i

i

jueves, 28 de julio de 2011

INSERT COIN





No sé, debo de ser un retrógado del copón, un reaccionario, un redomado reloquesea, pero cuando veo a un viejo correr como una liebre o caminar como un marchador siento en mi interior un profundo asco, un desprecio instantáneo, sin grumos, la visión de esa aberración hace que le pierda el respeto debido.

Y es que me asalta la siguiente pregunta:

¿Qué clase de vida ha debido llevar ese tipo cuando todos los que he conocido o conozco, quiero o he querido de su generación, a duras penas pueden caminar?

Entonces la respuesta viene sola: una vida sin interés.

Una vida profiláctica, una vida eleicaseimunitas...

Un tío nacido en la España de los años 40 del pasado siglo no debería correr en el Hecho Discutible de éste como si estuviera preparándose para las Olimpiadas del año que viene.

Apenas puedo imaginar algo más ridículo que un viejo corriendo; en serio, me cuesta, pero éstos son tiempos extraños, ridículos, tanto como que la visión de una rebanada de pan tostándose provoca que algunos derramen una furtiva lágrima. O unas cuantas.

Y es que nos hemos vuelto tan sensibles, tan femeninos...a veces pienso si la Tierra no se habrá quedado preñada por un cometa invisible y sus anhelantes suspiros en forma de ceniza volcánica han invadido todo nuestro ser. Puede que tod@s estemos embarazad@s y no nos hayamos dado cuenta...¿hay volcanes en Oriente Medio? me temo que allí no llegan los amorosos vapores de la Pacha Mama.

De todas formas habrá que esperar la parida, ya se sabe que hasta los tres meses no se sabe si lo que llevamos dentro es una sardina, un jilguero o una criatura como nosotros, es una lotería más difícil que el euromillón, al menos eso es lo que ahora dicen quienes han sustituido al cansado Dios, todo puede ser, ¿quién puede asegurarlo?, todo es relativo, ni Dios sabe si existe, le ronda el doctor Alzheimer, bien pudiera ser que en lugar de un pequeño cabrón saliera un ratoncillo, la Física dice que es posible y si lo dice esa Señora es verdad.

Dios, lávate el cuello con agua fría. Helada.

El viejo que corre mira a los que va dejando atrás y piensa que lo admiran.

El viejo que corre ha sido un gilipollas toda su vida, la ha atravesado como quien deja pasar un buen plato tras otro porque se reserva para el postre, para la tarta nupcial, cuando ya están todos hartos de comer y beber, cuando la sola idea de trasegar azúcar nos causa una vomitona, cuando lo único que apetece es fumarse un buen puro bajo un árbol, a poder ser con un buen copazo y unos amigos que no hablen demasiado...entonces el viejo gilipollas se lanza a por la tarta para comérsela él sólo, toda suya, sin nadie que pueda hacerle sombra con otra cuchara.

Pero como tiene el estómago atrofiado se harta a la segunda cucharada, no le sienta bien, mira de reojo y ve que lo observan rascándose las barrigas y en silencio, el viejo gilipollas no nació para cambiar de ideas, para amoldarse a los tiempos vitales, el viejo gilipollas ha estado esperando ese momento durante toda su vida y no va a ceder ahora, ahora que él puede hacer algo que los demás no pueden hacer, así que coge una cuchara más grande, tan grande que casi no cabe en su boca, y devora con ansia su tesoro, el tesoro de su gilipollesca vida, hasta que en una de esas va y se atraganta, se está muriendo y ve pasar ante sus ojos toda su vida...un interminable fotograma en blanco que termina con una frase:


"Insert coin"


Y se va sin haber empezado a jugar.

6 comentarios:

  1. Pues mira, cuando yo veo a un yayo corriendo, asco no me da, pero como no tenga el día (cosa que ocurre a menudo) se me ocurren algunas cosas (malas y retorcidas):

    Opción 1- Yayo delgadito
    . Si estás pa correr, macho, has vivido de puta madre, ergo, trabajado en algo poco sacrificado...
    ¿querrás conservar lo que ya tuviste para ver si te mantienes decentillo y pillas a esa de taitantos y pocos que te atiende en tu entidad bancaria de toda la vida, donde te llaman por el apellido, cuando vas vestidito de Tenvidio Tuchi (o Giorgio Barmami) y corbata fosforito, o a la vecina del sexto, o a la señora todavía de buen ver con la que te encuentras en las reuniones de viejas glorias de ACME Ltd?

    o bien...

    ¿Te ha dicho tu médico que andas malucho y de repente te entra el susto, apelamos al 'mens sana in corpore sano', por si hay suerte y se te sana el córpore, o para que al menos el córpore esté sano cuando te presentes al Señor de los Sielos (if he may exist)?

    Opción 2- yayo gordito
    . Si con esa panza te lías a correr...
    ¿Estarás pensando que si pierdes peso estarás como para que por fin te diga que sí al café, o quién sabe, la de taitantos y pocos esa que te sonríe cuando te da el cambio de la barra de pan a la que amablemente te ofreces ir a comprara para que tu Santa descanse un poco?

    o bien...

    ¿Estarás pensando que es mejor estirar la pata en la calle, con chándal y deportivas víctima de un pasmo cardíaco por la falta de costumbre que en cualquier otro lugar?

    o bien...

    ¿Estarás arrepentido de toda una vida de ponerte hasta las cejas de panceta y crees que en dos días de carreras asunto solucionao y adiós al colesterol, que con lo que receta 'el del carro' en la tele no te ha ido bien?

    Opción 3- yayos y yayas de diversos/as tamaños y pelajes en general y un día no muy malo
    . Hay que ver los yayos...Ahora se cuidan, tu...Antes tejían chales o paseaban a ver obras...
    Ya me gustaría a mi tener tiempo para hacer deporte, que hasta los jubiletas lo hacen...pero ¿qué estás diciendo Mari R, si a ti las carreras nunca te han llamado la atención, pese a que te lo recomiendan para que sueltes 'mal rollo'?

    Pero como no tengo tiempo, ni ganas, el mal rollo me ha puesto en mi peso (mira, no hay mal que por bien no vega), y lo que sí tengo es mucha pereza, otros intereses, como cualquier día me cae un tiesto en la cabeza (e igual me remata un alma piadosa) me puedo ir de este mundo sin haber hecho todo lo que aún tengo en la cabeza hacer; casi mejor que corran ellos; ellos y los críos, que a estos últimos sí les toca.

    Igual es que tengo muy mala leche. Y me equivoco. Pues bueno. Soy imperfecta. Me gusta más ver correr a los muchachos de taitantos. En chándal, digo. O no.

    En fin...

    Allá cada cuál, oye...

    Un abrazo, y disculpa la epístola a los Corintios que me acabo de marcar...

    R

    ResponderEliminar
  2. Magnifica entrada Kufisto y gran comentario R

    A mi corriendo en el parque no me pillareis. No me deja mi religión y basta que me pida el gobierno que me ponga en forma, para que cada vez que pueda me acerque al Burger Donalds más cercano

    Puto pais decrepito en que todos hemos de hacer de todo. Y disfrutarlo. Y agradecerlo

    Es la globalización de la estupidez versión jubileé

    UN saludo

    G

    ResponderEliminar
  3. Esta entrada me parece una gigantesca parida.

    Conozco a gentes de 25-30 años, incapaces de correr 200 metros, y que SE no han pegado demasiados palos al agua. Conozco a mayores, que se han partido los lomos en el campo, y que gozan de una salud excepcional, y de unas capacidades físicas impropias de su edad. He conocido a viejos que corrian, y que habian tenido una vida dura.

    ¿Que diablos tiene que ver el cuidar el templo corporal con una presunta vida acomodaticia?. Yo con 15-20 años odiaba hacer ejercicio, y ahora que tengo 40, me gusta hacer mi footing tranquilo y tal. Y si tengo algo de suerte, tal vez llegue a los 60 y pueda seguir corriendo.

    ¿Y eso significa que a lo largo de mi vida haya sido una especie de roña, de vago o similar?. Sacar tiempo para correr es muy sencillo, yo suelo ir una o dos veces a la semana, y entre salir, correr y ducha, lleva sobre una hora. Claro, igual toca sacrificar otros placeres para sacar sobre 2 putas horas a la semana.

    Joder que país, por un lado los vigorexicos de gimnasio,de los que opino que esos sí que están tarados, y por otro lado los que creen que el ejercicio es la antesala del infierno o una suerte de sombra sospechosa, como algo propio de ricachones, vagos o cazurros.

    Porque si llegas a los 70 tomando cazalla, por lo visto eres el puto amo; pero si llegas corriendo un poco, cuidado!!, es el anticristo revestido de apacible anciano.

    Pais.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con el ultimo comentario. Y no tienes ni idea de la vida.

    ResponderEliminar
  5. Menuda entrada de mierda. Es tan cutre que hasta merece que le dedique un comentario.

    Pasaba por casualidad pero no volveré. Palabra.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.