i

i

domingo, 6 de octubre de 2013

NO QUARTER




No recuerdo el título, aunque puede que fuera aquella película en la que confundían a Fernán Gómez con una estrella del fútbol, sí...estoy casi seguro.

Dos tipos estaban comiendo sentados a la mesa de un bar de aquella España, aquella en la que no hablar alto era signo de ser poco menos que maricón, o mandilón, que era peor. Y en esto que el más viejo le vocea al más joven, que estoy convencido era Fernán Gómez:

- "¡COME Y BEBE, MUCHACHO...!"
- "Pero déjeme un momento que le explique..." musitaba el gran Fernando.
- "NO HAY NADA QUE EXPLICAR...Sí, ya sé, eres un deportista y tienes que cuidarte y todo eso, ¡PERO HAY QUE DARLE CERA AL CUERPO, QUE NO SE ATONTE...! sino, se echa a perder"

Claro está que me lo he inventado, pero por ahí iban los tiros y los tonos.

Ayer ya estaba bien de la intentona de resfriao que me asaltó en la mañana del miércoles, lo sabéis quienes me leéis, que esto no deja de ser un diario. Y de hecho sólo me sentí malo aquella noche, la sudé bien y el jueves amanecí casi normal, aunque sería mejor decir "salí de la ducha casi bien", que uno no es persona hasta que pasa por el agua: ya puedes sentirte como Sansón la noche anterior que hasta que no la limpias no llegas a presentador de telecinco. Tanto fue la cosa que pasé de seguir con el auto-tratamiento y ya no tomé ningún antibiótico, más recordando a mi amigo médico que a mis costumbres, "los antibióticos no sirven de nada en un resfriado..." Pero sí servían hasta hace cuatro días, "y durante cinco, no se te ocurra dejarlo", o eso decían, que no nos fiamos de nadie que no lleve una bata blanca, como antes de las sotanas negras, que uno no puede estar sin amo. Y así, cuando te sentías un poco tonto, tardabas cero coma en ir a la farmacia y pedir por algo que te curara el malestar. Y entonces el farmaceútico te vendía el "trapo" acordado con el médico que había sobornado el laboratorio correspondiente, "¿no tienes del otro?", "no, este es mejor" Amén.

Tampoco es que hiciera vida normal, pero bueno...llegó la noche y me clavé una botella de vino para escribir algo. Aunque lo mejor fue que fumé como si nada y mis pulmones no dijeron algo diferente, lo cual es el mejor síntoma: si no puedes fumar es que estás verdaderamente mal.

Pero uno ya lleva el 4 por delante, y si ahora no sé quién dijo no es eso, no es eso...no lo es tanto como para tomarlo a pito suelto, y en fin...que volví a acostarme con la manta, esa ansiosa. Y por no haberla dejado donde todavía tiene que estar no pude pegar ojo hasta las tantas, de los innecesarios sudores que pasé. Hasta que a eso de las cinco, harto de sudar como pollo de granja cuando ya era de corral, le pegué una patá y poco me faltó para liarme a mordiscos con la sábana, que esta sí, lleva conmigo desde la Virgen de Agosto. Aquí sigue sin fallar, Al Gorio.

Y despertando tarde dí por perdido el día: sólo salí a por el pan y los donuts y la cocacola de la chica de los grandes ojos claros.

Hoy me he despertado en el mismo "plan", que anoche me pasó lo mismo, o si no tanto, parecido, o más, que ya no me acuerdo, ¿qué cojones importa a qué hora te duermes cuando te levantas de la cama y el sol está durmiendo la siesta?

A por el pan.

- "¿Quieres un cojín?" le he preguntado a la chica de los grandes ojos claros después de darle un euro y darme cuenta de que está embarazada. Me daba tanta lástima que no me he enterado hasta hoy. Bueno, hasta ayer, que me lo dijo un vecino al que le comenté la jugada mientras abríamos la puerta del patio.

- "¡Oh, no... gracias!"

Y me ha sonado mal, como si así, con el culo en el suelo, provocara más pena.

He ido a Correos para pagar la electricidad y ya le había comprado el hato de hoy a la chica con el culo de hierro (hoy ha sido donnetes espolvoreados y cocacola) cuando me ha llamado mi madre:

- "Vas a venir a comer...tengo pollo asado?"
- "Ehhh...no...pero estoy cerca. Voy para allá y me lo echas en un tupper, ¿vale?"
- "Vaaaaleeee"

Por un momento he pensado en no comérmelo yo.

- "Toma"
- "Gracias"
- "¿Quieres un bocadillo de algo...de jamón...?"
- "Si usted quiere..."

También quería darte un cojín, pero no has querido y me has mosqueado, pero en fin...¿y por qué me llamas de usted, hostia puta? Aquí, sentada en el puto suelo con una panza que no es tuya, siempre con algún viejo verde revoloteando alrededor...¡qué coño te pasa!

He subido arriba y le he preparado uno de los dos bollos con mis últimas cuatro lonchas de jamón y un tomate troceado y aliñado con un aceite de oliva que un cliente de dinero me regaló la semana pasada, una botellita de medio litro...

- "Toma"
- "Muchas gracias"

El viejo del palillo seguía sentado en el ventanal de la tienda...

Estaba bueno el pollo, superior, he pensado en llamarla para felicitarla pero no lo he hecho, "luego, esta tarde que me sale gratis..."

Ya iba para tres días sin hacer ni el güevo, y si uno tuvo su explicación tres no tenían ninguna, que eso no lo solucionó ni San Agustín, voy a hacerlo yo...

"¡¿Pero qué coño...?!"

Eran las tres y cuarto, demasiado temprano, pero el tiempo lleva su marcha y tú la tuya, y a veces es como ese listo que de todo sabe y nada comprende, como aquel maestro del joven Nietzsche, el que contestó a su angustiada pregunta sobre los héroes con un "no han existido jamás", y entonces Mi Gran Bombilla se quemó la palma de la mano durante el recreo hasta que sus amigos la apartaron de la llama, "¡¡ESTÁS LOCO!!" Murió loco, pero vivió cuerdo. Vale.

Hacía meses que no me iba de cerros, mucho menos que de putas y níveas derivadas. Pero enseguida me he sentido bien, ya estaba hasta la polla, sudar es bueno, no sudar es malo, sobretodo cuando hay una razón, un motivo, no una horchata con tintes rojos.

He subido el par de dos como si lo hubiera hecho las mil veces que lo he hecho.

Dos horas y media después volvía a estar como al principio, bajo el agua, pero esta vez sólo me he echado jabón en los sobacos y en las pelotas.

Lo he recordado todo menos el euro, será porqué he recogido demasiado pronto la bolsa. Y cuando he aparcado el coche me he dado cuenta: "hostiaaaa..."

Bueno, sólo tenía que comprar la miel y un par de buenas botellas de vino. Y el jamón York del gato. Y papel higiénico y de cocina, sí...y las granadas...y el agua mineral...¡Oh, Diossss!

El caso ha sido que me he vestido bien, es decir, una camisa, los zapatos en lugar de las zapatillas, unos vaqueros limpios y un poco del perfume que me regaló por mi cuarenta cumpleaños la mujer de la eterna sonrisa poco antes de que su páncreas dijera que al hospital o al hoyo. Y ahí sigue, que el final de la decimotercera de Reykjavik sigue sin estar clara después de cuarenta y dos años...

Aparte de la miel, imprescindible, quería vino, vino bueno. Ya que no me voy a ir ni a la esquina...pues eso. Que me da igual mientras no sean las Pirámides. Y bien vistas.

Una chica que parecía bailarina me ha dejado el sitio, "pasa tú..."

Y han caído las dos mientras escribía esto.

Son las doce. Hay que cortar




48 comentarios:

  1. Atención a la foto de Simeone en este artículo, es un "facha":

    http://www.larazon.es/detalle_movil/noticias/3818995/deportes+futbol/el-poder-de-la-estrategia#.UlCRxhh8LTM

    Igual ahora le acusan de maltratar a sus jugadores.

    ResponderEliminar
  2. Y yo maté esta mañana un escorpión al lado de la nevera. Van adonde hay polvo. No digo más. Para qué entrar en detalles, ¿verdad?

    El año pasado, en la cajonera del jardín donde tengo la leña, tuve que meter veneno porque había por docenas. No son como los del cine, que matan, pero si ten pican tienes que ir al médico. Te dejan el pie como el fuelle de una gaita.

    Mañana te leo, kufis. Ahora me tomo algo y me voy a dormir. Debería tomar leche, pero me apetece cerveza.

    Cerveza. Con este vals que os pongo es lo que más apetece.

    http://www.youtube.com/watch?v=dH3GSrCmzC8

    Hasta mañana

    ResponderEliminar
  3. Este es un blog no para lelos pero sí de paralelismos: yo tambiénhe matado una araña esta noche, pero era muy pequeña.

    Kufisto, la película es "El fenómeno". Fernán Gómez marcaba un gol con la nariz y otro con el culo en el desaparecido estadio del Metropolitano.

    Saludos cordiales.
    Oswald.

    ResponderEliminar
  4. Joder, escorpiones, jamás he visto ninguno "en directo". Si lo viese, me daría algo. Prefiero que me encierren en una habitación con un terrorista con una bomba en el pecho o un feminista antes que tener cerca un escorpión o una araña grande.

    Ahora te leo, kufos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco soy persona sin ducharme al levantarme. Y además necesito cagar antes de ducharme para que al salir de la ducha esté como nuevo. Si no cago antes de ducharme y me entran ganas después, me siento sucio igualmente jaaajaja.

    Oye, pues lo tuyo con la chica esa parece que está tomando su importancia... y embarazada, ¿dónde coño está el padre?

    Mmmm pollo asado imagino que con patatas... ¡qué bueno! ¡comida top!.

    A ver si le dan el alta a tu tía, si es posible, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo ue es una puta mentirosa.

      Qué resaca, por Dios, Satán y todos los epígonos.

      Ya tenía ganas de colocar el "No quarter" Lástima que lo hiciera hasta el ojal.

      Eliminar
  6. Sergio:

    Coincido con lo que dices sobre los grupos que mencionaste en el otro ovillo. Pero The Smiths son The Smiths.

    ResponderEliminar
  7. A ver, unos consejos de policía (RAE: 3. f. Limpieza, aseo.)

    1- Después de hacer un plástico (yo tuve de novia una niña delicada, dulce, que a eso le decía hacer pum), hay que enjuagar el ojete, darle jabón y agua abundante. Para eso está el bidet, aldeanos, y no solo para limpiar la almeja. Y si no la bañera: se sienta uno en el borde y asoma el culo en pompa hacia el interior, luego toma la ducha y con la alcachofa se rehoga el culo, se enjabona y se aclara. Si quieres te secas, y si no sales a la calle con el pantalón como si tuvieras cólera. No es de mariconas, señores: los hombres han de usar también toallas para el aseo más íntimo. No se es más hombre por limpiarse con hojas o piedras.

    2- Este ya os lo di otra vez: contra el estreñimiento, dos vasos de agua, grandes, en ayunas. En media hora sentadito en el trono.

    ResponderEliminar
  8. Yo ya uso toallitas húmedas, Pedro. Mariconada o no, limpia y conforta.

    Doiraje, 8 de 8. A un paso de evitar el descenso (hay que ser prácticos y prudentes).

    Me voy a la feria del libro antiguo y de ocasión, en Recoletos, que hace una tarde estupenda en los Madriles.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  9. Mira por dónde resulta que con los plásticos nos vamos a curar. El día de mañana será así: sentarse en la taza y una vez concluida la faena agarramos una cucharita de postre y de ahí a una bolsa. ¿No lo hacemos con la orina? Pues con los plásticos también. ¡Y encima la jalaremos!

    http://actualidad.rt.com/ciencias/view/107606-trasplante-fecal-canada-pildoras-intestino

    ResponderEliminar
  10. Kufisto, sé que es duro, pero intenta no beber para escribir.

    Muchas veces, cuando voy a escribir un comentario (y es solo un comentario, no todo un post de un blog), siento cómo se incrementa mi ansiedad. Entonces, me levanto de la silla, vuelvo, me voy otra vez, hago alguna otra cosa a modo de evasión, hasta que por fin lo escribo. Aunque parezca que lo que escribo es muy transparente y escrito con fluidez, lo cierto es que soy bastante caótico cuando me pongo a ello. Me han dado tantas hostias que exponerme un poco me cuesta horrores. Pero en la medida de mis posibilidades, siempre procuro atreverme. Al menos para escribir comentarios. Y gracias a que me atrevo soy el doiraje que conoceis, que es el Eduardo de la realidad, pues no soy de los que mienten ni en Internet.

    Procura no beber cuando sientas ese miedo, Kufisto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, no se debe escribir en ese estado, es una falta de respeto.

      Es una mierda de historia, pensé en borrarla pero la voy a dejar para no olvidarla.

      Dos botellas de vino...¿en qué coño estaría pensando?

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. No, la historia no es una mierda. Simplemente (y no es poco) escribe dominando ese miedo. Escribir puede hacerte mucho bien. Beber, no.

      Y no pretendo ser moralista ni nada parecido.

      Eliminar
  11. Qué bueno es Dostoyevski, coño. Apenas he empezado a releer su "Memorias de la casa muerta" y ya me ha enganchado.

    Eso es un escritor.

    ResponderEliminar
  12. Sí, Dostoyevski es un manantial en el que todos podemos "beber" y aprender. Dostoyevski es "en el buen sentido de la palabra, bueno".

    Es fundamental buscar referentes que a uno lo estimulen. Para hundirnos ya hay tantas cosas...

    ResponderEliminar
  13. Oswald

    En Madrid, octubre es el mejor mes del año. De temperatura y de luz.

    Gran parte de las fotos de montaña se hacen en ese mes. En la costa también es bueno. Tan buen mes, que yo nací en octubre. Y la Humanidad, desagradecida, sin reconocérnoslo; ni a mí ni a octubre.

    ResponderEliminar
  14. Kufisto

    Hazle caso a Doiraje: no hay parto sin dolor, y la ansiedad es el pago de parir textos que merezcan la pena. Si te anestesias con alcohol te quedarán peor, y la prueba es que cuando te pasa el efecto te acabas arrepintiendo de lo escrito, generalmente por malo, y a veces, si estás pasado, ininteligible.

    Confieso que yo no tendría paciencia para escribir nada, absolutamente nada, si no tuviese ordenador. Esto de ir escribiendo y borrando al mismo tiempo es una maravilla. Y si el texto ves que va a merecer la pena, déjalo reposar un día, o al menos unas horas. Es un error pensar que pierde frescura; precisamente eso es lo que más cuesta, el que parezca que sale espontáneo, 'natural', que decimos a veces.

    ResponderEliminar
  15. Sí, Pedro, el tiempo en Madrid en octubre, sobre todo a principios de mes, es muy bueno.

    No sé si es tan buen mes octubre. El de 1917 en Rusia fue bastante mejorable. Claro que en Occidente era noviembre, mes funebre.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  16. (Os leo a todos. Cada hilo. Cada comentario. No m veis pq muchas veces no sé q decir y no digo nada. Pero, sabéis? Os quiero, del verbo os tengo mucho cariño. Y como ni viene a cuento ni nada, me quedo entre paréntesis. Saludos a todos. Cuidaos. Y un besito a K., q para eso es el anfitrión.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos, guapa, que tengas el día que mereces.

      Eliminar
  17. Pedro, he leído el hilo de la comparación de España Inglaterra en América y veo que aparece un defensor del hombre anglo blanco y por supuesto racista. No sé si será neonazi, pero como bien dice el participante Leolfredo, lo de problanco es de anglogermanófilos, y no es de extrañar. En USA los del ku kux clan también iban a por los hispanos (católicos) y muchos eran de esas sectas protestantes relacionadas con el antiguo partido demócrata que era el del sur (y después ya se cambiaron al republicano). Tampoco es de extrañar que Hitler respetara mucho a los ingleses (sería por sus limpiezas en América, Australia etc) y es que parece ser que ganó más en las zonas protestantes en Alemania jaja.

    Y nuestra derecha (también la izquierda aunque más en el sentido progre) entre angloprotestantizada e idiotizada y encima de amigotes e imitadores del mundo anglo-porqueyolovalgo, esto es como tener el enemigo en casa, que al fin de al cabo son los que más han fomentado el leyendanegrismo (bueno, y los franceses). Así vamos a recuperar Gibraltar... ni de coña. No sería de extrañar que en LD tuvieran algún tipo de ayudita de los republicanos de USA, porque tanto viajar a Miami... y luego están los cubanos anglómanos al estilo Montaner que no sabes ya si defiende a Cuba o a USA, que cuando caigan los Castro, ya llegarán ellos, lo cual es igualmente muy triste para nuestros intereses porque no pintamos nada de nada. Y todas las mentiras sobre el franquismo que han ido contando no diría que vinieron de los soviéticos ni de los de la otra parte del muro de Berlín, yo diría que venían y han venido fomentadas y distribuidas por los mismos, anda que no han escrito libros sobre ello en el mundo anglosajón y el francés. Fíjate que las manifestaciones contra Franco cuando iba a ejecutar a algún etarra creo que solían venir de por allí y no de los rusos precisamente... jajaja. Mientras estemos satelizados por franceses por un lado y por los angloamericanos por otro, difícil lo tendremos.

    ResponderEliminar
  18. Saludos, Menuda.

    Y sal del paréntesis.

    ResponderEliminar
  19. Luis

    Sí, el Atleti suma y sigue. Y con autoridad. Verdaderamente no recuerdo un comienzo de liga como este. Simeone está haciendo una labor increíble con el equipo.

    ¿Alguna cosa interesante en la feria?

    ResponderEliminar
  20. Qué bien que haya alguien que nos quiera. Al menos así sabemos que nuestras rarezas no son deleznables. Es que nunca se sabe, cualquier grupo humano tiende a considerarse único, y mejor que los demás, con lo cual no son infrecuentes los desvaríos colectivos; y si el grupo es grande, en delirios de masa.

    Gracias, Menuda.

    ResponderEliminar
  21. A mi me da la impresión, que de bueno que eres, eres tonto. Mi madre lo decía mucho, y lo malo es que ella era la más tonta del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy tan bueno, no...Una cosa es predicar y otra dar constantemente trigo. Y yo ni lo uno ni lo otro. No valgo para eso.

      Saludos

      Eliminar
  22. Doiraje, desde hace bastantes años colecciono en estas ferias de libro viejo, antiguo y de ocasión de mayo y octubre en Recolectos los libros de la vieja colección Austral en los que Espasa recopiló si no todos sí una buena parte de los artículos de prensa de Unamuno. Ayer me compré el que creo que era el único libro que me quedaba.

    Además me compré por sólo 5 euros un libro forrado en piel de Planeta con novelas de Vicki Baum. Esta señora fue una gran autora de best sellers hace 70 o 90 años, cuando los best sellers eran de mucha mayor calidad literaria que ahora (creo, porque yo los de ahora no los leo).

    Además me crucé con Gurruchaga. Casualmente, ayer después de comer, antes de ir a la feria le había visto en la tele en un anuncio de un programa tipo Operacion Triunfo que copresenta ahora en TVE y desde luego tiene bastante peor aspecto en persona, aunque eso supongo que nos pasaría a todos.

    Por lo demás vi en la feria a un señor mayor cortándose las uñas, que digo yo que se las podía cortar en su casa.

    Además por la mañana en el Carrefour vi a Elsa Anka. Y vosotros diréis, con mucha razón: 1) ¿y a nosotros qué coño nos importa? y 2) ¿quién cojones es Elsa Anka?

    Supongo que es una paletada muy madrileña esta de decir que has visto por la calle a famosos, famosillos o medio conocidos.

    Saludos cordiales.
    Oswald.

    PS: gracias, Menuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...Qué buena era aquella colección. Y qué espíritu el de Unamuno...

      No sé si te has fijado, Luis, o tal vez sea una impresión personal, que en general los ratones de biblioteca, no digamos si son de libros antiguos o descatalogados, se abstraen por completo del medio y de sí mismos. Para mí no es nada extraño encontrar personajes que se corten las uñas en un entorno así. He visto gentes más bien mayores, pero no solo, en librerías de todo tipo, que se vé que están en otro mundo. Los libros son su coraza, su modo de aislarse o de relacionarse con el mundo que es su mundo.. Desde gente poco aseada; con gestos faciales increíbles; despistados esenciales; desastrados sin ser mendigos; encorvados; etc. No dejan de ser curiosos. Aunque no suelen ser nada simpáticos, a mí me caen muy bien.

      Eliminar
  23. Le he llamado "Recolectos" a Recoletos. Un lapsus más propio de Montoro.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  24. Vi una cosa ayer en la feria del libro que me hizo mucha gracia: un sujeto que llevaba una camiseta en la que aparecía el Che Guevara llevando una camiseta del Che Guevara.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  25. Esto le va a gustar a Pedro, en La Razón del domingo:

    "¿Quiere usted cobrar 3500 € de pensión?..."

    http://www.larazon.es/detalle_movil/noticias/3864907/economia/quiere-usted-cobrar-3-500-euros-de-pension#.UlM-UBh8LTM

    Bonito título, como cuando me enviaban cartas diciendo que me habían tocado un millón de pesetas, un balón y un atlas.

    ResponderEliminar
  26. "No; tú no eres grande ni generoso. Tú no estás lleno de ese supuesto amor a las criaturas. Tú eres cobarde, sensual y egoísta. Toda tu pretendida grandeza no pasa de la intención; luego tu mismo te asustas de ella y quieres borrar las palabras que dijiste en tus momentos efusivos, porque tus exaltaciones son semejantes a borracheras y no tiene la solidez de la bondad tranquila. Llevaste a tu casa a esa pobre Liza, dispuesto a curar con tus ternuras todas las llagas de su corazón, y, cuando la tuviste allí, te falto tiempo para echarla, asustado de la responsabilidad contraída. Y la desventurada se fue, llorando y sin pedirte nada. ¡Ella si que tenia corazón! Tu no eres mas que un ególatra, un vanidoso, un hipócrita. Tu falsa amorosidad es un ansia de que los demás se fijen en ti y te celebren. Eres orgulloso y misántropo, huyes de la gente, y luego te resientes del abandono que tu mismo provocas, y te crees desdeñado y perseguido. Eres una contradicción grotesca y dolorosa. Eres un corazón con hemorroides"

    ResponderEliminar
  27. [Error: he contestado el comentario de Luis 7 de octubre de 2013 19:39 más arriba. Perdón].

    ResponderEliminar
  28. Kufisto

    Dostoyevski es verdadero hasta hacer daño y hasta hacerse daño a sí mismo. Ese anhelo de verdad le llevaba tanto a una plenitud que muy pocos creadores y hombres llegan a conocer, como también a una destructividad propia de una personalidad atormentada. Como dije más arriba, no hay como sufrir mucho para desear encontrar la verdad y el origen del dolor y de la felicidad. Y Dostoyevski es uno de los ejemplos más perfectos de ello.

    Por lo general, ni somos la imagen que (nos) queremos dar ni tampoco un pozo de inmundicia y vileza. Es muy común sentirse desolado ante la muerte de un ser querido. En esos momentos se cruzan multitud de sentimientos, muchos de los cuales contradictorios, pues entonces suele la razón perder pie. Desde el enfado o incluso la ira porque se siente la muerte del amado como un abandono, como si el otro nos dejara voluntariamente; hasta sentirse culpable por aquella muerte, como si fuésemos responsables de la misma (la famosa culpa del superviviente). Dostoyevski entra en un proceso de ataque descarnado a sí mismo, tendencia por cierto muy acusada de su personalidad. Y lo hace, como persona extraordinariamente inteligente y perceptiva, de un modo certero: centrándose en las vulnerabilidades de su carácter que previamente había observado en sí mismo, pero que en estas circunstancias especiales y dolorosas, subraya y enfatiza hasta el paroxismo para destruirse culposamente.

    Repito, ni somos (el ruso genial tampoco) la imagen de equilibrio que queremos dar o a la que aspiramos sin alcanzarla nunca, ni un saco de podredumbre, digno del mayor de los desprecios. Puede ocurrir, como le o nos ocurre a tantos, que pasemos de un extremo a otro con cierta facilidad: intentar expresar amor y buscarlo de corazón, a destruirnos o a atacar a aquello que más amamos. Y sin embargo, somos uno. Indudablemente, esto es una gran fuente de sufrimiento.

    Hemos de saber exigirnos como hemos de saber conocernos. No debemos caer nunca en la inevitabilidad de nuestros desequilibrios y abandonarnos a nuestros impulsos, para después despreciarnos por ello. Pero tampoco sobrepujarnos anhelando una perfección que no nos es accesible.

    La madurez supone mucho más que control, conocimiento. Y desde el conocimiento, el control es más factible de alcanzar. Pero ¿qué supone eso de conocerse a sí mismo, al menos hasta un cierto grado que siempre es posible? Sabernos limitados y en lucha con aquello que no queremos ser, pero que nos sigue acompañando. Y en esa lucha, en la que unos llegarán más lejos que otros, pues no hay dos personas ni dos circunstancias existenciales idénticas, vamos aceptándonos, asumiendo nuestras imperfecciones a la vez que intentando atajar los efectos de viejas heridas.

    Pero sepamos sacar de ese ejercicio todas las lecciones, no aquellas que más nos complazcan. Cuando nos sintamos hundidos, abandonarnos a las descripciones descarnadas de un Dostoyevski que se odia y que odia al mundo; ni, exaltados, exaltarnos en un goce idolátrico de "nuestras" capacidades o de nuestros éxitos al modo de las exaltaciones del romanticismo por otra parte más hermoso.

    Esta lucha forma parte de la naturaleza humana intemporal. Y hombres como Dostoyevski hicieron de ella el centro de toda su existencia de forma paradigmática y absoluta. Dostoyevski, con su talento genial, como todo clásico de la belleza, nos refleja con una fidelidad y un realismo impresionantes: nos desnuda a la vez que nos atrae.

    Así, hagamos que su atracción no sea fatal, sino llena del amor que animaba su impulso más genuino: la de expresar el gozo de amar a pesar de nuestras limitaciones. Dostoyevski no se casó con Liza porque fuera un "cobarde, sensual y egoísta", sino porque la amaba de corazón, a pesar de que en él habitaba en cierto grado la cobardía, la sensualidad y el egoísmo.

    Dostoyevski, como todos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué pasará en el futuro, pero muchas gracias por estar entre nosotros. No te olvidaré.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias a ti.

      Un abrazo, Kufisto.

      Eliminar
  29. Una noticia en El Mundo: "Solicitar los servicios de una prostituta en la calle, ofrecerse para limpiar los cristales de los coches parados en los semáforos y trasladar a toxicómanos a los puntos de venta de droga tendrá sanción económica si se realiza en Madrid.

    El Ayuntamiento de Ana Botella tiene ya listo el borrador de la Ordenanza de Convivencia Ciudadana en el Espacio Público, una norma elaborada con el objetivo "dar una respuesta democrática y equilibrada a las situaciones y circunstancias que puedan afectar o alterar" las relaciones entre vecinos.

    Si el texto no sufre modificaciones antes de su aprobación definitiva, prevista para principios del año que viene, también estará prohibido ejercer la mendicidad a las puertas de centros comerciales y de hospitales.

    Además, se sancionará la prestación de servicios no autorizados en el espacio público como videncia, masajes y tatuajes y estará penado avisar a los que cometen infracciones de la presencia de los agentes de seguridad en la zona.

    Todas estas conductas conllevarán multas de ente 0,10 euros y 3.000 en función de su gravedad."

    http://www.elmundo.es/elmundo/2013/10/08/madrid/1381235586.html?cid=SIN12201

    Cualquiera se para en una esquina o va a una farmacia, coño...

    ResponderEliminar
  30. Sergio:

    Es la nueva era totalitaria que se llama Democracia, la UE, Bruselas, los desgobiernos de España, las tomterías de los iluminados que nos manejan. Es lo que discutimos en el otro blog con Lead. Como si el hombre no ha sido siempre controlado y limitado en sus libertades desde hace siglos y no sólo desde la Ilustración y el nuevo racionalsimo. Como si ahora mismo no padeciéramos una especie de totalitarismo de baja intensidad o de forma más escondida.

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. Kufisto:

    He llegado a leer el post que has suprimido, aunque no a comentarlo. Porque era muy difícil hacerlo. Probablemente porque no cabía hacerlo.

    Siempre es bueno escribir, pues ayuda a poner en orden las ideas, sirve para descargar emociones o conflictos que uno lleva dentro, para poner distancia con el fin de pensarlos mejor, etc. Y si lo que se pretende es escribir de forma literaria, tanto mejor, pues uno puede escribir de las vivencias más dolorosas protegiéndose a su vez de miradas indiscretas. A veces, la literatura, la buena literatura, que sirve para desnudar a autor y lectores, permite de otra forma proteger al escritor de exponerse crudamente. Esto es más fácil en la prosa que en la poesía, sobre todo en la poesía contemporánea, pues aquí el elemento literario por excelencia es el yo del poeta. Y aún en ella existe también cierta posibilidad de protegerse: la metáfora, la retórica surrealista, la "poesía que no se entiende", tan críptica, que exige la descodificación que solo unos pocos pueden alcanzar a descifrar, etc.

    Te digo todo esto para que, si ves que te expones demasiado, que sientes que te desnudas como en medio de una plaza que sabes poblada pero en la que solo ves sombras, que hace demasiado frío ahí fuera para exponer tu corazón en carne viva, valores la posibilidad de construir historias, relatos, de que construyas personajes al hilo de tus experiencias, escenas breves que quepan en un post o en unos cuantos de ellos. De este modo conseguirás hablar de lo mismo, y pondrás aún más orden en tus pensamientos y más sana distancia con tus heridas o conflictos. Y te protegerás un poco más.

    Y por si fuera poco, además de un diario, de indudable belleza, harás literatura. Quizá entonces es muy probable que no necesites beber ¡y tal vez hasta ni fumar! Hasta ahora te has apoyado en el bar para recrear tu mundo interior y exterior. Y lo haces muy bien. Esto lo tienes dominado. Pero resulta que tu mundo interior supera con creces el bar, tu gato, tu familia o la descripción detallada de tu cotidianidad más inmediata, aunque todos ellos formen parte del mismo. Pero formar parte no es lo mismo que ser. Desde esta maestría adquirida y desde estas experiencias háblanos de otro bar y de otras personas, aunque todos sepamos a lo que te refieras. No te exigas siempre escribir como quien se va arrancando la piel de su alma a tiras. Eso no lo aguanta ni nuestro admirado Dostoyevski.

    Un abrazo, Kufisto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba en un estado lamentable cuando lo terminé, apenas eran las cuatro de la tarde, a esa hora era cuando he salido a andar estos últimos días.

      Me dormí, desperté a las seis, comí algo y lo poté poco después, al igual que el escrito de hoy pero al revés. Volví a dormirme y me he despertado hace un rato, toda la noche por delante, toda...El alcohol me rompe, me deshace por dentro. Me puede.

      Vuelvo a colgarlo tal cual, no pienso retocarlo.

      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
    2. No puedes seguir bebiendo así. Creo que necesitas salir de ese ambiente, de ese círculo. No puedes seguir haciéndote el fuerte cuando te hallas en esta situación. Es evidente que si el alcohol te puede, trabajar en un bar y vivir solo no es lo mejor. Necesitas que desde fuera, alguien ejerza la función que ahora tú no puedes ejercer: controlar tus impulsos.

      Escribir te está removiendo mucho por dentro. Eso está bien siempre que estés en un entorno que te ayude a que ese movimiento interior no te desborde. Necesitas ayuda, Kufisto. No pasa nada por sentir que tú solo no puedes resolver ciertos problemas.

      Eliminar
    3. Lo tengo controlao, amigo, esta ha sido la última.

      Me voy a andar.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.