i

i

domingo, 9 de marzo de 2014

LO MÁS DIFÍCIL DE TENER NIÑOS ES PONERLES NOMBRES




El aplastamiento es como el rock n´roll: más una actitud que cualquier otra cosa. Pero natural, sin conservantes, colorantes ni eleicaseimunitas que valgan.

Simplemente, yo estaba ahí, aplastao, como Alan Greenspan cazando peces en su chabolo del lago Tahoe, tal que si ayer hubiera pescado aquel mítico pez de Homer, y pensé, "¡qué coño!...voy a echarme un gintonic" Lo mezclé intentando que las burbujas no se rompieran, dejándolo reposar un minuto, y me lo bebí antes que la cuenta llegara a su bisabuelo, si es que alguna vez ha existido eso. Yo llego hasta mis abuelos. Y más estando fresco; después sí, después puedo percibir hasta la presencia de aquel antepasado que servía las pintas en la Santa Dalila de Cristóbal Colón, en ruta hacia la Antártida pensando que iban a Punta Cana. Qué frío, coño.

Salí a la puerta para fumar. Y ahí estaba, apoyado en el muro, los pies cruzados y echando humo, recordando como cambia el cuento si le das 24 horas, cuando sorprendentemente hizo acto de aparición una niña de unos siete años armada con una pequeña caja y una enorme (supersorprendetemente enorme) sonrisa.

Es la hija única de una pareja que suele venir al bar alguna que otra tarde dominical; él parece el típico buen hombre y ella una que me recuerda a otra que me tiré cuando éramos jóvenes, de hecho nunca he querido mirarla demasiado, el sexo más que pasado casi siempre es algo violento, incómodo de recordar, no sé...como esas resacas que afrontas como si estuvieras cazando tarántulas.

Pero sí. Casi seguro que me la follé.

El caso es que ahí estaba yo, tan de puta madre, admirando la luz del sol que ya se estaba yendo, aunque no tanto el jodido viento que nos ha echado a perder el día entero, pensando, no sé porqué, en aquella magdalena de Proust que jamás he comido a causa de lo bien que le supo a quienes nunca me han llegado a snack para ensaladilla rusa, decidido a escribir una buena historia en tercera persona, trillando los nombres (lo más difícil) cuando ha hecho acto de aparición esa criatura que siempre me había ignorado.

- Hola -ha dicho sonriendo como su madre con veinticinco años menos
- Hola
- ¡Mira lo que tengo!

Y ha empezado a tirar al suelo las cosas que guardaba su cajita.

Eran ajetes, al menos eso rezaba la caja, que se la pedí al darme cuenta de que quería estar conmigo. "Ajetes", pensé, y me vino a la cabeza la primera vez que estuve entre quienes se comieron unos de aquellos. Un rato después mi mejor colega de entonces temblaba en el asiento del copiloto de mi R7: en el de atrás estaba el diablo. Con tridente y todo. Yo no lo vi. Ni los demás de nosotros que un poco más allá estaban muriéndose de la risa. Así es la vida cuando tus luces están a la máxima potencia...

Son bombitas, pequeños petardos que explotan al hacer contacto con el suelo, o con lo que sea, sólo tienen que hacerlo contra algo. "A ver...déjame que lo vea..." Prohibido menores de doce años. Bueno, yo no soy su padre. Imposible.

Las hemos gastado todas entre risas y nos hemos pasado para adentro sin que pudiera convecerla de que les tirara un par de ellas a otro de amigas mías que adentro andaban sorbeando su cubata del domingo, maldito domingo, que diría Bonobabas.

Ya eran casi las seis de la tarde, y si bien no hay lugar para la música nada más que los sábados (como el escatológico de ayer) decidí que era un buen momento para pinchar a los viejos Led Zep y beber un poco más, a ver si encontraba el nombre-protagonista correcto para la historia que os estoy escribiendo.

La pequeña volvió a la barra con otra movida, buscándome, mirándome, como si yo por fin fuera como mi hermano, pero ya había sido suficiente: la ignoré mientras luchaba con Spotify para que me trajera el In throuhg the out door.

Las chicas estaban receptivas, todavía más con mi tercer gintonic, que el segundo fue como un aborto de veinteañera: casi que no existe cuando te sienta bien el primero.

Estaba hablando con ellas, haciendo por escuchar sus cosas mientras me despachaba el segundo Johnnie Walker, calibrando si intentar metérsela a la menos fea, cuando llegaron un par de rumanoides, unos de los grandes, y en fin, no sé...Los ardientes moros trajeron el progreso a la visigótica y calurosa España, esa cosa rara, y en ella se quedaron durante 8 siglos ante el aplastamiento general, tan sólo preocupada por encontrar una buena sombra, que por algo la Reconquista caracolera empezó en el Norte, el único sitio de este solar donde no pega el sol; negros eran los primeros que se bajaron del árbol y negros son los que por fin se han decidido a hacer algo más que follar, aunque sea vender piratas de La Húngara a los maricas blancos del norte, y amarillos madrugadores los que te venden un cuenco de arroz con gatopollo a precio de peloputa de gloryhole cuando te arrastras de bajada en los estertores de la noche por el alcohol etílico coloreado de los eslavos, esos que no saben reír sin estar borrachos. Cosas del frío. Todo es cosa del tiempo.

Lo reconocí al segundo golpe de vista; se lo dije la primera vez que lo vi, hace un par de años.

- Joder...como te pareces al gran Petrossian

Casi que pegó un bote

- ¡¿Tú conoses a Petrosjian?!
- Claro -le dije- Campeón del Mundo de Ajedrez desde el 63 al 69...Hasta que se lo folló Spassky por orden del Politburó -mentí.

Me miró como si yo fuera Fischer.

Hablamos. Era armenio. Un tío duro. Yo también. Nos dimos la mano. Le invité a una cerveza. Ese no iba a ser el bar. Había muchos otros.

Y hoy, tres o cuatro años después, cincuenta ajetes más tarde, mil desengaños más y algún millón de neuronas menos...


Sigue habiéndolos.


El Ajedrez es la Vida, dijo Bobby.


Lo sería si las condiciones de la sala fueran perfectas, pero va a ser que no.


Esta es peor que un piso de putas yonkis.


Y así no hay manera de concentrarse, tron.


Los nombres, en otra ocasión.


Una vez más.


21 comentarios:

  1. Jajajajajaja
    ¡Buenísimo, Kufis!
    ¡Eres el puto amo!.
    Lo voy a leer con calma cuando tenga tiempo, que será mañana, espero, que quiero disfrutarlo. Veo que no lo suavizaste donde yo creía que lo ibas a hacer. Pero no te voy a decir nada más, que no quiero que parezca que me las doy de nada, que para empezar seguro que a mi no me saldría nada tan chulo.

    Donde dices "Hablamos. Era armenio. Un tío duro. Nos dimos la mano" me gustaba más le versión original, quedaba chulo con la frase que ahora quitaste.
    -------------------
    Pedro, muchas gracias, me lo volveré a mirar con calma mañana, pero hay algo que me parece muy bien visto: lo que dices sobre los periodistas.

    Os leo en la burbuja, también a Hegemon, vi que andaban por ahí manuelp y DeElea, IdeA... ¡el puto casino en pleno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a ponerla otra vez. La he quitado porque hoy no tengo el día; o tenía, que el paseo me ha animado un tanto.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Jajaja...qué bueno.

      Otro para ti, querida.

      Eliminar
  3. Bacon: no sólo los americanos buscan vasallos, es que en España están encantados con ello, llevando la palma la derecha liberal conservadora. Leo La Razón a diario y es una vergüenza absoluta. De la misma manera que la izquierda progre es la punta de lanza de la finanza internacional destruyendo la familia, la comunidad etc a través del feminismo, homosexualismo, leyes de violencia de genaro
    ... para hacer naciones débiles y manejables, la derecha liberal conservadora es lo mismo sólo que lo enfatizan más a través de la economía. Ambos trabajan para lo mismo y los mismos y ambos creen que no lo hacen, porque los izquierdistas piensan que el feminismo o el homosexualismo son una manera de luchar "contra el capitalismo" cuando son precisamente estos quienes lo fomentan y financian desde sus despachos para debilitarnos, mientras que la derecha está a favor de un sistema, lo que se llama el "libre mercado", que también va contra la familia y contra toda tradición que supuestamente dicen defender. Por no hablar de la mercantilización de la vida, las relaciones personales...

    De hecho, los que gritaban hace ochenta años lo de "viva Rusia, muera España", hoy serían los que defienden sobre todo a Anglosajonia y nos están anglosajonizando en nombre de la "libertad", siempre en abstracto. Y por supuesto aquí cuentan con la corruptísima casta "afrancesada", junto con una buena parte de la población que ha sido convencida.

    ResponderEliminar
  4. "Estaba hablando con ellas, haciendo por escuchar sus cosas mientras me despachaba el segundo Johnnie Walker, calibrando si intentar metérsela a la menos fea, cuando llegaron un par de rumanoides, unos de los grandes, y en fin, no sé...Los ardientes moros trajeron el progreso a la visigótica y calurosa España, esa cosa rara, y en ella se quedaron durante 8 siglos ante el aplastamiento general, tan sólo preocupada por encontrar una buena sombra, que por algo la Reconquista caracolera empezó en el Norte, el único sitio de este solar donde no pega el sol; negros eran los primeros que se bajaron del árbol y negros son los que por fin se han decidido a hacer algo más que follar, aunque sea vender piratas de La Húngara a los maricas blancos del norte, y amarillos madrugadores los que te venden un cuenco de arroz con gatopollo a precio de peloputa de gloryhole cuando te arrastras de bajada en los estertores de la noche por el alcohol etílico coloreado de los eslavos, esos que no saben reír sin estar borrachos. Cosas del frío. Todo es cosa del tiempo."

    Me he reído con este párrafo. Está bien eso del tiempo, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen párrafo, ya lo creo, aunque con algunas mentiras, como eso de que la muslima nos trajo el progreso. Pero lo que busca es impresionar y lo consigue.

      Buena historia. Aunque comete los errores de siempre: dar por consabido que los demás tenemos que saber a qué se refiere.

      "eleicaseimunitas", "como Alan Greenspan cazando peces en su chabolo del lago Tahoe, tal que si ayer hubiera pescado aquel mítico pez de Homer",

      Y esta libre asociación requiere una explicación más clara: "Ajetes", pensé, y me vino a la cabeza la primera vez que estuve entre quienes se comieron unos de aquellos. ¿Uno de aquellos ajetes? ¿Tripis? ¿Y qué tiene que ver el tripi con los ajetes? ¿Qué tiene que ver el diablo en el asiento de atrás con una niña tirando petardos? ¿En que a ella la impresionan tanto los petardos como a tu amigo el espejismo del diablo en el asiento de atrás? ¿Es eso? Pues requiere al menos de un renglón para explicarlo y no hacer perder el tiempo al lector buscando la explicación de esa asociación. "La cría estaba tan impresionada con los ajetes como un amigo de hace veinte años viendo al diablo en el asiento de atrás de mi R7"

      Le invité a una cerveza. Ese no iba a ser el bar. Había muchos otros.

      ¿"el"?, ¿"el bar"? ¿El bar donde jugar una partida? No puedes permitirte el lujo de que el lector pierda contacto con la prosa tratando de escudriñar qué quieres decir.

      Y hoy, tres o cuatro años después, cincuenta ajetes más tarde, mil desengaños más y algún millón de neuronas menos..
      Sigue habiéndolos.


      ¿Bares? ¿Bares donde se juegan partidas de ajedrez?

      De mí tienes que fiarte. Ya sabes que cuando algo no me gusta te digo por qué; por eso si digo que me gusta es de verdad, no de compromiso, que yo no vengo aquí a engordarte el ego. Porque ésa es otra: vanidoso, que eres un vanidoso: "calibrando si intentar metérsela a la menos fea", " Pero sí. Casi seguro que me la follé", " Hablamos. Era armenio. Un tío duro. Yo también. Hay que ver, con el Clint Eastwood. Tócala para mí, Humphrey.

      Sobrao. Creído. Seguro que cuando estás sólo en casa te pintas los ojos y los labios y te vistes de andrógino, de ésos esperpentos que le gustan a tu paisano Almodóvar. Manchego tenías que ser.

      A unos les dio por vestirse de caballeros andantes a otros de mujer y a los chigreros de Bogart. Manda narices, qué paisanaje.

      Eliminar
    2. He pasado de nuevo a acentuar los pronombres y el 'sólo' y no paro de cagarla: "esos esperpentos" y no "ésosesperpentos". "Estás solo en casa" y no "estás sólo en casa"

      Eliminar
    3. Jojojo...A ver, por partes, que diría Jack el Destripador.

      - No puedo llenar de asteriscos el texto, ni menos aún explicarlo todo, que para eso tenemos a San Google. Las eleimunitas de los cojones son cosas de los yogures para maricas, que todavía los recuerdo de cuando veía la tele. Lo de Greenspan en Tahoe es un guiño a su profesión de mafioso, tal que Michael Corleone en la II parte del Padrino. Y él mítico pez de Homer es un siluro que dejó marchar después de haber sido el primero en cazarlo después de un siglo trayendo de cabeza a avezados pescadores. Todas ellas cosas populares, nada rebuscadas.

      - Los ajetes es una asociación con los ácidos, "ajos", que les llamábamos de chavales, aunque también "tripis" Y de ahí la historieta del diablo y aquel amigo, que no creo quede demasiado gratuita. Simple asociación presente-pasado, no es necesario buscarle las conexiones. O al menos no narrarlas. Que las vean los otros.

      - Y eso que dices de "Yo también"...precisamente esa era la frase que había borrado al retocarlo, como le dije a Bacon en respuesta a su comentario de apertura; pero a él le gustó, y como por él fue que decidí reeditarlo, volví a ponerlo, aunque reconozco que me sigue chirriando. Pero ya lo voy a dejar así.

      Saludosos, compadre.


      Psdt/ ¡Ah, lo del bar, que se me olvidaba!: si digo que "llegaron un par de rumanoides, unos de los grandes, y en fin, no sé..." y después suelto la retahíla "rasista y senofóba" estoy dando a entender que tenían pinta de mangantes, y si escribo "el" en cursiva para referirme al bar es para remarcar que no iba a ser el que estaban buscando para destripar.

      Eliminar
    4. "Le invité a una cerveza. Ese no iba a ser el bar. Había muchos otros"
      Los tíos iban a dar el palo. Kufis, una de cal y una de arena (duro pero les pagó unas birras), salvó la tarde. A mi me suena a eso.

      "Un tío duro. Yo también". No confundas al autor con el personaje, aunque a ambos les llamemos Kufisto. Cuando un personaje de Cela dijo aquello de la Virgen de Covadonga muchos aquí querían quemarlo, yo no lo entendía ¿que habría entonces que hacer si un personaje de una novela mata a otro, como tantas veces pasa? ¿Consideramos al autor un asesino?. Me parece un rasgo de humor, un guiño al lector.
      Claro que se puede hacer de otra forma, y estéticamente es preferible por más eficaz, justo al contrario: aquel relato de Borges en el que se habla de una mujer a la que desean (de la que quieren apropiarse) dos hombre ¿la Lujanera?. El narrador en primera persona parece uno más del grupo de mirones, habla de Fulano de Tal como de alguien con un prestigio enorme, que se habrá cepillado a varios, al que todos temen y admiran. Este hombre poderoso y querido resulta muerto, se nos dice que al que le clavó el cuchillo no le tembló el pulso* . Sólo al final el narrador, un joven tranquilo, nos habla de su cuchillo. (*el "yo también" de Kufis, pero sólo al final).
      Muy fuerte el tío Borges. No recuerdo el relato, pero se lo recomiendo a Kufis. Borges es genial lo mismo inventándose un filósofo antiguo o una propiedad de la cábala que contando peleas de matones en un garito perdido.

      "Pues requiere al menos de un renglón para explicarlo y no hacer perder el tiempo al lector buscando la explicación de esa asociación".
      Lo estás mirando de una forma demasiado analítica. Lo que consigue, si lo hace bien, es más causar una impresión que exponer un argumento o narrar cómo fueron las cosas. Pero a mi me pasó lo mismo, me paré pensando lo del diablo. Creo que aquí Kufis abusa, y el problema es que pierde credibilidad, por raro que sea lo que cuenta, necesita que el lector crea que fue verdad o que pudo serlo, y lo primero es que lo entienda (pero Pedro, vete y mira Rayuela, de Cortázar). Borges mete detalles menores, circunstanciales, para conseguir esa verosimilitud, aquí Kufis hace lo contrario. A lo mejor Kufis lo escribe con alguien determinado en la cabeza como potencial lector, escribir pensando en los amigos no funciona, pero a veces escribir como si pensases en alguien, como si le hablases a alguien puede ser un recurso muy potente; puedes acabar dibujando a ese alguien, poco a poco. No sé. Mi relato preferido de Borges: Acercamiento a Almotasim.
      Si tuviese que buscarle una pega a lo de Kufis: poca acción, demasiada vida interior.

      Eliminar
    5. Lo que digo en mi comentario anterior se lo digo a Pedro, cuando empecé a escribirlo no había visto el de Kufisto

      Eliminar
  5. No les pongas nombre
    Es una lata
    Exposito esta bien

    ResponderEliminar
  6. "eleimunitas de los cojones son..." ahora lo veo, pero no lo había pillado

    ResponderEliminar
  7. "escribo "el" en cursiva para referirme al bar es para remarcar que no iba a ser el que estaban buscando para destripar"
    mejor para dar el palo, para destripar no buscan el bar, buscan al tío

    ResponderEliminar
  8. Yo tampoco he entendido gran cosa, pero, bueno, cada uno escribe del modo que puede, que quiere y, sobre todo, que es. Así es como la escritura nos sirve, pues lo primero de escribir es que sirva a los fines del autor, fines de los que puede no ser consciente. Pero de que cumple ese papel, sí lo es.

    Esa función, la de servirnos, puede presentar mil y un matices: de catársis, para ensoñarnos (crearnos una imagen deseada de uno mismo), para poner orden, para poner (o quitar) distancia ante la realidad... Y todo ello merece ser respetado. Se puede hacer muy buena literatura con todo esto. Y muy mala también, claro; pues la motivación no es el criterio de calidad de la literatura.

    Y a Kufisto le sirve escribir así. Se acabó la discusión, pues. En esto Menorquí tiene razón. ¿Que Pedro escribiría de otra forma? Sí, y yo también. Pero ese no es el tema.

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, en el día del décimo aniversario de la matanza, solo cabe decir (y lo dice alguien que no es de los que ven conspiraciones por doquier) que cualquier teoría conspirativa sobre lo que ocurrió está justificada en este caso, dado que no sabemos absolutamente nada de lo sucedido.

    Mientras este sea el grado de nuestra ignorancia, toda hipótesis ha de ser investigada. Y una cosa es indubitable: donde existió una conspiración clarísima y hasta obscena en lo inmoral fue en la "investigación" que se llevó a cabo.

    Por mi parte, soy de los que piensan que el 11-M fue obra de lo que se ha dado en llamar con acierto las "cloacas de Interior", más cloaca que nunca entonces.

    Y desde entonces, como un gigantesco sunami de inmundicia, diez años después, España entera está cubierta de mierda hasta en lo más profundo de su alma. Merecemos no ser nada en la escena mundial, pues nada somos ya como país.

    ResponderEliminar
  10. Excelente:

    http://www.gaceta.es/jose-javier-esparza/espana-necesita-destino

    ResponderEliminar
  11. http://www.libertaddigital.com/espana/2014-03-11/cara-a-cara-entre-luis-del-pino-y-miguel-platon-por-el-11-m-1276512836/

    ResponderEliminar
  12. Correlación inversa entre CI y éxito con las mujeres..

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/amistoso-dialogo-hombres-y-mujeres/514378-correlacion-inversa-ci-y-exito-mujeres.html

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.