i

i

viernes, 13 de julio de 2012

AZÚCAR MORENO




Hasta que empecé a trabajar en serio, a eso de los 20 años, fui un gran consumidor de Cultura, esa niñata consentida: lo leía todo, lo veía todo y lo escuchaba todo...todo lo que pudiera gustarme, claro.

Por daros un ejemplo extremo: me leí "Los hermanos Karamazov" en dos días; dos días en los que no hice otra cosa aparte de lo absolutamente imprescindible. Hasta tal punto era el asunto (perdón) que mi familia más directa, la única a fin de cuentas, estaba empezando a preocuparse seriamente, como si estuviera metido en la heroína o algo así, y es que no era ni medio normal que un chico de 16 años se comportara de esa forma...Supuestamente tenía que estar haciendo otras cosas, pero ya había hecho unas cuantas y no me habían convencido demasiado, no podía dejar de ser quien era a menos que me colocara, y os juro que no quería otra cosa más que no ser yo, pero cuando el personal empezó a tocar la coca me aparté, me dio miedo, y durante un par de años o tres hice lo que siempre me había gustado y continuaba haciendo cuando no estaba liándola por ahí: leer.

Había dejado de ¿estudiar? Una mañana me levanté y le dije a mi vieja que lo dejaba, ella me miró y no me dijo nada, la evaluación de Navidad había sido definitiva: cinco muy deficientes, un insuficiente y un notable en Literatura, la nota más alta de la clase, aunque esté feo decirlo. Estaba en COU, el último peldaño. Y allí me quedé.

Finalmente, y cuando mis padres estaban pensando si no me había pasado lo que al Quijote, mi viejo se puso serio: "Kufisto, tienes que hacer algo, no puedes seguir así, hay que TRABAJAR".

Y desde entonces, salvo una breve intentona en la Renfe de la que ya os hablé, no he hecho otra cosa más que TRABAJAR. De camarero.

Nunca me gustó...es decir, sí, al principio, cuando era un juego, aquellos veranos en la terraza, yo me sacaba mi pasta sin demasiado esfuerzo y cero preocupaciones y después me iba por ahí, con los pichaflojas de mis amigos, yo era todo un tío que trabajaba y manejaba, no como ellos que todavía andaban chupándole las polla a papá por 500 pesetas para colocarse. Aquello era un juego, aquello estaba bien.

Pero el juego se acababa: ni astronauta, ni estrella del rock, ni novelista precoz. Aparte de unos saltos en el Aquapark de Benidorm, unos guitarrazos tan sentidos como ridículos en la soledad atronadora de mi habitación, y alguna que otra deyección diferida sobre el papel, nada salió. Las estrellas estaban demasiado verdes, las cuerdas demasiado juntas, y el boli demasiado lejos de mi: no hay que leer cuando quieres escribir, tienes que haber leído a los buenos. Primera regla.

La gente, el pueblo, the people, habla mucho de la cultura, de lo bueno que es ser culto (palabra que odio con todas mis fuerzas)...dejadme deciros algo: ser culto no significa ser bueno. Y lo pongo en cursiva porque esa es una palabra que hoy por hoy no tiene significado. Y si se lo dan no es el mío.

El verano no es el invierno, largo y ventoso que decían con razón los moñas de los Beatles, el frío es viejo, y de viejos se calentaba el bar. Y yo los escuchaba. No quedaba otra.

Ahí estaba yo, todo un culto de cojones, un sabido, ya había leído a Cervantes, a Dostoyevski, a Goethe, a Quevedo, a Mortadelo y Filemón, había visto todo Kubrick, mucho Ford, Hitchcock, las películas de los inigualables Marx, el lamparillas de Chaplin, el buen Keaton, los infantiloides Gordo y Flaco, el gran Harold Lloyd, el pestoso cine francés, "El centro del mundo" se llamaba una, era el coño, claro, recuerdo a una tipa chupando la mitad de una naranja en el tren, el buen italiano de Fellini y de Sica, el español de Berlanga y Buñuel, a Eisenstein y su jodido acorazado, a los mudos alemanes y sus vampiros varios que se fueron de ajos cuando llegó Adolfito...incluso el Requiem de Mozart entre jevi, blues, Hendrix, The Cure y U2...era todo un cultazo. Un mierdón.


Entonces fue cuando de verdad me di cuenta que todo eso, todo lo que me gustaba, no valía nada en la vida real. Y no valía nada porque para nada servía. La cultura, la Gran Cultura, es para los que no tienen otra cosa que hacer, para los seres superiores, que diría Butragueño: la Cultura es el pito de después. Y antes está todo lo demás.

Una persona puede pasar toda su vida sin conocer las glorias muertas de otros y saber más que ellos de lo esencial, de lo impepinable, el gran Cervantes lo supo ver bien cuando dijo aquello de es que no como.


También yo dejé de comer aire, ni me quedaba ni quería tiempo para más, tenía pasta y tenía veinte años, y los ojos se estaban curando las cataratas de la eterna y peligrosísima adolescencia, quizá las más difíciles de extirpar en estos días en los que la verdad es una abuela con toquilla sentada en el sofá y viendo telecinco: la verdad es fea e inútil, pero es verdad. Hitler siempre estará a la vuelta de la esquina para las vacas. Y vaqueros.

Mi lejano oeste quedó más atrás que su nombre, desde entonces nada más que muy esporádicamente. Aparte del cabrón de Nietzsche lo único que realmente me ha llamado la atención en estos años fue Sócrates y su Banquete por Platón (suena como lo de Benengeli), películas no veo más que en el bar cuando llega el invierno y tienes tiempo hasta para resolver un problema ajedrecístico de Sam Lloyd, y música...eso sí, desde que me obligaron a renovar la piel es lo que más hago, mis paseos y mis cascos, Radio Clásica si es temprano y si no los Stones, Zeppelin, y poco más...

Cuando esta noche un buen amigo ha empezado a hablar de una serie de moda me he quedado como si ellos me escucharan hablar del Zaratustra, igual, "¿de qué coño estás hablando?" que dijo Torrance en su hotel...

Yo me quedé en doña Beija y su Antonio Sampaiao, el Enano Rojo y algo de Mulder y Scully.

Y sigo siendo el mismo.

Y ya me da igual.


Para mi hermano del alma, que parece estar viendo la luz:








51 comentarios:

  1. Imagínate en mi caso, un tío de extrarradio que trabajaba en una oficina. Me llamaban de todo, pisa verde, ratón de oficina, chupatintas y naturalmente cosas peores. Una manguzá bien dada en el hocico y a otra cosa, jajaj que por mucho que currara de oficinista seguía siendo un chorbo de barrio.
    La tele es que es muy aburrida, donde este Curro Jimenez y el Algarrobo....
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es cuando te enteras que quien mejor te caía (er Arga-rrobo) es un surnormá profundo. Siempre es mejor saber menos, nada, de lo que te gusta.

      Un saludo, amigo.

      Eliminar
    2. Para subnormal profundos tus padres.

      Eliminar
  2. Hola, soy Spasic del blog de Pío.

    Como veo que te va el rock... ¿te gustan Sabbath, Nazareth, Neil Young, Rory Gallagher o Thin Lizzy? Diría que de los años 70 son mis preferidos. Me gustan los Stones y Zeppelin, pero nunca los cito como favoritos.

    Un saludo.

    PD. A ver si cambias las encuestas, que ya he debido votar 800 veces por Zeppelin y por el Let It Bleed o el Sticky Fingers. Mi orden de preferencia en las encuestas es: Zeppelin>Metallica>Beatles>Queen>Pink Floyd y Let It Bleed=Sticky Fingers>Exile>Beggars.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apología de un fracaso anunciado.
      Envidioso de los mineros por picar carbón.
      Un mediocre en toda regla y con mal corazón.

      Espero que tu hermano levante cabeza porque tú lo tienes muy difícil.

      Eliminar
    2. Hola, Spasic.

      Todos los que nombras en tu primera pregunta, excepto Sabbath, para mi son del tipo "sí, son buenos" con la idea de cortar el tema y hablar de otros, no sé si me entiendes. Zeppelin y Stones juegan en otra liga, en otro planeta.

      La encuesta...a mi me hizo lo mismo al principio, pero es muy cabrona: se corrige ella sola. Un ejemplo: antes de ayer casi alcanzó los 4.200 votos. Mira los que tiene hoy.

      Bienvenido y gracias.

      Eliminar
  3. Buenas, Kufisto

    Yo sigo enganchado a la droga de la lectura. Por lo visto, todavía no me ha dado el bajón y, si más pudiera, más leería.
    Aunque comparto contigo la idea de que la cultura sirve más bien de poco en un hábitat en el que ésta se escribe con "k", creo que, a modo de realización personal, es importante.
    Al final, un bofetón duele de igual modo se de con la mano derecha o izquierda, pero si uno se "cultiva", sabrá de dónde viene y por qué viene el sopapo.

    Consuelo de tontos...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tienes razón, la Cultura se parece a esos economistas que tan bien explican sus cosas a toro pasado.

      Lo malo es que la vida es un celestinocuadri con ganas de cogerte, y por mucho que te hayan contado como colocarte y como poner la muleta, cuando lo ves enfrente te cagas vivo y sales de naja para tomar el olivo. O si tienes buena noche le haces frente y te llevas una buena cornada.

      Solo hay un José Tomás, amigo, la gran mayoría no llegamos ni a Rivera Ordoñez.

      Pero ahí seguimos, a ver si un día conseguimos recetar un buen natural...

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. una hostia en toda la boca te daba.
      ¿Tus padres son gemelos?

      Eliminar
    3. HE dicho que te daba, no que te la fuera a dar.
      Te la mereces, sin más.

      Tus padres on hermanos y tu has nacido subnormal.

      Eliminar
  4. Qué pesado que eres anónimo, porqué no te vas por ahí, deja a Kufisto en paz que hoy le ha salido la página bordada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo, eres muy amable.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. haciendo la pelota a ver si pillas jejeje

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. D. Kufisto, me permitirá usted una digresión:

    "[...] siempre que oigo hablar en ciertos sitios de la defensa de la cultura, elijo un lugar seguro, algo elevado, con agua abundante, flancos cubiertos, retaguardia firme, accesos batidos, y me parapeto en él."

    y, además:

    "[...] quiere decirse que cada cual usa la cultura como le conviene, de modo que nada tiene de extraño el hecho de que los rojos apareciesen, de cara al mundo, como los más piadosos defensores de la cultura que parió madre."

    (Rafael García Serrano: "Diccionario para un macuto", Madrid, 1964; reed. 2010)

    Parafraseando a Vargas Llosa, puedo determinar que mi vida se jodió cuando me dio por lo de la "cultura". No puedo estar más de acuerdo con la entrada de hoy.

    ResponderEliminar
  7. P.S.: Apostaré a que el anónimo de las h... no tiene ni media ídem.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus comentarios, villano; éste de las hostias es un pobre idiota, un minero loco ofendidísimo por mi "Ninguna lástima". Que le den por culo:

      Lo bueno de ser el amo es que puedes hacer lo que te sale del nabo. Y eso hago: le dejo algunos y le borro otros, como el hombre que lleva al perro de la correa.

      Un saludo y lo dicho: muchas gracias.

      Eliminar
  8. No sé si el azar existe, pero de repente y tras leer tu entrada he mirado los hermanos Karamazov, que se encuentran a mi siniestra, y les he lanzado una mirada de advertencia, algo así como "no quiero que me llevéis al huerto, capullos". Este verano me ha dado por releerme la gran literatura rusa y ya me he echado al coleto la Karenina y Guerra y paz. Cuando llegue a Crimen y castigo lo dejo, lo juro.
    Es cierto, la cultura no sirve para mucho. Yo mismo soy de esos a los que señalan con el dedo y dicen: "es muy listo el jodío", pero aquí me tienes, buscando trabajo como loco porque la educación está como está. Yo, que he trabajado desde los 16 y que estudié una carrera mientras me entretenía con 10 horas de aburrido trabajo mecánico(desde vendedor ambulante a peón en una fábrica), miro atrás y compruebo que, efectivamente, en mi camino de formación cultural he llegado alto, y la hostia va a ser minina. Al menos me cabe la satisfacción de que he podido intentar inculcar en las cabezas adolescentes lo que sé de lo mío, aunque a veces siento como si el esfuerzo hubiera sido vano. Qué le vamos a hacer...
    Por cierto, los Beatles son muy moñas, efectivamente. Estuve a punto de terminar una amistad porque alguien cercano a mí sugirió que el primer tema heavy de la historia es Helter Skelter. Me faltó poco para sacar la vara y pasearle el lomo...
    Como siempre, a sus pies (de lo de los anónimos mejor ni digo nada).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El maestro (¿habrán prohibido ya esta palabra?) que se tome en serio la educación de nuestros cabezabolos es un puto héroe, en serio: está más vendido que Gary Cooper ante el peligro. Mi más total admiración.

      NO me gustan los Beatles, lo siento, y lo intenté cuando me dio por los Stones, no hace tanto, me bajaron sus últimos albumes, los "buenos", conocía la mayoría de las canciones desde long time ago, pero...NO. Demasiado poppys, no es mi rollo, quizá dentro de algún tiempo. Y lo del "Helter Skelter" es de risa, ¿como van a ser los iniciadores del jevi unos tíos que tenían a Ringo en la batería?. Es un sindiós.

      Quedo a los suyos, don Daniel, como de costumbre.

      Eliminar
  9. ¡¡Viva Kufisto!! ¡¡Viva Manzaneque!!

    ¡¡Vivan los Beatles!! ¡¡Vivan los moñas!!

    ResponderEliminar
  10. Es la primera vez que os visito. También he transitado por la inutilidad de la cultura. Led Zepelin, Pink Floyd, Beatles... forman parte de lo que entiendo por belleza, pero, ¿cómo podéis hacerlo compatible con la tortura animal, se llame josé tomás o su puta madre el maldito torturador? Un animal sangrante, sufrimiento indecible, súplica por la vida, inteligencia humana perversa, al servicio del martirio. ¿Qué os falta...? ¿La inquisición, Felipe II, quema de brujas, Fernando VII, Franco y su interminable genocidio...?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta mañana, navegando la Red, he visto una foto de un toro caído en el encierro de ayer en Pamplona, no era cruenta ni nada de eso, simplemente el toro sobre el asfalto antes de continuar su desesperada carrera hacia el Calvario de la tarde, y tras él se veían a unos cuantos de los del pañuelo rojo, y me ha dado tal asco, me ha puesto tan de mala hostia, que he tenido que salirme de naja de la página.

      Estas últimas noches estoy releyendo cosas del Cossío, y precisamente ayer me tocó el tomo dedicado al toro, todo lo relativo a él, y una de las cosas que más llamó mi atención fue el silencio con el que los hombres del campo hacen todas las labores que conllevan la cría de estos animales, de naturaleza tranquila a la vez que nerviosa, el más mínimo ruido, el más leve cambio en su rutina, puede hacer imposible hasta la tarea en apariencia más sencilla. Y digo yo que habrá sido por esto cuando al ver esa fotografía he sentido esa naúsea: no hay fiesta más popular, más verbenera, más odiosa a mis ojos que la de Pamplona, quizá me dé para un próximo artículo.

      La fiesta de los toros está a punto de desaparecer, si no tienes 70 años lo verás con la ayuda de quien creas, está muerta y moribunda no por falta de público, sino por el signo de los tiempos: un espectáculo tan brutal, tan atávico, tan primario no puede permanecer en la sociedad que ya está aquí.

      No sé si me dolerá, supongo que sí, pocas cosas me han estremecido más que algunas faenas...y pocas cosas me han causado más ganas de reventar cabezas que la mayoría de las corridas que se celebran en España: un verdadero fraude. Pero a veces, en contadas ocasiones, todo se junta en esos diez minutos, y entonces, en esos momentos, es como si no pudiera haber nada más hermoso, más verdadero, que esa danza macabra entre toro y torero.

      Es difícil de explicar, pero más aún que alguien lo entienda desde fuera, desde la negación.

      Entiendo a los anti-taurinos, aunque mejor sería llamarlos anti-toreros, pero...

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
    2. "te dan ganas re reventar cabezas"

      Eliminar
  11. kufisto,
    los mineros te dan las gracias por prestarles a tu madre.

    ResponderEliminar
  12. por cierto eres un hijo de perra.

    ResponderEliminar
  13. En palabras de Fernando Savater ("La infancia recuperada", 1983): "Los [escritores] rusos han demostrado hasta la saciedad que nadie es imposible: suicidas por felicidad, asesinos por benevolencia, personas que se adoran hasta el punto de separarse para siempre, delatores por fervor o por humildad..."

    D. Daniel, leer literatura rusa ha sido la mejor receta para arrebatar las ínfulas de escritorzuelo incipiente a mucho niñato con vocación de improductivo, de entre los cuales formé número en cierta edad imbécil. Confío en llegar al fin de mis días sin releerla.

    De "Guerra y paz" recuerdo la obseción casi enfermiza del autor por los pantalones de piel de gamo de Napoleón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez lo mío también sea obsesión enfermiza, pero es leer esa primera y maravillosa frase de Ana Karenina y ya todo va de seguido. Y te reconozco (si me aceptas el tuteo) que me inicié en estas singladuras gracias a un amigo, también llamado Daniel, que me recomendó a Chejov y a Tolstoi. De no haber sido por esa conversación (mantenida entre sorbos de Dyc (era lo que tocaba) y caladas de Ducados)ahora estaría tan feliz en mi ignorancia novelesca. Por cierto, muy buena la cita de Savater, te la robo.

      Eliminar
  14. Soy el del comentario "anti-toreros". No tengo nada que ver con los comentarios anónimos posteriores o anteriores. Gracias por tu respuesta, Kufisto. La clave está en esos diez minutos. ¿Cómo puede estremecer el espectáculo de la muerte de un ser vivo, sensible? ¿Cómo, es sufrimiento, el martirio, la sangre surgiendo a borbotones de su cuerpo? Esos diez minutos... ¿No podríais hacer el mismo espectáculo sin sangre y muerte, sólo como un juego de habilidad, de amistad con el animal no humano que decís adorar? ¿No veis la náusea de Europa, de toda la humanidad civilizada contra esos diez minutos? La gente que acudía a las plazas a contemplar la quema medieval, las ejecuciones de seres humanos ¿No tenía derecho a reivindicar, ellos también, esos diez minutos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es perder el tiempo tratar de dar una explicación que ni uno mismo ha encontrado.

      Podría ponerte muchos ejemplos sobre como extraer de la porquería algo verdaderamente hermoso o bueno, quizá tenga algo que ver aquello de que los extremos se tocan, no lo sé; también yo, como papá Nietzsche, pienso que todo esto es un círculo eterno, y quizá la puerta donde todo vuelve a empezar una vez más, el Instante, es donde todo vuelve a contraerse en uno, y quizá por eso, cuando bueno y malo es lo mismo, se marca a fuego en nuestra consciencia, y aunque tratemos de olvidar lo que somos, o de ignorarlo, seguimos siéndolo: no por cerrar los ojos evitas lo que te disgusta; simplemente haces como que no existe, pero "hacer como" y "ser" no tienen nada que ver.

      La solución que sugieres, las corridas no cruentas, supongo que serán el último paso previo a la desaparición total de la "Fiesta". Personalmente la encuentro una ridiculez, una pantomima: sin la presencia de la muerte hay cosas que no tienen razón de ser para algunas, digamos, actividades. Imagina que el campeón del mundo de motos o coches lo fuera desde un simulador, chismes que ya son tan perfectos que parecen reales...solo serían admirados por cuatro y el del tambor.

      Queramos o no es la muerte, el ir a su encuentro y no arrebatadamente sino de una manera voluntaria, consciente, lo que otorga su "valor" a ciertas cosas: el que haya alguien como nosotros capaz de hacer aquello que jamás haríamos a no ser que nos sintiéramos como gatos acorralados.

      Piensa por un momento: ¿qué valor tendría la vida si supiéramos fehacientemente, con una certeza absoluta, que después de la muerte todo vuelve a empezar? nada tendría importancia, todo sería igual, sin estremecimiento, sin dolor, la vida es como un pan sin sal, sería como un amistoso de verano, de esos en los que Madrid o Barcelona se van a la China para hacer caja.

      Prefiero su desaparición a su degeneración: sin muerte no hay nada que rascar. Parece duro de aceptar, pero es lo que pienso.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. te huele el alma a podrido , eres ejemplo del que lee y no entiende una leche ... siento compasion por ti .

      Eliminar
    3. oye no se si alguien te lo ha dicho pero escribes mucho y dices poco , lo intentas eso esta claro pero eres un sofista de pacotilla , la retorica y la dialectica no es lo tuyo te aconsejo que ademas de hablar de libro te los leas tambien, que vaya tela, las paridas que sueltas pseudointelectual no tienen parangon ,bueno dicho esto saludos cordiales , yo tambien siento compasion por ti.

      Eliminar
    4. La compasión es el último reducto de los malnacidos. ¿sois sacerdotes?

      Eliminar
    5. si tu crees eso, ya te defines... un abrazo y paz .

      Eliminar
  15. De nuevo, y por última vez, el "anti-toreros": todo ese culto a la muerte es una autodefinición de españa. Por supuesto, el estremecimiento y el casi amor que te provoca viene por una muerte que no sea la tuya, o la de tus seres queridos... Hasta nunca.

    ResponderEliminar
  16. No hace falta ser sacerdote para querer que una persona se comparezca de otra, sino tener buena voluntad y esperar cambios en el projimo, y aunque das penilla yo tengo fe que un dia recibas un bocado de realidad y seas humilde y solidaria un saludo de un mal nacido y paz.
    PD: soy ateo.

    ResponderEliminar
  17. Prefiero que me odien, que me teman, que me desprecien, que me hieran, que me amen...a que me compadezcan.

    Mil veces maldito quien provoca ese sentimiento. Y un millón de veces maldito quien los busca para su placer. Porque tanto el uno como el otro nacieron para ello: no pueden ser otra cosa y solo son lo que les queda.

    Antes de que la vida fuera "¡en colores, coño!" también se pensaba. Y con más claridad: no era un negocio.

    La compasión como virtud, uno de los mantras del zeitgeist que se nos viene encima para que olvidemos intentarlo por nosotros mismos.

    Se acaban los toros: es la Era del Cabestro.

    Capado y bien capado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tu lógica, el estremecimiento por la tortura y la muerte es una virtud, y el respeto por la vida, un autoelogio de compasión, vicio del zeitgeist. No eres más que un cura travestido del desprecio a la cultura... que exhibe la iglesia católica! ¿Qué has intentado tú, por ti mismo? ¿Acaso te has puesto delante de un toro, has intentado matarlo? Hasta tu razonamiento encierra la cobardía eterna de la españa imperial, salvas de pólvora con la vida de otros... ¿Quién arderá en la hoguera de tus sesiones masturbatorias?

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. Pues hazte una paja, porque nada sacarás de mi.

      Eliminar
    2. compasion por quie te tenga que aguantar es lo que siento y por ti que cojones

      Eliminar
  19. vulgar e hijo de perra

    ResponderEliminar
  20. que hables de pajas destroza mi libido , que sucia y mezquina eres, de veras que das penilla por como te espresas por lo menos tienes 11 0 12 años... pedante y pretenciosa te compadezco.

    ResponderEliminar
  21. ME compadezco del ano de tu madre.

    ResponderEliminar
  22. Tú eras de lo que iban dando palmas (con cuidado de no fallar) cuando Antoñito Molina gorgoribabeaba aquello de "Soy minero", ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  23. No deberías dejar que te ensucien el blog con comentarios estúpidos. Alguno incluso desconoce las reglas básicas de la ortografía.

    Por cierto: después de (?) no se pone punto. Se entiende que el interrogante que cierra hace de tal, al obligar a empezar con una oración nueva. Aunque sí que puedes poner coma y empezar la siguiente con minúscula.

    Hazme caso: alquila el negocio (no lo vendas), y tírate un par de años sabáticos, sin obligaciones. Solo hacer lo que te dé la gana. Pero no te quedes en el mismo sitio donde vives, ni tampoco hace falta que te vayas lejos.

    Me ha gustado mucho lo que has escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes como me alegra leerte de nuevo por aquí, Pedro.

      Respecto al tema imbéciles: ya he empezado a sacar la aspiradora en el último que he publicado. Como casi siempre, tienes razón.

      Tema bar...dos años sabáticos...¿estás de cachondeo? no puedo ni con una semana, a no ser que deje de pagar a todo el mundo y me atrinchere en casa hasta que me desahucien, creo que son tres meses o así, va a ser cuestión de ir mirándolo porque la cosa está bien jodida, en serio. Por otra parte, el local no nos pertenece, estamos de alquiler, hay que seguir dando pedales hasta donde lleguemos, no queda otra.

      Y gracias por la corrección ortográfica que voy a enmendar ahora mismo. No volverá a pasar, ya verás, tengo buena memoria para lo que quiero.

      Un abrazo, amigo. Me has alegrado el despertar.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.