i

i

sábado, 22 de enero de 2011

FLOR DE PASIÓN





No sé qué pasa últimamente en Radio Clásica pero parece como si los marinazis se hubieran hecho con el control; esta mañana estaban otra vez líados con el puto "West side story", esa música para locazas spídicas. Pasando. Jamás me gustaron los musicales, eso de estar comiendo en un bar, con tu pareja, esto, lo otro...y que de repente llegue una camarera con amplia sonrisa y se te ponga a cantar, a bailar con todo el resto de la clientela, felices, estupendos, DIVERTIDOS...que os follen, "los tipos duros no bailan". No bailamos. Mi ex quería que aprendíeramos a bailar tangos. Ni de coña. Sólo imaginármela en brazos de un baboso coletudo hacía que se me abrieran las carnes. "Eres un celoso, un inseguro". Sí, seguramente el hombre de Cromagnon a mi lado sería el miserable Jorge Javier Vázquez.

Me he pasado a Radio 3. Hacía tiempo que no la escuchaba, más o menos desde que se volvieron locos o decidieron hundirla para venderla a costa de absurdos y continuos cambios en la programación; unos días escuchabas tu programa a su hora y de golpe y porrazo te enterabas de que había cambiado de horario, si era a las seis de la tarde lo pasaban a las tres de la mañana. Estupendo. Lógico. Panda de cabrones.

Bueno, al tema. He caído en las garras de un capullo. "Torre de Babel" se llama la cosa; sólo de oír el nombre me han entrado escalofríos, pero ha pinchado música swing y le he dado una oportunidad. Era una chica española, cantaba de puta madre, si estáis interesados lo hará esta noche a las 10 en el café Zentral de la Plaza del Ángel en Madrid, id a verla si podéis, es realmente fantástica.

Entre canción y canción (Ella Fitzgerald, Anita O´Day, Peggy Lee, Dinah Washington...) el estúpido ególatra que presenta el programa le hacía algunas preguntas a la chica...¡pero qué preguntas!, escuchándose a sí mismo, qué bien hablo, qué voz tengo, qué bueno que soy...idiota. La chica se quedaba descolocada, "¿pero qué me está preguntando este tío?", se la notaba incómoda, con ganas de mandarlo a la mierda, pero como es bastante más educada que él salía del paso como podía, prefiriendo aparentar ser una simple a una maleducada. Como broche, al final de la ¿entrevista?, el mamonazo ha sentenciado que "vayan a verla porque también es muy divertida...en directo". Al oír eso la chica ya no ha contestado nada, imagino su careto, lo que hay que hacer para conseguir publicidad...en fin. Luego nos ha presentado a un tipo con el que iba a hablar del punk, o al menos eso he entendido, "¡coño!, ¡claro!, Torre de Babel...Billie Holiday, Sarah Vaughan, los Sex Pistols, The Misfits...interesante". Pues no, de lo que iban a hablar era del PAN. Me cago en la hostia puta...¡¿pero qué cojones hace un panadero hablando de como hacer pan en un programa de música?!. Y entre medias música de moros. Torre de Babel...¡a tomar por culo!.

Un programa que seguí a diario durante algún tiempo fue el de Juan de Pablos. Cuando ví su foto colgada en la web no me sorprendió: tenía que ser así. Pinchaba música de los 60, con unas introducciones...unas parrafadas...genial, se le iba la olla pero era gracioso, sensible, adorable como un gusy-luz. A veces hacía monográficos sobre alguien que había fallecido en ese día. Entonces era un puto show, nos decía cuarenta veces que estaba muerto, que murió tal día, de tal forma en tal sitio, "murió (y carraspeaba acongojado) el 3 del...". Luego me enteré que vivía con su madre, quien también murió cuando yo lo escuchaba. Al volver a su trabajo el pobre casi no podía hablar, apenas escuchabas su voz, podías oír sus lágrimas mientras nos hablaba sobre la canción que íbamos a oír...pobrecillo, hay personas que le tienen auténtico PAVOR a la muerte.

Lo que más me gustaba de su programa era como lo terminaba, siempre igual, con la misma canción que nunca oíamos completa, despidiéndose de nosotros con la misma frase sobre el inicio del tema: "Forza, saluti a tutti, bacioni, auguri, in bocca al lupo, arrivederci e a presto pino!". Luego descubrí que la canción era "Azzurro" de Adriano Celentano.


Gran tipo de Pablos.


¡Pero no lo tengas tanto miedo a la muerte, coño!.

2 comentarios:

  1. Finales de los años noventa. Y mucho antes; y también después. Era muy alta y delgada, y tenía el pelo muy largo, y unas manos prodigiosas. Siempre las estaba usando: tallaba, modelaba, esculpía, hacía collares. Yo la miraba.

    -¿Por qué me miras tanto? Me miras mucho. Siempre me estás mirando.

    -Es lo que más me gusta: mirarte. De verdad: lo que más me gusta.

    Y a ella también le gustaba; aunque nunca lo decía, claro. Pero tampoco se quejaba. No la quería; la adoraba.

    Hacía horas que ya había anochecido; y en la cocina de la casa, una casa tan vieja como húmeda y fría, sonaba la sintonía de Flor de pasión.

    Un eslabón inolvidable en la cadena de mi vida.

    Gracias por traer hoy este recuerdo, Kufisto.

    http://www.youtube.com/watch?v=BarfURxeKPs

    ResponderEliminar
  2. Fantástico comentario Pedro. A mí también me encantaba la sintonía de inicio; al conectarme a la Red (va para dos años) descubrí de quienes eran ambas canciones. Pinchaba buena música el tío.

    Oye, de verdad, por enésima vez, Pedro...lo que escribes tienes que ordenarlo y publicarlo.

    No te lo quedes para tí solo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.