i

i

lunes, 12 de abril de 2010

A LOS BORGIA LES FUNCIONA EL NEGOCIO




Despierto.

"Jodidas almohadas!". Compré un par de ellas hará dos semanas y todavía no me he acostumbrado; no he dormido bien desde entonces.

Desayunando me doy cuenta que en el frigo sólo viven unas hojitas de laurel y una latilla de sardinas aburrida de tanto tiempo esperando ser la elegida. "Habrá que comprar algo".

Odio las grandes superficies, pero más aún el mercado, así que me largo hacia el Carrefour de los cojones.

Primero paso por la casa del "otra vez será". Un viejo con unas manazas que serían capaces de partir un coco como quien arruga un papel examina mi ¿suerte?: arroz pegao. "75,50". Pago y dejo que siga partiéndose la polla con la desilusionada fila de pringaos que quieren dejar de serlo. Entro pá dentro. "pi, pi, pi..." la máquina chivatera lanza una señal acústica a uno de los gorilas: (traducción) "ese capullo que acaba de entrar lleva encima algo que no está bien". "Buenos días caballero" me dice el gorila en jefe. "¿Puede pasar otra vez por el arco?". "Me cago en la hostia puta". Obedezco; la maldita maquinita sigue erre que erre. Se acerca una amable señorita con gafas. "¿Ha comprado ropa aquí últimamente?" "No, que yo sepa" "Permítame por favor, ¿puede subirse un poco la camiseta?" "Te daría una buena cabalgada" "¿Ve? Aquí está el problema. Es la etiqueta. Hay que cortarla. Permítame. Ya está. Gracias". Entonces recuerdo que una amiga mía me la regaló hace unos días. "Ya sé dónde la compraste, cabrona."
A comprar. El hijoputa del gato está cubierto (mierda!, mientras escribo esto recuerdo que tenía que haberle comprado la jodida arena. su puta madre), los periquitos también (y una polla! no te acuerdas que se están comiendo las cáscaras y, creo, hasta su propia mierda! ¿dónde coño tienes la cabeza?), por lo tanto sólo falto yo:
1. Jamón de York. Cojo un par de bolsas, miro la fecha de caducidad y recuerdo un cliente mío que la primera vez que le puse una tapa de cerdo me miro que si le hubiera servido una serpiente Cobra. "Ni de coña" me dijo. Había trabajado durante años como transportista de ganado y sabía como funcionaba el asunto. "Carne de animales enfermos y temblorosos se la pones a otro. Yo, el cerdo, en mi pueblecito de Extremadura".
2. Plátanos y manzanas. éstas tienen mejor aspecto que si las hubiera pintado Cezanne, aunque sé que por dentro de naturales tienen lo que yo de abstemio.
3. Dos kilos de pechugas de pollo envasadas. Me acuerdo de mi amigo extremeño. "Que ten por culo. Qué quieres que haga, ¿que me vaya a tu puto pueblo a comprar carne?. Soy inmune al veneno tío, llevo tanto dentro que ya no me afecta"
4. Tomate frito, huevos de gallinas que mejor no hubieran nacido (fecha de caducidad, colegas, fecha de caducidad), luego dicen de los toros, caldo envasado (Dios Santo!, que le echarán a esto para que no se ponga malo en meses!), queso rallado (parecen gusanos momificados. serán gusanos con aroma a queso), miel de abejas locas, longaniza imperial (tu puta madre. Seguro que Carlos V se comía esta bazofia).
5. espuma de afeitar (después de tres visitas sin acordarme consigo recordarlo. El último mes he estado afeitándome con jabón. Bravo Kufisto!).

A la caja. Último atraco: bolsa ecológica. Pago con plastico. Llegará el día en que pagaremos con la mirada. "Usted no tiene un duro, señor" "¿cómo lo sabe?" "Lo Sé Todo".

De vuelta a casa me cruzo con el paisaje habitual: niñatas enseñando la mercancía, seres encorbatados que las miran con deseo, maestros rojeras (inconfundibles) que hacen como que no las miran y viejacos separa-basuras que, estos sí, no miran a nadie porque saben que nadie les va a mirar.

Al fin llego y me pongo a escribir esto. A lo lejos las campanas tocan a muerto.


Todavía no es por mí.

4 comentarios:

  1. Hola, Kufisto, majo.
    No te metas con "el Millán Astray de la Cope", por favor. Esparza es, o mejor ha dicho ha sido, amigo mío. Hace poco, y durante unos dos años, tuvimos bastante relación, sobre todo vía e-mail, y luego le conocí personalmente. Ahora hemos perdido relación, por dejadez mía y por la ruptura de mi amistad con un amigo común. Es un tipo encantador, y de bastante altura intelectual, sobre todo para lo que se estila en el mundo "intelectual" español. Es verdad que ahora va de católico a machamartillo, pero hasta hace unos años fue el líder intelectual de la "nueva derecha" neopagana española. Pero se hizo católico ortodoxo...¿por qué?...cherchez la femme. Su mujer (encantadora, por lo demás) es ultracatólica. Imagino que está loco por ella (la señora, beaterías a parte, lo merece), y además le ha dado cinco churumbeles (la política natalista vaticana, ya sabes...no lo critico: la guerra de civilizaciones se libra sobre todo en los úteros), a los que hay que alimentar, y quien los alimenta ahora es la Cope, otra poderosa razón para el catolicismo de Esparza. Pero yo sospecho que en el fondo de su corazón Esparza sigue siendo el "neopagano" que era a sus 20 años. Pero repito lo más importante: Esparza es un gran tipo, humana e intelectualmente.

    Te confieso que soy poco hitchcokiano. De todos modos, me quedan muchas películas suyas por ver. Ya sabes que yo soy mucho más de Kubrick, y sobre todo del gran Eric Rohmer.

    Osvaldo.

    ResponderEliminar
  2. amigo osvaldo

    Lo siento, pero no trago a ese tío; ni lo conozco personalmente ni las ganas que tengo. Entiendo que tu amistad para con él haga que salgas en su defensa. Es algo que te honra.

    Pero no lo soporto; aunque con la que realmente me decojono es con su colaboradora Almudenita y sus preguntitas, me parto la polla. De cuota y catolicona, explosiva mezcla.

    Hoy por hoy mi favorito es Hitchcock; sigo siendo muy de Kubrick, Ford y Buñuel, pero el puto católico inglés me tiene subyugado.
    De Rohmer no he visto nada, intentaré hacerlo.

    Videa "Vértigo" colega; vidéalo bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que casi nunca he escuchado el programa de Esparza...¡a esas horas!, pero te daré la razón en una cosa: tiene el típico tonillo entre melifluo y buenista-buenrollista del catolicismo postconciliar. ¡Si Urbano II levantara la cabeza! El problema es que Esparza comete el error de bajar mucho el nivel cuando se dirige al gran público, le cambia (a peor) hasta la entonación.

    No sabía que Hitchcock era católico. A ver si peudo hacerme con Vértigo. De Rohmer te diré que sólo es apto para culturetas como un servidor...el que avisa no es traidor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. amigo Osvaldo

    Uno también tiene se punto masoquista. De los pecados capitales los tengo todos y más (como decía el Robe de Extremoduro).
    Durante algunas negras noches de insomnio pongo la radio, y como no soporto a la maná de gilipollas llorones contando sus patéticos problemas a desconocidos a través de las ondas, una de esas horas oscurísimas dí con el Esparzones y compañía; la verdad es que me hizo bien, me dió fuerzas para continuar. Lo de anoche, sin ir más lejos, resultó impagable:

    Después de discutir con el insoportable gaditano en el bló de Moa me meto en la cama, pongo la radio y sale el Esparza diciendo: "y hoy con nosotros, Don Pío Moa." Me he saltado que antes de la presentación colocaron una ¿canción? de Pignoise, grupo de cabecera de madame Almudenita, y el Moa saltó a la primera (con razón): "yo diría degenerativa" fue su respuesta a un jocoso comentario del tuerto sobre los gustos musicales de las NN.GG; después, la simpar Almudenita le hizo una de sus preguntas de cuota: "¿cual cree que va a ser el tema donde MÁS le van a atacar?" (sobre el nuevo libro de Pío.) La nena, cuando hace sus preguntitas, siempre está con "¿lo MÁS curioso que te ha pasado?, ¿que es lo que MÁS te llamó la atencion?..." y en ese plan, como una niña, con esa vocecilla de no haber sido bien follada en toda su puta vida.

    Y sí, tienes toda la razón en el tono empleado por tu colega. Es ése. Ayer sin ir más lejos, estaba fumándome un pito en la puerta del bar cuando veo aparecer a un chaval de veintipocos años caminando junto a una especie de troll; iba con el alzacuellos distintivo (un curilla de nueva hornada), hablando, ufano y resuelto, por el móvil (nuevas fórmulade evangelización. ya sabes); el ser contrahecho que le acompañaba (sin duda uno de ls especímenes homínidos que tanto abundan por las parroquias) iba mirando, excitado, en todas direcciones como diciendo: "eh, infieles!, que voy con un cura joven y sin miedo!". Creo que se estaba corriendo. En serio. Cuando llegaron a mi altura, mientras echaba una calada, cruzé una brevísima y tranquila mirada con el hijo de Satanás trollesco; un espasmo le recorrió el rostro, tron. Por un momento pensé que se me iba a echar encima para darnos de hostias.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.