i

i

jueves, 4 de julio de 2013

NO SON LAS UVAS, ES TU ESTÓMAGO




Lo malo de pedir un favor que te importa una mierda es que pueden hacértelo.

Salió por una tontería, el día anterior había leído algo sobre Utopía, una serie conspiranoica que dicen está muy bien, y como soy de los que están convencidos que ganan los malos (y de largo) no se me ocurrió otra cosa que comentárselo a un cliente, uno que está a la última de lo último, es decir, en mis antípodas:

- "¡Ah, sí...! Estoy descargando la primera temporada. Si quieres te la grabo"
- "Ehhhh...vale..."

No veo la tele, no veo películas, no veo series y no veo nada que salga en las revistas, tampoco lo que no sale, bastante tengo con lo mío, quisir...no me interesa nada de lo que interesa.

Claro que no voy con la bandera por la calle, y menos en el bar. Si tengo que oír la magnificencia de tal película la oigo, "¿no la has visto?", "no", "pues está de puta madre" Ya, seguro, pero llevo veinte años sin pisar un cine, desde el Drácula de Coppola (glorioso colocón con hach melillense del colega que allí andaba haciendo la mili), aunque creo que vi una hace cinco o seis años, sí...una de un exorcismo, una mierda, sí...la vi con mi hermano...hace tiempo que no le veo...Sí.

Una de las múltiples servidumbres del oficio es que la mano izquierda adquiere el tamaño de una luna de Saturno, en el supuesto que las tenga, que no estoy tan seguro como con Júpiter, pero para el caso va mejor aquel aunque sea más pequeño, cosas del cuadro de Goya. Así me siento yo a veces.

Podría haberlo dicho que no, que no era necesario, que lo decía por decir algo, pá darle carrete y tal, estoy en la onda y cual, pero eso hubiera sido tranchette sobre jamón ibérico, bastante catalogao estoy como para que me pongan en el cuadro de honor, y como dijo aquel capullo "no es eso...no es eso...", al menos todavía que tengo que estar con ellos, y en fin...que mudo uno está tan guapo como María Martillo en su confirmación.

- "Toma, Kufisto, la primera temporada entera. Te he grabao un par de pelis para completar...de la mafia, como no sé lo que gusta....En una sale Brad Pitt (¡¡¡YYYYAAARRRGHHHH!!!) y la otra es..."

Jódete.

"Bueno...tendré que verla, ¿no?...Seguro que me preguntará por ella, aunque podría mirarlo en la Red, como la descubrí...eso del gordo del principio, un asesinato tan sorpresivo que te deja sin aliento...Ay, madre, que voy a tener que verla..."

Me bastó con la secuencia de inicio para dar fe de que aquello no valía una cebolla de matanza.

Después salió una muchacha blanca hablando con dos puretas blancos medio idiotas, decidida, decididísima, y después un joven negro con gafas tecleando un ordenador, demasiado, pero se me abrió el cielo cuando él hizo lo mismo con su boca para hablar en inglés, sin subtítulos, "¡¡¡BIENNNN, COÑO!!!" Le envié un wasap al grabador, pasa esto, no jodas, menos que unas gachas apartás, mañana lo miro, estupendo.

Y buscando películas de la Hammer di con el documental...

No recuerdo el título, sería algo así como Mente millonaria, el Líder lo decía muchas veces a modo de coletilla, entonces el público se levantaba de sus asientos, se llevaban la mano al corazón y gritaban que tenían una mente millonaria, después chocaban las manos con quienes estaban alrededor, riendo, excitados, como si lo peor del trabajo ya estuviera hecho, como si ya olieran el pastel de carne de tía Margaret, que ya son ganas de hacer un pastel, putos herejes comemierdas...

"Esto promete" Fui a la nevera, rebané media sandía, la troceé de tal forma que de haberme visto Arola hubiera sufrido un síncope mayor que el del otro día y la fui comiendo mientras escuchaba al Líder, a su traductor, más bien, la verdad es que hacía un buen trabajo, tanto que en ocasiones sobrepasaba el paroxismo original, podía oírse la voz del Líder bajo la suya aunque no fuera a compás, iba con retraso, luego se adelantó, pero qué coño...¿qué mas da? Se trata de vender la moto, no de hablarle a los dioses.

Sí, reconozco que al principio me lo tomé a cachondeo, pero esto es algo que necesita de compañía, el cachondeo, quiero decir, bien pensado casi todo lo ridículo necesita apoyo para ser risible, en caso contrario causa lástima, pero yo estaba solo, bueno, con mi gato, pero él se ríe poco, sólo cuando está recién comido y no hay ruidos, los gatos saben...

El Líder era el típico tío echao p´alante: ancho de hombros, mentón cuadrado, nariz grande y peludo. Iba en camisa de manga corta, sin corbata ni chaqueta, eso es para quienes tienen a otros a su disposición para hacer el trabajo sucio, como periodistas y tal. Este no, todavía no, se lo tiene que currar para convencer al personal: es más difícil, mucho más, conseguir que suelten la pasta a que te den el voto.

La cosa fue que poco a poco empecé a escucharle, a pesar de que cuando enfocaban al público (cada tres por dos) me venían mil historias a la cabeza, era para verlo: jóvenes, puretas, viejos, la gran mayoría blancos, algunos negros, creo que vi tres o cuatro indios y un chino, muchas mujeres...Algunas me la pusieron morcillona, sobretodo una cuarentona de pelo corto y rubio, delgada, toda de negro y llena de joyas, me ponen cachondo las MILF´s que llevan mucho oro, anillos, pulseras, collares...sí, joder, ya te he visto, golfinger, ya te he visto... También me fije en dos tíos, pero esto por mi cabeza, la de arriba. Uno apenas tendría treintaipocos años, delgado, barbitas, parecía sacado del túnel del tiempo, colector grunge, como el de los Spin Doctors, ese guarro que siempre salía con sonrisa de maría, el moco colgando, buen rollo y tal, hurra por las ladillas, llevaba un enorme collar negro al cuello lleno de pelotas, parecía un rosario, y cada vez que el Líder les ordenaba levantarse con la mano en el corazón para recitar otro mantra él unía las dos bajo su amuleto, o lo que coño fuera aquello, mirando al techo sin abrir las ojos, concentrado, y después, obedeciendo al Líder, daba grandes choques y abrazos a sus colindantes, como si acabara de hacerle un in your face a Shaq, una había que parecía haber mandado Woodstock a tomar por culo de una puta vez, no veas como reía. El otro andaría cerca de la cincuentena, un tío gordo, calvo y seboso que daría grima en plan digno, no te digo desatao, que era verlo palmearse las piernas cuando lo ordenaba el Líder, riendo como el paisano impaciente porque tiren la cabra del campanario, y parecía como si acabara de descubrir que las manos sirven para más cosas que meneársela y llevarse nuggets de pollo loco frito a esa cosa que está debajo de esa otra cosa por la que te sale la cocacola cuando Ronald McDonald te hace una broma demasiado buena.

Pero el Líder sabía lo que decía, y también como decirlo pá tós estos, y algunas de las cosas que dijo, la mayoría, eran la puta verdad.

Esta tarde, mientras leía a uno que preguntaba por los beneficios del veganismo, ha llegado un cliente, que ya es llegar, un tipo de buena cuna, un cincuentón que no lo aparenta, educado, cuidado, bienhumorado, el típico pijo, vaya, trabaja en Madrid, profesión liberal y tal, todo ese rollo, en fin...Hace unos años no podía ni verlo, me resultaba tan epatante, tan vacuo, tan equilibrado que más de una vez estuve a punto de mandarle a freír puñetas, y si no lo hice fue porque era familiar de mi ex, supongo que seguirá siéndolo, pero de un tiempo a esta parte cada vez me cae mejor, y no es que haya cambiado, siempre está con lo mismo, la economía y tal, en ocasiones me cuenta rollos de juventud, pijadas, creo que casi le da igual si lo escucho, como esta tarde, que ya estaba jiñando en el water de tías y él continuaba como si estuviera delante, a veces me habla mirando el periódico, es un fiel lector de toda la bazofia oficialnoica, "Kufisto, ¿has leído esto?", yo no leo el papel del culo, o del pescao, a pesar de que ya casi nadie lo utiliza para eso, pero siempre llevarán el aroma. Aunque ya por poco tiempo.

Me van cayendo bien quienes sonríen como si no hubieran hecho otra cosa desde que nacieron. Estoy hasta los cojones de caras largas y risas artificiales.

Y viéndolo, escuchando a este tío, me he acordado de las palabras del Líder:

¿Sabéis quien dice que no le importa el dinero? ¡Quien no lo tiene!

No me importa el dinero.

Pero no me importaría tener el suficiente como para dejar de estar con quienes dicen que no les importa porque no pueden tenerlo.

6 comentarios:

  1. Profesión liberal y economía, no sé por qué me suena eso jaja...

    La preocupación de los anglo-liberales-esclavistas-individualistas-economicistas: "¡eh "estado", no me "robes" mis impuestos!“ cuando se deberían preguntar si esos impuestos están bien empleados o no.

    Si llega un separatista y les dice que Galicia fue una nación y que tiene que separarse de España, la contestación liberal será "sí, bueno, pero eso lo tenemos que pagar con nuestro dinero, no sé, además ahora os saldría casi ruinoso y la deuda bla bla". Con lo cual, si no fuera "ruinoso" o “por la deuda“, no importaría un cojón que se fueran.

    Tanta tontería y fuegos artificiales para que unos cuantos que tienen pasta no paguen impuestos, porque los que crean ese mensaje y lo difunden no son precisamente el botones y la secretaria o el tipo de un quiosco de pipas (los cuales si están fritos). Y siempre les parecerán muchos impuestos, lo sean o no. Digamos que su patria es la verde... y no precisamente la de una Heineken. Desde luego que no son mejores que sus archienemigos los "intervencionistas", los "colectivistas" etc que tanto llaman y que son todos menos el Rigan, la Zácher y unos cuantos teóricos economicistas austriacos que sirven lo mismo para un roto que para un descosío.

    Me imagino al tal Rallo hablando con otro en un bar hasta que de pronto sube la temperatura del debate y el otro le dice "eres un colectivista... y un hijo de puta", a lo que Rallo contestaría: "me ofende que me llames colectivista, es la última vez... bla bla". Con esta gente no se puede contar para nada que no sean ellos mismos ... y su bolsillo, claro.

    La medida del dinero y todo es negocio... son así. “Mi polla mide 255,60 $ (para que me acepten en USA)“. O "mi mujer ha creado una empresa, le ha hecho un contrato por obra y servicio a mi hija y han encontrado su primer cliente bien pronto. El caso es que se han encerrado los tres en una habitación durante dos horas y a la salida ellas tenían 300 € de más. Viva el negocio libre.“

    Y que fueran calvinistas, coño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...qué bueno.

      Buen día y mejor finde, Sergio.

      Saludos

      Eliminar
    2. Muchas gracias kufos, te deseo lo mismo, aunque en mi caso da igual porque no sé lo que es un fin de semana... ni tampoco el resto de la semana.

      Un saludo.

      Eliminar
    3. Yo tampoco, pero eso es lo de menos.

      Ánimo

      Eliminar
  2. Yo tampoco veo la tele, ni leo las revistas jaja.
    http://t.co/SjfVDoZ4hE

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.