues entonces no se lo hagáis a ellas."

Desde entonces no he vuelto a pisar ninguna si he podido evitarlo.

Nos enseñaba como coger a las mariposas, tranquilamente, con las yemas de los dedos, con suavidad, casi se dejaban, las mirabas un rato, ¡esos colores!, reías y las soltabas; los caracoles, lentos y babosos, con su caparazón, ¡cómo sacaban los cuernecillos!, "¡mira, mira!"; las amenazantes abejas, "no las molestéis y no os harán nada", salíamos corriendo, riendo, gritando; las peludas orugas de los árboles, "no las toquéis, miradlas", su parsimonioso trepar, ondulante, como una solitaria ola en el océano...

Era una casita pequeña, de forma cuadrada; la mitad correspondía a la sala de estar, con sus bancas, sus mesas, sus sillas y su chimenea donde se cocinaba; una cuarta parte era el dormitorio, con tres camas; la otra parte era el porche. No había cuarto de baño; si te querías duchar cogías la manguera, si te querías bañar te metías en la alberca, si tenías que cagar lo hacías junto a una cepa. Y te limpiabas el culo con la pámpana, con sus hojas. Al principio daba un poco de asco, las asquerosas moscas rápidamente acudían, así no te atontabas, rápido y fuera, luego la tapabas con tierra y a otra cosa. La vida es así, nada se crea ni se detruye, todo se transforma, recuérdalo, quizá una de esas mierdas fué el abono para algunas rosas que le regalaste a tu amor, quizá aquella mierda fue el germen de la espina que llevas clavada en el centro de tu corazón. Pero no me eches la culpa a mí. También te dió buenos ratos, ¿no?. Así son las cosas.

Cuando mi padre tenía libre alguna tarde nos juntábamos Dios y la madre en la viña. Toda la familia. Se llevaba comida, bebida, barras de hielo para enfriarla y todo lo necesario. Los chiquillos nos dedicábamos a jugar a lo que fuera con lo que fuera, a bañarnos en la alberca que nos parecía una piscina olímpica, a reír, a pegarnos, a llorar, a reconciliarnos. Teníamos una arboleda alrededor de un pozo seco y era allí donde las mujeres se juntaban para hablar de sus cosas, mientras los hombres jugaban a las cartas y se echaban un cubalibre en la casita. Mi abuelo todo lo miraba, serio, a su aire, no le gustaba que se hablara mal, cuando alguno de los mayores soltaba algún taco se lo recriminaba, "¿no ves que hay niños?", y si el alcohol empezaba a soltar las lenguas terminaba por enfadarse, en silencio, nada serio, y todos le obedecían. Después se cenaba afuera, se contaban chistes y nos moríamos de la risa, hasta mi abuelo, le encantaban los chistes de gangosos, un primo mío era un as contándolos, nos meábamos vivos. Luego recogíamos la basura y nos íbamos.

Algunos días de diario nos quedábamos a dormir allí. Mis abuelos, mi hermano Marcos y yo; ellos cada uno en su cama y nosotros dos en la otra, "¡qué mal te huelen los pies!", "¡pues anda que a tí!", "eres un cerdo", "repítelo si te atreves", "callaros. A dormir". Y nos callábamos. Y nos dormíamos.

No teníamos televisión hasta que una tarde mi padre llevo una y mi tío la instaló. Recuerdo ver "Dallas", todos juntos, sentados donde podíamos, los comentarios del personal cuando salía la rubia de las tetas gordas con ese pedazo de escote, las risas, "a ver si estamos en lo que tenemos que estar...callarse". Teníamos lo que había en aquellos días, ni punto de comparación con lo que tenemos ahora. Pero yo creo que entonces todos éramos más felices porque estábamos juntos, había una unión, unas reglas, una lógica que se ha perdido. Ahora cada uno va por su lado, haciendo la guerra por su cuenta. Y así sólo se llega a un sitio, a la derrota.

Una familia unida es indestructible; la puedes maltratar, puedes matarlos a todos, aniquilarlos, aplastarlos, pero si no puedes dividirlos, enfrentarlos, no habrás conseguido nada, simplemente eliminarás algo que odias porque no lo tuviste, por envidia, por rencor, pero no conseguirás tu propósito de tener la razón, de ser querido y respetado, ganarás pero no convencerás. Y lo sabrás.

Por esto, hoy el principal objetivo es destruir la familia, convertirnos en seres solitarios, avariciosos, temerosos...así nos pueden controlar mejor, así pueden hacer con nosotros lo que les salga de la polla; si no tienes algo por lo que luchar, alguien por quien dar hasta la vida, no eres sino una marioneta, un número, un cero...nadie.


Voy a ver una peli. Después remataré este rollo.


"El hijo de Drácula" por Robert Siodmark y con Lon Chaney, Jr., en el papel principal. Del 43. Cuando nació Fischer, el extraterrestre. Buena película para terminar un buen día. Siempre me gustaron estas pelis; sencillas, directas, sin florituras, bien interpretadas y dirigidas por gente competente, no por fatuos soplapollas que se creen el ombligo del mundo.

"Umbilicus"...el péndulo de Foucault, buen libro; "¿tiene la contraseña?", "No", y Abulafia se abrió de piernas...Es una buena novela, entretenida, bien escrita, con alucinantes teorías, "Malkut siempre será Malkut". Y es la verdad.

Se lo dejé a Aranzazu, la anestesista de la que escribí hace unos días, hará unos dos años. No me lo ha devuelto. Los libros no hay que prestarlos. Se pierden y no vuelves a saber más de ellos. No hay que prestar lo que te gusta, y menos a un amigo, no sea que por un descuido se joda una amistad. Hay que tener consideración con los amigos y no darles ni pedirles nada, un descuido puede enfriar una relación hasta llegar a congelarla. ¡Si lo sabré yo!...

Vamos a ir terminando, es tarde para mis nuevas costumbres y a pesar de la maratoniana siesta me está entrando el sueño, quizá esta noche regrese mi abuelo a mi cabeza y echemos un rato.

No es bueno olvidar a los buenos.

Y recordad:

No matéis a las hormigas.


No os han hecho nada malo.

martes, 28 de septiembre de 2010

¡JÓDER CON LAS DEXATAVEGIL!





Con lo pequeñitas que son...

Y es que me he despertado en el mismo plan que ayer, esto es, moqueando y estornudando, la puta alergia al pólen, casi en octubre como si fuese mayo, será esto así, qué le vamos a hacer, hace veinte minutos casi me noquea un moscardón de unos cinco kilos, iba por el campo, escuchando a Dylan bajo un sol maravilloso cuando de repente he sentido un golpe en la nuca, "¡hostia!", él también se ha tenido que hacer daño porque su zumbante vuelo era como de borracho, también andará despistao, "¿qué coño hago aquí en octubre si ya debería estar muerto?", hay un tiempo para vivir y un tiempo para morir, que dice el Eclesiastés, y el suyo tendría que ser el último, pero hoy todavía no, ahora andará buscando una moscardona receptiva, como todo bicho viviente, suerte tronko, la necesitarás.

Las pastillas que suelo tomar son unas "tochas", blancas, liofilizadas, te la pones en la lengua y se deshace, son de "última generación", como diría un capullo, y funcionan bastante bien aparte que no te causan somnolencia como las antiguas, pero no tenía de aquéllas y tampoco iba a comprar una caja al precio que van y para cuatro días primaverales que puedan quedar, así que he pillado una de las que tomaba hace años, quizá estuviera hasta caducada, todo puede ser...son pequeñitas, diminutas, rosas y efectivas, te quita los síntomas, pero te dan un sueño que no veas.

En el Carrefour siguen de mudanza. Se ve que se aburren, poco negocio, malo...casi había más inspectores mirando el pampaneo que trabajadores, iban con su libretilla, apuntando, mirando, con cara avinagrada; las chicas se movían todo lo rápido que podían, de aquí para allá, a uno de ellas le he preguntado por los exprimidores, "¿sólo tenéis estos dos?", "sí, señor", muy mal tiene que estar la cosa; cuando compré el último, hará unos cuatro años, por lo menos había diez diferentes, malo, malo...cuidadín. Me salio cojonudo, el exprimidor quiero decir, era normal, nada del otro mundo, pero duro, y lo he tirado porque se me cayó, haciéndose una rajilla por donde se escapaba el jugo, ya casi se vertía más de lo que me bebía. Lástima, le tenía cariño, se acaba cogiendo cariño a cualquier cosa que te dura. A cualquier cosa. Bueno, pues sólo tenían el de carrefour y uno alemán; no sé quien coño comprará el de ellos, parece indicado para la casita de pin y pon, una chuminá, ridículo, así que no me han quedado más cojones que escoger el alemán. Es como un tubo, "el más vendido, anunciado por la tele" reza la propaganda, no sé, soy un puto desastre con todos esos chismes, dice que hay que cortar por arriba la naranja, meterla y hacer fuerza, lo de siempre, todo se reduce a meterla y hacer fuerza, es lo natural, no hay que ir a estudiar a Salamanca para aprender eso, así que nada, mañana por la mañana a meterla y hacer fuerza, menos mal que es alemana, no creo que me falle. Ni que le duela la cabeza.

He dejado la compra en casa, le he echado de comer al gato y he salido a pasear, ya tarde para mis costumbres, y venga abrir la boca, andando como un zombi, como si no hubiera pegado ojo en toda la noche...las jodidas pastillas te curan una cosa y te causan otra, sigue sin inventarse el bálsamo de Fierabrás, así que nada, a mitad del camino me he dado la vuelta de regreso para casita.


En ese momento me topé con el moscardón.


Y en éste yo os escribo esto mientras él quizá ande metiendo y haciendo fuerza con alguna moscardona.


Y mañana la güerga generá.


Hay que meter más y joder menos.

lunes, 27 de septiembre de 2010

UNA MÚLTIPLE DE SIETE PARA ESTA NOCHE





Estoy cansado. Me duele la cabeza. Creo que me he resfriado. Hoy me voy a ir por aquí. Hay mucho movimiento. Es día de mercadillo. Reunión de ladrones. Cruzo un paso de peatones. Una furgoneta blanca se me está echando encima. Me quedo parado. Mirándola. Frena. Sigo caminando. El corazón late más fuerte. Lo agradezco y sonrío. El Ladrónomo está atestado de gente. Muchas mujeres. Ninguna de las que veo merece nada más. Una gitana gorda grita que tiene melones. Tus tetas si que son dos putos melones. Pero bien pasaos. Podridos. Sigo mi camino. Hay mucho tráfico. Un coche de policía entre ellos. ¿Tendrán cojones de parar y requisar todo el material robado?. ¿El 99 % de todo lo que hay en esa gran cueva de ladrones? ¿Detendrán a los cómplices? ¿A los colaboradores del robo? ¿A quienes lo compran?. No. Seguro que no. Es un robo legal. Democrático. De número. De mierdas. Para pagar ya estamos los tontos. Miro arriba. Un buen sol. Pero también para ellos. No hay remolques en la cooperativa. Todavía es temprano. Veo un grupo de niños a lo lejos. Estarán mostrándoles como convierten la uva en vino. El que beben sus papás. El que anima a algunos a pegar a sus mamás. Más coches. Más obras absurdas. ¿Queréis estaros quietos un maldito momento?. ¿Queréis dejar de joder?. Ahora por aquí. Voy sintiéndome mejor. Muchos locales cerrados. "Se vende" "Se traspasa" "Se alquila"...se va a la mierda. Números de teléfonos para buitres. Buenos tiempos para ellos. Buenos tiempos para la mierda. Oigo el estruendo de un camión. Giro la cabeza. Grande. Sucio. Feo. Avanza con lentitud. Va cargado de escombros. Delante de mí un grupo de niños con mujeres. ¿Qué les estarán enseñando por aquí? No hay nada más que ruído, polvo y aire viciado. ¿Qué queréis? ¿Que se vayan acostumbrando al hedor que les espera?. Van a volver sus cabezas en cuanto oigan al monstruo. Lo sé. Venga. No me dejéis en mal lugar. Ya oyen a la bestia. Se giran, gritan, ríen excitados...¡ya llega, ya llega!. Todos van cogidos de las manos. Las mujeres los empujan contra la pared. Ya está ahí. Algunos se tapan los oídos, otros saltan, ríen. El monstruo pasa de largo. Por esta vez os dejará en paz, niños. Pero llegará el día en que parará a vuestro lado. Y tendréis que subir. Mientras tanto seguid riendo y jugando. Es lo mejor. Sentados en una parada un par de viejos también los están mirando mientras fuman. No hablan. Miran y esperan a su monstruo, al que los dejará en casita. Sus piernas ya no pueden. Cuando te haces mayor los monstruos son tus amigos. Más gente fea, estúpida, con un perrito atado, hay que mandar sobre algo, uno se cansa de obedecer, un tipo alto, feo y sucio pasea con su coño y una bruja, la madre de ella, por la cara tiene que serlo, no se puede ser más horrible, la bruja lleva un carrito en el que irá el fruto de esos dos engendros, asco, huelen mal, me cambio de acera, más obras, más vallas, más máquinas, ¿POR DÓNDE COÑO HAY QUE PASAR?, una de ellas está penetrando el asfalto con un enorme falo metálico, le está dando a base de bien, la de kíkis que le echarán a la Tierra todos los días, se ve que es una zorra de mucho cuidao, supongo que explotará cuando dejen de joderla, jodámosla, a ella le gusta así, una vieja casa abandonada, medio derruída, agónica, contempla el espectáculo, también tiene colgao otro cartelito, te venden nena, no sé quién te comprará, no tienes muy buena pinta, tus días de gloria llegaron a su fin, te van a derribar encanto, construirán otra nueva y tú acabarás entre la basura, es el paso del tiempo, aunque mejor así que como estás ahora, con lo que tú fuístes...


- "Por aquí, señor"
- "Una múltiple de siete para esta noche"

viernes, 24 de septiembre de 2010

EL PAPA CONTRA LA MOMIA






- "Cuando bajamos del avión me dieron ganas de besar el suelo, como el Papa. De verdad Kufisto, no se sabe lo que es España hasta que sales fuera."

Así me hablaba Claudio de su llegada a Barajas vía El Cairo; cincuentón, divorciado, rojo, ateo, fotógrafo y actual director de la televisión local, acababa de contarme su odisea por la tierra de los faraones.

- "Cuatro días de crucero y tres de hotel, ¡y qué hotel, Kufisto!, de superlujo...mira que he visto hoteles de cinco estrellas, pero como ése ninguno, lleno de jeques con sus guardaespaldas, una fila interminable de mercedes, rolls royce y bentleys en la puerta, impresionante...y yo con mi camiseta, mi pantalón corto y las zapatillas de deporte, nos miraban de una forma...Bueno, pues como estaban terminando el Ramadán todo el personal del hotel andaba de preparativos para la semana de fiesta que le sigue, por lo visto se monta una bien gorda, acondicionando las plantas superiores para los jeques esos y tal...en fin. Lo peor de todo es que sólo había alcohol en las habitaciones, ya sabes que a Aranzazu y a mí nos gusta una gotilla, pues nada, si querías privar tenías que subir a la habitación. Había un Hard Rock cerca y la cerveza te la servían en tazas para que los musulmanes no se molestaran. Cuando salías a la calle era un infierno: un calor insoportable, ejércitos de niños harapientos ofreciéndote pulseritas, "¡cinco un euro!, ¡cinco un euro!", no te dejaban en paz, aunque les compraras, acudían más, a veces los policías llegaban y los apartaban, después te pedían la "propina", ¡y no se la dés!, la cagas, uno de ellos me la exigió incluso después de pedirme que le fotografiara con mi chica, el hijoputa agarrándola bien agarrá, maldito cabrón...bueno, te metían en el autobús para hacer la visita turística, un convoy enorme de buses y por delante, abriendo paso, la "tourist police", por donde pasabámos se cortaba la circulación, y nosotros a buena hostia, ciento veinte, ciento treinta...por el miedo a los atentados, íbamos follaos. Recuerdo cuando llegamos a la explanada de Abu Simbel...yo creía que me moría, Kufisto, de verdad, a las 8 de la mañana y 48 grados, creételo, no me mires así, en serio, y ni una jodida sombra por ningún lado, creía que me iba a desmayar, no me enteré de nada..."
- "Perdona un segundo".

Comenzó a entrar gente, atendí al personal y cuando terminé Claudio andaba de cháchara con otro. Su chica se me acercó:

- "Dame un pito Kufis..."
- "Me encanta tu camiseta", negra con unos ojos de gato amarillo-verdosos a la altura de los pezones, la boca en el ombligo y en la mitad una palabra, "parisienne".
- "¿Sí? Es muy chula, me la compré cuando estuvimos en París, en un club muy famoso que se llama "El gato negro"

Cuarentona, divorciada, sin hijos, rojilla, ex-anestesista y actualmente liberada sindical, es la mujer ideal para irte de cachondeo: divertida, bebedora y muy "echá p´alante", ella misma me ha dicho alguna vez que le gusta salir de fiesta con los hombres, con las mujeres se aburre, es una de las pocas que conozco con la que apetece estar de copas aunque no busques rollo con ella. Cuando llegó a la ciudad, hará unos diez años, era un auténtico bombón, un escándalo de mujer, con un culazo tremendo, único...ahora no está tan bien, tiene la cara un poco hinchada, ha engordado y se le han caído un poco las tetas, pero sigue teniendo un culazo para perder la puta cabeza.

- "Tu novio me ha estado contando el viaje a Egipto..."
- "¿Sí? ja, ja, ja...qué mal lo pasó el pobrecito...con el calor...fué muy divertido...estuvimos en las pirámides..."
- "Siempre he soñado con ir a verlas, algún día lo haré...Mi tía Loli se ha pateado todo el mundo y siempre me ha dicho que lo más impresionante que ha visto son las pirámides; y cuando te digo todo el mundo es todo el mundo, en los cinco continentes, el mes de vacaciones pilla el petate y se larga...es soltera, un buen sueldo, curiosa y su hobby es ése, viajar..."
- "Son impresionantes Kufis, de verdad, te quedas con la boca abierta...cuando llegamos nos dijeron que si queríamos entrar, pero que si teníamos claustrofobia no lo hiciéramos porque es un pasillo muy estrecho, de 1´20 por 1´20...bueno...¿pues te puedes creer que sólo pasamos algunas mujeres y niños?, los hombres se echaron para atrás, pobrecitos, ja ja ja, menos uno que iba delante y a mitad del camino se dió la vuelta, decía que se ahogaba, ¡si lo vieras!, ja ja ja...la verdad es que era un pasadizo muy oscuro, inclinado, con unas tablillas en el suelo para hacerlo más seguro, no fuera a ser que te cayeras rodando y destrozaras una cámara mortuoria, ja ja ja...yo pasé, para una vez que iba a estar allí...¡qué sensación Kufis!"


Llegó más gente y tuve que dejarla con todo el dolor de mi corazón. Poco después se fueron, colocados, y cuando estaba a punto de cerrar recibí una agradabilísima visita sorpresa.


Seguimos en forma.


Deo gratias.

jueves, 23 de septiembre de 2010

NOS LO TRAJO E.T.






El presidente de la FIDE, el hombre de la perpetua sonrisa, ha declarado que cada vez hay menos dudas sobre la procedencia extraterrestre del ajedrez.

No estoy de acuerdo con Kirsán. Yo no tengo ninguna duda.

Un ARTE tan complejo, hermoso y verdadero no ha podido ser inventado por los tatarata-tá-nietos de los monos. Imposible.

En el ajedrez (el juego de la fría lógica, del orden dentro del caos, de la kryptonita de la mentira) cada pieza tiene su valor a priori, aunque éste pueda variar con el desarrollo de la partida hasta el punto de que un peón puede llegar a ser más importante que la dama. Lo que jamás puede ser un peón (ni una dama, torre, alfil o caballo) es rey; para serlo hay que nacer. Y el objetivo del juego es capturarlo. A cualquier precio. No gana quien más piezas tenga al final, sino quien "mate" al rey.

Un juego muy poco democrático, antiguo y en blanco y negro. Un juego "fascista".

Lo descubrí con 9 o 10 años; mi querida tía, y madrina, Loli me regaló uno por mi cumpleaños. Un tablero de madera, tipo Staunton, con los trebejos y piezas en tonos marrones, una auténtica preciosidad.

Aquel verano tardío pasamos las vacaciones en Gandía, mis padres, mis hermanos, la yaya y yo. La "yaya" es mi abuela materna, jamás le gustó que la llamaramos abuela, "llamadme yaya, no abuela", bueno, ¡qué le vamos a hacer!, supongo que fué el año que murió su marido, mi querido abuelo (éste sí) Marcos, y le convendría salir por ahí, yo que sé, desde entonces no ha parado de andar de acá para allá, después se hizo fanática religiosa, de "Comunión y Liberación" creo, ella...en fin, la vida es así, creo que fue la única ocasión que se vino con nosotros, pero me estoy yendo por las ramas.

Mi padre alquiló un bonito apartamento cuya terraza daba a un cine de verano. Recuerdo que por las noches podíamos ver la película mientras cenábamos, allí fue cuando ví por primera vez "Apocalipsis now", con su impresionante secuencia del ataque con helicópteros, nos quedábamos de piedra; después mi hermano Marcos y yo nos líabamos a jugar al ajedrez, partidas que, indefectiblemente, acababan a puñetazos.

No duró mucho; para que a un chiquillo le dé por el ajedrez sólo hay tres opciones: o tienes un talento extraordinario, o tienes problemas físicos o no tienes amigos, y nosotros no entrábamos en ninguna de las tres categorías. A la vuelta de las vacaciones el hermoso regalo de mi tía quedó abandonado en un rincón, como tantos otros.

Pasaron los años y una tarde leyendo el periódico ví un diagrama con una posición del Campeonato del Mundo que se estaba disputando entre Kasparov y Anand en Nueva York. Me llamó la atención. A la mañana siguiente fuí a la biblioteca, pillé un libro que te explicaba lo básico y el sistema para leer las partidas, me fuí a casa, encontré el abandonado tablero de mi niñez y me puse a desarrollar partidas de maestros. Me gustó. No entendía nada, claro, pero había algo tan hermoso en el movimiento de las piezas que me hipnotizó, me dió fuerte, empezé a echarle mis horas libres y aprendí a jugar como hay que aprender: viendo partidas entre maestros y estudiándolas con calma. Todavía no tenía ningún jugador favorito, claro está que los primeros que sigues son a los que están en la cresta de la ola en ese momento, Kaspárov y Kárpov por entonces, pero no tenía ninguna fijación especial, cosa rara en mí.

Hasta que ví el libro de Fischer.

Era pequeño, de bolsillo, con tapas amarillas, "Fischer. 222 partidas", jamás había oído hablar de él, venía una pequeña reseña biográfica, a continuación su "inmortal" y después la 221 restantes.

Hice la "inmortal". Me quedé con la boca abierta. Esa sensación de maravilla, de sorpresa, de estar ante algo verdaderamente grande, la he tenido muy pocas veces en mi vida, muy pocas. Leí los pocos datos de su vida. Me gustó aún más. Volví a ver la partida. Una vez, y otra, y otra, y otra...increíble. Cuando supe que había jugado de esa forma con sólo 13 años y ante uno de los más fuertes maestros estadounidenses terminé por rendirme. Ya tenía mi ídolo. Ya tenía mi monomanía. Ví todas las partidas del libro, compré material por mi cuenta y perfeccioné mi juego, aprendí de él, lo suficiente para ser un buen jugador aficionado, durante unos años jugué y leí mucho, hace tiempo que la fiebre pasó, pero aún puedo darle algún susto a cualquiera que me tome por un "potzer". Ahora juego muy poco y cuando lo hago es por internet, pero no es lo mismo, te aburres, lo suyo es tener al rival delante, observarle, sus gestos, sus "tics", sus nervios, su cara cuando le ganas...desde fuera puede parecer que no haces nada, que estás tocándote los cojones, pero si juegas en serio contra alguien de tu nivel, para ganarle, puedo deciros que acabas cansado, con la cabeza como un bombo. Para que el ajedrez resulte divertido tienes que medirte con alguien que te pueda ganar, sino es un aburrimiento. Como en la vida.


La mejor definición sobre lo que es el ajedrez se la leí al genial Bobby, ese descendiente de los extraterrestres: "El ajedrez es una forma de masturbación mental."


Y en ocasiones es mejor una buena paja que un mal polvo.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

MALDITOS STRANGELOVES DE LOS COJONES





El primer recuerdo cinematográfico que tengo es al mayor Kong agitando su sombrero a lomos de la bomba cayendo en picado hacia la base soviética. Aunque también pudiera ser el de Frankenstein entrando en una casa en llamas con su creador en los brazos. El primero lo he vuelto a ver en numerosas ocasiones, el segundo no; ¿puede decirme alguien el nombre de la película?, era en blanco y negro, muy antigua, quizá fuera la primera versión de Whale, esa escena que os cuento es la última de la película.

Cuando yo era chaval sólo había una televisión, la pública. No recuerdo la programación completa, ni me voy a poner a buscarla, no viene al caso, lo que si diré es que cuando salías del colegio tenías dibujos animados, el sábado y el domingo por la tarde buenos westerns y películas de aventuras, y el fútbol no te lo metían hasta en la sopa, se jugaba en las calles, con tus AMIGOS. La cosa tenía su lógica. Hoy no; hoy el asunto es que los críos vean a la Esteban en lugar de al monstruo de las galletas, telefilmes "comecabezas" y doctrinarios con ridículos intérpretes y desquiciados directores, no sea que la visión de Wayne dirigido por Ford cause estragos en las delicadas cabecitas de los infantes, "hay que formarles en valores", menudo par de fascistas, y furbo, mucho furbo, a todas horas, furbo, y al hijoputa de Ronaldo esto, y a Messi lo otro, y el nene zampándose un bollycao (o como se llame ahora) mientras su culo alcanza dimensiones propias de una plaza de toros, "papi, cómprame la camiseta de Cristiano", "pero si ya la tienes", "¡pero es la del año pasao! buahhh...", "vale, vale, cariño, no llores, mañana papá irá a la tienda oficial y se gastaran 100 pelotes, y el año que viene otra". Puto negocio.

Pero hoy quiero hablar del cine que veíamos. Todas las madrugadas, en la segunda cadena, había un cine-club, por ejemplo: el lunes cine mudo, el martes cine europeo, el miércoles cine sudamericano, el jueves cine español, el viernes cine clásico...ciclos estupendos que EDUCABAN tu gusto. Evidentemente habría mucha porquería, pero cuando uno tiene 14 añitos es una jodida esponja, lo absorve todo. Yo he visto a Chaplin, a Buster Keaton, al Gordo y al Flaco, a los monstruosos hermanos Marx, a los grandes del cine americano y europeo, Ford, Hawks, Hitchcock, Kubrick, Wilder, Fellini, Rosselini, Buñuel, Berlanga, Truffaut, Chabrol, Lang, Eisenstein...¡hasta del puto Murnau!, y sin necesidad de interné, que ni era una pesadilla en aquellos años, ni de "plataformas digitales", ni de pollas en vinagre. En la tele. Y cuando había 2 canales, no cien mil como ahora; pero claro, entonces la televisión estaba para educar y hacer MEJORES a los ciudadanos, ahora de lo que se trata es de atontarlos y sacarles la pasta.

Hoy le hablas a un chaval de esos artistas y te miran como si fueras una raíz cuadrada, no tienen ni puta idea. Lo que no se ve no existe, pero pregúntales por la Esteban, o Jesusito Vázquez, o las zorras y zorros de los "realitis", o sobre cualquier gilipollas que salga por la tele, pregúntales, te dirán hasta el número de zapatos que gastan. Asco. "Quiero ser un bote de Colón" que cantaba (o lo intentaba) Alaska, éstos no, peor todavía, "quiero salir en la tele. Mi mamá me apoya".

La televisión se jodío con la llegada de las privadas. Esto es un axioma. No, no me vale que digas: "Kufisto, hoy puedes ver todo eso de lo que estás hablando y más". Sí, vale, de acuerdo, pero entre medias de eso hay un OCEANO de mierda. Y te puedes quedar y no salir a la superficie para alcanzar lo bueno, lo grande, te quedarás con la mierda porque hay más y es más fácil, "ya eres todo un capullo, hijo mío. Dános tu pasta que nosotros te daremos toda la mierda que puedas tragar. Hasta que te hartes. ¡Para qué pensar! ¡para qué cansarte! esos rollos en blanco y negro, tan antiguos...¡en colores coño!."

Cuando veo a Harpo jugar a las damas aconsejado por una foca se me saltan las lágrimas, cuando veo a Wayne agarrar a su sobrina en "Centauros del desierto" sin saber si va a matarla o a besarla se me ponen los pelos de punta, cuando veo al Niño-Estrella que cierra "2001" creo en Dios, cuando veo a Stewart obsesionarse por la Novak me veo a mí mismo...es cine, imágenes, arte en movimiento, somos nosotros, enteros, con nuestras cosas buenas y malas, no hay blancos o negros, todo son grises, nada hay tan malo que no tenga algo bueno ni tan bueno que no tenga algo malo, esto se sabe desde siempre, pero ahora no; ahora te dicen: "Esto es bueno, esto es malo, esto está bien, esto está mal..." y no como la Iglesia, que al menos tiene la excusa de Dios, sino porque ellos dicen que es así, ellos, que son igual que tú y que yo, que tienen una cabeza, dos piernas, dos brazos y una polla o un coño, igual que tú y que yo, que no han llegado a donde están repartiendo besos y abrazos, ellos, "déjanos a nosotros, sabemos lo que te conviene, no hay Dios, nosotros te daremos lo bueno"...No quiero que me déis nada, quiero encontrarlo, quiero equivocarme, quiero acertar, quiero que dejéis de tocarme los cojones, no quiero mierda, no quiero vuestra mierda, lo único que os pediría, aunque se que jamás lo haréis, sería que enseñíeis lo bueno, lo grande, lo bello...todo el mundo sabe apreciar lo que vale la pena, en mayor o menor grado, todos preferimos el jamón de jabugo al de york, aunque no podríamos estar siempre comiéndolo aún en el caso de que tuviéramos la pasta necesaria, hay que picar allí y aquí, pero ante todo hay que tener claro qué es lo BUENO para SABER que es lo MALO, aunque de vez en cuando te des una vuelta por la mierda, porque somos así, no soportamos nada para siempre.


Bueno, creo que se me ha ido la pinza.


Ya está bien por hoy.

martes, 21 de septiembre de 2010

VA A SER MEJOR QUE NO...





- "¿Y qué decís que lleva la leche de pantera?"
- "Leche condensada...ponche..."
- "¡Pero qué dices!, te dieron tantas hostias que has perdío la memoria...lleva: un litro de leche condensada, un litro de ginebra Larios, nada de mariconadas, lo mezclas con hielo picao y a beber rápido. Te pillas una borrachera monstruosa. ¿Lo hacemos?".
- "Va a ser mejor que no...".

Cojonudo. La noche de mi regreso al trabajo y dos amigos míos ex-legionarios de celebración: "¡20 de setiembre de 1920! ¡Viva la Legión!". Me hacen caso con respecto a la asesina "leche de pantera".

- "¡Ponnos otra, Kufisto!"
- "¿Lo mismo?"
- "Sí, Balantain con coca cola pá mí y bourbon con trina de limón pá este."

La noche está tranquila, el día ha sido gris, lluvioso, oscuro...tarde floja, caja medio vacía, botellas a mi alrededor...peligro. Llegan más clientes, dejo al par de dos y me dedico a lo mío, la cosa se anima algo, hago cuatro duros, el personal se vuelve a largar y mi bar y yo nos quedamos con los "celebrantes" y cuatro mocos crudos que están en una mesa bebiéndose un vinito.

- "A ver esa botella Kufis..."
- "¡Quieto parao que esa es mía -dice el Kíki- y nos la vamos a beber el miércoles con Pepe cuando vuelve de las vacaciones."
- "¡Déjamela Kufisto, coño -dice el Oso- si sólo la quiero ver!"

Se la dejo.

- "Hostia qué guapa...dieciocho años..."
- "Me la regaló Pepe por mi cumpleaños y quedamos en bebérnosla cuando volviera...es guapa, ¿eh?"
- "Vaya que sí"
- "Mira, no lleva sello. Importada"
- "Este whisky tiene que ser la hostia, Kíki..."
- "Sí..."
- "Seguro..."

Nos quedamos mirando la botella...

- "¡Qué cojones! ¡Hoy se cumplen 90 años de la Legión! ¡Vamos a bebérnosla!"
- "¡Claro coño!"
- "Joder..."
- "Bueno, pero vamos a hacer las cosas bien...esto hay que beberlo con hielo picao, sólo, ¿por qué no vamos a tu garito (al del Oso) y picamos el hielo en la máquina mientras se van esos mierdas (los 4 pimpollos que degustaban sus vinitos) y Kufis recoge?"
- "Hecho. Vámonos."

Risas, ya se ha liado el trompo...

- "¡Ves preparando "el novio de la muerte" Kufisto!"
- "¿Vamos a por el chapíri y la bandera del águila?"
- "¡Jóder! ¡del tó!"

Me cago en la puta...salgo a por la terraza, amontono sillas y mesas, voy pasándolas adentro, al verme las dos parejitas se marchan, "hasta luego", "adiós, buenas noches. Gracias", apago luces, barro, llegan...gracias a Dios sin el chapíri y la bandera, pero sí con el hielo. Cierro.

- "Venga...al tema; tres vasos bajos Kufis...eso es."

Mete el vaso en el hielo, está muy picado, hasta arriba, luego el otro, y el otro...

- "Mira el tapón, es de rosca, sin dosificador...esto hay que echarlo de golpe"

Copazo. Verdaderamente, la copa es una preciosidad, ¡qué color!, lo probamos, ¡jóder!, demasiado para el cuerpo, glorioso, de verdad que hay pocas cosas mejor que un whisky de ese nivel.

- "¡ESTO ESTÁ DE MUERTE!"
- "JO-DER!"
- "La caña de España"
- "Pon el novio de la muerte"

Lo pongo, cantan, después el himno de la Legión, y otra, y "Suspiros de España", y el Himno Nacional... corto, ya es suficiente, un poquito de Led Zeppelin, al Oso le gustan como a mí, así que el Kíki se jode, no los soporta.

- "¡Estoy hasta la polla de los putos Zeppelin!"
- "No tienes ni puta idea...pon Stairway to Heaven, Kufis"

La pongo.

- "De verdad...estoy harto de esta música, ¡todos los putos días igual! ¡maldito Kufisto!"
- "Calla coño -dice el Oso-, mira como va subiendo...¿os han chupado la polla encima de una barra escuchando esta canción.?"
- "Pues no -dice Kíki-, me la han chupao hasta debajo del agua, pero no encima de una barra y escuchando esta mierda."

"And she is buying a stairway...to heaveeeeen".

Se sirven otras dos, la primera se la han bebido como el agua, "bebe Kufis", "tranki, yo a mi marcha", "maricón". El Oso nos cuenta sus vacaciones en Ibiza:

- "Este año había más maricones que heteros, alucinante, e italianos ni os cuento, una plaga, les sale a peloputa el viaje, se van para el fin de semana, a drogarse, a follar, sin dormir...tendríais que verlos en el aeropuerto cuando se largan...unas caras...desencajaos. Aquello es la hostia, yo suelo ir a menudo por allí, la hermana de mi chica vive allí desde hace años, un puto show, su novio, ¿mi cuñao, no?, pues eso, es chófer y se dedica a llevar por toda la isla a los árabes, a los rusos, a los que están forraos vamos, te cuenta cada movida...Por ejemplo, los árabes..."
- "¡Qué coño árabes!...¡moros!"
- "No, moros son lo que venden hachís, éstos son árabes."
- "Vale, entendido..."
- "Eso...bueno, pues esos tíos se lo toman con calma, buenos restaurantes, visitas turísticas, putas con clase...¿vale?, cuando se largan el jeque le dice a su secretario o lo que sea que les dé una propina, porque los jeques no tocan el dinero, dicen que eso es una bajeza..."
- "Qué razón tienen los jeques..."
- "Gilipollas...bueno, y le sueltan a cada chófer 500 eurones, de propi, "dale uno de esos moraos", así como quien no quiere la cosa...pero los rusos...¡hostia los rusos...!"
- "¿Qué les pasa?"
- "¿Que qué les pasa? ¡esos van a saco, tíos! ¡a muerte! ¡la polla!...mandan su yate para la isla, ¡unos yates!, increíbles, eso hay que verlo, cuando les informan que ya están en Ibiza pillan su avión y se plantan allí con sus mujeres, cuando estas se van de compras, o de turismo o a lo que sea, se van a otro yate enorme donde tienen a las putas, éstos ni turismo ni hostias, a follar y a ponerse, a jugarse fortunas al casino, a comer filetes de buey de Kobe como si fuera longaniza, el chaval este que os digo me dijo que estaba harto de comer filetes de esos, que cuando los rusos empiezan a desparramar hasta los putos chóferes pillan cacho, la leche, un descontrol; por lo visto llevan a un ejército de filipinos como servicio en sus yates, y éste me contaba que se le acercaban a pedirle que les consiguiera metanfetamina, pero no para ir de fiesta, sino para trabajar más, los tienen fritos...Bueno, pues cuando los rusos recogen y se largan llaman al séquito de chóferes y les sueltan unas propinas de escándalo, el tipo éste dice que no ha ganado tanta pasta en su vida como ahora...valiente cabrón."
- "¡Joder! qué envidia"
- "Pero eso sí, tienes que estar disponible las 24 horas"
- "Y 28 si las hubiera, no te jode, en ese plan lo que haga falta."
- "Me estoy acordando -les digo- de la historia que nos ha contado el gilipollas de Paco esta tarde, ¿te acuerdas Kíki?, ¿lo del yate del ruso con aeropuerto y escudo antimissiles que leyó en una revista?"
- "Ja, ja, ja...sí, ¡qué tío más tonto! ¡CON AEROPUERTO! ¡JA, JA, JA!, será helipuerto idiota, le digo, y el notas que no, que aeropuerto, y luego lo de los missiles...pá morirte"
- "Qué tío más tonto"
- "Hay gente pá tó"
- "Sigo -dice el Oso-, allí hay un nivel de la hostia, una noche fuímos a Privilege, pinchaba el David Ghetta ése, 90 pavos la entrada, sin consumición, plagao de maricones, y unas tías...toda la noche de fiesta, drogados, nosotros no, pasamos de ese rollo, luego te levantabas por la mañana, ibas a la playa, que la mayoría son una ful, pequeñas y llenas de piedras, pero con el agua azul, azul, azul, limpia, flipante, te pillabas una hamaca, con un colchón así de gordo, y a ver el panorama: el personal de "Moet Chandon" a las doce de la mañana, comiendo fresas, kiwis, frambuesas, fruta fresca, o bebiéndose unos batidos de fruta increíbles, musiquita, buen rollito, el paraíso...eso sí, llévate un saco de billetes."


Se han terminado la botella, yo no he pasado de mi primera copa, me extraño y me alegro, se van, el Oso entero, el Kíki jodido, yo termino de recoger y sigo sin creérmelo: no he acabado borracho.


Quizá mis oraciones han sido escuchadas.


Ojalá.

lunes, 20 de septiembre de 2010

YA ESTÁ AQUÍ DON OTOÑO





Está cayendo agua como si fuera el Diluvio ese; menos mal que me ha dado tiempo para regresar a casa antes de acabar como una sardina. Bonito día para la reentré al trabajo, espero que no sea una premonición.

"Limpia la atmósfera y tal, es bueno pá el campo, el agua es la vida"... vale, pero que vaya cortando, no me jodas.

Hala, en casa, a fumar, pito va pito viene, qué mala leche...

Suena la sirena del cole, imagino el atasco de coches con mamás y nenes en su interior, aunque cada vez hay más papás, tiene que ser un buen lugar para ligar, una mañanita tranquila, el solecito, "¿qué tal Andreíta?", "bien, ya no agarra esos berrinches", "los primeros días son los peores...", "sí...", "bueno...", "ya...", "y mi mujer de viaje de negocios en Las Vegas...", "pues mi Pepe en ruta pá Alemania, con el camión...", "ya...bueno...tengo que ir al INEM...pero todavía no he desayunado...¿te apetece un churro con chocolate...?", "no sé...", "te invito...mira, está aquí al lado, los hacen muy bien...seguro que nunca te has comido un churro tan rico", "no sé...he comido muchos...y en muchas churrerías...", "pero ésta es la mejor...venga...¿vamos?", "vamos".

Y así. Pero hoy no.

Está escampando. En un breve me vuelvo a vestir y salgo a la calle, pero antes tengo que terminar esto.

Mi gato comienza su rutina matinal, a la caza de las tres moscas; llevan una semana conviviendo con nosotros y el mamón todavía no las ha cazado, está perdiendo facultades, lo veo gordo, y es que se pirra por el jamón de york, tendríais que verlo cuando le saco una loncha, se vuelve loco, pierde toda su dignidad, es triste, no sé qué cojones le echaran a eso pero desde que ví la reacción de mi gato no he vuelto a catarlo. Tenía un cliente que trabajaba para una gran empresa de ese sector, una vez me dijo: "ni se te ocurra comer esa mierda, lo he visto todo." No le hice caso, pero a mi gato sí; cuidadín con lo que coméis.

En el poco rato que he estado andando me he cruzado con un par de viejos corriendo, pero a buena marcha, con los sesenta bien cumplidos, no sé, quizá tuviera que decir que muy bien, qué envidia y tal...pero no, a mí eso no me parece natural, es más, me resulta sospechoso, un tío que haya trabajado durante toda su vida, que haya sufrido, peleado, disfrutado, vivido...no puede llegar a las 65 años, calzarse unas zapatillas y ponerse a correr como una cabra loca, no es natural. No me gustan los viejos que corren.

Veía venir la tormenta. Cuando he despertado parecía como si fuera una hora antes de lo habitual, estaba todo oscuro, he mirado el reloj, correcto, pero como estaba medio dormido he seguido mi rollo habitual, camiseta y pantalón corto, al salir no tenía frío, he desayunado fuerte, pero al poco rato he echado de menos el chubasquero, ¡se veía cada relámpago!, "¡coño! pá casa, Kufis...", justito, justito he llegado. Son hermosas las tormentas cuando estás bajo techo. Recuerdo que mi abuela (que en gloria esté) pasaba un miedo atroz cuando caía una, agarraba el rosario y se ponía a rezar: "Santa Bárbara bendita, que en el cielo estás...", nosotros la mirábamos sorprendidos, también al abuelo, muy serio pero sin miedo, "¿Por qué reza la abuela?", "dejadla", luego nos explicaba que cuando ella era pequeña las tormentas eran una cosa muy seria, trágica algunas veces, y que se pasaba mucho miedo, entonces las mujeres mayores se ponían a rezar con los pequeños mientras los hombres aguardaban, "Santa Bárbara bendita...". Eran otros tiempos. Más sanos. Pocos hombres ibas a ver haciendo footing con 65 años, o con 30, bastante tenían con trabajar y cuidar de sus familias, ¿jubilación?, ¿estás de cachondeo?, tipos duros, mujeres fuertes, temor de Dios, consciencia de tu lugar en el mundo, no todos valen para todo, cada uno en su sitio y Dios en todos. Así funcionaba el asunto. Y eran felices con lo que tenían, criaban a sus hijos y cuidaban a los hijos de éstos, después morían, en su cama, no en un pestoso "centro hospitalario", se apagaban como una vela, se les lloraba donde habían vivido, su familia, sus vecinos...al hoyo. Y la vida seguía, no había tiempo para llorar ni para echar las culpas a nadie, era la muerte, más natural que ella no hay nada en el mundo, entonces la muerte se aceptaba como lo que es, inevitable; hoy no, hoy creemos que viviremos tanto como para que nos dé tiempo a aburrirnos, que estaremos corriendo una estúpida maratón una semana antes de diñarla...pues no, yo no quiero correr niguna carrera si llego a los 65, me gustaría estar tranquilo, un pequeño paseo bajo el sol, mirar a los pájaros y esperar. Y recordar. No quiero que me metan a un puto autobús y me lleven a una mierda de hotel para viejos, hacer "actividades lúdicas", de aquí para allá, de la manita, como si fuera un crío...no, no lo quiero ahora ni lo querré si llego; no querré viagras, ni tratamientos de rejuvenecimiento ("pareces diez años más joven, como si tuvieras 60"), ni tirarme de un puente atado a unas sogas, lo que no se ha hecho en la juventud es absurdo hacerlo en la vejez, es un contradiós...hay que tener dignidad, coño.


Bueno, voy a salir un ratillo que me estoy poniendo en plan místico. Vamos a echar las quinielas, a ver si suena la flauta y puedo pegarme la gran vida ahora que todavía puedo.

domingo, 19 de septiembre de 2010

EL VUELO DEL GORRIÓN





Cuando he salido a caminar esta mañana, a eso de las ocho y cuarto, parecía que el sol iba a regalarnos otro hermoso día; calles desiertas, fresquito mañanero, silencio y luz, mucha luz.

He puesto radio clásica, "La isla de los muertos" creo que se llamaba la obra de Rachmaninoff; el presentador nos ha hecho una breve y reveladora presentación. Música de altura. Me gusta este ruso.

He salido al campo con el corazón tranquilo, envuelto en luz he visto como los gorriones empezaban a bailar y a jugar, he quitado la música, quería escucharlos, hacían pequeños vuelos, de la tierra a los árboles, unos segundos y otra vez abajo, unos segundos y otra vez al árbol, me han estado acompañando un buen trecho del camino, iba pensando que lo hacían para mí, para que los viera, no había nadie más que ellos y yo, cada vez que me acercaba a ellos, sin prisas, echaban a volar, un poquito más allá me esperaban cantando, yo estaba sonriendo, creo que ellos también, el sol seguía su ascensión, majestuoso, divino, el camino se terminaba, regreso a la civilización, los gorriones se han quedado allí, jugando, volando...he puesto la radio.

La misa de la COPE, entro a la gasolinera, pillo una botella de agua, salgo y le pago a la chica, es española, bajita y fea, la conozco de otras veces, es un poco seca pero yo estoy contento y ella lo nota, me atiende con amabilidad, "hasta mañana", "hasta mañana" me dice con una sonrisa, es difícil verla sonreír, es raro que me haya sonreído.

Al salir veo como unas nubes impresionantes están comiéndose a una velocidad increíble a mi amado sol, parece imposible, pero en diez minutos todo el cielo está nublado y la temperatura ha bajado considerablamente. Me cruzo con una cuadrilla de ciclistas, cincuentones la mayoría, están preparándose para salir, miran con preocupación al cielo, yo también, todos lo miramos.

Sigo mi camino, me encuentro con gente que sale en grupo a pasear sus perros, charlando, riendo, "buenos días", "buenos días", el cura continúa celebrando, le escucho, a veces me pongo a pensar, cuando ya estoy en el reino del asfalto un coche se detiene, bajan la ventanilla, es un amigo mío, "¡Kufisto!", hace el ademán de bajarse para charlar, le digo que no lo haga, va haciendo frío y no quiero parar, me dice que cuando reabro el bar, "mañana, hoy acabo mi semanita de vacaciones", me cuenta que lleva 5 días sin fumar, le felicito, nos despedimos, arranca y se va.

Continúo mi paseo, poca gente todavía, pocos coches, pero el tiempo se ha echado a perder, ni se ve el sol, sólo nubes bajas, pesadas, amenazantes. Llego a otra gasolinera, tengo que recoger un encargo que les hice, se han acordado, al salir veo una pandilla de panchitos borrachos, armando jaleo junto a una furgoneta con la música a todo volumen, no me gusta lo que oigo, bajo la avenida, veo mi querido bar, cerrado, se me hace raro, hasta mañana.

Llegando a casa paso a la tienda de la esquina para comprar el pan, una bonita y agradable panchita me atiende, también compro tabaco, "adiós, gracias", "adiós, señor"; subo a mi piso, dejo las cosas y me aseo. Después enciendo un cigarrillo y me pongo a escribiros esto mientras mi gato se tumba a mi lado buscando caricias.


Y ya he acabado.

sábado, 18 de septiembre de 2010

DONDE SE CUENTA LA VERDAD SOBRE LA MUERTE DE FRANCO





- "¡Jose!"
- "¡Ku-kufisto!, ¡qué hases!"

Le hago la señal de paseando, estoy escuchando a Slash puntear "Sweet child o´mine" y tampoco es plan de cortarlo.

- "A-adió kufis!"

Y ha seguido su marcha con la bicicletilla. Lleva acoplado detrás un carrito de la compra. Jose siempre fué muy mañoso.

Lo conozco desde que era pequeño, como a tantísimos otros que pululaban por el bar de mi padre. Jose era, es, afilador; llegaba haciendo sonar el chisme con el que avisan de su presencia y se daba una vuelta por los bares y las casas por si necesitaban de sus servicios.

- "Coge los cuchillos y dáselos a Jose" me decía mi padre si en ese momento me pillaba por allí. Yo salía y se los daba. "Ku-ku-fistín...que-que tá majo" "Bien Jose" y me pasaba su negra mano por la cabeza. No es que fuera negro, sino que llevaba tanta mierda encima que lo parecía, a mí me daba un asco enorme cada vez que me hacía eso, pero era un crío (10 u 11 años) y como me asustaba su pinta me callaba. "A-ahora se los paso a a tupadre".

Jose "el de los catorce", así lo hemos conocido desde siempre. No es que pillara una quiniela, no, es que eran catorce hermanos, quinquilleros, malvivía en una chabola de las afueras, físicamente era, sigue siendo, como el Keith Richards de los años 70, sólo que más delgado, "eso es imposible", es posible. Yo siempre lo recuerdo con el mismo aspecto, y han pasado muchos años, él andará por los 55, una vez se lo pregunté, no supo decírmelo, parece increíble que siga vivo, yo creo que como tiene de todo ya está inmunizado y se morirá el día que no pueda levantarse del catre, esta gente se muere cuando no se mueve, cuando se para.

Con el paso de los años hice una cierta amistad con él. Mientras esperaba que la gente llegara a la terraza me ponía a charlar con el personal, viejos que me contaban historias de sus buenos tiempos y tal, yo los escuchaba y me reía, eran muy divertidas, eran unos artistas contando "películas", algunas veces Jose pasaba por ahí y si estaba sólo se ponía a hablar conmigo, "Da-dame pá tabaco Ku-kufistín", le compraba un ducados y nos poníamos a fumar afuera, sentados sobre los barriles de cerveza. "Tó pá los gi-gitano...a nosotro no nos dan ná...tó pá los gitano de mi-mierda...", no se llevaba bien con los gitanos, no. Me hablaba de sus hermanos, unos muertos, otros en la cárcel, aquellos no sabía dónde, la otra puta, esa junkie...en fin, lo mejor de lo mejor. El único vicio de Jose es el tabaco, se quitó muy joven del alcohol, de hecho jamás le he visto beber, "me bol-bolvía loco, ku-kufis", nada de drogas o historias, pero el pito no se le cae de la boca, no puedo ni imaginarme como coño tendrá los pulmones, si todavía gasta de eso. El mayor de sus hermanos, que todavía vive, es un auténtico figura, se lió con una chavala...Paco andará por los 64 o por ahí, feo como él sólo, desdentado, vendía cupones de los ciegos, le gustaba jugar a las tragaperras, había que verlo meter los ojos en el display de la máquina para comprobar si eran sandías, guindas o cerezas lo que salía, el cabrón solía ganar, era un tipo listo, demasiado, éste sí, ferviente adorador de la ginebra, a palo seco, la primera vez que le puse una copa y ví como se la bebía de un trago me quedé loco, putero a más no poder...en fin "tó lo tiene mi Mariantonia". A lo que iba, si viérais a la tipa con la que se casó o lo que fuera no os lo creeriáis, un bombonazo, os estoy hablando de hace 20 años más o menos, cuando me enteré que esa tía era su mujer no me lo podía creer: "¿Pero de verdad esa es su mujer?" le decía a mi padre, "sí" me contestaba riendo...quince añitos, blanquita, melena negra hasta mitad de la espalda, unas tetas impresionantes, una cinturita, un culazo...una preciosidad; para que os hagáis una idea, como las chavalas buenorras que salían en las pelis del "vaquilla", "torete" y demás héroes de la patria, igual, claro está, sin educación ni puta falta que le hacía, yo no me lo podía creer. Pero estas tías tienen un problema, como no se cuidan y comen, beben y se ponen sin control, pierden el tipazo enseguida, empiezan a tener hijos y en tres o cuatro años ya no son ni la sombra de lo que eran. Pero que añitos que se ventiló el hijoputa de Paco, la madre que lo parió, misterios de la vida.

A esta tía que os digo le tocó una bonoloto hará 10 años, 200 millones de pesetas, como lo oís. Tardó 0´2 en mandar a tomar por el culo al borrachuzo putero de su marido. Como mi amigo Jose era su cuñado le pregunté: "¿Te ha dao algo?", me miró a los ojos, "¡qué-qué me va a dá...es u-una ma-mala PUTAAA!"

Jose nunca tuvo el sex-appeal de su hermano, sus mujeres han sido auténticos fetos, la de los últimos años es inenarrable, una tarde los ví y me la presentó, tuve que darle dos besos, olía a perro muerto, se me quedó mirando como si yo fuera el jodido George Clooney, "me voy pareja, tengo que hacer", si llego a esperarme medio minuto más me folla ahí mismo...y como que no.

"Vale, bien", os preguntareis, "¿y todo esto que tiene que ver con la muerte de Franco, maldito Kufisto?"...calma, calma...ahí va.

Un verano me dediqué a hacer entrevistas tipo cachondeo al personal, antes de que empezara el jaleo en el bar. Una de ellas se la hice a Jose, he estado buscándola, la tengo por ahí, seguro, pero no la encuentro, aunque lo que jamás olvidaré fué la respuesta que me dió a esta pregunta:

- "Jose, ¿sabes quien es Felipe González?"
- "Cla-claro Ku-kufis...e que manda a-aora...e jefe...e que ma-mató a Franco."
- "¿El que mató a Franco?"
- "¿No-no lo sabe? le-le pegó un tiro en la boca..."
- "No, no lo sabía Jose"
- "Pué ya lo sabe, Kufistín...ej que tú ere mu-mu jo-joven."
- "Eso debe ser."


Cuando volvía a casa esta mañana he oído el silbato del afilador, me he quitado los cascos buscando, al final he dado con él, era una jodida furgoneta con un altavoz, el afilador iría dentro, avisando a los vecinos para que sacaran sus cuchillos, hasta eso ya no es lo que era.


Y es que los tiempos cambian que es una barbaridá.


Tanto que 35 años después acabáis de enteraros quién mató a Franco.


De nada.

viernes, 17 de septiembre de 2010

DEUS EX MACHINA





¡Gran noticia amigos!. El "supermercado automático 24 horas" ha cerrado.

Un ser demoníaco menos.

La primera vez que lo ví estaba paseando: "¡Hostia! ¿qué es eso?". Una pareja estaba dándole a la pantallita, miré hacia arriba y leí su nombre, "¡anda!, mira que bien...". Tiempo después caí en la trampa...

Era un domingo de invierno por la noche, yo iba tan tranquilo, oyendo música, pensando, fumándome un pito...cuando me dí cuenta que estaba a sus pies; fue tal como si me llamara "Kufistoooooo...", creo que fue un poltergeist. Fue un poltergeist.

Entonces recordé que me hacía falta un bote de tomate; trabajaba por las mañanas y me gusta desayunar en casa, (a mi bola, sin prisas, en el bar siempre hay alguien para tocarte los cojones) normalmente un par de tostadas con tomate: pillas los tomates, los troceas, aceite de oliva, ajo, sal, lo mueves y a guardar al frigo. Cojonudo.

Al cerebro de la bestia...

"Eliga la opción", "Seleccione el producto", "Cantidad"...y ese rollo. "Alimentación", "Bote de tomate entero pelado", "Uno".

"¿Algún producto más?"

Realmente no necisataba nada más, pero ya os digo que sentía como si una fuerza desconocida me empujara a seguir comprando.

"Bueno, venga...un paquete de salchichón...un litro de leche...pan bimbo...unas latillas de caballa...(¡joder Kufisto! ¡para ya!)...vale, espera que pille una bolsa para echar todo esto... ya está"

En fin, los precios en las máquinas son más caros así que no me sorprendí cuando me dió la hostia:

"El valor de su carro de la compra es de...introduzca el dinero"

Rezando (algo me olía mal) metí un billete de 20 pavos. Las tripas de la máquina comenzaron a removerse, como si se hubiera comido un cocido a las tres de la mañana.

"Retire su compra y el cambio. Gracias"

En el ano de la puta máquina no había ni compra ni cambio.

Me quedé mirando. Esperando. La máquina se calló. Todos nos callamos.

"¿Qué cojones pasa aquí?"

Le dí a la pantallita, golpeé en sus bajos, comenzé a cagarme en todo a voces...Miré a la cámara, el letrerito, "grabamos por su seguridad"...me pareció oír una risa metálica.

Tras diez minutos de inútiles puñetazos y maldiciones lo dejé por imposible, miré otro mensaje: "Si tiene algún problema póngase en contacto con el número...". ni lo apunté. Sé como funciona el asunto.

Pasaron los meses y los años. Cada vez que pasaba a su lado me cagaba en su puta madre. O padre. Fué mejorando, cada vez tenía mejor aspecto, el negocio iba bien. Una noche la ví tan cambiada que decidí echarle un vistazo; realmente tenía muy buena pinta. Mejor que yo. Curioseé un poco en su cerebro, a ver que novedades tenía.

Sí, verdaderamente había de todo, por lo menos en pantalla, otra cosa era que te viera la puta jeta y decidiera reírse de tí, como hizo conmigo. Me fijé: "Artículos eróticos", vamos a veeeer...

Estaba bien surtida, no faltaba de nada, bien pensado, compra nocturna de comida prefabricada, soledad, tristeza, pero..."¡También tenemos EEESSTOOO, amigas y amigos!..."

Imaginé a la típica feminazi, física y mentalmente monstruosa, haciendo la compra en la máquina por no encontrarse con un maromo, pillando el papeo, el papel higiénico y tal..."Ummm...a ver que es esto...Long Big John, 8 inches of hard pleasure!...pá la saca", después se iría a casa, le quitaría el cañon al gran tanque de juguete que se compró para "esos momentos de intimidad", colocaría en su lugar el gran falo negro de plástico, lo introduciría en su pozo sin fondo y le daría caña al tanque, a plena potencia. Una vez reventada por el amigo John iría a la cocina a prepararse una pizza en el microondas, con extra de salchichas, la devoraría viendo la tele y a la cama, pero antes de dormir un vistazo al best-seller "Un mundo perfecto, un mundo sin cojones" por la doctora Adolfa Kapputt.

También había vaginas y bocas de plástico. Imaginé al típico divorciado, aburrido, sin un duro, "6 botes de cerveza, una botella de dyc, una coca cola de dos litros...a ver que es esto...¡Mejor que una de verdad!, ¡Pruébela y descubra nuevas sensaciones...ummm, ¿la boca o el coño?...la boca, estoy cansao...". El notas se va a su cuchitril y se pone la boca de plástico en la punta de la polla...la cosa funciona si no la mira, pero si abre el ojillo y ve ese chisme en su pobre polla le da bajada y el asunto se desinfla, así que decide ponerse un trapo en los ojos para no verla, ya no le quedan cojones ni para cerrar los ojos, se los tiene que tapar, le da a la maquinita, ahora sí, ahora sí, ahhh...cuando se la quita siente un inmenso asco, la tira lejos de él y va a la cocina a echarse un buen vaso de whisky, regresa, enciende un cigarrillo, mira la tele, mira la boca, la recoge, la limpia y la guarda. "Tampoco está tan mal. Y ahorras"

¡Ay la soledad y el aburrimiento...!

Tengo amigas trabajando en Urgencias y te cuentan cada cosa...

Imaginad una tía en casa, sola, aburrida, los chicos de campamento y el marido currando, en la tele no hay nada, es domingo y sólo hay películas, ni "Sálvame", ni leches, está tirada en el sofá, sin darse cuenta está haciéndose un dedo, se pone cachonda, pero ya no tiene 14 años, necesita algo más gordo, recuerda que en la cocina hay un botellín de coca-cola, lo agarra y se lo mete, dentro fuera, dentro fuera, dentro fuera...en una de estas, con la excitación, se queda dentro, ha hecho el vacío, no hay manera de sacarla...acojonada va a la ducha, al bidé, se echa agua, se mete los dedos...nada, no hay manera, tiene que ir al hospital, a urgencias...el doctor trabaja, no pregunta, la tía se pone más nerviosa, "no se lo va a creer...estaba con mi niña, viendo una peli, bebiendo unas coca colas cuando de repente hemos sacado la cama elástica y nos hemos puesto a saltar, con tan mala fortuna que la hemos roto y al caer he caído sobre la botella que había dejado olvidada..." "Ya...es muy normal" "(Ufff...menos mal)" "(Guarra)", después a casa, con el tiempo justo, llega su maridito, qué tal amor, bien cariño, vengo reventado, ¿quieres algo?, dame una coca cola, me tomé la última esta tarde...


Y a todo esto las máquinas pensando: "Seguid, seguid...no pensáis nada más que en follar, nuestro Tiempo se acerca, el día en que nos sirváis como pastillas de jabón metálicas para limpiarnos nuestros bajos se acerca...y entonces no habrá piedad, ¡inútiles bolas de grasa!".


Quizá ese día esté a la vuelta de la esquina.


Pero todavía mandamos nosotros.


¿O no?

jueves, 16 de septiembre de 2010

DIRECTAMENTE TRADUCIDO DEL RUSO





He releído "Iván el Imbécil" mientras jiñaba. Una larga y placentera cagada. Estos rusos...

Recuerdo que cuando los leí por primera vez me chocó que en los estudios preliminares a las obras se hablara sobre los paralelismos entre Rusia y España, dos países tan lejanos coincidían en bastantes aspectos: su extrema religiosidad, su apego a la tierra, la obediencia ciega a los gobernantes...se decía que el Quijote era el libro de cabecera de todos los escritores rusos a partir del Padre, Pushkin. Otra cosa era la idea de que el comunismo sólo podría triunfar en dos países de Europa, Rusia y España. Allí triunfó, aquí poco faltó. ¿Por qué? Quizá porque sólo se odia lo que una vez se ha amado. ¿Contra quien fué el proceso revolucionario en ambos casos? contra la Iglesia Católica u Ortodoxa (no los protestantes, luteranos y demás...curioso) y su principal valedor, el Rey o el Zar, pero el objetivo principal era la Iglesia; la gente, la pobre gente, se cansó de esperar el Reino de los Cielos. Querían su trocito de pastel en éste, sólo eran necesarios unos pocos hombres que los lideraran para que la bomba estallara, Dostoievski lo describe maravillosamente en "Demonios".

Lo primero que leí de ellos fue lo típico, "Crimen y castigo"; yo andaría por los 16 o 17 añitos y claro, como todos, me identificaba con Raskólnikov. Hoy en día digamos que me veo en el Rodion que acepta su castigo en Siberia por mediación de Sonia, no porque realmente esté arrepentido, al menos yo lo veo así, sino porque se da cuenta de que no es un superhombre, que es otro mierda más, sólo que sabe que lo es. Y esto es lo que más jode.

Me encantó. Como buen monomaníaco que soy devoré toda la obra dostoievskiana. Enterita. Me gustaron mucho los Karamazov, las "Memorias de la casa muerta", "Memorias del subsuelo", "Humillados y ofendidos", "Noches blancas", "La patrona", "Corazón débil", "El doble"...aunque sin llegar a la obsesión por "Crimen y castigo". Por contra, "El idiota", "El jugador" (esperaba muchísimo más de esta novela, sobre todo después de leer el comienzo), "Demonios" y "El adolescente" (un auténtico tostón), me dejaron frío. Sólo os comento las más célebres, aunque ya os digo que me leí las demás. Con el paso de los años el gusto cambia, y lo que antes te parecía bueno ahora no lo parece tanto, en esto como en todo lo demás de la vida el tiempo es implacable. Desde hace unos cuantos años considero "Demonios" como su mejor obra, aparte de ser la más cómica de todas; cada vez que releo la primera reunión de los "subversivos" se me saltan las lágrimas de la risa, cosa no muy frecuente con Dostoievski.

Dejemos un rato a Fiodor...también leí a Pushkin, el gran poeta ruso, pero como ya sabéis lo mío no es la poesía, y menos aún sino se puede apreciar la belleza en su lengua original, y como comprenderéis, aunque mi madre me lo pidiera de rodillas no me voy a poner a aprender ruso. Ni antes, ni ahora. Leí los cuentos de Tolstoi (muy buenos), ninguna gran novela suya, quizá por la rivalidad de a ver quien es mejor, él o Dostoievski, el mío era (y es) éste, desde luego, al enemigo ni agua, sí, sé que es una gilipollez, pero cuando uno es tan joven sólo hace gilipolleces, leí a Gogol, que también era bueno aunque al tener mucho teatro me tiró para atrás, tampoco soy "teatrero", qué le vamos a hacer, a Turgueniev (muy blandito)...no sé, bastantes, pero sobre todos Dostoievski. Me compré sus Obras Completas en un puesto de feria, "DIRECTAMENTE TRADUCIDAS DEL RUSO (muy importante) por Rafael Cansinos Assens", me costaron una pasta, tuve que pedirles dinero prestado a mi hermano y colegas, era el último día y o se pillaba esa noche o adiós, así que los sajé, la compré, la dejamos en el coche ("estás loco") y nos fuímos de fiesta con 15 talegos menos, pero casi 20 años después aquí la tengo, de aquella noche no recuerdo nada más. Son 4 tomos en papel tipo biblia, con extensa biografía, descartes de sus mejores novelas, capítulos inéditos (sobre todo uno de "Demonios" en el que se narra la violación de una niña por el hipnótico Stavroguin, absolutamente genial, no fue publicado porque se consideró demasiado "fuerte" para la época, si podéis haceros con él no lo dudéis)...en fin, un lujazo.

Y es que leía mucho...hasta que empezé a trabajar en serio, te echas novia, no tienes tiempo para nada y cuando lo tienes ya no te apetece. Ahora muy poco, casi nada, y es mejor así cuando escribes, tener la cabeza lo más limpia posible, que salga lo que tenga que salir, sino la lectura que tengas en ese momento influira en lo que cuentes y en el cómo lo cuentes. Para escribir no hay que leer.

Cela y su "Pascual Duarte" (muy bueno), Hermann Hesse y "El lobo estepario" (iniciático total, luego me leí casi toda su obra, el "Siddharta", "Demian" y tal, me gustaba, hoy me parece una mierda), Quevedo y su maravilloso Buscón, por supuesto "El Quijote" (imprescindible), el "Fausto" de Goethe (uno de los libros con los que más he disfrutado, entonces fumaba hachís y su lectura bajo los efectos de la droga fue inolvidable), los extraordinarios cuentos del gran Poe como "Descenso al Maelmstrom" o "La caída de la casa Usher" o "El escarabajo de oro" o "Los crímenes de la calle Morgue"...todos, también gozé mucho con estas lecturas, Shakespeare no, ya os digo que no me va el teatro, por lo mismo tampoco el idiota de Sartre, Camus sí, con su Extranjero...en fin tantos y tantos que ya no me acuerdo, hubo un tiempo en que al bibliotecario ya le hablaba de tú, y eso que era el tipo más serio que he conocido en mi vida, viejo, prácticamente mudo, cara de mala hostia...pero se ve que le picó la curiosidad en ver a un chaval tan joven leyendo esas cosas, y más aún por mi cuenta, ya no estudiaba, trabajaba con mi padre y él lo sabía, hablábamos, me aconsejaba lecturas...un tío seco con la mayoría y agradable con quien lo merece, como hay que ser.

En fin, han pasado muchos años, el bibliotecario se jubiló, yo dejé de leer y ahora me ha dao por escribir. Y me gusta, más aún que me leáis. Os lo agradezco.


Y todo esto por una cagada.


Es lo que pasa con los días lluviosos.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

ZAPASTRO Y CUBAÑA






Está cambiando el tiempo. Llega el otoño. La mejor época del año para un camarero. A mí siempre me ha gustado Octubre, "octoooober, and kingdoms raise, and kingdoms fall, but you go on...and OOOOOOONNNNNN".

Y Marzo, cuando el solecito empieza a calentar y todavía no hay bichos.

Bien...está bueno (como dicen los panchitos) estodestarde (tójunto) vacaciones. Una semanita. Algo es algo.

Sí. Me gusta el otoño, con su sol, sus hojas muertas y su vientecillo fresco. También el invierno, en su medida, claro, que no sea muy largo y oscuro, por lo menos que se vea el sol, aunque no caliente. Pero que se vea.

Lo que no soporto es el verano, con ese calor que te atonta, te anula, te vuelve loco...no me extraña que sea cuando más asesinatos se producen. Y para colmo es cuando más se trabaja, más se sale y más se bebe. Explosiva mezcla. Infernales resacas. Pero ya termina. Ya termina.

Menudas "caretas" tenían hoy las cajeras del Carrefour (por cierto, las más feas de todas las grandes superficies que conozco. No sé de donde coño las cogerán.), mustias, con el morro recogido, bordes...se ve que les han dado el toque: "menead el culo que la cosa está muuuu mala...¡a currar!". Estaban cambiando de arriba abajo toda la distribución del garito, me he acordado de cuando era chaval y había poca gente en el bar; mi viejo me decía: "limpia eso, haz aquello, coloca esto..." cosas que no eran necesarias, pero te mantenían ocupado, así no pensabas, "pero si está limpio", "pues lo limpias otra vez". Cuando el negocio está jodido, la gente está jodida.

Toda mi ciudad está levantada, imposible circular, a mí me da igual porque apenas cojo el coche, pero esto ya es un puto cachondeo, no terminan nunca. Ni quieren. Así podrán decir que no hay tanto paro. Obras absurdas, que no se le ocurrirían ni a un imbécil, y ahí están, jodiendo al personal. Y nadie dice nada. Habría que ir al puto ayuntamiento y prenderle fuego con el alcalde dentro; ¡menudo cabrón!, un completo inútil y ahí lo tienes, forrao y con un ejército de chupapoyas alrededor. Y la radio local, la tele, la prensa y la madre que los parió a todos cantándole sus paranoias...para vomitar.

Volvió el furbo (se fué alguna vez), ya tenemos las discusiones de siempre: que si el Barsa, el Madrí, Messi, el hijoputa de Ronaldo, el Atleti este año sí, mi Real a ver si se mantiene...tengo un cliente que me tiene consumido, de verdad amigos, hasta los cojones, no puedo más. Es un JODIDO IDIOTA que no tiene ni puñetera idea de nada, y cuando digo nada es nada, nada más que furbo, y furbo, y furbo...y hay que aguantarle, soportarle, no asesinarle...este mundo no es justo, si hubiera justicia ese mierda estaría de limpiapajas en un sex-shop, pero no amigos, tiene más días de descanso que de trabajo y gana casi el doble que yo, ¿cómo te lo comes?...así es. En fin...

Cuando la cosa está chunga la gente bebe más. "¿Más Kufisto? ¿Es posible?". Es posible. Un colega mío se despidió del trabajo hará cosa de tres semanas, lo tenían hasta las pelotas, le arreglaron los papeles y se le quedó un buen pico de paro, para vivir sin problemas durante dos años, vacaciones pagadas, como tantos...ayer empezó a trabajar, el sábado me dijo: "Tengo que trabajar Kufisto, no puedo estar sin hacer nada, termino borracho todos los días, como siga así pierdo la cabeza..." pues nada, tronko, ya tienes al cuello la correa antiborracheras, no te deja limpio pero las aminora, un par o tres por semana, pero no es todos los días, "El trabajo es salud", al final va a ser verdad. Luego están los que sí, los que se machacan el paro hasta el final, tocándose los huevos y trabajando de tapadillo cuando les apetece. Este puto país es una cueva de ladrones. Lo raro es que aún no haya explotado..."mientras haya tele, furbo, alcohol, una latilla de sardinas y un cacho pan me conformo...eso sí, de dar el callo nada de nada, que haya poquito pero que pueda rascarme los cojones a gusto, luego le doy mi voto y que me den las sobras". Así funciona esto.

Un amigo mío conoce bien Cuba. Un día me reveló el secreto:

- "Que no te engañen Kufisto, la gente está con el Barbas. Allí todos son pobres: miseria, prostitución, trapicheos...a la policía tienes que sobornarla a cada paso que des, ¡claro que hay chivatos!, ¡y claro que no se puede hablar de política!, pero al pueblo le da igual...un poco de arroz, el ron que no falte, y a rascarse el ombligo. Nadie trabaja, no hay economía, ni industria, ni nada...la cosa es tumbarse en la playa, o pillar a los turistas, ser puta o puto, sacarse unos dólares y fuera. Y vivir sin trabajar. ¿Malvivir? llámalo como quieras, pero ellos están conformes, la inmensa mayoría no quiere dar un palo al agua, se conforman con eso, vivir en la miseria, pero todos igual y sin trabajar...los que quieren algo mejor, los que quieren que su familia viva mejor, vivir a su aire, se echan al mar y se la juegan, llegan a Miami, los que lleguen, y prosperan al momento, porque los cubanos emprendedores, Kufisto, son la hostia, ahí tienes Miami que es la tercera ciudad de los Estados Unidos a causa de los exiliados cubanos durante estos 50 años, ¿qué era Miami en los cincuenta? ¡una ful!, de lo que serían capaces si pudieran gobernar su país en libertad, ¡serían imparables, te lo digo yo!...Y en España vamos a lo mismo Kufis, a que la inmensa mayoría viva en la miseria, pero todos igual de mierdas, que nadie destaque...y la gente se conformará, vivirá sin trabajar, mal, sí, pero sin dar un palo al agua, y quien quiera mejorar tendrá que largarse. Igual que en Cuba. La peor dictadura es la de los mediocres, la de los cobardes, la de los vagos, porque es la natural, la más numerosa... no lo olvides."


Un millón no es sino un uno repetido un millón de veces.

Si no hay un Uno no hay millón que valga, ergo...


El número más alto conocido es UNO.


¿No es difícil de entender, no crees?

lunes, 13 de septiembre de 2010

QUE TE JODAN, BIENZOBAS






La mañana que mataron a Tomás y Valiente yo estaba en Madrid.

Me había apuntado a un curso sobre cine en la UNED, ("¿es que AHORA vas a ser director de cine?" me dijo un tío mío mirándome de aquella manera), y era mi primer encuentro con el profesor que se suponía iba a dirigir mi trabajo.

Llegué en tren, pillé un autobús que iba prácticamente vacío y ahí fue donde escuché por la radio la noticia: "Acaban de asesinar a Tomás y Valiente en la Universidad...". Bueno, una pena, en fin, yo no sabía quien coño era ése tío, otro más para el zurrón etarra, qué le vamos a hacer, yo voy a hablar de mi libro y tal...

Estaba un poco nervioso, así que me hice un canuto y me lo fumé antes de pasar a la entrevista; goma buena, de primera...me relajé.

Había muy poca gente; la verdad, yo qué sé, me esperaba un maremagnum de personal para arriba y abajo, pero no, mejor...pasé al despacho de ése tío:

- "Hola...buenos días"
- "Hola..."
- "Soy Kufistóteles..."
- "Ah, sí...pasa, pasa..."

El notas era un tipo cuarentón, con gafas, delgado, medio calvo, feo, sentado en una mesa inundada de papeles, con un ordenador y tal, lo típico. Empezamos la charla, quiero hacer un trabajo sobre Kubrick y eso...el tío me miraba como diciendo: "otro capullo abducido por La Naranja Mecánica...", me preguntaba alguna cosa, miraba al ordenador, se callaba, me callaba, mi "globo" aumentando, estaba empezando a emparanoiarme, "bajada" al canto y tal, "éste tío no me hace ni puto caso"...así que lo solté:

- "Acaban de decir por la radio que han asesinado a Tomás y Valiente, los etarras..."

El tío se descompuso.

- "¿Cómo?"

Para qué quería más...no sé si sería su padre, o su tío, o un familiar suyo, o un colega, pero lo cierto es que empezó a llamar por teléfono para confirmarlo, nervioso, voceando, histérico...Y yo ahí, mirándolo, "puesto".

Después de unos minutos en los que llegué a pensar que me había evaporado, el tío reparó en mí, mirándome como a un marciano.

- "Ah sí...todavía estás aquí (¿dónde querías que me fuera, cacho cabrón?)...bueno ve abajo a la biblioteca y que te den estos libros...te los estudias y vuelves dentro de un mes. Adiós"

Y se dió la vuelta para seguir colgado del teléfono.

Pillé el papel, me levanté y me fuí, alucinado. "¿Pero quién cojones era ese tío?" me preguntaba sobre el tipo que acababan de freír a tiros. No sé, ni que hubieran matado al puto Rey...

En la biblioteca el personal ya se estaban enterando del notición, eso era un pandemonium.

- "Buenos días, vengo por estos libros que me ha dicho el profesor..."
- "Un momento por favor..."

Ni puñetero caso. Después de un buen rato una vieja bruja se dignó a atenderme:

- "Estos libros son de pago. Tienes que comprarlos en la librería..."
- "¿Cuanto cuestan?"

Una barbaridad. "Me cago en la hostia puta".

Salí de aquella casa de locos pensando qué hacer. Había pagado treintatantas mil pelas por esa puta mierda y no me habían hecho ni caso, y ahora me decían que tenía que comprar unos libros que serían de oro por su precio..."¡a tomar por culo!".

Me fuí para Atocha; policía, sirenas, secretas...saqué el billete y salí afuera, me senté, le pegué un bocao a un sandwich de la máquina, lo escupí y lo tiré, "que esta mierda sea legal y el costo no...", compré un bote de cerveza y me hice otro petardo, la mañana estaba fresquita, nublada, agradable, yo me encontraba bien, muy bien, oía las sirenas y fumaba, echaba un trago, miraba a la gente, a las palomas, a uno que estaba durmiendo cerca de mí...

Regresé a casa. Del curso nunca más se supo. Me enviaron alguna carta. Pasé de todo. Mi tío volvió a preguntarme, "¿cuando haces tu primera película Kufisto?", "pronto, tío", "anda, ve a atender aquella mesa...".

Tiempo después ví la foto del que se cargó al pobre Tomás y Valiente, un tal Bienzobas sino recuerdo mal, tenía cara de gilipollas, de mamón, de estúpido...¡bien me jodistes, hijoputa! ahora que podría tener un par de Oscars y una mansión en Honolulú...otro sueño más al cubo de la basura.


En memoria de Francisco Tomás y Valiente, con mi respeto y admiración.



(Ahora que termino veo que fue un 14 de febrero cuando se lo cargaron. Paradojas de la vida.)

CINCO MIL MILLONES DE AÑOS





Realmente,
la vida es un suspiro.

Pasamos por ella haciendo cosas,
si fuéramos eternos,
no habría nada por hacer,
hacemos porque huímos,
del paso del tiempo,
de la vejez, de la muerte,
lo hacemos para no pensar en ello,
pero sí te paras un momento,
y lo piensas,
ves que realmente,
nada es importante.

Es muy hermoso ver el sol,
cuando amanece.
No lo hace de golpe, ¡pum!, ¡ahí está!,
no...poco a poco,
lentamente,
algún científico loco dirá que va follao,
a un millón de kilómetros por segundo,
que es cosas de la distancia,
y el tiempo,
valiente gilipollas,
no me destripes los secretos,
no te creo,
el sol se mueve a cámara lenta,
eres tú,
quien está acelerado,
nosotros lo vemos aparecer,
como si no se moviera,
mágico,
"mira, ya está un poco más alto",
pero tan lentamente,
que casi no te das cuenta,
y el sol es un chico listo,
hay que hacer las cosas despacio,
como los toreros güenos,
para darte cuenta,
de lo cojonudo que es,
estar vivo.

No puedes evitar,
cuando miras al oeste,
y ves como se va,
como vino,
lentamente,
pensar que a tí te pasará lo mismo,
que te irás,
¿pero reaparacerás a la mañana siguiente?,
él sí, seguro,
aunque el científico loco,
diga que dentro de cinco mil,
millones de años,
ya no habrá más mañanas para el sol.

Cinco mil millones de años...

Cinco mil millones de años...

¿Dónde estaremos dentro de cinco mil millones de años?
¿Dónde estarán nuestros amores,
nuestros odios,
nuestro espíritu?.

Cinco mil millones de años...,
¿se puede ser más gilipollas?

A mí me quedan unos pocos menos,
pero sigo viendo igual de en buena forma,
a la gran bola de fuego:
"Sol de mis amores, ¿tiene razón,
el Strangelove que te quiere enterrar?",
"No le hagas ni puto caso, Kufisto,
¿tú que crees?",
"creo que eres inmortal",
"chico listo. Que no te mareen,
la Vida no son las Matemáticas."

Siento su calorcito bueno,
en mi espalda,
atravesando la ventana,
se va yendo,
despacio,
mientras os escribo esto.

Mañana saldré a su encuentro,
mientras camino por el campo,
todos saldremos a darle los buenos días,
todo bicho viviente asomará su cabeza,
"ya esta ahí. Menos mal",
Pero el científico loco,
ese que sólo lo ve en fotografías,
rodeado de enfermiza limpieza,
y telescopios miopes,
seguirá asegurando,
que te queda un día menos,
es tan tonto que no sabe,
lo que hasta un niño sabe,
que Tú eres el Tiempo.

Caminaré,
de frente a Tí,
sin pensar,
sólo caminar,
oyendo a los pajarillos,
mis pisadas y mi respiración,
Tú no haces preguntas,
no juzgas, no condenas,
no vas chupando pollas,
sales y ya está,
no haces el mono,
ni dices tonterías,
siempre haces lo mismo,
en movimiento,
no hay que pararse,
hay que seguir,
y vivir sin hacer cabriolas,
eso es para los mentirosos,
para quienes quieren engañarte,
joderte, hacerte mal.

Recuerdo a Cori,
sentada en el suelo,
mirándote,
como te ibas,
ella sabía que no le quedaban,
muchas más ocasiones de hacerlo,
y todo lo que quería,
cuando el bicho se la estaba comiendo por dentro,
era mirarte,
cuando se te puede mirar,
cuando te vas,
o cuando vienes,
cuando más lejos estás.

Recuerdo como te miraba,
sentada en el suelo,
con las manos en su barbilla,
yo la veía a veces,
a lo lejos,
no quería molestarla en ese momento,
¿quién soy yo,
al lado del sol?.
Yo te miraba,
sin que tú me vieras,
el sol nos veía a los dos,
y mis lágrimas también querían,
su ración de luz.

Cuando se ponía,
su luz continuaba envolviéndonos,
seguíamos un ratito más,
Cori de mi corazón,
con las manos en la barbilla,
todavía hay luz preciosa,
todavía estás viva,
mañana volverás a verlo,
todavía.

Después te levantabas,
lentamente,
el bicho seguía haciendo su trabajo,
y te ibas para casa,
a pasar la noche,
la maldita noche,
yo me quedaba ahí de pie,
un rato más,
cuando te veía desaparecer a lo lejos,
yo también recogía mis lágrimas,
y me iba de allí,
nada quedaba para mí,
sin el sol y sin tí,
me iba entre las sombras,
caminando, preguntándome lo de siempre,
¿por qué?, ¿por qué a tí?,
es difícil...



El sol ya anda de retirada,
voy a salir un ratillo,
a caminar en la noche,
escuchando música,
porque el silencio de la noche,
hay que combatirlo,
es veneno del malo,
el peor de todos.

viernes, 3 de septiembre de 2010

LA VIDA ES UNA FERIA





"Hallowen en 3D", pintado en negro y sobre un fondo amarillo la atracción ofertaba su espectáculo entre ridículos dibujos de fantasmas, vampiros y monstruos varios. Si fuera idiota me habría acercado al dueño del negocio para avisarle sobre la falta de ortografía:

- "Buenos días señor, sólo era para decirle que tiene mal escrito el letrero; es "Halloween" con doble e."
- "¡Y a tí que coño te importa! ¡Vete a la mierda!"

Y eso en el mejor de los casos, los feriantes no están para bromas; es lo que tiene vivir en fiestas todos las noches, que acabas hasta los cojones. No por nada se han hecho tantas películas de terror en las ferias.

Una noche estábamos en la marisquería de un conocido mío, cogimos la carta y leí "bogabante". No es que yo sea ningún fanático de la corrección, más bien al contrario, pero me repelen las faltas ortográficas, así que cuando el dueño se acercó a saludarnos y comentar la jugada se lo indiqué:

- "Rafa, bogavante es con v la segunda."
- "¿Estás seguro?"
- "Seguro"
- "Bueno, gracias por avisarme."

Estuve yendo por allí durante tres años más. Y bogavante siguió siendo bogabante.

En las ferias los puestos de los negros y su marroquinería están en el culo de las mismas, al final, como para que sólo los tengas que ver si buscas morralla de esa clase, lejos de las luces, del bullicio, de las tómbolas, junto a los garitos de copas y su estruendosa música. Sólo los negros no protestan, supongo que por la cuenta que les trae, no sé cómo coño dormirán. Si lo hacen.

Hace unos días estuve hablando con uno de ellos en mi bar. Pasó a vender la mercancía, cd´s y películas, y como de costumbre no vendió nada, los tiempos son malos para todos. Se acercó a la barra:

- "Qué tá jefe"
- "Bien, chaval, bien...¿y tú?"
- "Má jefe, no se bende nada, no dinero...ja, ja, ja"

Estos chicos siempre están sonriendo, ya puedan estar lo jodidos que estén. El "chaval" en cuestión era una montaña de musculos de metro noventa largo de altura, con unas manazas como dos mías. Pensé: "En cuanto esta gente espabile un poco y se organizen conquistan el mundo". Pero quizá eso no suceda nunca. Buenos chicos, trabajadores, humildes, fuertes...lo tienen todo para triunfar, pero...

- "¿De donde eres?"
- "De Senegá"
- "¿Cómo están las cosas por allí?"
- "Má, jefe, mu má...pero ahora mejó, nuebo presidente, má bueno, está un poco mejó...musha pobresa"
- "Ya...tómate algo"
- "Grasia jefe, un té jefe."

El chaval, no recuerdo el nombre, era musulmán, como la práctica totalidad de sus compatriotas que por aquí malviven. En aquellos días estaba de Ramadán.

- ¿Y no bebéis ni coméis nada durante el día?"
- "Nada jefe."
- "Tiene que ser duro, y más con este calor"
- "Sí, é duro al prinsipio, luego má fásil. É mi religión. Lo mandó el Profeta."
- "¿Tú crees en Dios?"
- "Sí jefe."

En el caso que no vayamos hacia la Religión Única (cosa que me parece imparable), estoy convencido que la religión del futuro será la musulmana; la Cristiandad está muerta, murió cuando se relajó. Una religión tiene que ser fuerte o no será. Y los cristianos ya no saben que hacer para "amoldarse", cuando eso para una Fe es, simplemente, su desaparición. Una Fe tiene que imponerse.

Otra cosa graciosa de las ferias son las casetas de los partidos políticos, casposas a más no poder, como si aún siguiéramos en el 78, un eterno día de la marmota, con sus banderas, sus fotografías, su música...patéticos. Más de una vez los he visto acabar a palos y abrirse botellas en las cabezas a la hora de recoger, cuando ya están todos borrachos o puestos, basta una simple mirada, un lejano comentario para liarse la de Dios es Cristo. Panda de tarados. Viejos amargados, jóvenes abducidos, puretas envidiosos...lo peor de lo peor. Esto es España. Y siempre será así, lo llevamos en la sangre. La mala leche.

Luego están los tenderetes tipo pim, pam, pum. Que si tienes que tirar unos monigotes, colar unos aros, disparar al blanco...lo de siempre. Recuerdo una de tantas noches, iba con mi chica, era a última hora y ya andábamos bastante cargados.

- "¡Quiero ese muñeco!"
- "Venga nena, no me jodas...vámonos a casa..."
- "¡QUIERO ESE MUÑECO!"

El tío del puesto nos miraba...:

- "Dame tres pelotas"

El tema era que había que atizarle a tres chismes para llevarse el puto premio, el cual era mejor cuanto más difícil resultaba. El muñeco que se le había antojado a la nena era el mejor, prácticamente imposible, y más yendo colocao.

Pim, pam, pum...cero.
Pim, pam, pum...cero.

- "¡Déjame a mí, anda!". Ella tampoco tenía la noche.

Cuando me había pulido 50 pavos a base de tirar pelotazos a unas cosas que ya las veía dobles le dije:

- "Oye nena, vámonos de una puta vez, estamos haciendo el gilipollas y esto es imposible."
- "¡Yo no me voy sin nada!"

Hablé con la bestia que nos alquilaba sus pelotas a cambio de mi dinero.

- "Oye amigo, véndeme un puto muñeco, el que sea, sino esta tía no me deja ir."

Sacó una especie de elefante azul con una gran trompa. Bastante grande. Lo miré.

- "¿Cuanto?"
- "60 euros"
- "Venga tío, no me jodas...¿me va a costar 20.000 pelas el puto pim, pam, pum?...déjamelo en 30, ¡si es una mierda!"
- "60 euros"
- "Ahhh...¡qué boniiiito!"...gritó abrazándolo. La trompa le colgaba por la espalda.
- "¿60 euros? ¿no me lo dejas en 50 aunque sea?"
- "60 euros".

Pagué 60 euros. Unos días después pasé por la casa de mi "amol". El puto elefante yacía en un rincón, triste y solitario, flácido.

¿Y qué decir de los puestos de comida basura, pollerías, churros, gofres y demás "delicattesen"?.
Ni loco como ahí. Ni borracho. Estoy seguro que hay pollos que llevan más tiempo dando vueltas en el fuego que vida disfrutaron. Los perritos calientes, hasta arriba de salsas a cual más fuerte y picante para ocultar que más que perritos son sus abuelos, hamburguesas de carne picada, ¿picada de qué, Dios mío, de qué?, y decimos de los chinos, churracos grasientos con chocolate que parece alquitrán...Un colega mío tenía una táctica:

- "Mira Kufisto, yo cuando me pongo pedo pillo un perrito de esos, me lo llevo a casa y cuando me despierto le pego un bocao...tardo 0'2 en ir al water a potar."
- "¡Joder! ¿Y por qué haces eso?"
- "Es que hace tiempo que no me sale potar, aunque me meta los dedos hasta la campanilla, no sé por qué, pero es pegarle un bocao a la mierda esa y echar hasta la primera papilla. Te quedas nuevo...una duchita y fuera."

Los puestos de turrones más duros que las piedras, bajocuerda de los dentistas; la máquina del puñetazo, lugar de reunión para el debate de la chiquillería, los fanfarrones y los borrachos, "pegas más flojo que el pedo un marica", "repítelo si te atreves", "maricón", la de sangre que tiene que haber corrido en las cercanías de la máquina, yo creo que tiene que haberse convertido en vampiro, por muy fuerte que le pegues nunca es suficiente, como si la jodida máquina se dijera, "eso es, ahora ese le dirá maricón y ya la tenemos líada...narices reventadas... sangre, SANGRE, ¡¡¡SAAAANGREEEE!!!"; las tómbolas con sus charlatanes: "tengo un perrito piloto...la muñeca chochona...¡estoy que lo tiro!...¡VAMOS A EMPEZAR! ¡COMPREN SUS ÚLTIMOS BOLETOS!", y todo para llevarte una puta maceta, una loganiza, un jamón salao o una tele defectuosa; los puestos de camisetas, normalmente jevis, negras, feas, o del Ché, o la hoja de marihuana, o la CCCP; las atracciones, el trenillo con la bruja resacosa vengandose a escobazos de su miserable vida en las cabezas de los niños sobrealimentados, los coches de choque, terreno macarra desde que el mundo es mundo y ritual iniciático en el consumo de hachís, la noria, recuerdo una vez, se quedó parada y nosotros 4 en todo lo alto, "hazte uno", estuvimos una hora ahí arriba, nos fumamos mil, casi vimos a la Virgen en mitad de la noche, las pelotas metálicas de nuevo cuño, que te disparan y sales a mil por hora (no os pongáis a tiro, bueno, da igual, las potas pueden ir en cualquier dirección)...en fin...