i

i

viernes, 4 de mayo de 2012

ADIÓS, ESPAÑA



España está muerta, pero no puede saberlo.

La cosa cada vez va a peor, cada día hay más borrachos desquiciados, más parados acojonados, más advertencias de aquellos que nos engañaron...y la vida no es sino límites. Dejemos lo infinito para el Universo, quien por otra parte supongo pasará bastante de todo lo nuestro. Si es que tiene noticias de nosotros.

Y ya estamos dentro del límite, sólo es cuestión de tiempo que lo sepamos.

A España no la ha matado nadie, ella misma se ha suicidado, pero tampoco esto le salió bien: su muerte está siendo larga y penosa. Un suicidio de aficionado. Ni la muerte parece quererla.

Cuando los últimos padres de la patria se reunieron para gangbangearla tomaron la decisión de que una vez satisfechos sus deseos había que matarla, porque no otra cosa se puede pensar de quienes entregan lo más preciado de un país, su futuro, a sus enemigos, a quienes desean aniquilarlo por encima de todas las cosas.

Un buen padre jamás confiará la educación de sus hijos a quien quiere matarlo, y eso fue lo que hicieron quienes delegaron la educación de generaciones enteras, del futuro de nuestro país, en las garras de sus más impenitentes odiadores. De locos, o de risa, ¡ya que más da!, sino fuera verdad.

Todo lo que quisieran, todo, menos la Educación, la Cultura y los Medios de Propaganda. Porque un país no es cosa de balances, sino de sentimientos. Si desde pequeño te enseñan a odiar algo, lo odiarás toda la vida, aunque sea de forma irracional. En la infancia, en lo que se haga con ella, está todo lo que serán capaces de hacer después; bueno y malo, todo saldrá de ahí. Y de su control, del encauzamiento que le den, dependerá lo que busquen para el futuro.

Y éstos tíos buscaban la muerte de España, porque ninguno sale en aquellas fotografías con un capirote en la cabeza.

No nos soportamos, no nos aguantamos, la culpa de lo que nos pasa es de éstos o aquellos porque son unos tal y cual, porque mira aquí y allí, porque no hay derecho a...nos han enseñado a odiarnos de cualquier manera, por cualquier cosa, a cualquier precio, y así, con odio dentro de casa, no se puede ir a ningún sitio.

Tenemos como Jefe del Estado a uno que jamás ha hecho nada por sí mismo, al que todo le ha venido dado sin hacer méritos para ello, un hombre del que no se conoce más mérito, más habilidad, que la de ser campechano, ése es el primero de nosotros, el ejemplo a seguir. La vida es campechanía cuando tu cara está en los billetes.

Tenemos una clase política que ha hecho un arte del compadreo y del juego de manos, unos políticos inconscientes en el mejor de los casos, cuando no delincuentes, unos medradores profesionales, unos saltimbanquis de su Señor, unos mandaos que no quieren ser otra cosa...unos mierdas.

Tenemos unos medios de comunicación absolutamente abominables, en eterna conveniencia con los mismos de siempre, enseñando pierna o quebrada en casa, da igual, la cuestión es que todos quieran estar dentro, que nadie se quede fuera, y si lo hace señalarlo, marcarlo, destrozarlo.

El único objetivo de todos éstos es enriquecerse antes de que no quede nada por rascar.

Y la Iglesia, tenemos a la Iglesia, a la Santa Madre Iglesia, la picadora del bravo y noble toro, la misma por la que arruinamos el mayor Imperio que vieron los siglos en absurdas batallas contra el signo de los tiempos, la misma por la que nos apartamos de la única Revolución que ha tenido el género humano, la Industrial, la decisiva, ya que todo lo proveniente de sus enemigos era malo para nosotros, la misma por la que se mataron nuestros abuelos, porque esa fue la razón, no hubo otra, la misma de siempre, los mismos de siempre. La heroína de la función, pero ya está tan pasada que da mal rollo, ni a hoja de patatera llegas, ¿quién se la iba a jugar ahora por ti, Gran Zorra?. Tus besos huelen a nicho. Tus besos siempre olieron al que estaba por venir.


España se muere, por fin, entre la mala baba de su mala madre y los venenosos lechazos de sus últimos padres putativísimos, no hay cura para España, sólo sacerdotes que le den la extremaunción.


Aunque al mismo tiempo que se la administren lo estarán haciendo con ellos mismos.


Porque si  muere España,  muere la Iglesia Católica.


No queda más que desconectar la máquina: que sus brazos, piernas, órganos y Corazón sean trasplantados  a otros cuerpos, o que sigan su camino solos, separados, este mundo está lleno de científicos locos y de cobayas más locas que ellos, piernas que hablen, brazos que vean, polla que filosofe y Corazón que coma aire de zanahoria, pero lejos de la cabeza muerta hace tanto tiempo...


¿Estuvo viva alguna vez?


España fue un milagro que ha resultado ser otro fraude.

16 comentarios:

  1. Ya veremos Kufisto, ya veremos.

    Y no es que yo sea especialmente optimista, mas bien al contrario, pero es que para mi tirar la toalla no es una opción. El que la tira ya está muerto, y si está muerto, que no se queje.

    Y es que me gusta aguantar, aunque sea solo para joder a los habituales hijos de la gran puta que tanto pululan por mi Vascongadas.

    ResponderEliminar
  2. Sin miedo y sin esperanza, Ogro, pero en este asunto ya no hay nada que hacer

    ResponderEliminar
  3. En este asunto estoy completamente de acuerdo con el sr. Kufisto, y no comparto (aunque me gustaría) la esperanza del sr. Ogro. Esto está acabado, sólo queda esperar a la lquidación completa. A España hoy le dedicarían una canción los Sex Pistols, porque es evidente que no hay futuro.
    De hecho ya hace unos años dediqué un post a este asunto aunque desde otro punto de vista: http://el-opinadero.blogspot.com.es/2010/04/yo-acuso.html
    Un saludo, señores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a leerlo, Pkdor.

      Sólo nos queda el descabello, o el tiro de gracia, no hay solución.

      Saludos y voy pallá.

      Eliminar
  4. Comparto el análisis, Kufisto.
    Sin miedo y sin esperanza, sí señor.
    Pero creo que, una vez desaparecida la resaca de la Gran Ola, se tendrá que volver a sembrar el campo, y ése puede ser el momento adecuado para no dejar crecer la mala hierba.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya dudo hasta de que sepamos aprender, Herep, nuestra Historia lo demuestra.

      Este país está maldito, no hay otra explicación, no puede ser que haya tanto odio entre hermanos.

      Eliminar
  5. señores siempre hay solucion la vida se acaba solo cuando se muere, y no puede uno vivir drogado o como sombi aguantando la carga que no es vuestra, salid, proponed recogida de firmas salid todos a la calle que si en grecia derrocaron un gobierno y estaban mucho peores que vosotros y en islandia mas de lo mismo, españa que siempre ha sido un pueblo luchador, no por sus dirigentes, que entre otras cosas han sido mas bin tiranos, hay que dejar de ser mansos, porque se puede ser manso pero no menso, hay que despertar porque la lucha tiene esperaza y la esperanca como dicen por ahi es lo ultimo que se pierde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si salimos a la calle, logam, será para matarnos entre nosotros.

      Lo siento, pero estoy como el día: nubes bajas.

      Siento que el sol de España está a punto de convertirse en una supernova.

      A ver qué sale. y es que siempre seré de pueblo.

      Eliminar
  6. Sabes cuántos siglos lleva a punto de palmar España? Pues desde q ni se llamaba así…

    Y siempre ha sabido sobrevivir.

    Porque, al final la gente de/del pueblo (tú, y yo, y éste y aquél, etc.) hemos sabido hacer frente a sinvergüenzas de todo tipo y condición, hemos apretado los dientes y hemos podido aportar un poco de hombría de bien.

    Esto está hecho un asco. Pero acordaos también de lo bueno, del sustrato: las personas.

    No es facil; y puede q nunca lo sea.

    Si no hay nada q perder, objetivo claro, pies firmes, dientes apretados y a muerte.

    Nos veremos en la meta…o en el infierno, pero podremos mirarnos a los ojos.

    Beso Kufis,

    R

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos veremos, R, algún día, sin duda, y lo de menos será dónde. Siempre es lo de menos.

      Otro para ti.

      Eliminar
  7. Pues por abrir una puerta a la esperanza he aquí una frase que se le atribuye a Von Bismark (aunque no lo he confirmado). Es la siguiente: "Estoy firmemente convencido de que España es el pais más fuerte del mundo. Lleva siglos queriendo destruirse a sí misma y todavía no lo ha conseguido".
    Digo yo que a lo mejor seguimos aguantando la autodestrucción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me recuerda a lo que dicen los defensores de la Iglesia como justificación a sus 2.000 años de porculeo: si con sus tremebundos errores aún sigue ahí...por algo será

      Eliminar
    2. Matarán una España pero crearán otras, todo sea para que ellos puedan seguir disfrutando de sus privilegios a costa de la incultura nacional....

      Eliminar
    3. Y quienes les sirvan el banquete los llamarán héroes...

      Eliminar
  8. Tenemos a un presidente del gobierno que tendría que estar en la carcel por mentiroso, ha llegado a ser presidente diciendo que no haría todo lo que está haciendo ahora. La iglesia y la casa real no se tocan, pero a los que tenemos poco o nada vamos a tener menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Situado sobre la mierda del anterior no para de defecar arguyendo que no sabía como era de grande y maloliente. Eso lo hace hasta el Tato.

      El hecho es que estamos intervenidos "de facto" por Bruselas, y tanto el uno como el otro pintan menos que las luces de Orcasitas.

      Así que sigamos cagando hasta que en las tripas no nos quede más que aire, entonces vendrán los pedos y después...a grecear. Sálvese quien pueda.

      Un saludo y muchas gracias por alistarte en este ejército de las palabras.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.