i

i

lunes, 13 de septiembre de 2010

QUE TE JODAN, BIENZOBAS






La mañana que mataron a Tomás y Valiente yo estaba en Madrid.

Me había apuntado a un curso sobre cine en la UNED, ("¿es que AHORA vas a ser director de cine?" me dijo un tío mío mirándome de aquella manera), y era mi primer encuentro con el profesor que se suponía iba a dirigir mi trabajo.

Llegué en tren, pillé un autobús que iba prácticamente vacío y ahí fue donde escuché por la radio la noticia: "Acaban de asesinar a Tomás y Valiente en la Universidad...". Bueno, una pena, en fin, yo no sabía quien coño era ése tío, otro más para el zurrón etarra, qué le vamos a hacer, yo voy a hablar de mi libro y tal...

Estaba un poco nervioso, así que me hice un canuto y me lo fumé antes de pasar a la entrevista; goma buena, de primera...me relajé.

Había muy poca gente; la verdad, yo qué sé, me esperaba un maremagnum de personal para arriba y abajo, pero no, mejor...pasé al despacho de ése tío:

- "Hola...buenos días"
- "Hola..."
- "Soy Kufistóteles..."
- "Ah, sí...pasa, pasa..."

El notas era un tipo cuarentón, con gafas, delgado, medio calvo, feo, sentado en una mesa inundada de papeles, con un ordenador y tal, lo típico. Empezamos la charla, quiero hacer un trabajo sobre Kubrick y eso...el tío me miraba como diciendo: "otro capullo abducido por La Naranja Mecánica...", me preguntaba alguna cosa, miraba al ordenador, se callaba, me callaba, mi "globo" aumentando, estaba empezando a emparanoiarme, "bajada" al canto y tal, "éste tío no me hace ni puto caso"...así que lo solté:

- "Acaban de decir por la radio que han asesinado a Tomás y Valiente, los etarras..."

El tío se descompuso.

- "¿Cómo?"

Para qué quería más...no sé si sería su padre, o su tío, o un familiar suyo, o un colega, pero lo cierto es que empezó a llamar por teléfono para confirmarlo, nervioso, voceando, histérico...Y yo ahí, mirándolo, "puesto".

Después de unos minutos en los que llegué a pensar que me había evaporado, el tío reparó en mí, mirándome como a un marciano.

- "Ah sí...todavía estás aquí (¿dónde querías que me fuera, cacho cabrón?)...bueno ve abajo a la biblioteca y que te den estos libros...te los estudias y vuelves dentro de un mes. Adiós"

Y se dió la vuelta para seguir colgado del teléfono.

Pillé el papel, me levanté y me fuí, alucinado. "¿Pero quién cojones era ese tío?" me preguntaba sobre el tipo que acababan de freír a tiros. No sé, ni que hubieran matado al puto Rey...

En la biblioteca el personal ya se estaban enterando del notición, eso era un pandemonium.

- "Buenos días, vengo por estos libros que me ha dicho el profesor..."
- "Un momento por favor..."

Ni puñetero caso. Después de un buen rato una vieja bruja se dignó a atenderme:

- "Estos libros son de pago. Tienes que comprarlos en la librería..."
- "¿Cuanto cuestan?"

Una barbaridad. "Me cago en la hostia puta".

Salí de aquella casa de locos pensando qué hacer. Había pagado treintatantas mil pelas por esa puta mierda y no me habían hecho ni caso, y ahora me decían que tenía que comprar unos libros que serían de oro por su precio..."¡a tomar por culo!".

Me fuí para Atocha; policía, sirenas, secretas...saqué el billete y salí afuera, me senté, le pegué un bocao a un sandwich de la máquina, lo escupí y lo tiré, "que esta mierda sea legal y el costo no...", compré un bote de cerveza y me hice otro petardo, la mañana estaba fresquita, nublada, agradable, yo me encontraba bien, muy bien, oía las sirenas y fumaba, echaba un trago, miraba a la gente, a las palomas, a uno que estaba durmiendo cerca de mí...

Regresé a casa. Del curso nunca más se supo. Me enviaron alguna carta. Pasé de todo. Mi tío volvió a preguntarme, "¿cuando haces tu primera película Kufisto?", "pronto, tío", "anda, ve a atender aquella mesa...".

Tiempo después ví la foto del que se cargó al pobre Tomás y Valiente, un tal Bienzobas sino recuerdo mal, tenía cara de gilipollas, de mamón, de estúpido...¡bien me jodistes, hijoputa! ahora que podría tener un par de Oscars y una mansión en Honolulú...otro sueño más al cubo de la basura.


En memoria de Francisco Tomás y Valiente, con mi respeto y admiración.



(Ahora que termino veo que fue un 14 de febrero cuando se lo cargaron. Paradojas de la vida.)

2 comentarios:

  1. He visto tu comentario a las declaraciones de Hevia, el gaitero. Recuerdo que estando en Madrid fui a un concierto de Gwendal porque la chica con la que salía le gustaban mucho. Yo no quería, pero ya sabes: insistió y... Total, que estábamos allí y había un grupo de heavys cerca del recinto, y antes de que empezara el concierto un pelmazo se puso a tocar la gaita entre la gente. Me cegó la risa porque un heavy, muy motero él, le dijo:

    -¡Toca!, ¡toca ahí hasta que baile la vaca!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy bueno!

    Pues sí que has buceao, Priede, ese comentario fue hace tiempo, casi no me acuerdo...¿algo de que escribiera canciones como los Zeppelin o así?

    Saludos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.