i

i

viernes, 17 de septiembre de 2010

DEUS EX MACHINA





¡Gran noticia amigos!. El "supermercado automático 24 horas" ha cerrado.

Un ser demoníaco menos.

La primera vez que lo ví estaba paseando: "¡Hostia! ¿qué es eso?". Una pareja estaba dándole a la pantallita, miré hacia arriba y leí su nombre, "¡anda!, mira que bien...". Tiempo después caí en la trampa...

Era un domingo de invierno por la noche, yo iba tan tranquilo, oyendo música, pensando, fumándome un pito...cuando me dí cuenta que estaba a sus pies; fue tal como si me llamara "Kufistoooooo...", creo que fue un poltergeist. Fue un poltergeist.

Entonces recordé que me hacía falta un bote de tomate; trabajaba por las mañanas y me gusta desayunar en casa, (a mi bola, sin prisas, en el bar siempre hay alguien para tocarte los cojones) normalmente un par de tostadas con tomate: pillas los tomates, los troceas, aceite de oliva, ajo, sal, lo mueves y a guardar al frigo. Cojonudo.

Al cerebro de la bestia...

"Eliga la opción", "Seleccione el producto", "Cantidad"...y ese rollo. "Alimentación", "Bote de tomate entero pelado", "Uno".

"¿Algún producto más?"

Realmente no necisataba nada más, pero ya os digo que sentía como si una fuerza desconocida me empujara a seguir comprando.

"Bueno, venga...un paquete de salchichón...un litro de leche...pan bimbo...unas latillas de caballa...(¡joder Kufisto! ¡para ya!)...vale, espera que pille una bolsa para echar todo esto... ya está"

En fin, los precios en las máquinas son más caros así que no me sorprendí cuando me dió la hostia:

"El valor de su carro de la compra es de...introduzca el dinero"

Rezando (algo me olía mal) metí un billete de 20 pavos. Las tripas de la máquina comenzaron a removerse, como si se hubiera comido un cocido a las tres de la mañana.

"Retire su compra y el cambio. Gracias"

En el ano de la puta máquina no había ni compra ni cambio.

Me quedé mirando. Esperando. La máquina se calló. Todos nos callamos.

"¿Qué cojones pasa aquí?"

Le dí a la pantallita, golpeé en sus bajos, comenzé a cagarme en todo a voces...Miré a la cámara, el letrerito, "grabamos por su seguridad"...me pareció oír una risa metálica.

Tras diez minutos de inútiles puñetazos y maldiciones lo dejé por imposible, miré otro mensaje: "Si tiene algún problema póngase en contacto con el número...". ni lo apunté. Sé como funciona el asunto.

Pasaron los meses y los años. Cada vez que pasaba a su lado me cagaba en su puta madre. O padre. Fué mejorando, cada vez tenía mejor aspecto, el negocio iba bien. Una noche la ví tan cambiada que decidí echarle un vistazo; realmente tenía muy buena pinta. Mejor que yo. Curioseé un poco en su cerebro, a ver que novedades tenía.

Sí, verdaderamente había de todo, por lo menos en pantalla, otra cosa era que te viera la puta jeta y decidiera reírse de tí, como hizo conmigo. Me fijé: "Artículos eróticos", vamos a veeeer...

Estaba bien surtida, no faltaba de nada, bien pensado, compra nocturna de comida prefabricada, soledad, tristeza, pero..."¡También tenemos EEESSTOOO, amigas y amigos!..."

Imaginé a la típica feminazi, física y mentalmente monstruosa, haciendo la compra en la máquina por no encontrarse con un maromo, pillando el papeo, el papel higiénico y tal..."Ummm...a ver que es esto...Long Big John, 8 inches of hard pleasure!...pá la saca", después se iría a casa, le quitaría el cañon al gran tanque de juguete que se compró para "esos momentos de intimidad", colocaría en su lugar el gran falo negro de plástico, lo introduciría en su pozo sin fondo y le daría caña al tanque, a plena potencia. Una vez reventada por el amigo John iría a la cocina a prepararse una pizza en el microondas, con extra de salchichas, la devoraría viendo la tele y a la cama, pero antes de dormir un vistazo al best-seller "Un mundo perfecto, un mundo sin cojones" por la doctora Adolfa Kapputt.

También había vaginas y bocas de plástico. Imaginé al típico divorciado, aburrido, sin un duro, "6 botes de cerveza, una botella de dyc, una coca cola de dos litros...a ver que es esto...¡Mejor que una de verdad!, ¡Pruébela y descubra nuevas sensaciones...ummm, ¿la boca o el coño?...la boca, estoy cansao...". El notas se va a su cuchitril y se pone la boca de plástico en la punta de la polla...la cosa funciona si no la mira, pero si abre el ojillo y ve ese chisme en su pobre polla le da bajada y el asunto se desinfla, así que decide ponerse un trapo en los ojos para no verla, ya no le quedan cojones ni para cerrar los ojos, se los tiene que tapar, le da a la maquinita, ahora sí, ahora sí, ahhh...cuando se la quita siente un inmenso asco, la tira lejos de él y va a la cocina a echarse un buen vaso de whisky, regresa, enciende un cigarrillo, mira la tele, mira la boca, la recoge, la limpia y la guarda. "Tampoco está tan mal. Y ahorras"

¡Ay la soledad y el aburrimiento...!

Tengo amigas trabajando en Urgencias y te cuentan cada cosa...

Imaginad una tía en casa, sola, aburrida, los chicos de campamento y el marido currando, en la tele no hay nada, es domingo y sólo hay películas, ni "Sálvame", ni leches, está tirada en el sofá, sin darse cuenta está haciéndose un dedo, se pone cachonda, pero ya no tiene 14 años, necesita algo más gordo, recuerda que en la cocina hay un botellín de coca-cola, lo agarra y se lo mete, dentro fuera, dentro fuera, dentro fuera...en una de estas, con la excitación, se queda dentro, ha hecho el vacío, no hay manera de sacarla...acojonada va a la ducha, al bidé, se echa agua, se mete los dedos...nada, no hay manera, tiene que ir al hospital, a urgencias...el doctor trabaja, no pregunta, la tía se pone más nerviosa, "no se lo va a creer...estaba con mi niña, viendo una peli, bebiendo unas coca colas cuando de repente hemos sacado la cama elástica y nos hemos puesto a saltar, con tan mala fortuna que la hemos roto y al caer he caído sobre la botella que había dejado olvidada..." "Ya...es muy normal" "(Ufff...menos mal)" "(Guarra)", después a casa, con el tiempo justo, llega su maridito, qué tal amor, bien cariño, vengo reventado, ¿quieres algo?, dame una coca cola, me tomé la última esta tarde...


Y a todo esto las máquinas pensando: "Seguid, seguid...no pensáis nada más que en follar, nuestro Tiempo se acerca, el día en que nos sirváis como pastillas de jabón metálicas para limpiarnos nuestros bajos se acerca...y entonces no habrá piedad, ¡inútiles bolas de grasa!".


Quizá ese día esté a la vuelta de la esquina.


Pero todavía mandamos nosotros.


¿O no?

6 comentarios:

  1. Bien también hoy, Kufisto. Bukovskyano, aunque no he leído a Bukovsky pero me lo imagino, por lo de "La máquina de follar" y eso. Lo de la feminazi y el divorciado es bueno...y muy sórdido.

    En mis Obras Completas de Dostoyevsky hay un apartado (que no he leído) que se llama "Inéditos", que incluye inéditos de Demonios. Supongo que está ahí lo de la violación. No hace falta que lo pongas aquí, ya lo leeré.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, Kufisto, esta tarde me he acordado de ti. Casualidades de la vida: he ido a la FNAC y tienen una tele en la sección de música clásica en la que estaban poniendo la función de La Flauta Mágica de la Damrau que tú siempre linkeas del youtube. La ópera ya había terminado: lo primero que he visto a sido a doña Diana saludando al público.

    ResponderEliminar
  3. Qué hay Oswald,

    tienes razón, el toque Hank es evidente, no buscado, pero sí, lo leí entero y lo releo cuando pillo una racha mala con la bebida. "La máquina de follar" es otro rollo. Leéla si puedes, se te saltarán las lagrimas de la risa. Me encanta Bukowski.

    Estoy transcribiendo poco a poco el capítulo en cuestión. Me llevará tiempo, es largo y el lunes empiezo a currar, pero terminaré por subirlo para que lo lea quien esté interesado.

    Buenos tus poemas, no entiendo por qué se mosquea el personal, si el blog está parado no hay por qué enfadarse; se contraataca y punto, vamos digo yo.

    Te dejé respuesta a tu último comentario de mi artículo anterior.

    Saludos y gracias amigo.

    ResponderEliminar
  4. Lo de la Damrau en "La Reina de la Noche" (en la versión que os suelo pasar) no tiene nombre. No me canso de verla. Algún día escribiré algo sobre ese vídeo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que reconocerle su parte de mérito al director artístico de esa Flauta mágica: los decorados, la ilumninación, el vestuario(sobre todo el de la Reina, que es fastuoso) están muy logrados.

    Gracias por lo de los poemas. Parece que a Moa o su censor también les gustan porque no los borran pese a los insultos que contienen. En cuanto a las réplicas de Hegemon, sinrocom o Menorqui, lo que me molesta no es que me insultan (sólo faltaría, más les insulto yo, por juego...bueno, y porque son un poco tontos y pelmazos), sino porque sus versos dan vergüenza ajena: escriben peor que niños de diez años.

    Un saludo, kufis.

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón, la forma es casi tan importante como el fondo.

    Y a veces más.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.