i

i

lunes, 14 de enero de 2013

CON LOS ANORMALES




Desperté como si hubiera estado podando cepas en lugar de durmiendo, tan cansado que pensé en volverme a la cama mientras echaba la primera meada del día, "la que hay que beber" que decía un colgao con sonrisa de colgao y cosas de colgao que salía en la tele como "experto en salud natural" Todavía está amarilla, que la del sábado no fue ni medio normal, y casi seguro que hubiera cogido el punto con solo darle un sorbo. Pero no, del colgao me acuerdo ahora, no entonces, y de haber sido así...tampoco le hubiera hecho caso. Y no porque me dé asco, seguro que he bebido cosas peores, puede que ni hace 48 horas...y aquí sigo.

Ni la propia mierda huele mal a nuestras narices.

Pero fue que subí la persiana y vi el sol, "me convendría un paseíto", y en fin, hoy no tengo nada que hacer, hoy no tengo que trabajar y podría haber pasado el día entero en la cama, a oscuras, pero esto hubiera estado bien ayer, y ya se fue, y hoy lo mejor es ir volviendo a la normalidad, o a lo que signifique eso para mi...Tengo un amigo, algo más joven que yo, que la otra tarde nos comentó una peripecia que nos hizo mucha gracia, por lo menos a mi, y era que se dejó convencer para ir a un sitio al que nunca va, y que estando allí, "que solo había gente normal", tardó 0´2 en ponerse malo, tanto que se marchó enseguida a seguir con lo suyo y con los suyos, y lo contaba con tantos gestos, tan nerviosamente, tan acelerado, tan de verdad, que me reí con ganas, como pocas veces. "¿Qué hago yo aquí si tós son normales?" Desde luego...endeluego, tron.

Anoche visité el vídeo-blog de Carmen Lomana mientras oía un concierto de Camilo Sesto por Youtube,. Aquella hablaba sentada en un sillón, "en mi sillón favorito" decía divertida, y era que contestaba preguntas que le enviaba la gente, cosas como si es correcto llegar temprano a una cita, qué medias llevar a un cocktail nocturno, la conveniencia o no del calzado blanco, las joyas en los hombres, y en ese plan. Yo me la follaría.

A Camilo llegué por eso del asalto en su casa, no consigo recordar como lo hice con Carmen...Es de Alcoy, alcoyanero, los de la moral, que lo miré en la Wiki, "artista irrepetible", "millones de discos vendidos en TODO el mundo", "mejor artista español en Sudamérica"...la moto. O la burra. Puse un concierto que dio allí, en Colombia, creo, le dieron un par de pájaros de plata y oro, creo que eran gaviotas, no sé, hablaba un panchito y la verdad es que me cansa escucharlos, como que prefiero oír cualquier otro idioma menos el nuestro en sus bocas...Una multitud de mujeres aclamaban a la momia de Alcoy, la cosa ya andaba por el 2004, "amor...amooorrrrr...amooRRRRR...¡¡AMOOOOOORRRR!!" y tal, con ese bocón, sudando como un cerdo, me fijé en que siempre utilizaba el género neutro, no podías saber si se refería a un tío o a una tía, y creí recordar que este también tenía fama de maricón, de gay, de homosexual, Jodie Forster ha salido hoy del armario. Qué pesadez de amor, copón, qué pesadez de siempre la misma historia...

Terminó cuando ya hacía bastante rato que yo andaba tirado en el sofá, en modo noestoydentrodemicuerpo, mirando las biografías de otras viejas glorias patrias: Julio Iglesias, Rocío Jurado, Camarón, Raphael...todos tan grandes como la Luna, todos tan grandes o más que Camilo, o que el anterior, todos...todos...

Así me dormí, luchando para no hacerlo, que esas noches son así: o el sueño te gana por KO, o tú le ganas a él. A veces es mejor perder.

El no estar en tus cabales, el no tener ajustados los niveles, hace que veas lo de siempre con otros ojos, que tengas la fugaz sensación de haber comprendido algo, pero como la cosa casi siempre es más por defecto que por exceso se te va entre los circuitos del cerebro, si no estuviera tan agujereao...Iba caminando sobre la tierra húmeda, sintiéndola, escuchando una maravillosa sinfonía para piano de Mozart, mirando cerca del sol, cuando me ha asaltado una gran idea, una de las buenas, y viendo que se me iba he parado mi camino, como si así, sin moverme, no se asustara por ir a caer en alguien como yo, y se dejara acariciar, o al menos sentir, como si fuera un espantapájaros, uno de esos que no asustan ni al mayor de los caraflanes...no ha habido manera.

He visto bajar del cerro a dos con un perro suelto y todo lo demás se ha ido a la porra. Con todo lo grande que es Mozart pero no lo suficiente para ignorar a un perro.

- "¡Podías atar al puto perro!" le he gritado al él de la pareja, uno que encima llevaba un buen palo. Y ha empezado como a vocear, haciendo gestos con los brazos, todavía estábamos lejos, me he quitado los auriculares, "¿qué coño dice este hijoputa?"

- "...cagondios que te voy a atar a ti..." y tal y tal

Y al acercarnos para pegarnos, al vernos las caras, nos hemos reconocido: un viejo, viejísimo amigo que hará quince años que no veía.

- "¡¡¡ELÍAS!!! ME CAGO EN LA PUTA..."
- "¡¡¡KUFISTO!!! JODEERRR..."

Nos hemos abrazado, nos hemos pedido disculpas y nos hemos preguntado por como nos va la vida.

Elías...este era otro que no podía estar con los normales.

Recuerdo un viaje a Madrid, no sé a cuento de qué, él iba con su ex-mujer y yo con mi hermano, no tendríamos ni veinte años, recuerdo bajarnos del tren en Atocha y casi caerme al suelo cuando aspiré el viciado aire de la capital de esta cosa. Nos fumamos unos cuantos a la salida de la estación, para hacer cuerpo, había un sex-shop en la calle de Atocha, "¿pasamos?" y nos metimos en las cabinas, una rubia desnuda se tocaba sobre un plato giratorio rodeada por ventanillas que se abrían o cerraban según las monedas que echaras, era como en esos restaurantes japoneses que he visto después, esos donde van saliendo platos por una cinta sin fin, primero fue la carne y después la comida, que el Verbo vino cuando nadie lo podía grabar con el móvil. También recuerdo que luego vimos a Ramoncín con su hija, es un puto enano, le dijimos algo y pasó de nosotros, ya por entonces no caía bien más que a su madre, si la conoció.

Está en el paro, hizo las Navidades como pinche en un novísimo bar-restaurante de éxito, "ni pidas a quien pidió, ni sirvas a quien sirvió, Kufis..."

La Idea, el perro, la paliza que viene y el abrazo que te llevas.

Y bien pensado...¡menos mal! menudo era Elías...

Esto no lo entiende ni Black and Decker.



16 comentarios:

  1. Una sensación de solo-sé-que-no-se-nada. De nada.
    No entender nada.
    Ni ganas tampoco.
    Días raros. Anormales.
    O un día tan asquerosanente normal como cualquier otro.
    A saber…

    Y a seguir Kufis. A seguir por Mozart o el Sol o el lucero del alba.

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me va a hacer larga la tarde, querida. Y la noche...espero que me dé una tregua. Sin trampas.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Madre mía, Kufisto, no puede ser, la boca burra esa y el Camilo juntos, sin anestesia ni nada. No me lo puedo de creer, por Dios, me estoy poniendo malo, ayyyyyyyyy..... me cago en mi putisima vida. Y cuida ese carácter agresivo, que un día te van a dar de hostias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagina como tenía que estar para caer ahí, amigo...

      Soy más bueno que el pan recién hecho, pero los perros sueltos...me sacan la bestia que aún llevo dentro.

      Eliminar
  3. Un poco mas y tenemos lesion, aunque el Elias tampoco se hubiera ido de rositas.
    Camilo Sesto, que rcuerdos, aquellos guateques, Algo de mi se va muriendo y el Jesucristo superstar. con aquella Maria Magdalena que era como un pecado.
    Que jovenes eramos, verdad Paco?

    Bueno. Kufisto, te dejo el hilo nuevo. Espero lo de siempre, si quieres. Un abrazo
    http://unblogmuycule.blogspot.com.es/2013/01/me-queda-la-patrana.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando Sesto estaba en tó lo suyo yo todavía creía en los Reyes Magos, y después...me quedo con Iglesias, Julio. Sin duda.

      Voy p´allá.

      Eliminar
  4. A mi tambien me han salido perros sueltos y que poca gracia. El celebre "si no hace nada". Dan ganas de decir, "esta garrota de madera de roble con nudos tampoco hace nada, acercate para comprobarlo".

    Nunca he entendido porque si para el estado somos tan imbeciles o violentos que no podemos llevar un taser o una navaja, en cambio nos deja llevar un perrazo capaz de arrancar a alguien un dedo o una mano de un mordisco.

    Cada noticia en la que sale un niño mutilado o masacrado por un perro, me acuerdo de esto: "no hace nada".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un perro suelto (un perro, no una de esas cosas ridículas que algunas hasta llevan en brazos) es como un cocainómano suelto: nunca sabes por donde va a saltar.

      Ni los unos ni los otros. Lejos de mi.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias, tronko. Ya sabes que el respeto es mutuo.

      Eliminar
  6. Yo tuve perro, de un tamaño medio tirando a pequeño y jamás lo solté, siempre con la correa. Cuando lo paseaba, la mayoría llevaba los suyos sueltos y me tocaba mucho los webs verlos dar vueltas sobre mi perro y yo, y muchos no es que fueran chihuahuas precisamente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Kufisto, te ponen cachondo los toros torturados, humillados y asesinados?

    ResponderEliminar
  8. Para mí el Julito también es de los "anormales". A decir verdad, no conozco a mucha gente que no pertenezca ese "club".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tienes razón...quitando a Mayor Oreja no puedo pensar en nadie más.

      Un saludo.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.