i

i

martes, 17 de abril de 2012

EL REY Y YO




De camino al hospital he pasado por el bar para llevarle el ABC a mi padre, ayer le llevé su Gaceta habitual, cosa que casi le provocó una arritmia al tipo que me lo vendió, un cuarentón flaco, de mirada huidiza, que se puso muy nervioso. Claro que el muchacho podría tener razones para ello: gorra calada, gafas de sol, gesto adusto y encima le pido el periódico de los fachas...había un 95% de posibilidades de que llevara una pipa escondida en el pantalón del chandal. Pero no, nunca he usado de eso y no creo haber matado a más de cuatro o cinco moscas en toda mi vida, son tan rápidas y tienen tantos ojos...demasiado fuertes para mi.

Pero el estereotipo es el estereotipo, más aún en este país que solo para los extranjeros se llama España.

De camino iba, digo, cuando le he echado un vistazo a ese rollo de papel higiénico con grapas; están tremendamente preocupados por el Cazadog, ese hombre, y los últimos días no hacen más que publicar editoriales demostrando su inquebrantable fe y adhesión para con su egregia figura, a cada cual más naftalínico y alucinante, pero ya sabéis: un tonto coge una linde y se acaba la linde y el tonto sigue. Y Ésta linde hace tiempo que llegó a su fin. Pero los tontos agradecidos siguen y siguen: ellos lo llaman Lealtad, yo lo llamo estómago ulceroso.

Cuando Franco lo puso a dedo yo ni había nacido, cuando juró Biblia dándole con un canto en los dientes a su papá (Juan III, que dice Ansón, esa garrapata coja) yo todavía tenía los dientes de leche, cuando prometió vestirse de Elefante Blanco a unos pobres desgraciados en la soireé del 23-F yo me sabía de carrerilla la alineación titular de mi Real campeona, incluso los suplentes, pero de Él ni tenía noticia ni puñetera falta que me hacía, después llegó el Felipe y ya sí, poco a poco fui dándome cuenta de quienes eran todos.

Desde entonces sólo uno consiguió mi respeto: Anguita.

Recuerdo que eran las primeras elecciones en las que podía votar, las del 93, y tenía el pensamiento de hacerlo por Julio, "programa, programa y programa", cosa que no pude llevar a cabo porque cuando mi padre llegó de trabajar a eso de las cuatro de aquella tarde y nos recogió a mi madre, a mi hermano y a mi, ya llevaba los sobres con las correspondientes papeletas dentro.

Abrí el mío: PP.

- "Pero yo quiero votar a Anguita..."
- "Tú votas lo que yo te diga"
- "Pero..."

Pero ná.

Pasaron los años, Anguita se fue asqueado de la política, yo al fin me fui de casa, y cuando he cumplido con mi obligación democrática siempre lo he hecho por los mismos: PP. Aunque bien mirado es más contra que por: los socialistos del terreno le hicieron mucho daño a mi padre. Y ni olvido ni perdono según qué cosas.

Con respecto a Juan Carlos I, Rey de éste país, jamás he tenido buena opinión, pronto me di cuenta de la pantomima que le permitió llegar hasta nuestros días como macho-alfa y lo desprecié aún más. Aún estando en las antípodas de lo que querían quienes asaltaron el Congreso reconozco su valor y su hombría: se la jugaron, perdieron y callaron como putas. A la cárcel. Hace poco vi una fotografía de Tejero en el metro, sólo, cabizbajo, viejo, acabado...sí, un idiota, pero se fumó un montón de años de prisión y la eterna ignominia pública de su familia por lo que creía; le traicionaron, le utilizaron como tonto útil, seguro que él lo sabe y sigue callado. Y morirá sin hablar. Un idiota, sí, paro al menos tiene un par de huevos. Y donde verdaderamente se ve el valor de un hombre es en la derrota.

Mientras tanto don Imprescindible se ha pasado la vida de vacación en vacación, de flor en flor, tajeando aquí y allá, con sus amigos árabes, que no moros, aquellos son los que tienen pasta y éstos los desgraciados, claro, convirtiéndose en uno de los hombres más ricos del mundo, haciendo exactamente lo mismo que el Urdanga, pero éste trepa no tiene el paraguas de aquel, of course, aunque más que paraguas es paraguón...

Era, mejor dicho.

Algo ha tenido que pasar para que pase lo que está pasando, a esos niveles nada ocurre sin una razón, y la súbita salida a la luz de todas las miserias de la Familia Real, el Descubrimiento, la Quitada de Caretas, está siendo gloriosa: la Ejemplar Familia es la menos ejemplar de todas.


Personalmente la considero una gran noticia. A mi completa seguridad de que la Historia será inexorable con don Campechanomán, se une la posibilidad de verlo salir a gorrazos junto a toda su carcomida familia de este país, y esto es algo que muchos nunca pensamos que pudiéramos llegar a ver.


No me preocupa el porqué, no es cosa de mi insignificante incumbencia, pero resulta agradable presenciar la caída de alguien que jamás de los jamases SE mereció subir.


Aunque mi padre, que es mil veces mejor que yo, lo tenga en gran estima.


Y parece ser que podrá seguir teniéndolo: otra vez cerca, pero todavía no dentro.


Larga vida a mi padre.

13 comentarios:

  1. Larga vida a tu padre Kufis. De veras.

    A los otros, en fin, q los dioses repartan suerte, y q sean la q merecen. Aunque ya se sabe que los dioses suelen ser crueles, y no justos…

    Y así nos va…

    Un beso,

    R

    ResponderEliminar
  2. Quienes sobrevivimos a la dictadura de Franco, nos parece que Tejero más que cojones tenía el síndrome del salvapatrias descerebrado. Supongo que a nadie que le asalte un tío con una pistola, sea en la calle o en su casa, pensará "¡qué huevos tiene! no sabe la que le va a caer encima". A no ser que sufra síndrome de Estocolmo.

    ResponderEliminar
  3. Cojonudo Kufisto.
    De cualquier modo, cuando llegue la república, si es con bandera tricolor, conmigo que no cuenten.
    Escuché que cuando a Tejero le dijeron que iban a hacer un gobierno de concentración con comunistas, respondió que con él no contasen y que el no había llegado hasta allí para eso. Se dio la vuelta, le dijo a los guardias que saliesen fuera y se entregó.

    Saludos

    Arturo

    ResponderEliminar
  4. Yo fui juancarlista más que monárquico, pero ya me cai del guindo. Esto no quiere decir que me considere republicano.. no porque no me guste ese sistema, sino porque se que se creen muchos españoles debe ser la republica: como la 2ª.. y no, por ahí no paso.

    Esto de la caza es un episodio chusco y antiestético, pero para mi está absolutamente sobredimensionado. Pasados silencios del Borbon, pasados hechos del Borbon, para mi hicieron mucho mas ruido y fueron mas funestos que el disparo de las escopeta de caza o el crujido de su cadera.

    Y no solo me refiero al 23f, hay muchos más.

    ResponderEliminar
  5. No lo veo yo tan sobredimensionado, Ogro: con el país prácticamente intervenido, el problema de Repsol en Argentina a punto de estallar, la sociedad de uñas por los recortes que se vienen encima...vas tú y te largas a matar elefantes, nada menos, que a ver qué coño de falta le hará a este subnormal ir matando esos animales, coño. Yo es que veo la foto, con el bicho derrumbado ante el árbol, la trompa en el tronco, y estos dos hijoputas posando orgullosos con esos pedazos de fuscos...y es que me cago en sus putísimas madres, qué quieres que te diga, y sabes que no soy un loco animalista.

    Este vividor ni fue Rey ni lo parece

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kufisto, mira lo que has puesto "..ir matando esos animales". Si hubieran sido patos ¿le hubiera importado a alguien?, no. ¿Y si hubiera sido en Baleares?...menos.

      Insisto, el problema es que eso de ir a Africa a matar Dumbos.. perdon, elefantes, es antiestetico y elitista, y de ahi tanto maniqueismo. Por lo visto, ademas iba de gorra, invitado; pero es lo de menos.

      Al Borbon hay muchisimo que reprochar, pero esto me ha parecido una salida de tono de los medios y casta politica. Casta politica que por cierto tiene LOS SANTOS COJONES de ir dando lecciones de moral con las que han montado. ¡Puta!, dijo la tacones.

      Eliminar
    2. Entiendo lo que dices, Ogro, y tienes la razón en todo, pero personalmente pienso que la caza, como "deporte", es nauseabunda, y no te digo nada cuando no está por medio la justificación del exceso dañino de ejemplares, al contrario, cuando se trata de animales en peligro de extinción.

      Ya me dirás tú que hay de hermoso, de admirable, en cazar de esa manera, en jugar sin la posibilidad de perder, ¡y nada menos que todo un Rey!, ¡el Primero y el Último de nosotros!

      Menudo ejemplo...aunque a mi, éste jamás me la ha pegado. Ni aunque haga el ridículo preparado de ayer.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Yo creo que el problema es que el rey lleva tanto tiempo haciendo lo que le da la gana que pensaba que no iba a pasar nada, que este es su cortijo.
    No olvidemos que en este bendito país no le han cortado la cabeza a ningún rey, a diferencia de Francia o Inglaterra.
    Personalmente prefiero un sistema republicano, si sale malo lo cambias por otro. En cambio en la monarquía como dice Cayo Lara ¿ y si sale tonto ?

    Tema aparte es la familia, no hacen más que reproducirse como conejos y no es que sean especialmente espabilados y hagan grandes servicios a la comunidad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, así es, Manel, aunque el temor que puedo tener es que la República sea cosa de una bandera, no sé si me explico...

      Saludos.

      Eliminar
    2. Te explicas perfectamente. No le pidamos a nuestros próceres que hagan una república como la francesa o incluso un sistema confederal como Suiza. Tendrían que ponerse a pensar y a trabajar, a ganarse el sueldo. Y no están muy acostumbrados....

      Eliminar
  7. Kufisto, entré, leí y este fue el primer post que me llamó a comentar.

    Coincido contigo, esa foto me provoca repulsa. Matar sólo lo que se come, por necesidad, y ojo con las formas también!

    ----
    Sabes, me vino a la cabeza una asociación: la trompa del elefante muerto, debe guardar una cierta relación con cierta parte de la anatomía del Sr. Rey.

    Como eso de los autos de motores bien potentes.

    Cultura fálica. En este caso, incultura.

    Freud explica.

    Típica actitud de hombre sin "h" mayúsculo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Un beso, preciosa. Lo mío te lo dejé allí, en el otro lao, donde los culés.

    Gracias, encanto.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.