i

i

domingo, 2 de septiembre de 2012

LA PESCADILLA ACABARÁ COMIÉNDOSE LA CABEZA




Leí en el "País" que la dulce Neus dice que morirá con las botas puestas, no hacía falta nada más que eso y  ver una amable fotografía suya que acompaña al artículo para saber lo que venía a continuación, estos chicos de la prensa siempre lo han hecho muy bien, bien para sus amos, se entiende, y me pregunté como será posible que esta mujer aún no tenga una calle a su nombre, o un parque infantil, o un polideportivo municipal, aunque quizá sí y yo no me he enterado, que todo puede ser, y es que en estos tiempos tan raros como el final de "Dogs" no lo es tanto que alguien como ella sea entrevistada tal que si fuera una de esas que cuenta su penúltimo divorcio en el Hola, entre fotos-anzuelo y preguntas de periódico de colegio. Y es que el periodismo de hoy, como el de siempre, no busca la noticia: la hace. Que para eso están.

En la calle los chicos y chicas regresaban a las casas de sus padres como está mandao cuando el sol de septiembre ya llevaba un rato cortándoles el rollo, en plan poli de guardería más que cualquier otra cosa, estoy convencido de que lo taparían si pudieran, como el señor Burns en aquel memorable episodio. Y al verlos pensé que no echaba nada de menos los tiempos en que uno cree que su mejor amiga es la noche y su oscuridad tanto como pestoso enemigo el sol y su claridad, que Peter Pan jamás hubiera encontrado a Campanilla a las doce del mediodía. El puto sol no está más que en las gilipolleces: es peor que los moñas. Como esos que están recogiendo la mierda que hemos dejado. Los chicos y chicas de nuestras ciudades son como el ejército de Pericles sin saberlo. El problema es que nadie sabe cual es la parte buena de su legado. Bueno, sí, la conocen quienes lo permiten. A veces pienso que para ser político primero has de haber sido domador de leones. Drogados, of course, que cualquiera mete la cabeza en uno que no lo esté. Nuestra alegre juventud lleva demasiado tiempo haciendo lo que quieren los malos viejos, ¡pero cualquiera les dice que están equivocados!. ¿A quién beneficia una juventud enfermiza? si no sabes la respuesta es que ves demasiada televisión.

Y por hoy ya está bien, que es domingo y tengo hambre, y sueño, y también tengo que trabajar esta tarde, que para algo soy un moña más.

Alguien tiene que hacerlo para que los malos sigan recaudando y paguen a los basureros que recogen la salud de nuestros hijos.

Una risa para acabar, que también nosotros podemos hacerlo:




4 comentarios:

  1. La gente joven hace lo que siempre ha hecho la gente joven, intentar divertirse
    Lo malo es que las diversiones de ahora SON PELIGROSAS para ellos y para los demas.
    Las drogas, la falta de respeto así mismos y a su entorno pasara, ya esta pasando, factura
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente joven nunca decepciona: siempre es peor de lo que esperabas.

      Escuchando "Us and Them"

      Eliminar
  2. La juventud... complicado. Tampoco es que la "viejitud" marche. Que paren el mundo que yo me bajo, que diria alguno. Yo no entiendo na de na sobre na.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me tendrán que bajar, todavía pienso en dar mucho por el culo.

      Hay demasiados hijosputas como para encima dejarles toda la tarta sin que tengan que mancharse.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.