i

i

miércoles, 12 de diciembre de 2012

A NIGHT IN VILLABAJO




Os juro que en bastantes momentos de mi vida hubiera preferido hacer cualquier cosa antes que ir a determinados sitios. No sé...subir y bajar persianas, por ejemplo, pero resulta deprimente haber malgastado tanto de tu tiempo haciendo cosas que no solo no te gustaban, sino que no eran absolutamente necesarias. Ni medianamente.

La inmensa mayoría vivimos en función de los demás, en una relación doy-recibo basada antes en el temor a quedarte fuera y solo que en la generosidad, como el ratón que no abandona su jaula porque la salida suelta una sacudida eléctrica, mejor dentro y vivo, mantenido, que fuera pero muerto, eso lo saben hasta los malditos roedores, pero lo que no saben es que la descarga no es suficiente para matarlos, no es necesario: basta con el temor para preferir las rejas a la libertad.

Con el amor pasa algo parecido, durante algún tiempo todo está bien, ni miras donde está la salida, pero poco a poco (como pasan todas las cosas humanas) va transformándose en algo distinto, ya no es lo mismo, y aunque todavía sea soportable y te engañes con un millón de frases hechas, lo único cierto es que nada volverá a ser como al principio y que la cuesta abajo ha dado inicio. Y entonces miras de reojo la salida, por instinto, todavía casi inconscientemente...mientras tu tiempo continua contando al mismo ritmo que cuando no mirabas los relojes; por eso se te hace más largo: no hay como reparar en algo para darle vida propia.

Una pareja saludable, que aún se quiere, debe estar más tiempo separada que junta, y no por buscar otros abrevaderos, sino para no agotar el común al estilo del que bebe sin ganas, por puro aburrimiento, porque no cuesta ningún esfuerzo.

No es necesario (aunque sí recomendable, digan lo que digan) compartir parecidas aficiones, pero lo que sí es esencial, imprescindible, es no atosigar a la otra parte con tus gustos, porque no hay nada más estúpidamente egoísta que hacer lo que quieres con quien no quiere hacerlo. Hazlo, pero tú solo.

Por esto, cuando ella me dijo que teníamos que ir a ver a los Camela, me dio un vuelco el estómago, "¿pero qué coño hago yo viendo a esa gente?", ella sabía que no me gustaban aunque los escucháramos y cantáramos sus canciones, colocado, por supuesto, que si no de qué...

- "¿Y no podéis ir vosotras dos?"

Mohín. Mal rollo. Morros. Mirada.

- "Vale, vale..."

La puerta estaba abriéndose...pero todavía no lo suficiente para mi. Siempre he sido demasiado gordo para según qué puertas. O puede que las vea desde demasiado lejos.

Era en un pueblo cercano, rival, de esos de odio eterno a causa de no sé qué agravio, rencores de pueblerinos, bestiales, salvajes, australopitecos...cosas de pueblos. Pero mejor no decir de donde eres.

Había bastante gente, o eso me pareció, pero si se trata de gente más de diez son multitud, al menos para mi, y si son de esa clase de gente, de l@s camelistas, ni medio. El Infierno. El Puto Infierno.

Vi la barra y me acoplé en una esquina, "vamos a ver todo esto" dijeron, y se fueron con sus copas mientras yo pedía la segunda a un poligonero que sería incapaz de hacer el cubo de 3, pero que estaba cañón según la opinión de las arrabaleras sudorosas de chocolate y vainilla que se acercaban en manadas a pedirle copas, "estupendo", me hinché a ver tetas y culos. Genial. "Ponme otra", "esto está lleno de golfingers", "tómate una".

Regresaron las mías, al menos una de ellas, "¡¡¡VENGA, VAMOS A PILLAR SITIO, NO TE QUEDES AHÍ PARADO!!!" Y me fui a donde me llevaran no sin antes pedir un cubalibre en el vaso más grande que tuvieran.

El sitio era bastante grande, un tiatro monicipal o algo así, al aire libre, que era verano y aunque de noche hacía un caloruzo de tres pares de cojones, así que a pesar de todo el personal que por allí corría dando alaridos uno se podía mover con cierta facilidad. Vi unas sillas de plástico a un lado, "¿y por qué no nos sentamos allí?" aventuré, y viendo ellas la marabunta de adolescentes que copaban la parte frontal del escenario accedieron a mi ruego no sin un gesto de desilusión, "¡LUEGO NOS METEMOS DENTRO, VANE!"

Nos sentamos, solos al principio, pero poco a poco fueron llegando gitanos y gitanas, jóvenes y mayores, niños y abuelos, todos juntos, más gritos, más escándalo, luego supe que eran familiares de los Camela, me lo dijo una vieja a la que no recuerdo si llegué a ver haciendo ganchillo o lo soñé, pero entre tanto alcohol y tanta grifa hubo un instante en el que me subí a mi nube para no bajar hasta el mediodía siguiente...

- "¡¡¡VAMOS ADENTRO, KUFIS...VAMOS A BAILAR!!!"

Y pallá que me fui, hasta donde pudimos, la cosa estaba en el clímax, las viejas canciones y todo eso. Y en una de esas alguien pisó a un idiota, un genuino ejemplar de paleto, joven y grande, arreglao y bien peinao, en la feria de su pueblo...y se mosqueó y no nos liamos a hostias porque nos separaron nuestras hembras.

- "¡¿PERO DONDE COÑO TE CREES QUE ESTÁS, GILIPOLLAS, ESTO ES UN PUTO CONCIERTO...SI NO QUIERES QUE TE PISEN NO ENTRES!?"

Menudo mamón, como para ir a uno de los Def-Con 2.

Terminó y volvimos a nuestro pueblo, aunque no con el mismo conductor que a la ida, por supuesto.

Y por darle gusto a ella, a mi chica, a mi golfinger, a mi hembra, a mi futura ex-pesadilla me pillé un pedo que me tuvo tres días más muerto que vivo y estuve a punto de perder la cabeza en las manos de un paletón.

Por hacer lo que no quieres cuando la otra parte quiere.

Tiempo después quiso la puerta que yo no quería y se largó.

Y ahí sigo, dentro, esperando no sé qué...

Tendría que sacar la cabeza y mirar por ahí...¿pero y si cae la guillotina?

A lo mejor habría de hacer como Homer cuando lo del riñón para su viejo...

¡¡¡YYYYAAAARRRRRGGGGHHHHH!!!

¿Para donarlo...o escapar?


9 comentarios:

  1. Una entrada profunda y directa a la cara.

    Yo hace tiempo que deje de relacionarme de esa manera "doy-recibo" que tanto le gusta a la gente que he conocido. Son amigos cuando les sirves para algo, cuando pueden sacar algo de ti, en el momento que no les sirves, ahi te quedas, aunque se mantenga una relacion "formal". Demasiado frio para mi gusto. Asi que estoy mas solo que la una, porque paso de "formalidades" y de falsedades, pero me la pela, aunque haya veces que uno entre en estado de melancolia y le gustase otra cosa.

    No se si una pareja debe estar mas tiempo junta o separada, supongo que un poco de todo esta bien, cada cosa en su momento, pero lo importante me parece entenderte con ella, y el entendimiento no es un 2+2, lamentablemente.

    Tampoco creo que sea necesario compartir parecidas aficiones con esa persona, pero si recomendable, como dices. Es lo mismo de antes, entendimiento y al menos respeto. No hace falta ir juntos a mear, aunque a lo mejor es necesario si te quieren hacer una mamada.

    Te confieso una cosa, hace cosa de diez años estuve en un concierto de eso que se llama El canto del loco en unas fiestas. Creo que me pase el concierto pensando en cualquier cosa para no aburrirme mientras bebia algo. Asi que hiciste bien en colocarte con Camela. No "con ellos", pero si cerca de ellos. Les tendrias que haber pedido que versioneasen la de "Achilles last stand" jaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre Camela y el Canto del loco...no hay duda: Camela.

      ¡Qué cosas nos toca vivir! ¿eh?

      Gracias.

      Eliminar
  2. Vuelve la profundidad en los recuerdos, vuelves a hacer que tus lectores recordemos las veces en que hemos asomado la cabeza y hemos deseado recibir la descarga pero nos hemos acojonado y nos han hecho recular. El dinero, el miedo, el que diran, y los hijos, ay los hijos.
    En mi caso seguir como antes me ha venido bien, y siento alegria, pero no dejo de recordar,en momentos como este, las veces en que me asome a la jaula y las veces en que me asuste mirando.
    La cobardia a veces ayuda a sobrevivir.
    Buen escrito, kufisto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La precaución, más que la cobardía, creo yo...un cobarde es una hoja muerta que todavía no ha caído al suelo porque está cerca del tronco. Puede que pase todo el invierno y siga allí cuando llegue la primavera y sea arrastrada por su hija, y así sucesivamente, hasta el infinito...pero vivirán en la penumbra: la luz es para los valientes que morirán primero.

      Un saludo, tron.

      Eliminar
  3. Bueno, por si os apetece, acabo de colgar un nuevo hilo. Va de errores, pero "para bien".
    Sergio puede hacerme la contra si cree que no estoy en lo cierto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Mejor cuelgo el enlace XDDD

    http://unblogmuycule.blogspot.com.es/2012/12/equivocarse-para-bien.html

    ResponderEliminar
  5. Al final, voy, y me meto en el blog de un tío que parece que tiene mi mismo cerebro. Y allá que va y cada chorrada que suelta me estimula, y parece que duplica el asco que le tengo a todo esto. Pero vamos, que yo no he ido a ver a Camela, pero me han llevado a cosas peores. Y después se une Sergio y acaba de darme en to el coleto, y ya no tengo más remedio: me cago en mi puta vida.

    ResponderEliminar
  6. Nada dura para siempre. Y el desamor es muy anargo.
    No queremos pensar en ello, pero está ahí, agazapado. A veces se esconde tras rutinas y comodidades. Pero tras la ceguera inicial, porque el enamoramiento no es más que eso, le vemos de reijo, aunque no queramos mirar.
    Hasta que se nos coloca de frente. O lo colocamos. O nos lo colocann.

    Y eso con suerte.

    Porque hay veces que no es compartido. El enamoramiento. Por tanto tampoco el desamor. Es solo nuestro. Y eso es lo que más daño hace. Se soporta mejor si hubo complicidad a dos, aunque después deje de haberlo. Porque el tiempo y la memoria selectiva lamen la herida hasta hacerla indolora.

    Y sí. Es fundamental cuidar los espacios propios y no inundar los comunes.

    Pero somos humanos. Erramos. Creemos que dos mundos pueden fusionarse en uno continuamente.

    La gran mentira de la unión total.

    O la gran maravilla.

    La misma piedra. Que cuando te hace caer estrepitosamente te daña tanto que prefieres no caminar más.

    Puede que exista la fórmula ideal.

    Yo no la he encontrado. Igual tú tienes más suerte.

    Un beso Kufis.

    ResponderEliminar
  7. Menuda: es raro encontrar esa formula ideal. Y no escarmentamos.

    Kufisto y amigos: os dejo, por si quereis hablar de futbol, un articulo sobre el nuevo idolo del RM. Por si quereis pasar.

    http://unblogmuycule.blogspot.com.es/2012/12/chitalu-balon-de-oro.html

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.