i

i

lunes, 19 de abril de 2010

LA CASTA SUPERIOR Y LOS CHANDALAS






Oficina de Correos. Esta mañana.

- Vieja decrépita: "Hola, buenos días. Vengo a recoger un paquete...que me ha dicho el cartero..."
- Hijadeputa indecente nº 1: "Señoooora, la recogida de paquetes es allí; esto es para enviar paquetes, dinero o pagar facturas."
- "Ah, bueno, usted perdone..."

La vieja marcha a donde la han mandado. Regresa a los dos minutos. La hijadeputa indecente nº 1 está hablando con la hijadeputa indecente nº 2 mientras una cola de 10 personas esperan a que terminen de contarse como les ha ido el fin de semana. La vieja decrépita se mete por medio:

- "Usted perdone, señorita, pero el señor de la ventanilla me ha dicho que tengo que traer un papelito para retirar el paquete..."
- (con una mirada de infinito asco) "Claro. No pretenderá llevárselo sin más."
- "No señorita, no...pero es que es para mi hija, sabe usted, y la pobre está trabajando y no puede venir a recogerlo, sabe?, y el cartero me dijo que me pasara yo a ver si ustedes pudieran hacerme el favor, porque he perdido el papelito, pero yo les doy mi DNI y el de mi hija y si ustedes fueran tan amables..."
- Hijadeputa indecente nº 2: "Sin el aviso de llegada no puede hacer nada. Haga el favor de echarse a un lado. Siguiente!"

La pobre vieja se echa a un lado. Se ve que la cosa es importante, o que se siente culpable por haber perdido el papelito y por esto su hija se va a enfadar, y van a discutir, y qué vieja estoy, no sirvo para nada...en fin.

- "Siguiente"
- "Señorita, por favor, quizá usted pudiera...decirle a algún compañero...que hiciera el favor...es importante...mi hija..."

El siguiente soy yo

- "Díme"
- "A pagar el recibo de Telefónica"
- "Señorita...." A la vieja le tiemblan las manos. Está a mi lado y me fijo. Le tiemblan las manitas.
- "Señora! ya le he dicho que sin el aviso de llegada no hay nada que hacer!"
- "Perdóneme...pero quizá...si alguno de ustedes pudiera...buscarlo..."

Mientras tanto dos tíos y una tía están de cháchara y bebiéndose un café, de risas, tocándose los cojones/coños.

Me dan ganas de decirle a la hijadeperra "Venga cabrona! déjame pasar que yo le buscaré el paquete a la mujer!". Pero me callo.

Pago y me voy. La vieja se queda allí. Quizá llamen a los GEOS para desalojarla.

La vejez debe ser terrible. Eres un estorbo, invisible en el mejor de los casos, sólo te soporta tu familia, y no siempre. Acabar en un jodido asilo, haciendo el imbécil, "actividades lúdicas" y gilipolleces por el estilo, "espíritu joven"...¿con 70 años?, ¿después de estar trabajando como un desgraciao toda la puta vida?...vosotros sí que llegaréis bien, inútiles funcionarios sin sangre en las venas, fines de semana libres, vacaciones de verano, navidad, semana santa, días de baja porque te duele un dedo, pagas dobles y la seguridad de que salga el sol por donde salga tenéis asegurado el sueldo y la jubilación y lo que os salga de las narices; vosotros llegaréis a los 100 años.


Pero siempre seréis unos mierdas. Unos mierdas de 100 años.

13 comentarios:

  1. Ahora están haciendo huelgas feroces porque no contratan a nuevo personal. Donde yo estoy ya no abren por las tardes.

    ResponderEliminar
  2. santiagoyaellos

    un colega mío dice que en este país nunca pasará nada a menos que les metan mano a los funcionarios; entonces si irán a la huelga y a las barricadas y asu puta madre. Valientes hijos de la gran puta.

    Un país de funcionarios es un país cobarde sin futuro.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¿y por qué no hiciste nada por ayudar a la anciana?? que digo yo, que plantándole cara entre dos (más si tú eres joven), a la funcionaria igual se le hubieran bajado los humos... la cobardía la tienen los funcionarios, sí, pero también es patrimonio de muchos de nosotros, por permitir que avasallen a gente mayor de estas maneras...
    lo siento, pero con sólo publicar tu post no me sirve... hubieras podido hacer algo, y no lo hiciste... a mis ojos, eres tan culpable como la funcionaria...

    ResponderEliminar
  4. Hola Angie,

    según tú es lo mismo el que da la hostia que el que la ve. Cojonudo.

    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada. -Edmund Burke

    La experiencia que has vivido solo te ha dado para escribir un articulo para adormecer tu conciencia a base de verter hiel y veneno sobre la casta funcionaria. Que te aproveche.

    ResponderEliminar
  6. Me aprovecha. Así os traten como nos tratáis a nosotros.

    Y deja de colgar tantos enlaces que a nadie interesan, C3PO.

    ResponderEliminar
  7. Sigue por ese camino de indignación, que se nota que no es contra los funcionarios, sino contra TODO. En poco tiempo te dará un infarto de miocardio del que probablemente te sacará uno o varios funcionarios. Y pondrás cara de corderito.

    ResponderEliminar
  8. A mí me sudas la polla tú y tus adivinaciones. Tus deseos de muerte revelan tu borreguil procedencia.

    Todavía queda gasolina en el motor; a tí ya no te queda ni la horchata coagulada, malnacido.

    Trabaja algo, para variar, deja de hacer pajaritas. MAMONAZO.

    ResponderEliminar
  9. Las pajaritas se las hago a tu hermana en el pelo mientras le sobo las tetas. No son deseos de muerte, capullo, es que la muerte nos va a llegar a todos, pero a ti, testosterona con patas, mucho antes. Y entonces le suplicarás al médico funcionario que te atienda, le dirás que estás hasta dispuesto a hacerle 100 mamadas, con tal de que te de un añito más de vida. Oye, por cierto, ¿te montas un blog solo para insultar y soltar mierda? Pues sí que tienes que aburrirte, colega.

    ResponderEliminar
  10. Si te digo la verdad...lo monté para escapar de las garras de tu vieja, para que me diera un respiro entre polvo y polvo. Tuve que quitarle las telarañas del coño con una guadaña.

    El mingafría de tu viejo, ya sabes Pocholín.

    ResponderEliminar
  11. Vaya, leyendo la entrada pensaba que verdaderamente te preocupabas por las viejecitas, cuando resulta que solo piensas en cepillártelas. Se te ve a la legua, pedacito de escoria, que no eres más que FACHA-da. Por cierto, te he dejado un regalito en la entrada más reciente, solo por demostrar lo inculto y bocazas que eres. Hasta más ver.

    ResponderEliminar
  12. Majetes: Yo empiezo a trabajar como funcionario el 1 de diciembre. He trabajado en el sector privado durante años y he aprobado un examen y punto pelota. Encuentro injusta esta animadversión, como todas las generalizaciones. Como por ejemplo la de decir que todos intelectualillos escritores de blogs de m1erda son unos sop1apo11as sin c0j0nes para defender nada y se limitan a verter m1erda en sus hojillas porque en la vida real son unos cobardes. No se debe generalizar, aunque tú sí lo seas. Hale. A rumiarlo.

    ResponderEliminar
  13. Los funcionarios... Todos sabemos lo que son los funcionarios. Un mal parcialmente necesario. Es perfectamente comprensible el odio que una parte de la sociedad (la que genera esos beneficios de cuyos impuestos viven los funcionarios) les tiene. Es comprensible por otra parte que en un país cuyos ciudadanos están escasamente acostumbrados a asumir responsabilidades y que se niegan a considerar el trabajo como una parte integrante de la vida de un ser humano , es comprensible, pues, que la mayor parte de los españoles pretendan convertirse en funcionarios. Funcionarios: seres que han eliminado de sus vidas la preocupación por buscarse la fuente del sustento porque ya la han encontrado: somos yo, tu y la mitad de los españoles que trabajamos por cuenta propia o para empresarios que arriesgan su dinero. Y sin embargo, es necesario que existan funcionarios capacitados y bien pagados que aseguren que un estado puede funcionar incluso sin gobierno (caso de Bélgica). Ahora bien, he dicho capacitados. Y añado: funcionarios necesarios. Nada que ver con la hipertrófica e inútil casta funcionaria que padecemos en este país y del que el propietario del blog ha dado fe.
    Procede, pues, racionalidad en la función pública. Como si se tratase de una empresa privada. Ni más, ni menos.
    Ahora bien, señor kufisto: si todos actuásemos como usted frente a la injusticia estaríamos jodidos.
    Bueno, ya estamos jodidos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.