i

i

martes, 8 de enero de 2013

K.467




¡Vaya hombre! Ahora tendría que ser yo el que llegara y les dijera "¿qué os pasa que estáis tan serios?", como ellos cuando están de fiesta y me piden sus cubatas entre grandes risas, quizá piensen que trabajar en un bar es divertido, a fin de cuentas estás rodeado de alcohol y te hablan las tías buenas, incluso las hay que te sonríen, claro que solo se trata de pedirte una copa o que le pongas una patética canción, así que...¿por qué esa cara?

¡Coño! pues porque estoy trabajando, que esto no es un circo ni yo un payaso, y tú hoy te chispas y mañana te rascas las pelotas o el coño en tu camita, y yo no, y puede que ande de resaca, resacas que tú no conoces porque solo merecen tal nombre cuando tienes que sacarla de paseo mientras trabajas, que los ilustres académicos no se enteran de una mierda...Resaca: efecto nocivo para la salud debido al consumo excesivo de alcohol la noche anterior. Aplíquese solamente a los desgraciados que deban sobrellevarla mientras trabajan; si no llámese Nocillón, ver página 349.

Pero hoy soy yo el que está de fiesta, es decir, el que no tiene que trabajar. Un día, uno solo, no como la mayoría de ellos y sus blancas Navidades, sin dar un palo al aire, "¡a beber y a follar, que el mundo se va a acabar! y si no...¡¡¡TAMBIÉN!!!"

Y que trabaje Kufisto. Y cuando cierre nos vamos de manifestación. Y cuando vuelva le lloramos con lo mal que está todo y lo hijosputas que son todos.

Estoy de buen rollo desde que desperté, todavía era de noche, apenas las seis y media, ya llegara mayo, ya...Es lo que tiene para un camarero superar estas fiestas que hace tiempo carecen de sentido, que solo con eso se da por contento, sin más novedad, sigues entero, con algo de dinero y no ha pasado nada, que es lo mejor que puede pasar si te ganas la vida atontando al personal. Laus Deo.

Laus, laus...y relaus.

El joven banquero al que viste bizco ahora camina cabizbajo hacia su jaula, intentando hacerse el despistado cuando te lo cruzas, "¡BUENOS DÍAS!" le sueltas con una gran sonrisa mientras escuchas a toda hostia una maravillosa sonata mozartiana para piano, cortesía de Radio Clásica, esa isla llenita de cocos frescos y jugosos; el oso hormiguero que hace tres noches no podía dejar quieta su mandíbula ni con chicles de silicona ahora arrastra su larga trompa hasta casi rozarla con el helado suelo, el moco colgando, deberías aspirar fuerte, oso, seguro que todavía queda algo de tema, le echo la mano al paso y me devuelve una cosa tan blandona que da asco; pero espera, ¡mira al farmaceútico!, ¿pues no es este el notas que tuvo que pedir ayuda para que un amigo suyo me hablara en español?, ¡jodeeerrrr!; ¡pero aún hay más! ¿ves a aquella reponedora? se parece mucho a esa que le dijo a uno de tus colegas eso tan socorrido de una raya por una mamada, madre de Dios como está el mundo...

No es que buscara venganza, es que me los he ido encontrando, es que tenía que ir a unos cuantos sitios, que en caso contrario...ni de coña.

Tan bien estaba, tan bien me sentía, que no se me ha borrado la sonrisa ni al pedirle información a otra reponedora, una chica gordita pero vulgar, sobre la localización de las escobillas para el baño, de las de limpiar los restos de las cagadas, vamos, que ya la tengo que me da angustia hasta a mi, y lo he hecho como si le preguntara por los pimientos de Padrón, y ved que esa es una cosa como para pedirla no sé...¿como la viagra? "nascobilla", ¿qué?, "nascobilla...páelbaño?", "¿perdón?, "¡¡¡COÑO, UN CHISME DE ESOS PÁ LIMPIAR LA MIERDA, JODER!!!"

Sigo bien, muy bien, mientras escribo esto con la ayuda de san Tabaco y san Vino Tinto, esos grandes amigos a los que solo les falla uno mismo. Me rulo otro, me echo más y lo remato.

Bien, vamos a enterrar a esa...cosa.

Hace algún tiempo, no mucho que si no ya lo hubiera olvidado, vi un documental científico, de esos que te muestran cosas absurdas para probar la validez de la teoría, y era que si ponías un plato apetitoso delante de algún capullo y en el último momento pusieras sobre la comida una escobilla de esas recién extraída de su envase como que se te quitaban las ganas, asociación de ideas o no sé qué. Putos científicos.

Hoy como en casa de madre, "¿judías o lentejas, Kufisto?" me llamó ayer, "lo que quieras" Y bien sabe Dios que no me estampará una quitamierdas sin utilizar sobre las legumbres, que la comida es una cosa muy seria para quienes han vivido toda su vida en la Tierra, y no en las nubes con olor a camomila.

¿Después? he pillado en la Biblioteca el Amor y Pedagogía, disfruté mucho el día de Año Nuevo releyendo Niebla...¡ahhh, y como cambian las lecturas con el paso de los años! Un buen puro, quizá un paseo, más vino, puede que un número de teléfono y...la vida es tan hermosa que no sabe de calendarios.

Ya vendrá mañana, ya...con los plúmbeos lamentos de sus innumerables llorones.

Pero todavía es hoy, todavía queda hoy...

No hay nada como hoy cuando la memoria duerme y el futuro pinta menos que Camilo Sesto.

Deo-Amadeus gratias




6 comentarios:

  1. Pues eso, disfruta cabroncete y haz todo lo que te salga de los mismos.Yo, me alegro, y además me acuerdo de que mañana tienes que estar como un pringao, riendo las gracias de los que vayan a verte y hasta me pongo triste. Supongo que jugarás a alguna loteria o algo de eso. Como dice el dicho, la esperanza es lo último que se pierde. O como se dice hoy en día: hay gente que está peor. Pos vale, me cago en la puta.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...vida

      jajaja, como me conoces...¡le tiro a tó! pero cada vez menos. Es mi única posibilidad.

      A tó lo que sea del Estado, que uno es manchego y la desconfianza gusta de nuestra tierra, pero con la juda del -20 % que acaba de entrar en vigor ya solo le voy a pegar a la Bonoloto, a la Primitiva y al Euromillón.

      Y veremos cuando cumpla los 40, que tengo de por medio una promessa...

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Y encima con lo joven que eres, el aguante es superior, hasta hace unos días no sabia yo que eras tan pequeño. Así que cuídate que los excesos se pagan, y no sabes bien como.

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho esta entrada, kufs.

    Lo de "una raya por una mamada", no veas si quiere barata la raya la tía, jaja.

    Lo del documental "científico" me ha recordado mucho a los historiadores académicos. Pa' cagarse, nunca mejor dicho. Que no se les ocurra hacerme la "prueba".

    Por cierto, yo habría elegido lentejas, y de largo además.

    Te dejo uno de Aerosmith, que estos días ando con ellos:

    http://m.youtube.com/watch?v=O9_-VpIVGnc

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lentejas comí, amigo, las judías son para mañana. Recuerda que todo esto empezó por unos gases.

      Un saludo desde la distancia, que hay días que es mejor así.

      Eliminar
  3. Yo tambien pensaba como Paco que estabas mas cercano a los 50 que a los 40. Me alegra saber que eres un chaval(lo que hace ser mayor y ver las cosas con otos ojos).

    He pasado, de rebote, por tu articulo de hace dos o tres dias, el del perro. Y he dejado un mensaje para menuda, que alli no creo que lo lea pero, en plan Quintus(que tiempos) lo repito aqui.

    Yo tambien hubiera pedido lentejas, y mas si son de madre.

    Menuda, yo no te conozco de nada, pero me ha emocionado lo que cuentas. a kufisto le encanta que pases, pero, si me dejas estar en el segundo plano, a mi tambien me va a encantar leerte desde ahora.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.