i

i

viernes, 9 de agosto de 2013

UN PELÍCANO DEL GUSTO DE DIOS




Le había ganado las cuatro partidas, la última de ellas en buen estilo, me dolía un poco la cabeza y le he dicho de salir a fumarnos un cigarrillo, a fumar yo, que él se ha quitado y bien que se le nota. Estábamos ahí, en la puerta del bar, charlando de algo que no tenía que ver con el ajedrez y de lo que ya no me acuerdo, y me he sentido raro, como si acabara de hacer algo bien, tanto que inconscientemente apenas le he hecho caso ni a él ni a sus palabras. Y no es que hubiera sacrificado hasta el último peón, nada de eso, al contrario, ha sido algo posicional, de trabajo en equipo, todas las piezas perfectamente coordinadas, en sus casillas, atacando al mismo tiempo que se protegían las unas a las otras, una tela de araña, vamos, tan rara, tan excepcional en mi, que me ha parecido más de lo que realmente puedo. Sí, lo he sentido más que pensado: "he jugado como un maestro"

Sin muchas ganas, aún sorprendido por lo que acababa de hacer, le he ofrecido la quinta, "la última", y hemos hecho tablas después que yo simplificara conscientemente (esta vez sí) la posición, "son tablas", tenía peón de ventaja pero no podía progresar, ni tampoco tenía mucho interés en buscarlo, la verdad, "¡uf!, menos que te he arrancado un empate", "sí...se ve que estoy inspirado"

Me he sentido cansado, jugar al ajedrez cansa, "esto se lo dices a quien no lo entienda y se ríe de ti", se ha reído, y hablando del tema he recordado algo que me pasó ayer.

Un amigo me pasó una cita de un autor romano, Lucrecio, que me gustó mucho. Se lo dije y me envió un enlace a la Wiki, dentro del artículo venía otro a su obra más famosa, "De la naturaleza de las cosas", o del Universo, según otras versiones. Lo pinché y empecé a leerlo, era hermoso, un canto a una diosa, así empezaba, pero buscando el meollo del tema bajé al tuntún, ya me había advertido de lo dificultoso de su lectura, pero es que de verdad...no me enteraba de nada. No tenía nivel para ello.

Se lo he dicho a mi amigo y enseguida nos hemos puesto de acuerdo en que no entender algo no significa que tengas que despreciarlo, y ni te cuento si ha resistido el paso del tiempo hasta contarlo por milenios: no hay mayor prueba del algodón que esa. Por esto todo, o casi, debería mirarse con una cierta distancia. Estaremos bien muertos cuando quienes todavía no han nacido digan si verdaderamente merecemos seguir viviendo en ellos.

La interesante conversación ha conseguido disipar la nube en la que me encontraba, son tan raras que cuando tienes una pareces un niño otra vez, y he llegado a casa con una cierta excitación, dispuesto a cambiarme de atuendo para salir a quemar asfalto con mis zapatillas, la mejor manera de hacerlo, no iba a haber descanso previo ni nada, pimpán. Y a la calle.

Pero no ha sido así por culpa de la persiana, extrañamente la había levantado nada más llegar, hoy no ha hecho tanto calor, y al darme cuenta que el sol no estaba demasiado bajo he decidido tumbarme en el sofá en el último momento, "luego salgo...a eso de las nueve y media...como siempre..." Estaba a punto de dormirme cuando le he echado un último vistazo al reloj, las nueve y diez, "levántate y anda, Kufisto" Y eso he hecho.

Las nueve y veinticinco eran, el sol ya no estaba pero su luz sí, a y treinta y cinco suelo ver bandadas de pelícanos que vuelan hacia la noche en forma de uve, es un espectáculo, pero hoy no las he visto, alguien se ha atrasado o adelantado, el sol de hoy ya no es el de ayer ni será el de mañana, y después de todo es su luz quien marca nuestro tiempo.

Iba escuchando el "N.I.B" de los Black Sabbath, un temazo, y me ha venido a la cabeza que hoy era cita ineludible con el programa de las diez de Radio Clásica, ayer anunciaron su repertorio y era difícilmente mejorable: Bach, Mozart y...Gesualdo

"Una más y a la radio" ha saltado Stairway to Heaven, versión Londres 2007, la avenida parecía más iluminada de lo normal, yo iba por el paseo central, el menos transitado, y me ha llamado la atención, ha sido como si la viera por primera vez, aparecía realmente hermosa, simétrica, como de estreno, recuerdo andarla de noche, ya hace años, sin iluminación alguna, cuando estaban reconstruyéndola...hubo algunas que apenas podías sostener la mirada de las estrellas de como brillaban sin la presencia visible de la luna.

La canción me ha sonado fantástica, tanto que un poco a regañadientes me he ido para la radio, apetecía de la repetición, pero ya no quedaba tiempo, sólo dos minutos y...Gesualdo.

Mi mayor troleada en la Red tuvo como protagonista al músico italiano, así que al saber que abría el programa de hoy no lo dudé un minuto en advertirme para no perdérmelo, y gracias a los Black Sabbath que me lo han recordado, será que lo oscuro atrae a lo oscuro, no os perdáis su historia, pero justo a las diez, y cuando parecía haber concluído el concierto que estaban emitiendo, ha empezado el siguiente movimiento, "¡no jodas que me quedo sin Gesualdo!", aunque lo ha salvado que reconocía la música, Kubrick la utilizó en El Resplandor, "este es...este es...¿Berlioz?", era su Sinfonía Fantástica, me gusta, la han terminado unos diez minutos después, "veeeennngaaa...", "parece que no va a haber propina" ha dicho el locutor, pero la ha habido, y no mala, pero al escuchar la sintonía del programa esperado yo ya había perdido toda esperanza: eran las diez y veinticinco.

Y entonces la meliflua y afeminada voz de Trujillo ha anunciado que íbamos a escuchar a Gesualdo..."¡Bien, coño!"

Como no podía ser de otra manera, y eso a pesar de la escasez de tiempo, no se ha reprimido en contarnos algo de la vida del protagonista, que lo macabro tiene buena prensa, la mejor, aunque finalmente ha hablado de su música, de lo adelantada a su tiempo, de lo vanguardista, de lo rompedora..."Vamos a escuchar el madrigal número..."

En fin, que me ha pasado algo parecido a con Lucrecio. Y en esas iba, esperando a Mozart, el Nacho Vidal de la música clásica, pensando en él como si en verdad el nombre definiera la vida entera de una persona, cuando me he dado cuenta de que andaba absorto por la música que estaba escuchando, por las voces, seis voces, seis, que ni el tiempo ni la autoridad lo han impedido (y mejor traído no puede estar) "Hipnótico" ha dicho Jesús después de su inesperado final. Y así ha sido. Si no fuera tan sensible daría gusto escucharle.

"Y ahora vamos con una obra maestra de la música..." Para mi lo es cualquier cosa del salzburgués, enseguida he reconocido el "motivo" principal, la música de Mozart está en todas partes y en todo tiempo, "¡anda! ¿esto es Mozart?", pues claro que es Mozart, si suena bien es Mozart, hasta el último mono reconoce a Mozart aunque no sepa ni su nombre.

Y desde el primer compás de piano no he podido mirar a otro lado que al suelo, hasta mi sangre corría de otra manera, como si la música del genio hubiera limpiado de un plumazo la mierda que encuentra en su camino, era demasiado, era tan hermoso...¿como es posible?...¿como se quedaba este tío después de crear algo así?...Oh, Diossss

No sabía ni donde estaba, he oído al otro presentar a la siguiente, una monja del siglo XI, una que ha empezado a describir como una especie de proto-feminista o algo así, "¿pero de qué cojones me está hablando este tío?", me he quitado los cascos, la mirada en el suelo, "vuelve y escribe, Kufisto"




46 comentarios:

  1. Yo creo que Mozart componía y escribía música hasta cagando. Quizá alguna vez se equivocó y se limpió el culo con la partitura.

    ¿Que como se quedaba Mozart tras acabar una obra? tan pancho, kufisto, se quedaba tan pancho. Eran currantes, no iban de genios por la vida, como los artistas soplapollas y mediocres de ahora ni concedían entrevistas en que se quejaban de que en el imprerio austriaco había mucha envidia y no se respetaba la cultura.

    Esto, según propio testimonio (aunque quién sabe si no es una broma de Mozart), lo compuso el hombre jugando a los bolos:

    https://www.youtube.com/watch?v=B23Ws3iFXG4

    https://www.youtube.com/watch?v=pjHMwe4JAVg

    Mira por donde, quien lo ha subido a youtube usa de avatar una foto de Nietzsche en sus años mozos.

    La monja del sigo XI es Hildegard von Bingen, compositora, teóloga, mística, abadesa. "Protofeminista", claro...si a la pobre doña Hildegarda le llegan a hablar del feminismo le da un síncope.

    Cuánta grima da el pobre Trujillo. Rezuma almíbar, que decía Losantos de Ansón.

    Saludos cordiales.
    Oswald.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble, no sé...esa facilidad...todo encaja como si no pudiera ser de otra forma.

      Pues tendrías que haberlo oído antes de ayer, cuando nos presentó en un "desconocido" compositor que murió a los 25 años de tuberculosis tras algunos intentos de suicidio, un contemporáneo de Brahms, le mandó su primera y única sinfonía, "mejor dedícate a otra cosa" le contestó, se sumió en la depresión y estuvo internado en un manicomio...No veas como lo puso el colega, de vuelta y media, me recordó a la niña que viola Stavroguin en aquel capítulo inédito de "Demonios", cuando una vez ultrajada le mira enfrebecida con "su puñito en alto"

      Es tan delicado...

      Saludos y múltiples coronitas

      Eliminar
  2. Es otra afición que he perdido, junto con el cine; la de la música. Cuántas horas escuchando a Bach.

    Otra cosa: sí que tienes visitas, oye. No hace mucho me fijé que mi entrada hizo la número 380.000. Ya va en 387.602

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ná, pero creo que la mayoría son cosas del spam, me fijo más en las reacciones.

      Yo el cine lo dejé hace muchos años, no me interesa.

      Saludos, Pedro.

      Eliminar
  3. (I)

    Delicioso, eso que has puesto de Mozart.

    Ponnos en cada nuevo 'ovillo' algo que te guste. Que no sea heavy. Ni ópera. No soporto esa halterofilia del canto, esos hiperpulmones dando dos de pecho.

    Bueno, pon lo que quieras, faltaría más. Pero si es ópera o heavy, avisa.

    Ya que vamos de sensibilidad, qué menos que unos poemas. No sabía de la existencia de este poeta brasileño, Lêdo Ivo, hasta hace un par de horas. Ahí va una selección.

    Este para Kufisto cuando le da por triscar entre las peñas. O colinas:

    EL TROPIEZO


    De mañana de tarde
    al caer de la noche
    subiendo la colina
    tropiezo en Dios.
    Nada le pregunto.
    Ninguna respuesta
    en la hora espacial
    que pasa en blanca luz
    e incómoda claridad.
    No voy para donde voy
    ni vengo de donde vengo
    cuando subo la colina
    y sin ningún cansancio
    alcanzo la pura altura
    de amor y galaxia


    Este es muy gracioso. Pero mucho. Resulta que Dios es un tanto despistado y no sabe exactamente qué es lo que creó. Os hará gracia:


    EL RATÓN DE LA SACRISTÍA


    Un ratón moraba
    en una sacristía.
    Era un mal católico
    y todo lo roía.
    Sólo respetaba la
    Santa Eucaristía.

    En un lugar sagrado
    justo se escondía.
    Ni el mismo arzobispo
    verlo conseguía.
    De día dormía
    y a la noche roía.

    Como el propio Dios
    él era invisible.
    A nadie en el mundo
    él se aparecía.
    Padre y sacristán
    siempre lo maldecían.

    Ninguna ratonera
    ni la misma doctrina
    lograba agarrarlo.
    Huía a los venenos
    como si tuviese
    protección divina.

    Mal caía la noche
    salía de la madriguera
    y todo lo roía.
    Ni siquiera evitaba
    el pechito santo
    de la Virgen María.

    Huía a los peligros
    como como el Diablo a la Cruz.
    Qué hambre era la suya !
    Ni siquiera evitaba
    el dedito del
    Niño Jesús.

    En una madrugada
    cuando él roía
    rico ornamento
    Dios se le apareció.
    Y a la muda censura
    él le respondió:

    "Nosotros, los roedores,
    vuestro santo nombre
    invocamos siempre.
    Dios sea alabado
    que creó la tierra,
    los ratones y los hombres.

    Fuiste vos, Señor !
    Y quien crea un ratón
    crea su hambre,
    su muela del juicio.
    Para que vivamos
    roer es preciso".

    En silencio Dios
    pesó el argumento
    y para evitar
    su ornamento
    y salvar a la Iglesia
    no titubeó.

    ¿Quien vive tiene hambre?
    ¿Roer es preciso?
    Dios no lo hace por lo menos.
    ¿Para qué veneno?
    Llevó al ratoncito
    para el Paraíso.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hostia qué bueno.

      Cuanta razón tenía Cervantes al ponderar como lo máximo al buen poeta. Son como el vino, pero aún más escasos: a todos les gusta si es bueno. No hace falta "entender"

      Eliminar
  4. (y II)


    Este otro os encantará. Directo, sin melindres ni compasión; que eso, si alguien se empeña, vendría después; o en otro momento que no es precisamente el del poema. Fantástico:

    LOS POBRES EN LA ESTACIÓN DE AUTOBUSES


    Los pobres viajan. En la estación de autobuses
    levantan los pescuezos como gansos para
    mirar
    los letreros del autobús. Sus miradas
    son de quien teme perder alguna cosa:
    la maleta que guarda un radio de pilas y una
    chaqueta
    que tiene el color del frío en un día sin
    sueños,
    el sandwich de mortadela en el fondo de la
    mochila,
    y el sol del suburbio y polvo más allá de los
    viaductos.
    Entre el rumor de los alto-parlantes y el
    traqueteo de los autobuses
    temen perder su propio viaje
    escondido en la neblina de los horarios.
    Los que dormitan en las bancas despiertan
    asustados,
    aunque las pesadillas sean un privilegio
    de los que abastecen los oídos y el tedio de
    los psicoanalistas
    en consultorios asépticos como el algodón
    que tapa
    la nariz de los muertos.

    En las filas los pobres asumen un aire grave
    que une temor, impaciencia y sumisión.
    ¡Qué grotescos son los pobres! ¡Y cómo
    molestan sus olores aun a la distancia!
    No tienen la noción de lo conveniente, no
    saben portarse en público.
    El dedo sucio de nicotina restriega el ojo
    irritado
    que del sueño retuvo apenas la legaña.
    Del seno caído e hinchado un hilillo de leche
    escurre hacia la pequeña boca habituada al
    lloriqueo.
    En los andenes van y vienen, saltan y
    aseguran maletas y paquetes,
    hacen preguntas impertinentes en las
    ventanillas, susurran palabras misteriosas
    y contemplan las portadas de las revistas con
    aire espantado
    de quien no sabe el camino del salón de la
    vida
    ¿Por qué ese ir y venir? ¿Y esas ropas
    extravagantes.
    esos amarillos de aceite de dendé que lastiman
    la vista delicada
    del viajero obligado a soportar tantos olores
    incómodos,
    y esos rojos chillantes de feria y parque de
    diversiones?
    Los pobres no saben viajar ni saben vestirse.
    Tampoco saben vivir: no tienen noción del
    confort
    aunque algunos de ellos tengan hasta televisión.
    Verdaderamente los pobres no saben ni morir.
    (Tienen casi siempre una muerte fea y de mal
    gusto)
    Y en cualquier lugar del mundo molestan,
    viajeros inoportunos que ocupan nuestros
    lugares
    aun cuando vayamos sentados y ellos viajen
    de pie.

    __________________

    EL TURISTA


    En el barco lleno de turistas
    que singla el puerto de Rotterdam
    encuentro a Dios
    y El finge no verme.

    No me apremia viajar.
    Todos los viajes son inútiles.
    No nos llevan a ningún lugar
    ni nos revelan el otro lado del mundo.

    Dios, el gran turista, va en el barco
    pero prefiere mirar los astilleros y los remolcadores.
    Tal vez los hombres lo tengan decepcionado
    con sus súplicas sucesivas.

    El cielo está lleno de imprecaciones.
    Envidio a las gaviotas
    que picotean el agua cenicienta
    -las gaviotas que no necesitan de Dios.

    http://www.poeticas.com.ar/Directorio/Poetas_miembros/Ledo_Ivo.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excepcional, de verdad. El de los pobres me ha recordado la poesía de Bukowski.

      Todo el que tiene algo que decir tiene a Dios entre ceja y ceja.

      Ignorarlo es propio de imbéciles

      Eliminar
  5. Luis

    ¿Que como se quedaba Mozart tras acabar una obra? tan pancho, kufisto, se quedaba tan pancho.

    Un verdadero artista no pierde el tiempo preguntándose y menos presumiendo del porqué de su obra, ¿verdad?


    Eran currantes, no iban de genios por la vida, como los artistas soplapollas y mediocres de ahora ni concedían entrevistas en que se quejaban de que en el imprerio austriaco había mucha envidia y no se respetaba la cultura.

    Diciendo sandeces que "arraigan en nosotros con el vigor de la acacias", que diría Azaña. Sandeces como "en España, escribir es morir". Pues muérete, no te jode. Se escribe porque se ama la escritura, y si pasas hambre como si viajas en 'haiga'.

    Aquí hay una de esas. Mirad. No he leído más que la cabecera; lo demás, me niego:

    http://www.jotdown.es/2013/07/lucia-etxebarria-un-pais-inculto-no-sabe-defenderse/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin verla, como en las cartas, ya te digo que no se puede ser más estúpida.

      Desde siempre me ha dado repelús la palabra "inculto": define a quien la lleva colgando de la boca. Puto asco.

      Eliminar
  6. Todo el que tiene algo que decir tiene a Dios entre ceja y ceja.

    Ignorarlo es propio de imbéciles


    Cuando menos el misterio. O los misterios insondables, incomprensibles, y que están ahí. Eternos e infinitos, porque una vez que salen a la luz surgen otros que están detrás y que antes ni imaginábamos. Solo pensar la cadena infinita que los ata unos a otros, y hasta las infinitas cadenas, obliga a uno a poner en cuarentena la razón y dejarse llevar por impresiones que están ahí y desconocías, y que van surgiendo, saliendo al paso.

    De todos modos conviene andar con cuidado.
    Nosotros alabamos aquí el amor estético, la belleza, lejos de cualquier moralidad. Sin embargo conviene tomar nota y andar con ojo, porque eso mismo hizo Valle Inclán, que lo mismo que Quevedo premió la estética por encima de todo, y además alardeó de ser invencible con el verbo e hirió innecesariamente.

    Rememorando páginas atrás. Valle Inclán, el misterio y el arrepentimiento. Mejor temer el misterio a tiempo y no hacer el mal, para así no arrepentirse después.


    "Tememos el misterio porque el misterio no es de nuestra naturaleza mortal, y las almas en la cárcel de
    los sentidos, tiemblan bajo la mirada de los fantasmas, como el agua de las albercas bajo las estrellas lejanas."


    "Yo estoy obseso de remordimientos; estas larvas de un pasado que no se ama, que no puede amarse,son mis agonías de conciencia. [¡Quién se lo iba a decir a él que acabaría así] Esclavo de los instintos, fui violento, torvo y heridor, llené mi alma de rencores, la arrastré desnuda por mi camino de cardos, pasé en una ráfaga con los malos espíritus, y cuando ya no me queda sino una breve tarde,advierto cómo fueron carnales las ansias que me consumieron,y todo tan lejos, tan deleznable, tan ajeno a lo que debiera haber sido y al amor que me estaba reservado!...He vivido en el grano de cada instante, sobre oleajes de tormenta y lenguas de llama. Fui el creador de un mundo de miserias que mi alma descarnada habrá de contemplar desde su estrella. A lo largo de los caminos por donde he ido, queda mi sombra en velos invisibles para los ojos mortales; presiento el sentido eterno de mis acciones, tengo la intuición de sus círculos que han de ser cíclicos en carne spiritual. En este momento mi cadena de sombras sufre, llora y peca, como sufrí, lloré y pequé. Mi vida se repite en el mundo incorpóreo de los fantasmas, y cuando llegue la muerte, con el alma libre de la cárcel de barro, veré todo el pasado en el círculo eterno de las sombras mías. La forma carnal se despoja en todos los instantes de una parte impalpable de sí misma, y deja su rastro a lo largo del camino. Por donde una vez pasamos, allí perduramos. ¡Y todo perdura igual!IMirar atrás con el dolor de haber vivido, es pasar bajo el arco de la muerte."

    ResponderEliminar
  7. Estos días ando en paisajes castellanos. Y me pongo mi ipod a toda pastilla para caminar. No te gustaría mi selección, no coincidimos mucho en eso, pero sí en la sensación de escucharla y que de pronto el mundo parezca nuevo, como bien acabado, un mundo con esa belleza majestuosa y espléndida. Y, al verlo, sentirte limpio. Como fuera de él, o como parte de él. Creo que me entenderás, aunq esté algo confusa la explicación.

    No es la "revelación del siglo" ni que se te aparezca dios padre en su inmaculada omnipotencia. Es algo más cotidiano, pero que te llega a todos los poros.

    Mozart. Debería volver a Mozart de vez en cuando.

    El ajedrez agota. El buen ajedrez es un universo en cada partida. Y se requiere mucha energía para gestionar un universo. Si encima te sale bien…

    Te mando un beso, K, y un paisaje de girasoles y cereal segado bajo cielos limpios.

    ResponderEliminar
  8. "En la estación de autobuses levantan los pescuezos como gansos para mirar los letreros del autobús"...qué bueno.

    "Y en cualquier lugar del mundo molestan," me recuerda a aquello de Nietzsche: "los mendigos, tanto si nos piden como si no, nos molestan. Por tanto, deben ser suprimidos".

    "viajeros inoportunos que ocupan nuestros lugares
    aun cuando vayamos sentados y ellos viajen de pie." Esto es ya es terrible, es recochineo.

    "encuentro a Dios
    y Él finge no verme."
    Encontrarte a Dios y que finja no verte tiene que ser muy duro. Claro que peor es que no lo finja y te diga lo que le dijo al niño el torero en un chiste: en un tendido de una plaza de toros, un niño se acerca corriendo hacia su padre:
    -¡papá, papá, he hablado con el diestro!
    -¡no me digas! ¿y qué te ha dicho?
    -¿que qué me ha dicho?..."¡aparta, hijoputa!"

    A veces es mejor que te ignoren, incluso Dios.

    Lo que le pasa a Priede con la ópera le pasa a mucha gente por culpa de que se ha identificado el género con lo peor del mismo: los gorgoritistas ("belcantistas" les llaman encima) italianos del siglo XIX, los pelmazos de Bellini, Donizetti y buena parte de Verdi. Wagner tampoco ha ayudado mucho, porque sí, se le acaba cogiendo el punto, pero es como cogerle el punto a las visitas al dentista.

    Y para mostrar que la ópera es otra cosa, Mozart otra vez, por supuesto (el aria empieza en el minuto 3,15):

    https://www.youtube.com/watch?v=gi70jIM_mxw

    Habando de ópera y de "artistas" genialoides y gilipollas, los dierctores de escena de ópera se llevan la palma. Según le oí el otro día a Pérez de Arteaga, en el último festival de Bayreuth Fafner ha matado a Fasolt con una metralleta. Con una metralleta los mataba don Ricardo si los viera.

    Saludos cordiales.
    Oswald.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fírmolo desde la comilla hasta la d.

      ¡Menuda pitada le dieron al director de la penúltima, la anterior a "Lohengrin"! no sé qué coño haría, algo de matar también, quizá sea la que dices, no conozco los personajes y sólo escuché el final...de órdago

      Eliminar
  9. Oye, releyendo a Valle me atrevo, lo mismo que él, a hacer una confesión. Si luego me arrepiento, lo borraré.

    Resulta que el otro día, como ya voy cumpliendo añitos, avisé a mis hermanos de qué tenían que hacer si me moría. He elegido el sitio donde tienen que depositar mis cenizas.

    La foto es gris, de un día triste. Me gusta. Esa playa que veréis, tan grande, me la sé de memoría. Palmo a palmo.

    Con menos de veinte años tomaba la furgoneta del viejo y me desplazaba unas decenas de kilómetros para ir hasta allí a pasar la tarde leyendo algún libro. Con frecuencia a releer páginas seleccionadas. En ese sitio me sabían mejor que en ninguna parte. Pero me gustaba tanto el lugar que ninguna página podía igualarse a pisar esa arena o esa hierba tan cercana.

    Ese lugar, y desde ese mismo sitio, lo tengo fotografiado con mil luces diferentes. En días de cielo despejado, la hierba toma un color esmeralda (ahí siempre está verde) y el mar un azul marino oscuro e intenso. No es muy buena la foto que han colgado ahí, pero no dispongo de las mías, que están en diapositiva. Cualquier día las digitalizo. Son mejores.

    ¿Qué os parece mi sepultura? La fotografía, ya os digo, está hecha justo desde el sitio que elegí. Tendría que haberse ido un poquito más a la izquierda, pero bueno, ahí está bien. Podéis ver más fotos si pincháis en las flechas laterales.

    http://www.flickr.com/photos/ramonduran/286109095/in/photostream/lightbox/


    Esto les escribí:

    Si un día me muero, no os preocupéis, que os lo pondré barato: venís, me incineráis y luego os lleváis las cenizas y las dejáis en la playa de la Espasa. En un montonín, sobre la hierba, y que se las lleve el viento. La urna la tiráis a la basura, que son horribles.


    Qué bonita es. Vivo en un lugar privilegiado, sin embargo estoy aquí acórdandome de la cantidad de veces que paseé por ella en invierno, cuando me acercaba hasta allí en la furgoneta. O en cualquier estación menos en verano. También lo hago aquí. Pero era allí donde no me hacía falta soñar con un sitio como este donde ahora vivo.

    Donde ahora vivo no existe el exotismo del que habla Stevenson, pero algo puede haber de cierto en lo que escribe. Además empiezo a peinar bastantes canas: "Hay en el mundo unas islas que ejercen sobre los viajeros una irresistible y misteriosa fascinación. Pocos son los hombres que las abandonan después de haberlas conocido. La mayoría dejan que sus cabellos se vuelvan blancos en los mismos lugares donde desembarcaron. Hasta el día de su muerte, a la sombra de las palmeras, bajo los vientos alisios, acarician el sueño de un regreso al país natal y que jamás cumplirán. Esas islas son las Islas del Sur. Cuentan que en ellas estuvo en tiempos el Paraíso"

    Stevenson recorrió y vivió en los trópicos sin olvidar nunca su Escocia natal.

    Aquí tenéis otras tomas del mismo lugar. Casi todas las hicieron en días nublados. Son bonitas, pero me hubiese gustado alguna más que también fuera luminosa. En dos de ellas el día está soleado.

    http://www.flickr.com/photos/ramonduran/286105223/in/photostream/lightbox/

    http://www.flickr.com/photos/oli79/2424404643/lightbox/

    http://www.flickr.com/photos/richi400d/2228327364/lightbox/

    http://www.flickr.com/photos/josema_a/2840228641/lightbox/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía me cosa más bonita...

      "Si un día me muero, no os preocupéis, que os lo pondré barato: venís, me incineráis y luego os lleváis las cenizas y las dejáis en la playa de la Espasa. En un montonín, sobre la hierba, y que se las lleve el viento. La urna la tiráis a la basura, que son HORRIBLES"

      Me han mirando al oír como reía al ordenador.

      Eres un artista, un escritor, un amigo...ERES LA PUTA POLLA.

      Eliminar
  10. Hola Priede.
    Has elegido un precioso lugar. Los que te quieren podrán recordarte en un espacio bello.
    Saludos…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, preciosa. Castilla es muy hermosa, y la Mancha ni te cuento, que estoy volviéndome un poco nacionalista, harto ya de tanto mamón. Subes un cerro y no tienes ojos para ver el horizonte, a mi me gustaba hacerlo en abril, cuando llega la primavera, allí arriba huele diferente, como si los colores de la tierra explotaran a la distancia adecuada. Somos serios, poco amigos de las tonterías, "tan coléricos como honrados" que dijera don Miguel, y los buenos lo son mucho, aunque los tontos y malos destaquen bastante.

      Besos y abrazos. Te diría lo de Cifu, el del jazz de Radio Clásica, pero no me acuerdo. Y tampoco somos muy de estar tocándonos todo el rato, más bien al contrario, así está bien. Lo demás para cuando nadie te ve, que dice el pastelón.

      Esto es la Mancha, la tierra de don Quijote y Sancho.

      "A la mancha manchega,
      hay mucho vino
      mucho pan mucho aceite
      mucho tocino
      y si vas a La Mancha
      no te alborotes
      porque estás en la tierra
      de don Quijote"

      Eliminar
  11. Luis

    Con una metralleta los mataba don Ricardo si los viera.


    Y qué me dices de aquella época del teatro (de vez en cuando todavía lo perpetran hoy en día) en que les dio por salir al escenario en pelota, como los hijos de la mar.

    O poner a Don Quijote en motocicleta. O no poner escenografía; más pureza todavía.

    ResponderEliminar
  12. Menuda

    Hola Priede.
    Has elegido un precioso lugar. Los que te quieren podrán recordarte en un espacio bello.
    Saludos…


    No merezco ese sitio. Está muy por encima de mí. Me aprovecho de que es mudo y no acierta a decirme que no, ni acertará a echarme de allí.

    Y eso que te pasa con el paisaje, pues nada, bienvenida al club.

    A mí lo mejor se me ocurre siempre paseando. Bendita tradición la nuestra. Nuestro clima nos lo permite.

    Tenemos insignes paseantes: Unamuno, Baroja, Azorín. Los ingleses tienen la hora del té y nosotros el paseo.

    Además, aunque todos los días hicieses el mismo recorrido, no hay dos días iguales. Ni siquiera dos veces seguidas lo son.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, hoy parece que todo encaja. Y Dios por medio. No están nada mal ni el hilo ni los comentarios.

    De qué forma ha entrado Pedro en el blog, como un torrente impetuoso y bello. Nos vas a arrastrar...

    Un abrazo a todos, incluyendo a Menuda, que de menuda no tiene nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Pedro es un desperdicio, pero es tan cabezón que no voy a decírselo más veces.

      Algún día recopilaré yo sus jodidos comentarios, ya que a él no le sale del nabo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Doiraje

    Es que a kufisto y a mí no nos convence lo que de Dios nos cuentan, sean quienes sean; lo cual no quiere decir que no sintamos lo mismo que los creyentes ante lo incomprensible, solo que no acertamos a darle nombre. Es más, cualquier nombre nos disgusta.

    Además, yo al menos, tengo gran respeto por la religión, cosa que no me sucedía de joven. Pero de joven siempre se es impertinente. A unos de mis hermanos mayores, que es ateo como yo y fue anticlerical como nadie, le está pasando lo mismo. No creemos, pero acertamos a ver lo mucho bueno que tuvo nuestro catolicismo.

    Lástima la degeneración. Ni la Iglesia se libra. Como será que hasta el Papa reconoce un lobby gay en el Vaticano

    http://www.elmundo.es/elmundo/2013/06/11/internacional/1370953922.html?a=56ad3c56135a449758825ff59949103c&t=1370955572&numero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es pequeña esa evolución...

      Sí, la Iglesia vive momentos muy delicados; verdaderamente nos hallamos en una encrucijada. Y además paradójica. La Iglesia, poseyendo la verdad, no sabe cómo comunicarla, hacerla llegar al hombre de hoy, tan alejado de Dios. Y por otro lado, este, huérfano de toda certeza, sigue buscando un referente adonde asirse; aunque ya ni siquiera es consciente de esa su necesidad.

      Eliminar
  15. Sois encantadores. Un placer leeros!
    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mérito de Kufisto, Menuda, que nos atrae a todos y nos sabe acoger dando a cada uno lo que necesita. Y sin pedir nada a cambio, más que le pongamos algo en este espacio que es suyo también.

      El psicólogo es él, no yo.

      Eliminar
  16. Repasando ahora los comentarios, por si había alguna respuesta, me doy cuenta de la importancia de la relectura. Es como los paseos de los que hablábamos antes, que no hay dos iguales, porque todos los momentos son diferentes, únicos.

    Me he quedado con un verso del poeta brasileño, describiendo a los mendigos. Qué manera de localizar su procedencia y describir ese mismo lugar en solo dos renglones. Ellos, los mendigos, lo llevan siempre consigo:"el sol del suburbio y polvo más allá de los
    viaductos"


    Yo le habría puesto una coma. Quizá. No sé: "el sol del suburbio y polvo, más allá de los viaductos" O quizá un 'de' de procedencia: "el sol del suburbio y polvo de más allá de los viaductos"

    Y esto que dice Valle Inclán. Sentencioso y verdadero. Si lo sabré yo, que por algo ya he elegido sepultura:

    Por donde una vez pasamos, allí perduramos

    O al menos eso pretendemos. No, miento. La fuerza de la frase está en que perduramos "allí", al margen de nuestra voluntad, lo pretendamos o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No analices las frases ahora, Pedro. No racionalices la belleza; no te la quieras explicar: la belleza de un verso nunca la hallarás en su sintaxis o en sus recursos retóricos, aunque sean a través de ellos donde aquella se exprese. Los pétalos no son la flor, aunque no haya flor sin ellos.

      Pero entiendo que todo el que ame la escritura quiera saber cómo el autor la logró.

      Eliminar
  17. Todo esto me recuerda a "Hollywood", la penúltima novela de Hank.

    Estaban en el set de rodaje de "Barfly", ya sabéis, aquella película que dirigió Schroeder y protagonizaron Rourke y Dunaway, cuando una noche, sin saber como ni porqué, se juntaron las personas adecuadas: Bukowski y su chica, un periodista medio yonki, un escritor medio ido y no sé quién más, no me acuerdo bien, pero para el caso es lo mismo.

    Esperando la preparación de la siguiente escena se pusieron a beber en un camerino, o donde fuera, y cada uno decía cosas tan brillantes, tan memorables, que a otro no le quedaba más remedio que decir "¡qué noche más cojonuda!", hasta el propio Hank se sintió a gusto...

    Eso mismo me pasa hoy a mi con todos vosotros. Hoy sí que me gustaría que estuviéramos todos juntos, bebiendo y diciendo cosas...Hoy sí me gustaría veros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que somos diferentes... Y sin embargo, qué fácil todo, ¿verdad?

      Eliminar
    2. Verdad.

      Aquí somos como somos. Yo el primero.

      Eliminar
  18. Doiraje.

    Aquí se está muy bien porque este es el bar de un escritor. Y es verdad. ¿Que no? Un día os voy a traer aquí blogs de escritores, lo que ellos escriben y el personal que para por allí.

    Kufisto nos cuenta el día a día, y hace un relato entretenido, ameno, y con ráfagas muy imaginativas. Los escritores al uso se guardan todo eso y se dedican a opinar de lo divino y de lo humano, generalmente de tema político.

    Recuerdo ahora mismo el de Muñoz Molina, que tiene el problema de todos los blogs, al que se pegan unas lapas que impiden el acercamiento de gente nueva. Allí amor a las letras, ninguno; todo pendejerío y peloteo al anfitrión.

    Me da la risa recordar la que armé en ese blog. No sé si lo podré localizar. Como os digo, resulta que para por allí gente habitual y de lo más corriente, más propios de red social, y una de ellas, ama de casa y muy mamá, entra en el blog, me corta y dice que acaba de recoger a su niño del colegio y que tiene conjuntivitis. Entro y le digo:

    --Ya he visto algunos comentarios suyos de hace unas horas. Me cae usted muy bien, muy suya, muy auténtica. Ahora hágame caso: al niño dele dos buenos sopapos, que las lágrimas limpian mucho y son un desinfectante muy eficaz.

    Montó en cólera, que qué hacía yo allí, que solo era un troll. Luego se me lanzaron al cuello dos sujetos porque dije que Franco no había sido ningún criminal, que eso eran cosas del botijo de Paul Preston al que tanto amaban.

    Me borraron unos comentarios y me advirtieron dos veces. Al rato volví y los mandé a tomar pol culo, aunque con otras palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el bar de alguien bueno. Y además escritor. Como diría Antonio Machado, Kufisto es "en el buen sentido de la palabra, bueno."

      Eliminar
  19. Me voy a andar, luego os leo o escribo algo, yo qué sé

    ResponderEliminar
  20. Esto no tiene adjetivo:

    http://www.youtube.com/watch?v=HV1rpJVq5OM

    ResponderEliminar
  21. Somos azar, células mutantes, don Mono en nuestra padre y tal pascual...

    ResponderEliminar
  22. Si continúan ganando quienes lo van haciendo estoy convencido de que harán lo imposible porque se olvide toda esta música.

    ResponderEliminar
  23. Viendo el nivel de los comentarios poco puedo decir para no bajar el nivel jaja. En una reunión en el bar yo sería el que calla, observa, escucha y sonrie cuando algo me llama la atención o estoy de acuerdo mientras bebo loquesea en la barra.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  24. Que tengas un buen día, Sergio. O que lo duermas bien ;)

    ResponderEliminar
  25. http://www.elsemanaldigital.com/blog.asp?idarticulo=130512&cod_aut=

    Saludos cordiales.
    Oswald.

    PS: Sergio, muchas gracias por lo que escribiste el otro día sobre mis sonetos. Se me agotó ya la vena poética.

    ResponderEliminar
  26. Revelador artículo, Oswald, no sabía que Bayreuth llevara tanto tiempo mal ni que la esencia se hubiera trasladado a Wels, lugar del que tengo noticia por primera vez.

    ResponderEliminar
  27. Yo tampoco conocía lo de Wels. Ésta es la web de su festival wagneriano:

    http://www.wagner-festival-wels.net/

    Somos los dos oyentes habituales de Rado Clásica y nunca hemos oído hablar de Wels y su festival wagneriano. Extraño, ¿verdad?

    Afortunadamente, los austriacos siguen tan reaccionarios como siempre.

    Aquí, la historia de los orígenes del festival (en inglés):

    http://www.wagner-festival-wels.net/en/entstehung.php

    "Las representaciones de Wels se caracterizan por su alto nivel musical y por su escenografía, que deliberadamente plasma las obras de Wagner con la mayor fidelidad posible a los textos originales, sin extravagancias, en oposición a los montajes modernos.``No puedes mostrar en escena lo que no está en la obra´´ dice Renate Doppler", que es la directora del festival.

    Tristes tiempos en que lo obvio es despreciado como una rareza carca.

    Yo creo que si Wagner hubiera conocido el cine, habría querido que sus obras dejaran de representarse en teatros y que se filmaran. La obra de arte total wagneriana es el cine.

    Saludos cordiales.
    Oswald.

    ResponderEliminar
  28. Cuando revisité "Nosferatu" (la de Herzog) ya conocía de Wagner algo más que su cabalgata de las walkyrias. En la escena donde Reinfeld se encamina hacia el castillo, atravesando un paisaje desolado, se oía algo como banda sonora que hizo aguzar mi oído, "esto me suena....esto...esto es...¡El oro del Rin!"

    Lo era. Bellísima mezcla. La introducción, sus cinco o seis primeros minutos, es como para perder la jodida cabeza: esa música parece estar viva. Pero de verdad.

    Me pasó lo mismo con "Vértigo", "esto es Wagner", de hecho toda la partitura tiene un aire wagneriano. Ves a Stewart tras Novak por las calles de San Francisco, y por debajo el prólogo de Tristán e Isolda...¡qué decir! Me emociona su sólo recuerdo.

    Wagner dirigiendo su película...pobre productor.

    ¿Wels? pues Wels. Malditos quienes no respetan a los genios. Y abominación si llevan parte de su sangre.

    ResponderEliminar
  29. Del minuto 19 y medio hasta el 25,20 (Wagner empieza en el 21,50), hermoso, sin duda:

    http://www.youtube.com/watch?v=ukszLv37clw

    El final de Excalibur, con la marcha fúnebre de Sigfrido, tampoco es manco. Es acojonante:

    http://www.youtube.com/watch?v=_dV_HaaQfLU

    Oswald.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.