i

i

miércoles, 25 de abril de 2012

APOCALYPSE NOW



El fútbol es la guerra en suelo desarrollado, suelo que no hay que manchar, suelo que está fuera del Negocio porque desde algún sitio hay que planificar el Negocio.

El fútbol tiene sus soldados que luchan, sus generales que dirigen, sus políticos que ordenan dónde y cuando, y sus países que les sufragan y apoyan.

El fútbol es la guerra cercana, la auténtica, no la de la tele en mitad de ningún sitio, la válvula de escape para que una vez cubierto lo básico demos salida a los gases que envenenan nuestro ser, "semen retentum venenum est"; el odio, la envidia, la avaricia...no desaparecen con las películas de Walt Disney, está demostrado, siguen ahí, escondidos, esperando que el aburrimiento vital dé el primer picotazo en el túnel de la fuga, hartos de ser solamente buenos y no ser siempre felices escapamos con la esperanza de encontrar en la maldad, felicidad.

Nadie sufre arritmias viendo un partido entre los amigos de Ronaldo contra los amigos de Zidane.

Para sufrir, para gozar, hay que jugarse algo, tiene que existir la posibilidad de una derrota dolorosa, placentera, que remueva tus cada vez más hastiados sentidos: sin la posibilidad del dolor no existe el placer.

Placer y dolor del otro son casi sinónimos en la práctica. Y en su totalidad cuando dejas de creer en los cuentos que te contaron cuando eras un niño, en el caso que tuvieras a alguien que te los contara.

Quien busca placer sobre todas las cosas es el ser más desdichado del mundo. Y el más malvado.

Así que sí, queremos ver a los amigos de Zidane contra los amigos de Ronaldo, pero queremos verlos como si los amigos de Zidane hubieran asesinado a los primogénitos de los amigos de Ronaldo y a la inversa. Queremos que se odien porque nosotros les odiamos. Después de todo, queremos lo que somos. Y tal como dice la canción:

"...y vió que las manos que construyen,
también pueden destruir..."

Lo llevamos dentro, y si quieren quitárnoslo tendrán que lobotomizarnos.

Mourinho le va a ganar la batalla a Guardiola porque es más despiadado y más profesional: el objetivo es vencer, no importa cómo. Ganar de cualquier manera, pero ganar. Y si no crees en esto hazte valdanorista: vivirás bien, pero nadie dará una gota de sangre por ti.

Mourinho le va a ganar la batalla a Guardiola porque sabe que en la guerra, como en el amor, como en cualquier cosa que merezca la pena, "el fin justifica los medios", porque si no lo haces tú lo hará el otro. Y se llevará el premio gordo por tu vértigo ante el abismo que no viene en los libros "nihil obstat" pero que es tan real, más, que la llanura soleada donde reina el dos por dos igual a cuatro. La verdad desnuda se encuentra en los números irracionales.

Mourinho le va a ganar la batalla a Guardiola porque es mejor, porque se adapta mejor al medio, porque sabe que no importa como te recuerden, si no que te quieran y odien mientras no seas un recuerdo, durante el tiempo en el que tu sangre circule por donde debe circular: por tus venas. La sangre se muere si no se mueve, y mil partidos amistosos no la hacen recorrer la distancia de uno a cara de perro. Más aún cuando haces lo que dicen que no deberías hacer porque ellos lo hicieron antes que tú o porque no tuvieron agallas para hacerlo.

No hay queroseno para la sangre como sentirte vivo, amado y odiado, apoyado y vilipendiado; más te alimenta el odio de tus enemigos que el amor de tus amigos, porque sí, este mundo es una mierda, pero antes de cerrar los ojos ante él y decir OMMM con el estómago, algunos prefieren sacar la espada y luchar, uno se duerme si cierra los ojos, sólo los chinos son capaces de ello y ya les tiramos dos bombas como Dios manda para que despertaran. Y despertaron, ¡vaya sí despertaron!.

Cuando hay hambre uno se come hasta el ajo cocido, nunca fueron tiempos para apartar nada del plato, tampoco éstos.

Y si no lo entiendes, no juegues: mira desde fuera.


No he visto ningún equipo de fútbol que haya jugado mejor que el Barcelona de Guardiola, pero su historia acaba de terminar en las garras de alguien que tiene claro algo importante: si quieres ganar olvídate de lo demás.


Si quieres que los tuyos te quieran haz lo necesario para darles lo que quieren.


Si quieres matar al Rey, compra un buen cuchillo.


Y en el fútbol, en nuestra guerra de andar por casa, no hay otro mejor que ese portugués.


Nadie más que Kurtz deseaba su propia muerte. Quizá a Pep le esté pasando lo mismo.



"...y vió que las manos que construyen,
también pueden destruir...":



9 comentarios:

  1. La guerra Mou - Guardiola aún no ha terminado. Son más parecidos de lo que ellos piensan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo sí pienso que "the war is over", rince...y rezad porque Mou no siga.

      O mejor aún: FICHÁDLO.

      Eliminar
  2. No, kufisto, fichar a Mou, ni diciendolo en broma, como haces. Mou ha sabido despertar al RM, lo ha convertido en el enemigo, y no ha dudado en insultar, ofender y sembrar dudas.
    Por eso creo que se necesita un anti Mou mas bestia que el portugues. Alguien(entrenador o no) que si Mou nos insulta diga textualmente que se caga en su puta madre, un presidente que rompa relaciones y no permita a los madridistas entrar en el palco, y viceversa. Convertir al RM en el enemigo y que sea una guerra sin cuartel.
    Probablemente ellos sigan ganando pero habra bajas en sus filas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Medio en broma, medio en serio, pero lo digo, Confiesa.

      Pues sí, necesitáis alguien así, preferentemente en el banquillo, no sea que después de tanto tiempo oliendo a colonia en el vestuario les pase como a los hijos de las mamás feminazistas que querían una hija y tuvieron un hijo...

      Uno bien gordo. En el vestuario. Y que huela a perro muerto. Como el que fue mi profesor de Matemáticas: era al único que respetábamos.

      Eso o re-acostumbraros a ganar la Copa de Catalunya.

      Aunque peor es lo mío, que soy de la Real.
      Pero viene de familia: mi padre es del Athletic.

      "The times they are changin´".

      Un saludo, amigo.

      Eliminar
    2. Pep intento respetar las normas, ser educado, mantener una forma de trabajar, pero enfrente estaba Mou, un tipo que condicionó(en palabras de muchos del antroblog) los arbitrajes, fomentó las acusaciones, blogs como el de Juanma con gente hablando de drogas, alegrandose de la enfermedad de Abidal(si se cura alguno va a pasar mala noche) y destrozando la seleccion. Han sido dos años horribles. Ya no se puede luchar contra los terroristas con la palabra. Ahora hay que ser peores que ellos. Que no se atrevan a levantar la voz o que les contesten.
      Otro saludo, amigo.

      Eliminar
  3. Más allá de las polémicas sobre Mou y Gua, que no me interesan tanto (mis válvulas de escape son otras, aunque lo contemplo entre divertida y curiosa), la reflexión es perfecta.

    Pan y circo? Puede…

    Juegos de guerra para no morir matando de verdad? También…

    Cualquier deporte en realidad cristaliza voluntades, sublima deseos inconfesables o muy confesables, pero ninguno como este.

    Buen texto, sí señor…

    Un beso, gran Kufis!

    R

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que mas me ha gustado de esta guerra, es que los dos somos realistas. De la Real, y que le den al Mandril y al Barça, esos ya tienen el cielo ganado. AMEN.

      Eliminar
    2. Amén, brother.

      GORA REALA!!!

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.