i

i

viernes, 23 de abril de 2010

STAIRWAY TO HEAVEN






Vaya por delante que para mí es la mejor canción de Rock de la historia.

Cuando veo algunas de esas estúpidas encuestas del tipo "las 100 mejores canciones de la historia" y tal, yo es que, directamente, me descojono. Me da igual que la sitúen la 1, la 31 o la 91; "Stairway" juega en otra liga.

La descubrí hace menos de un año; como todos, la había oído muchas veces por ahí, pero nunca la había escuchado. En aquellos días estaba viviendo los peores de mi vida, y no recuerdo cómo cayó en mis manos, pero el caso es que me atrapó. Led Zeppelin tiene canciones mejores desde el punto de vista musical, es decir, como demostración de su incomparable maestría en sus respectivos instrumentos: "Kashmir", "Achilles...", "When the leeve breaks"..., pero "Stairway" tiene ese algo que las supera a todas; tiene ángel.

Este artículo no trata de destripar la canción, analizar sus diferentes partes y tal, no me interesa ese rollo; estas palabras tratan de explicaros las sensaciones que me sigue causando, aún después de haberla escuchado centenares de veces.

No es una canción alegre, no es una canción triste, si tuviera que adjetivarla diría que es una canción furiosa, una canción desesperada pero no resignada, suave y fuerte al mismo tiempo, como el hielo que quema tus manos.

Lo estaba pasando realmente mal, estaba auténticamente jodido y "Stairway" me ayudó, me dió fuerzas, me animó a seguir, a echarle dos cojones al asunto, aunque a veces estuviera al borde del precipicio con la ayuda de la divina melancolía que desprende la canción.

Pude con aquello, dejé atrás toda la mierda que estuvo a punto de acabar conmigo y todavía estoy de pie.

Si de algo estoy seguro es de lo efímero y ridículo que resultan los gustos de cada uno; lo que hoy amamos mañana lo veremos como algo superado y sin importancia: mujeres que creías para siempre y ahora desprecias, películas que te parecían perfectas y ahora no le encuentras más que taras, músicas que te transportaban a otro lugar mejor y ahora te resultan risibles...sé que con "Stairway" también me pasará, lo tengo asumido y no me importa, estoy seguro que si viviéramos lo suficiente hasta lo más hermoso nos acabaría decepcionando. Tal vez ese sea el problema de Dios, que es demasiado mayor, ha visto de todo y ya no le seduce nada. Ni le importa.

La estoy escuchando ahora. Una y otra vez. No me canso.

Pero sé que me cansaré de ella. Como de todo. Y de todos.


Por siempre, "Stairway to Heaven".

4 comentarios:

  1. Preguntaba por que leí que algunos comentarios tuyos habían sido borrados pero si en efecto veo que seguís ahí escribiendo, en hora buena crack, ya he leído algunas entradas anteriores una de mis favoritas la de la muñeca rota y una q no recuerdo el titulo del chino que decía musa gente musa y q se follaba a dos tías. Y mucha razón si hasta el sexo puede aburrir un buen tema cuanto mas. Saludos desde la Argentina. RACHPOOL

    ResponderEliminar
  2. Rachpool

    gracias macho, ahora me tengo que ir a currar.

    Un abrazo y a por ellas!

    ResponderEliminar
  3. Yo no me he cansado todavía, y me compré el "IV" con 15 años, en el ´87.
    Cada vez que le pongo la aguja encima, la magia vuelve una y otra vez, una y otra vez. Las mismas sensaciones, siempre.
    Me he cansado de mujeres, de coches, de guitarras, de amigos, de miles de canciones y grupos, pero nunca de "Stairway to heaven". De alguna manera hay algo en mi interior que se ha conectado con esta canción.
    En cualquier caso, me alegro de hayas remontado tus horas más bajas, y que te hayas pasado por mi blog.
    Cheers!

    ResponderEliminar
  4. Me parece fantástico tu blog, Scott St. James; y que sepas que mi banda favotita es Led Zeppelin, por supuesto.

    PD: "Dyer maker"...ME ENCAAAANTA.

    Un saludo zeppelinero!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.