i

i

lunes, 20 de diciembre de 2010

SAMSUNG GALAXY 3 GT-I5800





¡Qué dolor de cabeza!...

Hace unos días un amigo me regaló un móvil de última generación; es empresario y por facturación (y previa amenaza de largarse a otra compañía) le regalaron un ipad de esos y cinco o seis móviles por los que cualquier descuidero daría su meñique.

- "Toma. Tira esa puta mierda que te compraste."
- "Si no me hace falta..."
- "Cógelo gilipollas."

Lo cogí. Un Samsung Galaxy 3, GT-I5800. Sus padres deben ser condes por lo menos.

Había un problema: mi colega es de Vodafone y yo de Amena, así que el teléfono no reconocía mi tarjeta.

- "Tienes que liberarlo. Llévalo a..."

Ya empezamos.

El jueves pasado me pasé por la tienda; larga y estrecha, techos bajos, claustrofóbica, mal rollo..."de aquí no puede salir nada bueno."

El nota al cargo del tugurio era el típico de tales sitios: blanquecino, culo gordo, con gafas y flojeras. Tiene que hacerse pajas olímpicas.

Yo creía que la cosa era sencilla: llegabas, le dabas el puto chisme, le metía cualquier cosa, pagabas y arreglao...pero no. El flan con ojos me pidió los datos personales, sólo faltó que le diera el certificado de la comunión, y me dijo que me pasara al día siguiente por la tarde para recogerlo. Cojonudo, yo trabajo por las tardes, pero me estaba empezando a poner tan de mala hostia que no dije nada, sólo quería irme de allí. Me largué.

Pensándolo bien no pasaba nada, el móvil no me hace ninguna falta y podría recogerlo el sábado por la mañana, pero, como ya sabéis, el viernes me pillé la mundial, así que cuando desperté de entre los muertos casi no recordaba ni mi nombre, menos aún que tenía que recoger a Samsung Galaxy 3 GT-I5800.

Me he pasado esta mañana. El yogur orejudo tenía unas ojeras tales como sólo las tienen los pajeros, los yonquis dicen "dame aaaargo", éstos piensan "dame un poooolvo". Que te jodan.

- "No sabe como lo siento (¡lo sabía!) pero me ha resultado imposible liberarlo...es un modelo muy nuevo...quizá después de Navidad..."

De vuelta a casa he decidido pasarme por Vodafone, a fin de cuentas sería lo más sencillo, las compañías están locas por captar nuevos poseedores de pasta, lo que sea, "dame aaaargo". Antes de pasar he visto a una del Este con unas tetazas...increíbles, sin sujetador, "la madre que me parió", ha pasado detras de mí.

Estaba pensando como entrarle cuando me han dado la vez, "siguiente", la cuestión es joderte, cuando esperas porque esperas, cuando van rápido porque van demasiado rápido.

- "Hola, buenos días, venía a ver vuestras ofertas..."
- "Ah, claro, por supuesto señor..."

Eran tres chicas, me ha tocado la menos guapa, pero de todas formas estaba bastante bien: veinteañera, rubia, ojos claros, demasiado delgada para mi gusto...me hago una idea del proceso de selección de los de Vodafone.

No sé, será deformación profesional, pero tengo la absurda idea de que cuando entras a comprar algo en algún sitio llegas, eliges, pagas y te vas a la puta calle, no me gusta eso de dar muchas vueltas a la peonza, qué le vamos a hacer. Pues no.

Enseguida me he dado cuenta que no tenía escapatoria.

Y venga a mostrarme folletos, y venga a hablarme en chino, le brillaban los ojos, estas tías deben ir a comisión, mujeres que ni te mirarían en cualquier otro sitio allí te sonríen, simpáticas, estupendas..."me estás mintiendo, coño...lo sé".

En mitad de la perorata se me ha puesto la sonrisa; eso me pasa cuando estoy a disgusto, cuando sé que no sé qué cojones pinto ahí. Sólo quería largarme sin ofenderla, sin mandarla a la mierda...sólo quiero darle vida al pequeño Samsung Galaxy 3 GT-I5800, sólo eso, si conociera algún doctor Frankenstein competente y no a un devora-porno enfermizo no hubiera venido aquí...¿por qué me bombardeas hablándome de cosas que no entiendo ni me interesan?, dime si puedes hacerlo ahora y si no déjame en paz.

- "Llévese la revista, la lee tranquilamente por donde le he indicado y cuando quiera vuelve con su cuenta bancaria (ya) y cerramos el contrato. Deme su nombre para hacerle la ficha."
- "Kufisto..."
- "¿Es usted Kufisto? ¡soy una gran admiradora suya!, ¡es el mejor escritor del mundo! ¡fólleme aquí mismo, por favor!"
- "¿Cómo?"
- "¿Señor?"
- "¿Sí?"
- "Su nombre por favor...para la ficha..."
- "Ahhh..."

He salido de allí escopetado, sonriendo, en esta vida nada es tan fácil como parece. Lo siento por la rubia, no volveré. Tampoco sé qué hacer con el pobre Samsung Galaxy 3 GT-I5800, quizá me denuncien si lo destrozo, seguro que lleva un chip incorporado, anti-ineptos o algo así, con lo tranquilo que vivía sin teléfono...lo llevaré a la natilla parlante después de las fiestas.


A ver si con el nuevo año aprende a hacer algo más que meneársela.

11 comentarios:

  1. Me parto la polla contigo Kufis.
    Lo último con la dependienta es genial.

    Saludos colega!!!

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, los tíos siempre pensáis en eso...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias amigos. Casi siempre Titania, sois lo mejor de la vida después del sol.

    Y el sol te quema si te acercas demasiado, además es macho y yo soy hetero, sólo somos amigos en la distancia. La mejor clase de amigos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No intentes destruir ese móvil, se reconstruiría en forma del robot mariquita de la guerra de las galaxias (el c3po), para darte una charla en klingon acerca de las bondades de Vodafone

    En cuanto a que los tíos pensamos siempre en lo mismo, es normal dado que nos niegan lo que queremos. Si somos de buen conformar, acabamos rápido, nos limpiamos con las cortinas y nos vamos a casa, ¿que más se puede pedir?

    ResponderEliminar
  5. Me quedo si me dejas Kufisto, aquí se puede desconectar ¿verdad?.
    Gracias de veras.

    ResponderEliminar
  6. Hola Ogro, ante me cargo al gato. Seguro que me traería menos problemas. Con lo buenos chicos que somos los tíos...me has recordao una historia de Bukowski absolutamente descojonante. Si alguien tiene interés os la cuento luego.

    Hola María, no sabes la ilusión que me hace tenerte por aquí. Estás en tu casa.

    Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Kufisto: la donna y el móvile, la donna e móvile, cual piuma al vento, y lo que sigue, que casi siempre también es lo mismo. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Un saludo Jose. Magnifico articulo el de hoy. Lo recomiendo a tod@s

    ResponderEliminar
  9. Buena historia. La verdad es que cualquier día, de seguir las cosas así, vas a ir a comprar un teléfono móvil y te van a dar un PC de sobremesa con ruedas. Porque algunos son auténticos tochos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Brucan. Dimelo a mi que acabo de liberarlo y me duele hasta el cielo de la boca por andar curioseando. No pongo los acentos porque lo estoy escribiendo desde el movil y no lo controlo. Gracias por tu comentario

    voy a volverme loco con este cabron

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.