i

i

viernes, 18 de mayo de 2012

LO MEJOR SON LOS TENTÁCULOS




¿También echaremos de menos estos días? días tan insulsos como un maldito queso de Burgos, noches en las que llegas a plantearte endulzarlas a base de copazos de Johnnie Walker para sentir algo, aunque sea mentira, pero algo hay que hacer, claro que enseguida recuerdas tus resacas y decides dejarlo correr, ya expulsarás ese engendro cuando mañana te bebas el zumo de naranja, es instantáneo, matemático, mierda de queso...¿desde cuando un queso necesitó miel para saber a algo?. Así que mejor escribir, transformar el queso en requesón, como las vacas con sus hierbajos. Sí, yo también soy una vaca. A veces.

Y eso que en la mañana de ayer me sentí como un toro, subiendo y bajando cuestas por el campo como un cabrón loco, cantando, riendo, hasta los perros salvajes pasaban de mi, un camionero pasó sonriendo a mi lado y pegó un bocinazo en el momento en el que gritaba el estribillo de "Scar tissue", yo también me reí y le saludé, y es que no hay nada como sentirte fuerte para que te sude la polla todo lo demás, aunque de vez en cuando mires a tu alrededor por si alguien te ve, pero en contadas ocasiones, sagradas ocasiones, estás tan a lo tuyo que ni te das cuenta del camión que te pisa los talones.

Pero hoy he hecho la ruta habitual, la standard, by the city, excusándome por unas pequeñas ampollas en un par de dedos de los pies, nada que no pudiera arreglarse con un poco de esparadrapo, pero no hay que forzar, lo dicen los médicos y todos esos capullos, mierda pá ellos, ¿quién dijo que gana el que más veces respira?, Matusalén lo hizo treinta veces más que Jesucristo o Alejandro y no pasa de ser el Moe Green de la historia: el del tiro en el ojo. Así que voy a echarme la segunda copa del J/B que tengo desde el verano pasado, en casa se bebe de otra forma, mejor, sin miedo ni esperanza, ¡y qué coño!, así se escribe mejor, o al menos me lo parece. Y con eso basta.

Lo mejor del día ha sido el dedo que le saqué a una que casi me atropella en un paso de cebra, ninguno de los dos paramos, la muy zorra pasó a menos de un metro, y sin alterarme lo más mínimo le hice un dedo bailón mientras seguía caminando. En todo lo alto. Vi como ella se removía en el asiento y me eché a reir, ojalá se hubiera bajado del coche, pero se ve que la muchacha tenía prisa, o algo, o simplemente miedo a completar la chulería. Y es que ser chulo cuesta las perras y, a veces, hasta la salud. Sigue buscando, nena.

Después, nada. Pero nada.

Y cuando he empezado a fregar las huellas de otro día para olvidar pensé la primera pregunta, y entonces me acordé de los videos, de los aparatos, digo, de esos donde metías la cinta de VHS, eso que hace treinta años  parecía magia y ahora es una cebolletada, el sino de todo por lo visto, y recordé cuando pasaba una cinta con el avance rápido, no sé, para encontrar una canción, o una escena, o lo que fuera...y recuerdo que automáticamente volvía a velocidad normal cuando llevaba unos 45 minutos de estar pasando imágenes a toda hostia, sin que apretaras el play ni nada, simplemente era así, estaría programado o lo que fuera, entonces tenías que buscar el mando, o levantarte del sofá y darle a la doble f para encontrar lo que buscabas...y he recordado la matríxtica teoría según la cual no somos otra cosa que máquinas, pilas, baterías, vigiladas por calamares metálicos y punsetes bien peinados, y entonces he pensado que todos somos una cinta de VHS que pasan en la doble f para que la cosa vaya rápido, a la máxima potencia, quizá estén construyendo un cohete con nuestras mentes para largarse de aquí y explotar otro planeta, los recursos se acaban y toda esa jena, en fin...pero como somos tantos, a veces los calamares metálicos no dan más de sí a pesar de sus ocho tentáculos, y entonces la cinta recupera su velocidad normal y te das cuenta del rollo, de lo que pasa...es cosa que he hablado con algún amigo que había pasado por lo mismo, "no sé...hay momentos en los que todo parece tener sentido...no sé como explicarlo...pero sí te digo que te ríes". Hasta que aprietan la doble f y te llevas los cables a los polos.


No sé lo que somos, pero me gusta sentirme fuerte, y no hay nada tan grande, tan magnífico, que no resulte ridículo pasado a una velocidad que no sea la suya.


Para mi siempre fue un placer pelar calamares. Y comerlos.


Esparadrapo y conocimiento de tu cuerpo. Eso es todo: lo que le va bien a un millón no significa que a ti te vaya bien.


Respirar bien, no respirar más que ninguno.


Eso es de matusalenes.






9 comentarios:

  1. El vídeo está bien. Tú, estás bien. Yo ya no sé si será mejor que dejes la bebida, o te la metas por vena. Cada uno, tira de lo que le gusta, tú por el J&B, y yo, como no podía ser de otra manera, por el Veterano, ya sabes, el del torito que viene en la portada.
    No aceleres mas de lo que te pida el cuerpo, tú a tu ritmo. Y pasa del botón ese,de acelerar la película. Cada película tiene que ser vista solo con el play. Que no nos aceleren, que bastante aceleraos estamos ya.
    Saludos tío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veterano...de la vieja escuela. Tengo un cliente, veintipico años, que lo bebe como el agua, aunque eso sí, en modo sol y sombra, con un chorreón de Cadenas, es increíble, nos deja alucinados...¡y es chófer de ambulancia!

      Gracias y otro saludo para ti, amigo. ¡Aúpa la coñá, coño!. Tanto cognac y tanta polla...

      Eliminar
  2. ¡Pero qué hartazgo de ser, la verdad! ¿no habrá nadie que mande a la mierda de una puta vez a este caganer?

    ¡¡¡DIECIOCHOMIL entradas al año!!!...¿qué os pasa? ¿sois coprófilos?.

    Y "Público" igual, el nota éste sale más que Ronaldo y Messi juntos. ¡Dios!, es que es leer su perpetuo blog con afotos machistas y de toreros echamierdas en un buffé de carretera y ponérseme mal cuerpo.

    Ya me has jodido el día

    ResponderEliminar
  3. Siempre me han hecho gracias las gentes que entran en un lugar al que nadie les obliga ni les pide que entren y se ponen a rajar. Lo digo por el anónimo ése.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Déjalo, Pkdor, es mi Mark Chapman particular, pero lo tengo a régimen: uno por artículo, que si no paso la aspiradora.

      Mientras no encuentre la dirección de mi Dakota todo ira bien.

      Y si la encuentra...habremos de ver si se repite la historia.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Mmmm...Creo que has dado en la clave. Cuál es la velocidad de cada uno, cómo elige hacer, ver y sentir las cosas. El rollo está en que sentirse fuerte es saber que todo lo demás parece ridículo visto desde tu punto de vista. Y es así. No hay nada mejor o peor que lo que nos rodea. No hay magia en nada si no la pone uno. No importa estar en minoría, aunque sea minoría de uno solo, si es lo que tú eliges. La fuerza, como te digo, no está fuera, está dentro. Y no importa mucho si uno la consigue a base de ser un perro fiel al despertador, un tren con horarios fijos y velocidad de crucero, preprogamada, o un viajero en el tiempo. No veo mucho mejor ser un buen chico que un yonki. Es diferente, y suele haber más de lo primero, por eso parece que es más normal. Suelo pensar siempre que el que lucha con esperanza de vencer, falsea el resultado. Lo hace para algo. A mí siempre me han molado más los que luchan porque sí, sabiendo que han perdido de antemano. Eso es real. A la velocidad que pase. Me acaban de entrar ganas de volver a leer "Aullido". Yo también escribo mejor con un par de alicientes. Y puede que sea mentira, o verdad a medias, pero seguro que es más sincero que el paquete perfectamente envuelto y maravillosamente atractivo que me venden como certeza vital ineludible. No me lo creo y no quiero hacerlo. Como decía W. Faulkner: "Entre la nada y el whisky, me quedo con el whisky". Pues eso. Un abrazo. Y por tender un puente con otra de tus entradas: "Leash" de Pearl Jam.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén, colega, amén. Extraordinario comentario que te lo agradezco muy de veras.

      Y sí, la banda de Vender tiene algunas de las ÚLTIMAS grandes canciones del Rock.

      Un saludo y buen día, amigo.

      Eliminar
  5. Sentirse fuerte…

    Poderoso, cantar a voz en grito, sentir cada respiración y cada latido como acto voluntario y no como mero trámite para seguir aquí…

    Experimentar la vida sintiendo que no le debes nada…

    Y un copazo, qué demonios! O dos, o los que te salgan del pirri…

    Escribir y sentir que estás en la escena deseada, sin necesidad de pulsar la doble f…

    Eso está bien.

    Eso sí es vida.

    (no voy a decir nada del anónimo 1, que se basta y se sobra solito para quedar como lo que es…al anónimo 2, felicitarle.)

    Y a ti un gran beso,

    R

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "O los que te salgan del pirri...". Memorizado queda, con tu permiso, preciosa.

      Un beso.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.