i

i

jueves, 16 de agosto de 2012

OTRO DÍA DE LA VIRGEN...MENOS




No sé si es que me habrá picado un bicho o que no tengo nada mejor que hacer, pero llevo unos días durmiendo tanto como hacía años. Muchos.

Me duermo tarde, nunca antes de las cinco, despierto cuando empieza a clarear la habitación (a eso de las 9) y en lugar de calzarme las zapatillas y salir a pasear como de costumbre, bajo la persiana, me vuelvo a la cama y, cosa rarísima, no tardo ni 0´2 en coger el sueño. Así hasta el mediodía, entonces como algo, echo un pito, miro la Intenné y otra vez al sobre, otra vez KO, aunque quizá tarde quince o veinte minutos, no más, pero esta vez me pongo el despertador para ir a trabajar...Y cuando, extrañamente también, me despierta él antes que yo, aún siento que podría dormir un poco más, quizá toda la tarde, tal vez hasta la mañana siguiente, no sé...hasta hace cuatro días tiraba con cuatro horas bien dormidas.

Anoche me dormí pensando en un balneario, nunca he estado en uno, imaginé chorros de agua a diferente presión y temperaturas, grandes bañeras solitarias, algún masaje en la espalda, "¡cómo tienes esto...!", "¡ME HACES DAÑO!", "normal...relájate y déjame hacer a mi". Recordé a una tipa con un culo perfecto que salía en una película erótica italiana, hacía de chacha de un viejo que padecía priapismo, era un poco puta, iría en el sueldo, supongo, llevaba un vestidito rojo con grandes lunares blancos, a veces se agachaba y le enseñaba todo el culamen a su señor, sin bragas, ese felpudo peludo, ella se volvía y le miraba sonriendo mientras pasaba la bayeta por algún sitio...pero de quien realmente estaba enamorada era del hijo del viejo, un veinteañero alto y delgado, con barbita de varios días, media melena y bien parecido, que odiaba con todas sus fuerzas a su padre, no recuerdo bien si se la tiraba o no podía hacerlo ante la idea de que el otro se la zumbaba habitualmente...había algo de una herencia por allí, la madre muerta y tal...creo que terminaban con una inmensa orgía en la playa, pero no en plan porno, todo muy S...aunque no puedo asegurar si la cosa era real o soñada. Pero eso es algo que no tiene importancia, como bien nos enseñó Kubrick en su testamento.

Hemos pasado la tarde en la terraza, una joven pareja con su angelical hijita (jamás he visto unos ojos más azules) y un amiguete que ya estaba medio borracho cuando llegué, aunque aquel no estaba mucho más acá, iba de coca, "¿quieres un tiro, Kufisto?", "no...", yo solo me meto cuando voy muy pedo con gente que se mete, después estoy dos días sin dormir, paranoico, así que nunca hemos sido muy buenos amigos. Ni regulares, siquiera.

Pues ahí estábamos, los cuatro y el ángel, ellos hablando como cotorras, el padre de la criatura medio gritando que desde que está en el paro no soporta que ensucien la casa, ahora solo ella trabaja fuera, "¡¡¡NO AGUANTO LAS MANCHAS DE AGUA EN EL CRISTAL, KUFISTO, LA PASTA DE DIENTES ABIERTA, EL PEINE TIRADO POR AHÍ...!!!". He pensado que muchos trabajan para no ponerse demasiado, para tener un freno que ellos no pueden accionar por sí mismos: si tienes un trabajo te colocas el fin de semana, si no...a diario. También he pensado que ojalá y el ángel de los ojos azules no encuentre una bolsita con un polvo blanco cuando curioseé en los bolsillos del papito durmiente. Porque estos duermen mucho cuando no están puestos.

Después los guindillas se pusieron calle arriba a hacer un control de tráfico: las siete de la tarde. Atraco legalizado para alimentar a la exhausta bestia.

- "¡Pero qué hijosputas!" acordamos en seguida.

Dos coches y dos motos, los paraban de dos en dos, el tercero se libraba, mis compañeros los avisaban a voces, silbando, "¡¡¡NO SUBAS, NO SUBAS...TUERCE...LA POLI...!!!". Muchos les hacían caso una vez que se daban cuenta del tema y pitaban agradecidos, o hacían un gesto con la mano, sonriendo...pensé que la mayoría pensamos que los polis no son de los nuestros, sino de ellos, que son su policía, no la nuestra, que quizá hoy más que nunca esté justificado el miedo a la policía, aunque ellos no tengan la culpa, cumplan órdenes, y a fin de cuentas ellos también tienen familia, y vicios, y todo cuesta, y no hay más que rascar, y jode hacerlo pero hay que hacerlo...atracar a quienes dicen proteger.

Al final se fueron todos, colgados y borrachos, la poli y sus víctimas, también la pequeña angelita rubia de los ojos azules, siempre sonriente...pero yo me quedé unas cuantas horas más, viendo pasar coches y gente, arriba y abajo, arriba y abajo...de vez en cuando despachaba alguna cerveza...vi empezar el partido de La Roja...así lo quería mi último cliente, un soltero sesentón que se pone de cerveza y fútbol...cada uno se coloca como puede y le han enseñado. Hay que matar el tiempo...y luego nos quejaremos de qué corta es la vida.

Lo miré un rato...después pillé el teléfono y me escribí un mensaje con alarma para las doce del mediodía que está por venir: "IR AL BANCO".

Pero ahora me voy a pasear.


9 comentarios:

  1. Pues, ojo con soñar con grandes chorros de agua o te mearás en la cama...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jodío Miguel Ángel...me has arrancado una gran sonrisa mientras paseaba la amanecida.

      Gracias, amigo.

      Todavía sin dormir...

      Eliminar
  2. Cuando has hablado de la película erótica italiana me has recordado a una de las de Jaimito, quizá la más mítica, la de Jaimito contra todos, en la que va en un taxi con el abuelo y al pasar delante de un grupo de putas le pregunta que quienes son esas señoritas, a lo que contesta el abuelo "son unas mujeres... que esperan a sus maridos" y sale el taxista "abuelo, dígale la verdad al chaval, que estamos en el siglo XXI... ¡esas señoritas son prostitutas!" y pregunta Jaimito "y esas prostitutas... ¿pueden tener hijos?" y contesta el abuelo "claro, ¿de dónde crees que salen los taxistas?" jojojo. Brutal.

    En lo de dormir, yo también es lo que hago, sobre todo las últimas tardes en las que no está haciendo calor y hace algo de tormenta. Además, siempre me ha gustado mucho dormir, es como mi opio...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaban aquellas peliculas, recuerdo al Jaimito narigón...soy muy de ese tipo de cine, de humor, a lo bestia, será la memoria. Aunque por encima de todo y de todos soy marxista.

      ¡Qué bueno el chiste!.

      Lo mío ya no es desorden del sueño, no...es lo siguiente. Pero es lo que hay si un día cierras a la una, otro a las tres y aquel a las cinco: no hay manera.

      Un saludo, amigo.

      Eliminar
    2. Aquí la tienes entera, kufisto, la de jaimito contra todos.

      http://www.youtube.com/watch?v=AhWCMzImlFo

      Un saludo.

      Eliminar
    3. La veré...¡pero no te pierdas el vídeo que acabo de subir!

      La chica y el hijo del viejo. Muy atormentado él...

      Eliminar
  3. La peli de la que hablas es "L'uomo che guarda", "El hombre que mira", de Tinto Brass, y la "chacha" estaba como un tren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a mirarlo ahora mismo, mesca, si es así cuelgo la foto de ella.

      Y será que no la he buscado...

      Gracias, amigo mío. Un abrazo.

      Eliminar
    2. ¡Sí, señor! ¡ésa era!

      Voy a colgar la única foto que he visto de la chacha.

      Muchas gracias, Gregorio, ¡a ver si la revisito una noche de éstas!

      Qué recuerdos...o tempora, o mores...

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.