i

i

martes, 15 de febrero de 2011

¡OOOH, OOOH...WAKA, WAKAAAA!





Despiertas.

Estás a oscuras pero sabes que es de día. No enciendas la luz. Sube la persiana.

Sólo nubes y lluvia. Mueca. A la ducha.

El agua sobre tu cabeza. Canta algo. Aquella de la tribu caníbal. En el cine de verano. Cuando eras un niño. ¿Por qué no la has olvidado?.

Aféitate con cuidado. Las heridas. Eso es. Ahora limpia tu cara.

Ése eres tú.

Cada vez más blanco el pelo. Cada vez menos. ¿Ves las ojeras?. Están ahí. Contigo. Ya no te abandonarán. Hay maquillaje para disimularlas. No te mientas. Son las canas del corazón. Algo le habrás hecho. Mal enemigo. Es el único al que nadie venció jamás.

Mírate. ¿Ya?.

Ése eres tú.


Come algo, no hay mucho tiempo, un paseo por la Red, es mejor por la calle pero "hoy no hace bueno"...te equivocas otra vez, nadie se muere por un poco de agua sobre su cabeza, acabas de comprobarlo, eres tú quien no está bueno, afuera siempre ahí una oportunidad, aquí no hay nada, creéme, elegir es aburrido, hay que encontrar.

¿No los ves?...

La inmensa mayoría están enfadados; los titulares de las noticias, los comentarios, los blogs, los chats, los chots...¿te hace bien leer eso? ¿eres más feliz después de hacerlo? No, ¿verdad?...entonces, ¿por qué lo haces? ¿también tú estás como ellos? ¿también tú te das por vencido en la búsqueda de la felicidad? sabes que aquí no está, no eres tonto...pero es más facil dejarse vencer por el desánimo que seguir peleando por encontrar lo que perdiste, lo que perdimos...es más cómodo. Y Comodidad es el nombre de la nueva Diosa. Los tiempos están cambiando, que decía aquel. No para mejor. La Red está llena de Nada.

Un rato en el sofá. En silencio. Con el gato. Será el penúltimo ser que hoy busque tu mano. Trátalo bien. Escucha como ronronea. Mira que cara pone. ¿Te das cuenta?. Ahora mira por la ventana. Continúa lloviendo lentamente, pesadamente, contra el suelo, contra el cristal, contra todo...¿otra vez tienes sueño?, está bien, duerme un rato más, pero no le retires tu calor al animal, recuerda que será el penúltimo ser que lo busque hoy...así, duerme un poco, todavía tienes algo de tiempo...si pudieras no te moverías de ahi en todo el día, ¿verdad?...deja de pensar...duerme...duerme...¡EL PUTO TELÉFONO!. Es el fijo. Nadie de los que aún te quieren llaman ahí. No lo cojas. Sólo quieren tu dinero. Pasa de ellos. Ya les pagarás cuando puedas. Tranquilo...pero te han cortao el rollo. Hay que levantarse. Tienes que ir a TRABAJAR. Tienes que alimentar a la BESTIA.


¡Sorpresa!. Al ciego le han dado el alta. Te alegras, lo saludas, le das la mano, la última que te buscará hoy, "¿qué tal estás?"...si cuando lo conociste te hubieran asegurado que un día ibas a alegrarte por encontrarlo no te lo hubieras creído, ¿recuerdas?. Así es la vida, así de extraña. Si la única ciencia exacta que hemos descubierto son las Matemáticas es que todavía no tenemos ni zorra idea de qué va el juego. "Esto es para tí". Te regala un cd. ¿No lo recuerdas? ¡Te lo prometió!. Pues ahí lo tienes: Scorpions "Love at first sting", "Madre de Dios...". Ponlo.

Hace más de veinte años que no lo escuchas, pero es oír los primeros cinco segundos y recordarlo entero, no te gusta, te parece ridículo, vuelves a preguntarte por qué el tiempo tiene que ensuciarlo todo, por qué es tan guarro, tan cerdo, tan puerco...si el chaval que fuístes te viera escribir esto seguro que te soplaba dos hostias. "No hay que tomarse las cosas tan a pecho..." le dirías. Error. El secreto es creer en algo, en lo que sea, defenderlo ante todo y ante todos; ¿por qué te crees que todos estos años apenas han dejado poso en tí? porque no crees en nada, de verdad, no crees en nada...y como no crees en nada no eres feliz, te has vuelto un comodón, un burguesito decimonónico, aunque no te lo creas, un pichafloja. Lo único que quieres es que te dejen en paz. Y cuando todos te dejen en paz descubrirás que no puedes soportar en lo que te has convertido. Todavía tienes tiempo. Cree. En lo que sea. Y LUCHA POR ELLO.

Salte a fumar un pito con él, deja que te agarre del brazo, eres su lazarillo, ¿ves?, escucha lo que te dice, míralo mientras te habla mirando al suelo, es una extraña sensación ¿verdad?...presta atención, te dice que te lo ha grabado porque es la música que más le gusta, ¿y sabes por qué?, porque cuando veía era lo que escuchaba; después, cuando se le apagó la luz, no hubo nada, únicamente recuerdos. Y un chico de 18 años que pierde la vista solo se encuentra en sus recuerdos. Han pasado treinta y sigue escuchando lo mismo, sigue escuchando lo mismo que cuando "tenía el pelo rubio y rizado", ahora casi todo es blanco y lacio, pero él siempre se recordará con su salvaje melena rockeando al son de los chicos de Schenker. Ahora te explica como diferenciar en el mismo paquete un Marlboro duro de un Camel duro; lleva de los dos y los mezcla, pero sabe cual es cual porque "el Marlboro es un poquito más largo", tú los miras y los remiras pero no ves la diferencia, te parecen iguales...le haces la prueba varias veces: no falla. El que no ve sabe cual es cual. Tú no. Tú no tienes tacto. Nunca lo has tenido. Te cuenta que su padre todavía no sabe que ha salido del psiquiátrico, "han ido mi hermano y mi madre a por mí esta mañana. No le han dicho nada...le voy a dar una sorpresa..." y ves como sonríe mientras lo dice, "hace frío. Vámonos para adentro" y te agarra fuerte del brazo, te agarra como alguien que viene de un mal sueño, de un mal viaje, pero que está de regreso a casa, con los suyos, con quienes lo quieren, te agarra y sientes como tu corazón bombea algo más rápido, eso es lo que le mueve, lo que le mantiene joven, lo único que puede retrasar la aparición de las canas y mitigar las ojeras...sentir otra sangre cerca de la suya, sangre amiga, sangre compatible, del mismo grupo sanguíneo, del único que hay: del género humano.


Se va. Nada después.


Por una extraña razón ahora recuerdas aquella fotografía del tipo cayendo en picado desde las torres gemelas. Desesperado por no morir abrasado se lanzó al vacío...¿recuerdas como caía?...sin hacer aspavientos, como si fuera un paquete, no como en las películas, casi puedes asegurar que caía en silencio, sin gritar...¿para qué?. En esos últimos segundos de vida ese hombre era la viva imagen del Amor, del amor a su mujer, a sus hijos, a sus padres, a sus amigos, A LA VIDA. Da por seguro que cuando ese hombre caía de aquella manera no albergaba ni una gota de odio en su corazón; ni para Bin Laden, ni para Bush, ni para Cheney, ni para Jorge Javier Vázquez...en ese último instante, en ese último aliento, en ese momento trascendental, irrepetible, único, en lo único que pensaba era en lo feliz que había sido queriendo y querido, en lo maravilloso que había sido nacer y vivir rodeado de gente así.


Quizá todos necesitemos una temporada en el psiquiátrico, o un 11-S en nuestros corazones para darnos cuenta de lo que en verdad es importante.


Esa es la Verdad.


Aunque ahora sólo tengas cabeza para la canción de la tribu caníbal.


Mañana se te pasará.


Duerme.

19 comentarios:

  1. "Nada es para siempre, para siempre me parece mucho tiempo". Heroes del Silencio.
    Existencialismo puro y duro de la decrepitud nadie se escapa, pero hay que intentar abandorar las preocupaciones por las cosas que no puedes remediar.
    Un saludo.
    PD Todo el mundo sabe que es lo mejor para ti.

    ResponderEliminar
  2. Hola mentalista.
    Quizá todos sabemos qué es lo mejor para todos.
    Y quizá sólo lo sabemos cuando en el camino de regreso nos damos cuenta de donde hemos estado.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Hola Kufisto

    Conversar con uno mismo. No se puede engañar a quien que te mira desde el espejo. Pero también sabe lo bueno. Siempre hay algo bueno.

    Espero que encuentres ahí afuera lo que te hace feliz. Aquí en la red, donde no está la felicidad, tienes al menos quienes valoran mucho tus textos. Nos hacemos mutua compañía; es agradable.

    No te des por vencido.

    Saludos,

    R

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué hay R?

    Por eso escribo, porque me hace bien.

    Ver como eres sobre un papel, o una máquina, hace que te entiendas mejor; no es igual las sensaciones en la vida real a sentarte y sacarlas para fuera. Y exponerlas a la vista de todo el que quiera verlas.

    En la vida real no puedes andar así; vivir en sociedad es hacerlo bajo unas reglas que más o menos todos aceptamos. Y así debe ser.

    Pero aquí soy yo, con mis días buenos y malos, risas y llantos. Viéndolo escrito te das cuenta de que no todo está perdido.

    Y lo mejor de todo es encontrar gente que lo aprecia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. También a nosotros nos ayudas. Personalmente me ayudas a ser mejor. Crees a veces que eres el único ciego abandonado hasta que ves que tu mismo abandonas a otros ciegos. Entonces los ves y los ayudas. Y te ven. La misma sangre.

    Gracias, kufisto

    PS: esa chica intentando enfocarte mientras despierta de sus sueños es de lo más bonito que nunca he visto. Nadie me ha mirado nunca así, pero debe de existir esa mirada porque está inscrita en mi libro de claves, iba a decir de órdenes. Órdenes ejecutivas, que se deben cumplir sin rechistar.

    ResponderEliminar
  6. Hacía mucho, mucho tiempo que no te veía por aquí, Vendeano.

    Gracias, muchas gracias. No olvido que fuístes de los primeros en comentar mis cosas. Y en hacerlo con seriedad y respeto. Supiste separar el grano de la paja; lo que yo era en casa de Moa y lo que soy en la mía. No lo olvidaré.

    Esa chica, amigo mío, es Rachel Hurd Wood en la película "El Perfume". Jamás he visto belleza igual en una pantalla.

    Tuve una parecida entre mis brazos. Durante muchos años. Y esa mirada, IGUAL, la ví un montón de veces.

    Un abrazo. Me alegra que alguien como tú siga leyéndome después de tanto tiempo.

    Nos vemos.

    ResponderEliminar
  7. Estoy totalmente de acuerdo con Vendeano, también nos ayudas...quizá es que todos seamos egoistas y busquemos aquello que nos ayuda o reconforta.

    Esa foto es acojonante. Creo que fue portada de Newsweek o alguno de estos y me paré en un Vips a verla durante 10minutos seguidos. Ese ultimo párrafo tuyo me parece cojonudo, no puedo estar más de acuerdo.

    Meditando sobre tu post, vuelve a mí una pregunta recurrente. ¿Qué coño es la Verdad? ¿Qué se supone que tengo que encontrar? ¿Estoy/estamos todos programados así, en busca de la felicidad? observo la vida de los demás y supongo que la mía también y no sé qué coño de objetivo vital tiene la gente, y si existe o tenemos que alcanzarlo no parece que ayude mucho.

    Siento las reflexiones absurdas, el día a día me impide razonar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Zooropa.

    Ya dijo Nietzsche que hacemos lo que hacemos porque en el fondo nos gusta: el sacerdote que, dice, privarse de los placeres carnales lo hace porque su placer es suprrior poniendpse como ejemplo de virtud que viviendo una vida normal. Asi podra mirar a los demas "desde arriba". Ese es su placer, su orgasmo. Vive asi porque no puede hacerlo de otra manera.
    A veces pienso que me hubiera ido mejor sin leerlo.
    Basicamente creo que todos somos egoistas.

    Un abrazo y prrdona los acentos y demas.Escribo desde el movil.

    ResponderEliminar
  9. Buenas Kufisto. Soy Joanpi.

    Sigues filosófico, será que comes poco y follas menos, porque sólo en la ausencia de sexo y estómago le da a uno por filosofar. No es una regla de oro, pero sí, al menos, me pasaba a mí.
    Ciertamente despojarse de cosas, de ataduras, de sentimientos y complejos, es el camino del reencuentro con uno mismo.Sin necesidad de 11-ESES ni grandes cataclismos, que por su estruendo nos romperían el encanto de la introspección. Es un decir. Sigue, de vez en cuando te leo.
    Ah, de momento también vengo a mirar un rato a Rachel, es el perverso juego de visitar a un amigo para gozar de la presencia de su bella esposa.

    ResponderEliminar
  10. Saludos Joanpi. No soy celoso.

    Ya sabes: una mujer no se tiene...estamos de realquilados.

    Ciao

    ResponderEliminar
  11. A mis años, llevo ya tiempo intentando mejorar, intentando sacudir la pasada ignorancia juvenil, que se puede convertir en perenne si no se toman medidas: leo, escucho y leo, intento absorber ideas, conocimientos... y lo que he aprendido es pavoroso: para ser feliz, hay que ser idiota. Porque sólo siendo idiota uno puede obviar todo lo que nos rodea, los males, las causas, el ver como el pasado se repite, la manipulación..todo.

    Pero veo a mis hijos, y me niego a ser idiota, porque siendolo los abandono a los caprichos de los parásitos y los hijos de puta.

    Kufisto, tal vez no se trate de encontrar la felicidad, sino simplemente de recorrer el camino en su busca. O tal vez la felicidad se encuentre en el reconocer que no existe la felicidad plena, y que esta solo aparece en contadas ocasiones, debiendo saber apreciarla en cada pequeña porción que encontremos.

    Quien sabe.

    A ver si llega el ultimo finde de febrero y me voy de sidrería con los colegas. Tengo ganas de juerguilla.

    ResponderEliminar
  12. Ogro.

    La felicidad está en el camino.

    Pero eres más feliz si no sabes lo que se esconde en las cunetas.

    Si sólo ves el dorado reflejo de las baldosas amarillas que otros colocaron para que SEPAS cual es el camino correcto, el camino adecuado.

    No hay que mirar en las cunetas.

    Un abrazo. ¡Y date un homenaje de vez en cuando, coño!.

    ResponderEliminar
  13. El primo de clavius17 de febrero de 2011, 15:00

    Kufis te veo mejor, tu última entrada es un buen síntoma, sigue así ese es el camino.

    ResponderEliminar
  14. Felicidad, tiempo, camino,...
    Lo único cierto es que más adelante seremos pasto de los gusanos. Esa es la única Verdad.
    Mientras tanto, hay que aprovechar el tiempo del que disponemos. No sabemos si mucho o poco. Pero es tiempo, al fin. Y sí, hay un camino. Y como bien dice el anfitrión, es mejor recorrerlo sin mirar hacia donde no se debe.
    La felicidad plena no existe, y tan sólo disponemos de una puta vida, que eso que va pasando mientras nos preocupamos de las canas que nos van saliendo y otras menudencias. Es contraproducente buscar la felicidad. Porque puedes fracasar. Yo creo que ésta reside en dar la justa medida a todo lo que te acontece. Y en tener la capacidad de amar. Y saber ser amado, que quizá sea más complicado. Todo esto lo hacen muy bien los niños.
    Por eso suelen ser tan felices.
    Joer, os juro que ahora mismo un rayo de sol está entrando por los visillos de la habitación de mi cuñado. ¿Ves? al final acaba saliendo. Para todos.
    Un abrazo Kufisto.
    castelar.

    ResponderEliminar
  15. - gracias, primo de clavius. Aunque una cosa es saber cual es el camino y otra tomarlo. Saludos.

    - Hola Caste, buen comentario. Aunque discrepo en eso de que esta sea la única vida; yo creo que viviremos infinitas. Me parece que la muerte no es para tanto como a veces pensamos.

    El sol siempre sale. Hasta los ciegos lo sienten.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, para ser practicos Kufis, no se porque ese hombre debia odiar a Bush ni a Cheney, sino a ese atajo de orcos medievales con turbante que profesan esa ideologia asesina y estupida llamada islam

    Es probable que de saber quien estaba detras en esos momentos tb se hubiese cagado en ellos, no solo sentir amor sino deseos de venganza, lo cual tambien es muy humano

    Yo sin embargo cuando veo esa fotografia me entran ganas de dejar teheran como un solar y arrasar la meca a sangre y fuego

    y no creo que deba avergonzarme x ello

    ResponderEliminar
  17. Bueno James, es solo una historia, nada mas. Aunque pienso que si supieramos que nos queda un minuto para morir lo empleariamos en recordar a nuestros seres queridos, no a quienes odiemos
    solo eso.

    Perdona los acentos y se bienvenido.

    ResponderEliminar
  18. No sabes lo familiar que me resulta tu historia, últimamente me paso los días así. Mi conclusión, sólo hay una cosa que me importa en esta vida, mi hijo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Buena razon para creer.

    Un besazo preciosa.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.