i

i

jueves, 3 de enero de 2013

ESTRELLAS ESTRELLADAS




Salí por salir, por no dormirme. La botella vacía de vino me incitaba a irme a la cama con la promesa, casi juramento, de no tardar ni 0´2 en quedarme tan frito como un torrezno, pero era demasiado temprano, apenas las once, y eso suponía estar despierto a las cinco, todo lo más, y sigue amaneciendo muy tarde a pesar de que el sol ya esté de regreso, la otra mañana me dieron las ocho y cuarto hasta que se empezó a ver algo de luz que no fuera eléctrica, deprimente, cosas de la niebla y del reciente invierno, hace tiempo que no veo el sol, puede que dos semanas, estas dos semanas de locos...siempre llega la niebla con la Navidad. Como si el sol se tapara la boca. O como si estuviera fumándose un puro.

Salí, digo, y me encontré de sopetón con el camión de la basura, y ahora recuerdo que mientras estaba preparándome me dije de tirar la mía, más que nada por los huevos, los caducados de dos semanas, que ayer compré nuevos, y a veces uno no se levanta como para mirar la fecha de caducidad en sus cáscaras, y puede que las rompas, te hagas un par de ellos con patatas y te entre una cagalera de morirte, aunque tu estómago sea de acero como es mi caso, pero resulta curioso que ni me haya acordado de ellos apenas dos minutos después de tomar la decisión, otra vez, que ya van tres o cuatro y siempre se me olvida, cosas del vino, supongo, más aún de tenerlos todavía en el frigorífico...si los viera fuera, en la encimera, haría tiempo que estarían criando lo que críen los huevos muertos, pero los tengo ahí, criogenizados, con los alimentos vivos, ¡y será que no los veo todos los días!. Será que soy un sentimental.

Me quedé mirando el camión, es uno de esos automatizados, ni dios se bajo de él, salían como dos brazos metálicos, agarraban el contenedor, lo elevaban y la gravedad hacía el resto sobre el estómago de la máquina, era como si estuviera comiendo, igual...después lo bajaba con cuidado, entre dos coches, y entonces vi en el retrovisor a su cerebro en forma de hombre, y estoy seguro que él también me vio, y pensé que quizá pensara que yo era el dueño de uno de esos coches, pero no, simplemente era un admirador, pero  en ocasiones es mejor no decir nada, casi siempre, no sea que te tomen por el envés, todavía más cuando están recogiendo mierda, pero si el amor está en el aire también lo está la inspiración, y en días como los que  nos toca vivir...cuanto más fuerte, mejor. España no está ciega, ni loca, está como se llame cuando pierdes el sentido del olfato.

Tomé un camino diferente al habitual, cosa del vino, supongo, y agarré una de las principales arterias de nuestro pueblo, aunque más que agarrarla me metí dentro, sin hacer más ruido que el de mis pasos y la música en mis orejas. Me puse el gorro, me subí la braga, metí las manos en los bolsillos y miré las multicolores luces navideñas...bueno, multicolores...los colores son siete, ¿no?, y ahí no estaban todos...pero es ver más de tres y parecen mil.

En cuanto pude tiré hacia una vena, una venilla oscura que muere en otra arteria, pero esas no eran sus horas, esas son horas de...no sé...de como yo cuando pasen los Reyes y llegue el Mont Ventoux a nuestro bar. Entiendo a Jesucristo.

Tan así ha sido la cosa que un manco doble hubiera podido contar con los dedos de sus muñones la gente con la que me he cruzado, y eso es bueno, muy bueno, porque no hay nada peor como ver a alguien que se acerca, sobre todo en una noche como esta, será el vino, creo, pero la música también es buena, y el cielo está tan estrellado como pueda estarlo, y mira allí, la Osa Mayor, tus Pirámides en el cielo, ¿ves como está un poco torcida la tercera?...¿pero cual es la tercera?...¿cual es la primera?...solo está claro la segunda.

Fíjate en esa, un poco más adelante, ¿o será atrás?, la que refulge, la que tanto brilla...es la más brillante, es la que ves más brillante, parece bailar, parece como si estuviera dibujando una cruz, una cruz más horizontal que vertical...mira como se mueve su luz, ¡parece viva!...dicen que cuando ves la luz de una estrella puede que ya esté muerta...ves el cementerio, su blanca tapia y sus cipreses negros, y recuerdas a tu abuela María, a la última que se ha ido, y también recuerdas aquello, lo de 2001, eso de que todos somos estrellas, que nos transformamos en estrellas cuando morimos...pero esa estrella estaba allí antes de que ella muriera, supongo, cosas del vino de los dioses...¿pero no puede ser que ella, todavía invisible para mi, le haya mandado un haz de luz a esta diciéndole mira, ese es mi nieto...brilla para que él te vea y se acuerde de mi...?

Se acaba la arteria, las estrellas no son tan grandes como dicen, no hay más que doblar la esquina para perderlas de vista...y si regreso sobre mis pasos ya no las veo igual, ya no es lo mismo, ya son otras...tú cambias y ellas no.

No son tan grandes las estrellas, no...ni el sol.

Vuelvo a casa, vuelvo para escribir, pero veo un bar abierto, aquel bar de aquella triste Nochebuena, y me echo mano al bolsillo y no saco ni para una caña, siempre me pasa lo mismo, y vuelvo a recordar aquel consejo de padre "no salgas sin dinero...aunque vayas a nadar"

Y de repente me doy cuenta que estoy haciendo el mismo camino de hace unos años, así terminaba aquellos paseos, por estas calles, y apenas quedan cinco minutos para terminarlo cuando vuelvo a encontrarme con el mismo camión de la basura, y me sorprendo, y veo que él también se sorprende, que los ojos no necesitan cámaras lentas, eso es para cuando estás explotando neutrones en Suiza, pero aquí nadie gasta de eso, aquí es como la bola del pin-ball.

Dos minutos y entra esa canción...pero hay un coche que para y me hace una seña, "¿será un amigo?"...no, no lo conozco, me pregunta por un sitio, me pregunta por una mierda, lleva una rubia a su lado, dientona, hormigueros los dos, eso se ve, se ve a la legua...se ve a años luz.

No les miento y se van, como la canción, es tan corta...pero solo hay que darle con el dedo a la pantalla para que vuelva a empezar.

Y termina cuando meto la llave en la primera cerradura.

Y ahora os escribiré todo eso.

Otra vez.


1. The Rain Song
2. Sister Morphine
3. Bach BWV 1007
4. Love in Vain
5. Wild Horses
6. Bron-Yr-Aur


17 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. "The Rain Song" es una balada de amor, de 7 minutos y 23 segundos de duración, del quinto disco de la banda inglesa Led Zeppelin, HOUSES OF THE HOLY, editado en 1973. Según Robert Plant, ésta es su mejor interpretación vocal. La misma presenta un efecto de orquesta logrado con melotrón por John Paul Jones. En principios, el nombre de esta pista fue 'Slush' (Aguanieve), en referencia a su melodiosa presentación de falsa orquesta.

    ResponderEliminar
  3. Wild Horses es una canción de los Rolling Stones de su álbum de 1971 Sticky Fingers, escrita por Mick Jagger y Keith Richards. Rolling Stone la colocó en la posición 334 en su Lista de Rolling Stone de las 500 canciones más grandes de la historia del año 2004.

    ResponderEliminar
  4. «Bron-Y-Aur-Stomp» es una canción de la banda inglesa de hard rock Led Zeppelin, que aparece como la novena canción del álbum Led Zeppelin III, publicado en 1970. Asimismo, fue publicado como sencillo en Italia y Holanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es "Bron-Yr-Aur", no "Bron-Yr-Aur Stomp", que también es muy buena, pero prefiero aquella.

      Eliminar
  5. Te estás equivocando amigo, esa estrella tan grande y brillante es Venus, un planeta, si en lugar de salir tan de oscuro a dar paseitos, te dedicaras a estudiar un poquito, no cometerías esos errores de apreciación tan gordos. Y no te olvides quie somos animales de costumbre, que casi siempre hacemos lo mismo, escuchamos lo mismo y decimos casi lo mismo. Por eso siempre estás esperando esa canción, para escucharla otra vez y otra.....

    Me cago en mi puta.............

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...vida

      ¿Venus? ¡Venus! ¡Ya era hora de que nos viéramos, coño!

      Es curioso...

      Eliminar
    2. Que estará pasando por esa cabecita.¿Que habré despertado en ese cerebro de repente? Qui lo sá....

      Eliminar
  6. Yo si estuviera en tus zapatos me metia alguna pastilla que me durmiera por las noches
    De lo contrario la vision del camion de la basura puede ser premonitoria
    La falta de descanso no es nada buena
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi que es peor dormir con pastillas que dormir poco sin ellas, pero duermo bien, aunque sí es verdad que necesito desconectar por un tiempo. Mejor cuanto más largo

      Eliminar
    2. No demasiado EH
      Que la catalepsia no ayuda

      Eliminar
  7. Este año sera mejor, kufisto, dormiras mejor, seras mas feliz. Y si no, siempre puedes pensar que lo sera el siguiente.

    Y si, tiene razon Paco. Es Venus. Mi suegra siempre discutia conmigo sobre ello. A veces creo que le han dejado verla ahora que noe sta con nosotros.
    Un abrazo

    Te dejo un comentario sobre la guerra del Madrid. Que no pille al Barça confiado.
    http://unblogmuycule.blogspot.com.es/2013/01/la-paz-empieza-nunca.html

    ResponderEliminar
  8. Venus. Una estrella.
    La cuestión es mirar al cielo.

    Yo lo hago casi todas las noches. Cambié el rincón del patio de luces por el terrado solo por eso. Bueno, y porqué cuando fumo me gusta hacerlo a oscuras y en silencio. Escuchando mis pensamientos. Aunque haga frío.

    Y porque así tengo sueño, y me ahorro una pastilla. Aunque luego me torturen las pesadillas.

    Mirar al cielo. A las estrellas, o a los planetas, o a los satélites…ir más allá. Trascender un poco. Que suena repipi, pero en realidad es lo que más me gusta.

    No me pongo música. Eso lo hago algunas mañanas, cuando necesito aislarme, o un mimo, o gritar…

    De las que has puesto, mi favorita es Wild Horses.

    El otro día en el metro un músico la tocaba tan bien que tuve que acelerar para no llorarle ahí mismo!!!

    :-)))

    Sigue mirando al cielo y a las estrellas. Aunque sean destellos de algo que se apagó hace tiempo.

    Besos Kufis!!!

    R

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes? anoche, mientras paseaba, pensé lo cojonudo que sería mirarlas sin tener que darte explicaciones, o peor aún, darlas. Pero un tío solo mirando el cielo de una noche de enero es más sospechoso que Urdangarín. Y ya no estoy pá eso.

      Wild Horses es la mejor canción...de los Stones. Que ya es bastante.

      Un besazo, preciosa.

      Eliminar
  9. Ha estado bien la entrada...

    Te dejo un gran tema que acabo de recordar de los grandiosos Badfinger:

    http://www.youtube.com/watch?v=4UvqPC6wgR8

    ¡un abrazo!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.