i

i

sábado, 26 de octubre de 2013

MIENTRAS MIS DEDOS PUEDAN ESCRIBIR LO DE MI CORAZÓN




Estaba a punto de tumbarme en el sofá cuando vi que el gato estaba tumbado en el suyo, sobre la manta. "¿Y si salgo a pasear?" pensé. Todavía era temprano, apenas habían echado a andar las nueve de la noche y si me quedaba en casa no hubiera habido más que leer algo y fumar unos cigarrillos, y esto en el mejor de los casos. Así que no le di más vueltas y decidí salir a dar una, que uno piensa las cosas y acaba por no hacerlas, y últimamente más, que casi me da miedo lo fácilmente que vas acostumbrándote a dejar de hacer las cosas que siempre has hecho, cada vez me cuesta más salir a la calle, ya no lo hago sin el tabaco y eso que ando poco más de la mitad que hasta hace cuatro días.

Pasé a la cocina para coger la basura que debería haber tirado ya hace un par de días. De hecho, al llegar esta tarde de trabajar, me sorprendió la cantidad de mosquitas que pululaban alrededor de la bolsa que tenía colgada de la silla: fue moverla y aparecer una nube de ellas. "Me cago en la puta...No pases, Suerte, que te comen" le dije al gato. Me hizo caso. O quizá se hizo caso a sí mismo.

Anoche me pasó algo curioso con él mientras veía a un cura de los de antes en el ordenador.

Se acercó al sofá donde yo estaba tumbado, alzó sus patas sobre él y estiró la cabeza para que se le acariciara, cosa que hice, faltaría más, no puedo negarle nada a un gato, se venden tan caros...Al menos el mío. Pero lo curioso, lo sorprendente, fue que una vez que se cansó para irse a tumbar en el suelo me miré las manos y vi que estaban limpias de pelo: ni uno. Y no diré que fue como si viera a un platillo volante, pero casi.

Hará una semana que mi madre compró un spray para gatos, "para la salud de su pelo" como leí poco después de esto que os estoy contando. Y lo he notado, en verdad que sí, ya apenas se le ven esas moñas tan feas, tan apelmazadas; veces han habido que se las he cortado con unas tijeras. Ahora luce todo su pelazo lustroso, brillante, y todo por un spray de Mercadona...No sé los años que habrá estado en ese estado. Hasta que dejó de venir mi asistenta y empezó a hacerlo mi madre:

- El gato tiene el pelo mal, te va a pegar algo
- Qué me va a pegar si no ha salido de aquí en su puta vida
- Bueno, yo te lo digo

Mentí. Salió un par de veces: una para ponerle las vacunas a los seis o siete meses (y porque me obligaron las que me lo trajeron) y otra para caparlo. "Ya te llamaremos para las próximas vacunaciones" me dijo la veterinaria. Pero yo no cojo teléfonos que no tenga registrados. Y los que sí, a veces.

Yo, la verdad, paraba poco en casa por entonces, así que el gatillo creció con pocos mimos, puede que incluso viniera de serie, realmente nunca ha sido cariñoso, aún de pequeño. En aquel tiempo todavía venía gente por aquí. Y a todas les sacaba las uñas cuando le tocaban los cojones, que era casi siempre.

Normalmente me busca en invierno, con el frío, cuando me tumbo en el sofá con la manta y el brasero. Entonces sí. Viene, alza sus patas delanteras, me mira a los ojos y se sube a mi estómago en dirección hacia mis piernas; le hago un hueco y él un ovillo. Y no me muevo hasta que no me queda más remedio. Soy su radiador. Y no me parece mal.

Pero durante esta última semana apenas lo había acariciado, he estado leyendo y uno no puede agarrar un libro de mil páginas con una mano, coño, por lo que se tenía que conformar con restregarse con el tomo II de las obras completas de Dostoyevski, pronto se cansaba, después de todo tengo más tacto que unas tapas duras.

Es por todo esto mi sorpresa de ayer al comprobar que por primera vez no me había dejado su rastro.

Lo llamé, "ven...ven..." Vino y lo agarré para subírmelo al pecho, lo cogí bien, el pobre se puso tieso como un palo, los ojos como platos, no se lo esperaba, intentó desembarazarse pero no pudo, dejó de mirarme como si supiera que así me despistaría, pero no, yo quería tocarlo como en los anuncios, llevármelo a la cara y todo eso, hacerle mimos, el cura y el otro ya me tenían frito, yo sólo quería hacer lo que se supone hacen los demás que tienen gatos. Pero no tenía la cara de los suyos, no...Así que me corté y lo solté, se revolvió en el suelo y volvió a mirarme desde una distancia prudencial. Y poco después empezó a limpiarse como si le hubiera caído lluvia ácida por encima. Y antes de salir a pasear me vengué echándole una buena rociada de spray en el último pegote que le quedaba justo donde le comienza el rabo. Se volvió loco de rabia. Pero hoy ya no lo tenía. Ahora sí que parece un gato de los de la tele, aunque sólo sea por fuera. Por dentro...ya lo cambiará la vejez.

Pero estábamos con la basura, sí...

Bajé las tres bolsas hasta arriba de ella, tanto que pasé de coger el correo que saltaba a la vista. Además que era un aviso de Correos, todavía no he tenido uno que sea bueno, como tampoco me he encontrado a nadie en mis miles de paseos, algo que pensaba mientras me ataba las zapatillas sin mucha convicción, "aquí no va a venir nadie, Kufisto, tienes que salir..." Sí, pero...seguimos empatados.

Me fijé en el primer bar, uno que hace poco ha sido reabierto por unos chavales jóvenes, ya estaban cerrando, "estos no duran ni cero coma", cierran los lunes, abren a las nueve de la mañana...Sólo es una pantomima para engañar a sus papás. Tanto lo iba pensando que no me di cuenta de una pareja conocida que estaba apenas diez metros delante de mi, iban con su hija pequeña, son clientes, él fue amigo de la infancia y ella un lío de hace veinte años, una muchacha a la que le gustaba mi pose destroyer, creo que me tenía por nazi, ella era judía, según me confesó. Recuerdo que me miraba raro cuando nos lo hacíamos en el coche. No sonreía ni nada, simplemente me miraba fijamente, con la boca entreabierta, entonces yo la agarraba y le metía bien la lengua. Mucho tiempo después se ennovió con este chaval, se casaron y como él venía con sus amigos ella tuvo que venir también, ni me miraba, a mi me hacía un poco de gracia, incluso pensé que quien fue mi amigo lo sabía, que se lo había contado ella o se había enterado por ahí, desde entonces no me mira igual, pero bueno...El caso es que esta noche no tenía escapatoria, hubiera quedado fatal de haberlos evitado, además que iban mirando a su pequeña que iba detrás de ellos, como jugando...

- Buenas noches, pareja -les digo bajo los cascos en plan profesional. El negocio es el negocio-
- Adiós, Kufisto

En el parque casi me arrollan un par de chavales con sus bicicletas y sus gorras ladeadas, uno de ellos me mira como perdonándome la vida, como si fuera un viejo de mierda. Poco después vuelven a superarme por detrás, no sé si dicen algo, voy escuchando a los Beatles, esta tarde me han pasado dos copias de los discos que ha empezado a entregar El País, ¡como suenan!...Me salgo por la puerta de siempre y entro en la noche casi absoluta, es un tramo que apenas está iluminado y hoy no hay luna. Veo que un tío alto va a tomar el mismo camino, me fijo que lleva un perro suelto y al verlo reconozco a su amo, un tipo de mi edad que casi atropellamos una vez y encima estuvimos a punto de inflarlo a hostias, conducía un amigo que lo había dejado la novia y estaba medio ido, creo que en tiempos de mi relación con aquella, con la judía, ¿o puede que fuera con la proto-perroflauta? una tipa siete u ocho años mayor que yo que me miraba como si no hubiera nadie más en la Tierra, o al menos en el pueblo...Qué años más locos.

Desde aquel frenazo nos miramos mal, solemos cruzarnos por ahí, él con su perro orejón, pelón, manso, tal que el amo, aunque al menos no anda con el culo apretao, que es cosa de verlo, parece como si llevara algo bien dentro. Y ahí estamos, andando casi en paralelo en la casi más completa oscuridad. Él va más rápido pero tiene que pararse de vez en cuando para llamar a su único amigo, hace años que no le veo con otro, el animal no hace más que caminar olisqueándolo todo, a veces se para y se pone a escarbar, algún amago de venir hace mi, "verás..." Casi acabando el ineludible trayecto compartido, ya un tanto alejados, diviso la figura de un corredor. Y al tenerlo más cerca, con los ojos ya acostumbrados a la situación, reconozco a un chulo putas de aquellos años, uno que hizo la mili conmigo, o yo con él, que por algo estaba antes. Y ahí lo tienes, corriendo un viernes por la noche, cosas de la figura, siempre lo veo corriendo, se conserva bien, tiene que hacerlo para seguir viviendo de las mujeres, es su oficio, "hijoputa..." Llegando a lo claro, pero aún en lo oscuro, me adelantan un par de dos por el carril-bici, van andando, o casi marchando, me doy cuenta de quienes son al verlos de espaldas ya en la luz, van hablando animadamente, uno es otro chulo-putas cuarentón, pero al menos trabaja en algo, cosas de deportes, claro, y el otro es un cincuentón casado con una mujer que me recuerda a la madre del jevi satánico de Carabanchel al que una tarde que mi ex y yo pasamos al bar que siempre íbamos ella lo vio besándose con el jefe, un chulo-putas de marca mayor, uno que dio el braguetazo, un ser lleno de vicio, uno que acabará follándose no sé, un oso polar, no sé qué coño le pasa a la gente, o a algunos, será que el exceso de cocaína produce monstruos..."¿Lo has visto?", "el qué", "SE ESTABAN BESANDO", "venga, coño", "¡que sí!"...Pero desde entonces no les he vuelto a mirar igual. Y poco después dejamos de ir a ese bar.

Culo apretao por fin le pone la correa a su amigo, por fin nos podemos separar sin yo tener que desviar mi camino, cosa que agradezco aún más al ver que los otros dos siguen la misma senda. Pero al enfilar la avenida veo que la pareja la coge por la otra acera, "esto es demasiado" me digo sonriendo. Otra vez en paralelo, paso de mirar, salta When my guitar gently weeps y me olvido un tanto, aunque no lo suficiente: decido volver a casa sin haber dado cumplimiento a la mitad de mi paseo.

Atajo por un paso estrecho, de frente viene una lolita, sola, supongo que de regreso a casa, puedo sentir su temor, paso siquiera de mirarla y fijo la vista en el suelo, pensando en lo que voy a escribir. Salgo a la paralela y me dirijo hacia el 24 horas a por hielo y unos puros. Estoy a punto de llegar cuando vuelvo a cruzarme al tío del perro, "no puede ser...no podía venir por aquí...habrá entrado al parque por una puerta lateral..."

Compro lo mío, empieza A day in the life, el bar del principio ya está cerrado, apenas son las diez, "todavía no habrán salido los del Mercadona", no me gusta verlos, ni verlas.

Tengo suerte, ahora salen un poco más tarde, ya no están tan contentos. "La Secta", les llamábamos en sus buenos tiempos, ahora están comiendo mierda como los demás. Y a callar.

Abro la puerta de mi bloque y vuelvo a tener más suerte, no tengo que llamar al ascensor, paso de recoger el correo y subo a mi planta, a la última.

Ya no hay bichos en la cocina, voy a dejar la ventana abierta toda la noche, a ver si el frío acaba con los que queden.

Acabo de servirme la primera copa justo cuando termina "Un día en la vida"

Pero la historia de hoy es gracias a esta:


32 comentarios:

  1. Joer macho, ¿en tu pueblo no vive gente normal o es que ya no queda gente normal en toda España?

    El chuloputas será liberal. Todo un señor "empresario": ingresos, gastos, activos, pasivos, coste, beneficio... lo demás no importa.

    A mi perro no le echábamos ningún spray para nada, pero me encantaba el olor de su pelo cuando lo bañabamos y le echaban un perfume, que fijo que él odiaba, porque lo que les gusta a los perros es su olor, y cuanto más sucio mejor.

    ResponderEliminar
  2. TU gato esta tumbado en su sofa y NO en el tuyo?
    Vaya gato raro que tienes

    ResponderEliminar
  3. Que cuando entramos en el edificio en que vivimos el ascensor esté en la planta baja es una de esas pequeñas alegrías cotidianas que nos da la vida, sobre todo cuando sabemos que a poca distancia nos sigue un vecino. Hay un pequeño placer en la insignificante maldad de no esperarle para que pueda subir con nosotros. Mayor es ese gustirrinín cuanto más cerca está de nosotros el vecino en el momento en que apretamos el botón de nuestra planta, las puertas del ascensor se cierran y comenzamos la subida. Algunos hombres matan a otros hombres sin que les tiemble la mano, a otros se les acelera el pulso cuando cometen esta leve falta de cortesía, más leve por cuanto a menudo su víctima es inconsciente de ella. O quizá no sea extraño que una misma persona asesine sin titubeos y tenga cargo de conciencia tras no cederle el paso a una ancianita al pasar por una puerta.

    Kufisto, veo que los consejos de Pedro han surtido efecto. Has ganado en claridad, en buena sintaxis, y se agradece.

    Oswald.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has "visto" lo del ascensor...¡como no cuidar lo que escribo, aunque sea en el momento!

      Qué gusto me da.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Sí. Hoy se nota que no está mamado mientras lo escribió. No sé después; pero eso allá él.

    A ver lo que dura, que los demás no tenemos por qué aguantarle esa falta de consideración. Que nos diga lo que quiera, pero que lo diga bien. Al menos que se le entienda. Da gusto leerle cuando no babosea, cuando no te va llevando de una tontería a un dislate pasando por una confidencia. Y eso después de repasarlo, porque de principio entiendes menos que Sancho Panza en la Bolsa de Shangái. Como pasa con todos los borrachos, vamos.

    ResponderEliminar
  5. Kufisto

    Tú necesitas salir de ahí. Dejar de escribir de lo que has visto toda tu vida. La gente es igual en todas partes. Rascas un poco y aparece lo de siempre. Pero al menos ni te conocen ni los conoces. No hay detrás de ellos o de ti ningún episodio que los avergüence ni la necesidad de una justificación.

    Carmen Laforet escribió una buena novela, la primera de todas Nada, y nunca más editó algo que mereciera la pena. Dicen que una persona que escribe basándose en su experiencia necesita viajar, precisamente para alimentar el espíritu. Pero no es tu caso; tú te das cuerda solo. Por eso eres insufrible, no puedes vivir con nadie. Sé de lo que hablo porque a mí me pasa algo parecido. El prójimo te pone neurótico, y más cuanto más lo conoces. Un día acabarás matando a alguien y además sin razón aparente, aunque tú sí que sepas porqué. Eso servirá de poco, el tener razón, porque si te sinceras con el juez lo más problable es que en lugar de veinte años te eche cuarenta.

    No hay solución, Kufisto. Además necesitas escribir. Agarra un año sabático, hombre. Mira que te lo tengo dicho. Agarras el gato y te vas al campo, a casa de tus abuelos, y allí vives con cuatro duros. Sin horarios. Cuando necesites salir agarras el coche y te subes a un monte; pasas un rato y luego vuelves. Mejor más lejos, pero si no es posible, con eso ya vale. De sobra. A ver cuándo me haces caso. Me doy cuenta de que si en los 80 hubiese habido internet, es posible que yo continuase en la buhardilla de casa de mis padres.

    Por cierto, lo de la droga es tremendo, en las ciudades y en los pueblos. Hubo estudios sobre eso, sobre la drogadicción en las ciudades y en las zonas rurales en declive. Lo he visto en mi tierra, y lo vi empezar y continuar, y eso que hace mucho que no me entero de nada. Nadie me informa ni yo pregunto. No vivo al día. No sé lo que se cuece ni en el pueblo de al lado, que me queda a un kilómetro, cuanto si más a mil kilómetros. Pero conozco algunos casos, y por lo que me contaban hace años deduzco que va a peor. En las zonas donde no hay trabajo la droga ya debe de ser el pan nuestro de cada día. Se droga la mujer y el marido. Pequeñas empresas que se van a la ruina por eso. No digamos familias. De esa manera hay paz social y encima se hacen negocios que mejoran el PIB. ¡Cómo van a erradicar la droga? Difícil no es; no hay nada más fácil. Eso sí que es tirar de un extremo de la cadena y te van saliendo todos los eslabones hasta llegar a la plantación, aunque sea en Afganistán.

    ResponderEliminar
  6. No tengo prisa, Pedro, saldré si tengo que salir y si no, pues no: ya no me importa.

    Me mantengo con mi trabajo y me entretengo con esto, no albergo aspiraciones, me da lo mismo si esto llega a tener eco o nos quedamos los cuatro que andamos por aquí, de verdad, no es pose, sé que no lo llevaría bien.

    Y llegar hasta donde tenga que llegar sin meter demasiado la gamba.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pero no se trata de triunfar o ser conocido; eso es para los buenos y encima con suerte. Tú y yo somos pintores aficionados. Como esos acuarelistas que en cuanto tienen un momento agarran el caballete y se lanzan a pintar, y además se han podido permitir el lujo de no vender nada. Lo bonito es pintar, sin más. Y en ese sentido va lo que te digo. "¿Qué hago yo un año en mitad del campo?", te dirás. Leer y escribir. Ya está. No hay más. Te vendrá de miedo, ya verás, sin tener que andar mosqueado con la gente que te entra en el bar o la que te tropiezas por ahí, y sin necesidad de justificar lo que haces, lo que escribes. A tu bola. Totalmente. Y no vas a estar solo, porque vas a tener internet. Una confesión: yo nunca estuve mejor acompañado que ahora, con la red.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero eso que dices es lo que hago, lo que siempre he hecho; no necesito cambiar de aires para hacer lo mismo, puede que lo necesiten más quienes me leen, pero yo no.

      Y no puedo hacerlo, no podría vivir como si estuviera solo en la vida porque no lo estoy.

      Eliminar
  8. Pedro, lo que dices de la droga, me recuerda a este artículo que encontré ayer echando un vistazo en la Burbuja y lo colgué donde Pío Moa:

    http://www.jorgevalin.com/artic/heroes_libertad.htm

    El tío es o era de LD y del Juan de Mariana.

    Anda, que si se enterase el jesuita.

    Yo para mis penas no utilizo ni drogas, ni alcohol. Mi propio mundo es meterme en la cama, es como mi protección de todo lo demás.

    Estaba viendo el Barcelona - Madrid, qué coñazo por favor. Se me ha cortado la señal en el minuto 25 y lo he dejado. Que se jodan todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la primera vez que no lo ponemos en el bar. Se acabó el engordar al Imperio.

      Y dos horas pasan rápido.

      Eliminar
  9. Bueno, mejor lo sabes tú que nadie. En realidad hablaba por mi experiencia, que no es la misma que la tuya. Ni tenemos el mismo carácter. Pero no lo eches en saco roto. Si alguna vez te apetece hacer eso, no lo dudes. Yo viví muchos años solo, y ahora he añadido bastantes más. Es diferente a lo tuyo, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando digo que quizá lo necesiten más quienes me leen me estoy refiriendo a que tal vez se cansen de verme en las mismas situaciones, no de sus vidas. Quede claro.

      Eliminar
  10. Sergio

    Da pena leer a esos liberales. Es un dolor. Todo lo reducen al mercado. No hay más moral que lo que a cada cual le dé la gana hacer siempre y cuando no moleste. Dicho eso ¿qué se puede debatir? Son de un simpleza insultante. Es más, ¿qué se puede añadir, si resulta que todo está bien si no molestas? No sé para qué pierden el tiempo. Son mucho más economicistas y simples que el marxismo. El marxismo no se metía en asuntos morales; estos los deducen del negocio. Si es negocio, vale. Son insultantemente cretinos. Encima no dedican ni una palabra a explicar cómo se financia su admirado imperio. Para ellos todo el mal radica en el socialismo del Obama. Y también en el de Bush si es necesario. Si las cosas van mal es culpa del intervencionismo del Estado; si van bien, de la libertad de los individuos. De esa simpleza son. Patéticos.

    ResponderEliminar
  11. Jajaja en realidad no se diferencian demasiado de algún fumeta rastafari de IU, pero en plan pijo, como si Bob Marley tuviese un ático en frente de Wall Street. O anarquismo de la calle Serrano. Yo ya es que me río.

    ResponderEliminar
  12. Un conocido me contó hace tiempo que el Amazonas ya no tiene mucho que ver con lo que nos imaginamos. Él residió cerca de Iquitos. Pues bien, para buscar un buen tronco, un buen árbol, tenía que subir río arriba dos días en lancha. Hay islas de plásticos.

    No sé en dónde será esto:

    http://2.bp.blogspot.com/-sH8ZV3BEmF0/UBFhZHqPBhI/AAAAAAAADF0/OCNUDtGErbo/s1600/plasticrubbish3R_468x319.jpg

    ¿Cuántos Léolo Lozone vivirán ahí? Aunque Léolo era privilegiado al lado de esto:

    http://1.bp.blogspot.com/-hVV1qP-E5sM/UBFg_zfItXI/AAAAAAAADFc/lDW9c8eGbJg/s1600/citarum-1.jpg

    ResponderEliminar
  13. Los gatos saben perfectamente con quien tienen que hacer migas y con quien no. Tú, no serás mucho de fiar, o alguna putada le has hecho una o más veces. Por cierto, ¿te cae alguien bien en el pueblo?. A ver si no va a ser el gato el único que no te puede ver. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Las cazas al vuelo, Kufisto. Buen relato, bien hecho, sereno. Transmites tu mundo y lo haces con equilibrio. De un gato, de un paseo, de una luz o de una noche se puede sacar petróleo si uno está abierto a lo que le rodea. Y estar abierto supone lucidez.

    Hace mucho que te dije que eras demasiado inteligente para ser camarero (con todos mi respetos a tan nobilísima profesión). Pero también hay que reconocer que tu mundo es tu bar, el pueblo; es decir, el lugar en que has crecido, amado, odiado, sido en definitiva. Y aunque pueda quedarte pequeño a tu capacidad, te has hecho a ello.

    Personalmente, deseo que siempre sepas decidir lo que más te conviene. Como este relato equilibrado, lúcido, tan kufistiano. Que es quedarte allí, perfecto; que es volar lejos, también.

    Viajar no resuelve nada, pues uno viaja con el mismo bagaje en el alma. Tuve un paciente extranjero que se había recorrido literalmente medio mundo en un puñado de años. En todos los lugares logró abrirse camino. Y en todos él mismo desbarataba todo lo que lograba. Se curó cuando pudo volver a su país natal y enfrentarse a sus fantasmas sin huir de los mismos. Cambiar de lugar no es la solución de nada.

    Sigue escribiendo. Lo necesitas; te hace bien. Te ayuda a conocerte, a expresarte, a dar orden a tu mundo, a obtener compañía y a sentirte querido, como así te queremos unos cuantos que aquí nos damos cita al pie de tus escritos, y estoy seguro no pocos lectores silenciosos. Que lo haces en tu bar o en el Himalaya es lo de menos.

    Disfruta de tu capacidad, de tu talento, serenamente, con humildad, con sencillez. Y la flecha que eres encontrará casi sin querer el blanco en el que reposar.

    ResponderEliminar
  15. Doiraje

    Tú acabarás haciéndote putinista. Hay un ultracatólico que me envía noticias y siempre habla bien de Putin.

    Ahí lo tienes, un excoronel del KGB con el que seguro estás de acuerdo en todo lo que dice:

    http://paginatransversal.wordpress.com/2013/10/27/si-estos-callan-hablaran-las-piedras/

    ResponderEliminar
  16. Putin será un hijo de o no, pero al menos el tío defiende lo suyo, y bien que hace. ¿Se imagina alguien a algún líder politicucho de nuestro país diciendo no algo similar, sino al menos que se pareciera un poquito?

    Ni en mil años, además de que sería arrojado a las tinieblas del "fascismo".

    ResponderEliminar
  17. Pedro, no te extrañe que a no mucho tardar haya conversiones masivas de católicos a la ortodoxia. Si es que su propio nombre lo dice: Iglesia ORTODOXA.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  18. Putin: "Están implementando políticas que equiparan las familias numerosas con las parejas del mismo sexo, LA FE EN DIOS CON LA FE EN SATANÁS".

    ¡Joder!

    ResponderEliminar
  19. Pedro

    Aunque no estoy muy puesto en la realidad rusa, lo cierto es que las cosas que me llegan suenan muy bien, sobre todo en cuanto a su lucha contra la apología de la homosexualidad, su respeto escrupuloso por la Iglesia ortodoxa, su afán de poner coto al aborto y su parece sincera regeneración social de valores morales fundamentales.

    Todo esto me suena bien, pero el personaje sigue sin ser santo de mi devoción. Al parecer gana una elección tras otra por medio de procedimientos no del todo claros, por decirlo suavemente. Allí todavía pueden morir periodistas en "extrañas circunstancias" que resulten incómodos al poder.

    En fin, supongo que su pasado en el KGB marca. Aunque ya digo, las iniciativas que está llevando a cabo contra la ideología de género y el amparo de la fe religiosa de su país es de lo más loable.

    Hoy por hoy me cae mucho más simpático que Obama, al que no puedo ni ver.

    ResponderEliminar
  20. Claro que hay mafia en Rusia, y crímenes. Como en el Imperio al que pertenecemos.

    http://www.alertadigital.com/2013/02/20/se-suicida-un-escritor-e-investigador-que-culpo-a-la-administracion-bush-y-a-la-inteligencia-saudi-de-estar-detras-de-los-atentados-del-11-s/

    ¿Cuántos en España se atreven a hablar de la autoría del 11-m? Nadie. Ay, es que yo soy de derechas de toda la vida, gente de bien. Gracias a eso aquí tienes al Gobierno manifestándose contra sí mismo y a estos pobres desgraciados echándole la culpa a Zapatero:

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/temas-calientes/473385-nunca-visto-posible-procesion-y-repicar-al-mismo-gobierno-se-manifiesta-contra-mismo.html#post10202617

    No es conspiranoia. Uno que fue mano derecha de Reagan:

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/temas-calientes/451627-craig-roberts-mano-derecha-de-reagan-probablemente-gobierno-de-eeuu-sea-gobierno-mas-corrupto-del-mundo.html

    No es culpa de Obama ni de los rojos. ¿Hace algo así la derecha europea?:

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/politica/449450-socialista-correa-contrario-al-matrimonio-homosexual-y-evo-morales-contrario-al-aborto.html

    La madre del cordero

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/politica/266393-fraude-del-voto-electronico-estados-unidos.html

    Y los sinvergüenzas no somos los 'conspiranoicos' sino aquellos que diez años después de la matanza de Irak siguen diciendo que la invasión fue para llevar la democracia. O callan ante lo de Libia o Siria. Pregúntale a Moa.

    ResponderEliminar
  21. La presencia del PP en la concentración de esta mañana es de traca. El cinismo de nuestra chusma política no conoce límites.

    En fin...

    ResponderEliminar
  22. Pedro, ahora que dices lo del 11-m y el PP. Recuerdo a Cospedal en un programa del canal Veo7 (creo que ya no existe o fue sustituido por otro) presentado por Carlos Cuesta justo antes de ganas las elecciones en el 2011. Le preguntaban que si el PP llegaba al gobierno sabríamos la verdad del 11-m y contestó que sí, que claro, que por supuesto, faltaría más. No juró acabar con el hambre en el mundo de milagro. Aunque lo peor creo que fue esperar que fueran a hacer algo, cuando tienen mucho que callar.

    Y sí, lo del PP en la manifestación es muy asqueroso. Como cuando no recuerdo qué políticos hará tres o cuatro años montaron una manifestación "contra la crisis" como si la crisis fuera un hijoputa que ha venido a jodernos, o unos extraterrestres y no tuviese que ver con ellos.

    Pero no os preocupéis, que si no les votan diez millones, serán siete u ocho, como al PSOE, y formarán gobierno igualmente.

    ResponderEliminar
  23. Doiraje, si lo que quieres decir es que Putin es un dictador, sí: es un dictador...¿y?

    Prefiero a un dictador patriota a gobernantes "democráticos" cuyo requisito principal para poder gobernar es que sirvan a unos intereses que no son los generales de su país sino los contrarios a éstos.

    Prefiero vivir en una dictadura en que a un terrorista que mata a decenas de personas en defensa de un separatismo delirante se le ejecuta o se le encarcela de por vida que en una democracia en que se le libera tras pasar en la cárcel menos de un año por cada uno de esos asesinatos. Y mucho tendrían que cambiar aquí las cosas para que estas cosas no pasen en nuestra democracia.

    Las democracias occidentales apestan. Hoy, y me temo que siempre ha sido así, las democracias en occidente han sido un instrumento usado contra los pueblos a los que supuestamente beneficiaban.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  24. Nuevo ovillo, amigos.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.