i

i

lunes, 3 de junio de 2013

SIN MIEDO Y SIN ESPERANZA


- "Eso es una burrada, Kufisto -dijo uno- Pagar 500 por un seguro a terceros teniendo el coche que tú tienes..."
- "¿500? -dijo otro- No jodas...¡Pero si pago yo 600 a todo riesgo y mi coche es más del doble que el tuyo!"
- "Ya -dije yo- Pero me pegué aquella hostia..."
- "Mira, ni lo sé ni quiero saberlo, pero da lo mismo, prueba con otra compañía"
- "¡Si lo hice!...es decir, me lo vio X..., el vendedor de la X..., la casa de mi coche, vamos...Me dijo lo mismo que vosotros, ¿estás tonto?, dame los papeles que te lo mire, anda...Y unos días después me dijo que siguiera como estaba, que no merecía la pena ese lío para ahorrarme treinta o cuarenta euros al año..."
- "Gorda tuvo que ser la hostia"
- "Más escandalosa que gorda, pero pudo ser bastante peor, te lo aseguro"
- "Ya me lo imagino...Pero es igual. Coges y pones el seguro a nombre de tu padre, por ejemplo, contigo como conductor habitual, y ya verás como no pagas ni la mitad..."
- "Sí, eso es verdad...Acabo de pagar este semestre, lo miraré...El otro día me di cuenta que tengo caducao el carné de conducir..."
- Pues si lo tienes caducao es como si fueras sin seguro"
- "¡No jodas!"
- "Sin joder. Como tengas un golpe la compañía ya tiene donde agarrarse para lavarse las manos"
- "Me cago en la putaaa..."
- "No estás tú mu puesto en el tema, no..."
- "¡PERO JODER! ¡SI UTILIZO EL COCHE PARA IR DE MI CASA AQUÍ Y DE AQUÍ A MI CASA! ¡Y UN PAR DE VECES AL MES PARA IR AL SUPERMERCAO, COÑO!"
- "Ya..."
- "Mierda de coche...en cuanto acabe de pagarlo lo llevaré a un compra-venta de esos"
- "¿Pero todavía no lo has pagao?"
- "No, lo financié a diez años, sin entrada, creo que me quedan un par de ellos, no sé..."
- "¿DIEZ AÑOS ESA MIERDA COCHE? ¿PERO TÚ ESTÁS LOCO?"
- "¡Y yo qué sé, coño...! Me lo tuve que comprar por la tía esa, no me fiaba del viejo para hacer tantos kilómetros, o no se fiaba ella, qué más da..."
- "O sea, que acabarás pagando uno y medio..."
- "Dos, contando con la hostia"
- "La madre que te parió..."
- "Desde luego...Oye, ¿te meten mano a la cuenta si no pagas el impuesto de circulación?"
- "Las dos, Kufisto, las dos...¿pero tú en que planeta vives?"
- "Joder...No sé, le oí decir a uno que no iba a pagarlo..."
- "Estará loco"
- "Sí, te lo dije yo...Y NO PIENSO PAGARLO, ¡¡¡QUE LES DEN POR CULO!!!"
- "Te darán a ti"
- "No sé como, no tengo ná en los bancos..."
- "Sí, vale, pero estás cobrando el paro..."
- "¡AY COMO SE LES OCURRA TOCARME ESO...! ¡¡¡LOS ABRASO!!! ¡a ver si tienen cojones!"
- "Ya sabes, Kufisto...A pagaaarrr"
- "No sé porqué os habré dicho ná"

Y he estado cuatro días conduciendo como una abuela.

Lo primero que he hecho al despertar esta mañana ha sido pillar el aviso del impuesto de circulación, el segundo, ya venía con el correspondiente recargo. He cogido la pasta necesaria y la he colocado encima, así no se me olvidaría: ciertas cosas, para algunos, delante de las narices.

Me he duchado y he preparado el desayuno, desayuno que he comido donde siempre, aunque hoy con la compañía de los billetes, el gato se ha puesto a olerlos y rascarlos, le encanta oler y rascar, anoche estuvo haciendo lo mismo con un viejo tomo polvoriento de Mortadelo y Filemón que había dejado sobre la mesa, prefiere lo que huele a algo a lo que no, como yo, en eso somos iguales, la verdad es que lo somos en bastantes cosas, pero yo estaba antes, así que lo habrá aprendido de mi, digo yo, tu mascota como una proyección tuya. Recuerdo que al principio me dio igual su desapego, era como si estuviera a disgusto, como si se acordara de donde lo habían sacado, o puede que viniera así de serie, yo qué sé...Tampoco hice mucho esfuerzo por cambiarlo, tiene mucho pelo y te quedas con una parte al cogerlo, que tratándose de ajenos basta con uno para que sea buena; así que no, tampoco en esto me ha pasado como en los anuncios, en esos que los abrazan contra su pecho o se los restriegan por la cara...Joder, si yo hiciera eso tendría que ducharme y cambiarme de ropa. Y eso en el caso de que no me arañara las tetas o me arrancara los ojos.

Bien pensado, también yo fui así. No me gustaba que me besuquearan, o que me atosigaran con sus caricias o  abrazos, es más, las mandaba a la mierda: a mi me gustaba estar tranquilo, a mi aire. Todo lo contrario que mi hermano, siempre buscaba a alguien que le rascara, "ráscame...", "no", y entonces se iba con madre o con alguna de nuestras tías y le rascaban y le acariciaban. A veces, muy pocas, no había nadie y entonces me lo decía tantas veces, se ponía tan cansino, que tenía que hacerlo para que me dejara en paz y pudiera seguir leyendo a Julio Verne: con una mano le rascaba la espalda como si fuera el Libro Gordo de Petete y con la otra sostenía Viaje al centro de la Tierra. "Menos fuerte, Kufisto...un poco más abajo...a la izquierda...¡sí, ahí!...un poco más fuerte..."

- "¿Te rasco yo ahora?"
- "No"
- "¿No quieres?"
- "¡Que nooo! ¡déjame en paz!"

Ahora está casado y es padre de dos niñas. Yo no y tengo un gato y una periquita.

Durante el último mes estoy llevando una vida que se acerca bastante a mi ideal, es decir, tranquila, a mi aire, que si resultaría asfixiante para la mayoría es tan puro como el de la buena montaña para mi.

Me levanto y me acuesto temprano, duermo tanto como ya no me acordaba, profundamente, apenas recuerdo ningún sueño, puede que haya dejado de soñar, sí...Eso es bueno.

No he dejado de beber pero lo tengo controlado, y eso que no han faltado oportunidades para recaer sobre la misma piedra, sin ir más lejos durante la tarde de este sábado, pero no hace falta ser agua o viento para moldearla a tu gusto: basta con no intentarlo más.

Empecé de chico a mal beber y mal todo lo demás porque me ayudaba a ser aceptado por los otros, por quienes no siendo como yo parecían pasarlo mejor. Yo no sabía que nada lo es si necesitas dejas de ser tú para conseguirlo.

Ahora lo sé por experiencia propia, que no hay Aristóteles que valga la uña de ese pie.

Cumpliré su ley para que me dejen en paz. Ya no me importa si tienen o no la razón: no vine aquí para cambiar nada ni a nadie.

Y menos a mi.

Y si algo me pica más de la cuenta...

Para eso se inventó el dinero.

2 comentarios:

  1. La parte en la que dices que te estas portando cada dia mejor, me alegra.
    Y tampoco creo yo que haga falta dinero para eso.

    No se si te has dejado ya el futbol, pero por si acaso aun te apetece, te dejo el hilo de hace un par de horas, ya que voy..

    http://unblogmuycule.blogspot.com.es/2013/06/el-bernabeu-dividido-gracias-mou.html

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.