i

i

jueves, 20 de enero de 2011

A PESAR DE TODO





Era la madrugada de uno de los cumpleaños de Jesucristo cuando creí que me iba con Él.

Aquella Nochebuena había sido kamikaze, un 3 en 1: tocaíllo durante el día, colocao tras la cena y hasta el culo por la noche. Cuando a las seis y pico de la mañana salí del garito donde estábamos para irme a dormir iba tan ciego que lo hice en mangas de camisa, desabrochao, sudoroso, hacía un frío polar pero yo no me enteraba.

Me enteré al llegar a casa.

Normalmente, en ese estado, te derrumbas al pillar la cama, no tardas ni 0´2 en quedarte frito. Pero no esa noche. El frío se me había metido en los huesos y me espabilé. Peor aún. Me entraron los siete males, en serio, no sabía qué coño me estaba pasando; me levantaba de la cama, iba al servicio, me echaba agua en la cara y me miraba en el espejo...otra vez a la piltra, temblores, FRÍO, mareos, otra vez al water, otra vez el agua, otra vez mis ojos en el espejo. Así tantas veces que ni me acuerdo. Puse la tele. Sabía que no tenía que dormirme, sentía miedo, pavor...entonces empezó la película.

"¡Qué bello es vivir!". Aluciné. Eran las siete y pico de la mañana, la peli estaba anunciada para las dos, en Antena 3, lo había visto en el periódico porque esa noche no pensaba salir y quería verla. Miré el reloj: las 7 y media. Miré el logotipo de la cadena: era Antena 3. "¿Qué cojones está pasando?". Me arropé hasta la nariz; los temblores, sudores y mareos continuaban...

Al principio no me enteraba de nada, miraba pero no veía, oía pero no escuchaba, estaba realmente jodido, asustado, esperando a que el corazón se me parara. Poco a poco fuí calmándome, empezé a ver y a escuchar, a enterarme de lo que iba el rollo. Cuando Stewart se tiró del puente para matarse y terminó salvando a Clarence, a él mismo, me dió un vuelco la patata, todos los males se marcharon, entré en un estado de placidez, de agradable sopor que acabó en lágrimas de alegría al ver a Jimmy abrazado a su familia, ¿qué importaban los problemas?, no estaba solo en la vida, tenía mucha gente que le quería, lo tenía todo.

Entonces me dí cuenta de que yo también lo tenía todo: novia, padres, hermanos, amigos que me querían, que yo tampoco estaba solo, que en ese momento estaban conmigo, que iba a salir de ésa, que todavía no me iba a ir con Jesús, que solo era un aviso, "si te emborrachas abrígate al salir, gilipollas"...me dormí tranquilo.


Y me desperté bien: ni resaca, ni gripe, ni hostias. Bien.


Aquella noche mi Clarence me echó una mano.


Y bien gorda.

17 comentarios:

  1. Bonita pelicula que vi por primera vez hace mas de cuarenta años.
    A todos nos ha ocurrido en alguna ocasión, llegar a casa y sentir sensaciones parecidas a tu comentario.
    Siempre se aprende lo importante que es la moderación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Helio.

    "La virtud está en el medio", que escribió Aristóteles.

    Más razón que un santo.

    Bienvenido.

    ResponderEliminar
  3. En la anterior entrada lo describiste muy bien. La verdadera soledad sólo es propiedad de la de la Guadaña.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Caste.

    ¡Y no hagas trampas!

    Por cierto, mi primer grupo fue la Doncella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Mira que estoy prevenida y siempre que la veo...acabo llorando a mares y creyendo que la Humanidad merece la pena, pese a todo...

    ResponderEliminar
  6. no hice trampas querido amigo.
    simplemente probé si se podía repetir el voto. Bueno, 3 veces ;)
    no volverá a ocurrir, lo juro por mi hijo.

    ResponderEliminar
  7. es una película preciosa, maribeluca.
    aayyy el cine de antes...

    ResponderEliminar
  8. - Hola Maribel, esa es la magia de la película, mil veces imitada y jamás igualada: que te la CREES. Saludos guapa.

    - Hola Caste, pues no sé como lo habrás hecho porque yo no puedo. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  9. Iba con el cubo por delante, querido Kufis.

    ResponderEliminar
  10. que iba pedo, del revés, hasta los tuétanos, como un alicuesque, buscando gamusinos, con los pies por delante, con las largas, las de emergencia y las antiniebla...

    perdona, jerga de mi juventud, comunmente usada entre mis colegas.

    ResponderEliminar
  11. En mi cuadrilla, cuando íbamos bastante pedo, decíamos que íbamos a ver a Braulio, un ente mítico que simbolizaba ese estado lamentable donde los excesos se pagaban en forma de espinazo doblado, mano a la pared, y expulsión de materia órganica de forma abrupta por la boca en medio de arcadas.

    Esto del cine lo tengo yo que redescubrir, siempre he sido más cinéfago que cinéfilo y la verdad es que viendo alguna película de estas viejas, a veces me sorprendo disfrutando de ellas. Como con la de "el apartamento" esta semana.

    ResponderEliminar
  12. - Ahora sí Caste, ahora sí...me estoy haciendo viejo...perra vida. Saludos.

    - Insuperable lo de Braulio, Ogro. El cine "antiguo" es bastante mejor que el cine "modelno". Lo mismo sucede en cualquier otro Arte.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. sí, lo de Braulio es mítico. Era descojonante cuando alguno de tus colegas llamaba a Braulio y la liaba parda contra el suelo, en sus ropas o en la moqueta de la disco de turno. El gran Braulio venía a ser algo así como el Tío del Mazo, otro legendario ser de la submitología de Baco.

    ResponderEliminar
  14. Soy de poco potar Mejor dicho: no poto. Sólo en rarísimas ocasiones. Es peor, de esa manera el hígado tiene que filtrarlo todo; si devuelves...trabajo que le quitas.

    Pobre hígado mío...algún día te escribiré un poema, amor.

    ResponderEliminar
  15. Pues a mi me ocurrio algo parecido: mi hija que tenia 2 ańos menos un més o sea que ya andaba pero no hablaba cogio una gastroenteritis aguda. Tenia una fuerte diarrea y tod lo vomitaba incluso el agua La llevamos la hospital donde nos dieron que el peligro era la deshidratacion pero que un bebé podia estarse mucho tiempo sin comer mientras bebiera, nos recetaron una solucion de minerales y azucar y nos mandaron a casa. Asi que estuvimos dos dias dandole agua a raon de un sorbito cada diez minutos ya que mayorees cantidades las vomitaba. Y llega la noche del tercer dia que era el 25 de diciemebre y yo angusiado porque no nos habian dicho cuanto tiempo era demasiado tiempo sin comer. Y ademas el dia siguinete era domingo. Vete a encontrar un medico. Y pongo la tele para distraerme. Y estaban echando"Que bello es vivir". Y de pronto mi hija se levanta y oigo una musica celestial: el ruido de ella masticando el arroz hervido que habiamos puesto en una mesilla. Calence habia bajado del cielo para mi.

    ResponderEliminar
  16. Bienvenido JFM.

    Da gusto leer cosas que acaban bien. Imagino la alegría que os embargó.

    Lo malo de este mundo es que no hay suficientes Clarence´s para todos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.