i

i

miércoles, 30 de mayo de 2012

TÚ SÍ QUE ERES GILIPOLLAS




Recuerdo que una vez estuve a punto de comprar el calamar eléctrico, aquel chisme que debías pegar a tu panza para transformarla en una tableta de chocolate en pocas semanas; de hecho lo compré, quisir que lo encargué a La Tienda en Casa, nombre que suena a novela de King, ese petardo, pero no fui consciente de ello hasta que una mañana de aquellas recibí una llamada-despertador:

- "¿Don Kufisto...?"
- "¿Ehhh?"
- "¿Don Kufisto...?
- "Sí...sí..."
- "Sí, somos de la Tienda en Casa...venimos a traerle su Abdominator?"
- "¿Qué?"
- "Sí...el Abdominator que encargó por teléfono...nos dio su número para que le avisáramos de la llegada..."
- "¿De qué coño me estás hablando? ¡YO NO HE PEDIDO NINGUNA MIERDA DE ESAS!"

Y les dejé con la palabra en la boca, no insistieron. Aunque lo más probable fuera que apagara el jodido móvil.

Pero sí que lo pedí, también en una noche de aquellas, así que, resumiendo, lo encargué borracho y recibí su aviso de llegada con una resaca del quince. Mal negocio. Tan malo que no lo hubo.

Durante un tiempo, hace muchos años, me aficioné a ver esos programas, a fin de cuentas no ponían otra cosa en la tele, más o menos como ahora, y como no tenía ganas de ver la misma película de siempre o leer el mismo libro de siempre, y el puto sueño no llegaba nunca, me hundía en la pasiva contemplación de aquellos magníficos charlatanes que vendían motos tan inservibles, tan inútiles, que me maravillaba el hecho de que alguien pudiera comprarlos, pues resultaba evidente que era (es) así: en caso contrario no estarían ahí.

Algunos eran unos auténticos artistas, sobre todo un cocinero gordo, con bigotes, que no paraba de cortar cosas con sus cuchillos, creo que hasta le vi serrar ladrillos, era un auténtico showman, una máquina de hablar y de cuchillear mientras el gilipollas del presentador flipaba con lo que veía, más o menos como nosotros; sí, éramos nosotros aunque estuvieras más solo que la una, podías sentirte conectado con la ama de casa que esperaba la llegada del borracho padre de sus fugados hijos, con el recién divorciado de vuelta a la misma habitación donde se pajeara con ardor años atrás, con el viejo viudo que se preguntaba donde había ido todo su mundo...parecía imposible, las tantas de la madrugada y tú viendo a un gordinflón y sus cuchillos. Pero lo imposible lo es menos cuando no puedes dormir. ¡Cuantos se habrán cortado las venas con los cuchillos del gordo de los bigotes!...

Últimamente están pasando uno que es absolutamente genial, irresistible en su cretinez, le doy volumen y todo si la noche está tranquila en el bar, nunca está demás echar unas risas con los amigos, y cuando la cosa está tan tranquila como para ver y oír eso es que a ninguno nos espera nadie en casa. Así que mejor verlo en compañía, no sea que al llegar a casa lo hagas suficientemente bebido como para hacer otra tontería pero  no tan ciego como para no ver los números del teléfono. A veces unas copas de más son la mejor opción.

Se trata de un chisme que te pones en la oreja y aumenta tu capacidad auditiva, no es para sordos, o no especialmente para ellos, pero ¡claro!, como dicen en el promocional, "¡¡¡HAY TANTOS MOMENTOS EN LOS QUE TE RESULTARÍA NECESARIO!!!. Por ejemplo: cuando estás cuidando los rosales del jardín de tu mansión y algún amigo llama a tu puerta, o cuando estás en la Ópera junto a tu despampanante mujer viendo "Tristán e Isolda" y no consigues escuchar bien su inmortal Preludio, o cuando andas de pesca con tu yate y tienes que estar atento a cualquier vibración, o cuando paseas por esa cala de ensueño, poca gente y todos guapos, cielo azul y mar en calma, paseando tu cuerpo perfecto y escuchando el admirado cuchicheo general...sí, me gustaría tener una casa con árboles grandes y frondosos y que de vez en cuando un buen amigo llamara a la puerta para charlar, tomar una copa y echar una partida en la sala de billar, o ir a Bayreuth con mi Rachel y escuchar esa música divina en su cuna, o coger mi yate y salir al mar a pescar peces espada y cocinarlos para mis amigos, o pasear por una playa paradisíaca entre poca gente tan estupenda como tú...


- "Kufisto...¿sabes lo que le dijo Carlos el otro día a mi novia?"
- "¿Qué?"
- "Que no viniera a tu bar porque eres gilipollas"


Esto es España, y aquí quien escucha, su mal oye. Como yo esta noche.


Y es que los oídos se crearon para la Música





10 comentarios:

  1. Me acuerdo del gordo aquel de los cojones y sabes lo que mas me jodía, pues la cantidad de comida que tiraba por el aguerito de la encimera. Claro me entraba hambre y hala a por un sanguis. El del aparatito es genial, sus amigos no se darán cuenta porque es como un móvil dice, jaja y la cara de gilipollas que pone el rubito cuando esta en el bosque.... que grande, ese si que escuchara el balazo perdido cuando le alcance, jajaja.
    Saluditos Don Kufis y sigue con salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te juro que iba a escribir sobre el pozo sin fondo, fue al primero que se lo vi, antes que a Arguiñano, siempre me preguntaba si tirarían toda esa comida...se me pasó, leche.

      Pero este del sonotone es, es, es...sin palabras, hay que verlo.

      Un abrazo, amigo mío.

      Eliminar
  2. La verdad es que cuando anuncian esas cosas es por que alguien las compra, ademas de lo que expones también ofrecen milagros para adelgazar, babas de caracol o un aparatejo que te alarga el pene.
    Además es que son machacones en ocasiones repiten el anuncio varias veces seguidas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que repitan el mismo anuncio varias veces, querido Helio, sino que el mismo anuncio es una constante repetición, como un mantra, debe estar estudiado, esos cabrones no hacen más que estudiarnos para ver como roban nuestro dinero sin ponernos una pipa en la sien, que luego deja unas manchas que no las quita ni don Proper. Así que mejor dárselo de motu proprio, como imbéciles que somos, una vez que nuestros cerebros hayan recibido su sesión diaria de rayos gamma, o beta, o infrarrojos, o la madre que parió a todos los rayos que en el mundo han sido.

      Saludos, amigo.

      Eliminar
  3. ¿ Y la carterita esa que venden, que le pasa un coche por encima y no le pasa nada ?. 29,95 leuros de vellón + gastos de envío.
    El gitano de abajo me la vende a 4 pavos ( la auténtica ) jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tanos siempre han sabido el justiprecio de las tonterias

      Eliminar
  4. kufisto

    Paso poco por aqui y casi nunca participo porque mis existencias de tiempo para blogs las absorbe enteras el de Moa, pero hoy quiero decir que el anuncio de los cuchillos a mi tambien me enganchó en un tiempo en los momentos en que hacía tiempo para ir a trabajar y ¡me gustaba! ver el rollo que le echaba el tio, tenía madera de vendedor de manteca de serpiente en su carromato desvencijado en un poblacho cualquiera del Far West.
    En cuanto a Wagner esta es un poco mas alegre.

    http://www.youtube.com/watch?v=22-_FVDnvNU

    Un saludo, manuelp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, manuel, es un gusto verte por aqui, porque alli lo hago a diario aunque no participe, por cierto...ultimamente esta un poco caliente la cosa, me gusta.

      Muy bueno lo de la manteca de serpiente, amigo.

      Un afectuso saludo

      Eliminar
  5. Los oidos se crearon para la música porque la música es el alimento del espíritu.

    Saludos Kufisto,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta claro, Manel, !mira como sale lo que entra por la boca. Y como huele!

      Hay que alimentarse por las orejas. Y por la vista, tambien.

      Un saludo, amigo mio.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.