i

i

martes, 22 de febrero de 2011

NO QUIERO EL SALAMBÓ





Ya os conté por qué me hice socio del Círculo de Lectores, ese McDonalds literario, así que no lo repetiré. Únicamente os digo que me voy a dar de baja; bueno, ni eso, simplemente no voy a comprar nada más: ni juguetes para mi ahijada, ni películas para mí de las que habré visto una de cada cinco. "¿Pero eso no es de libros?". Sí, también. O más exactamente, libros-basura. Que también los hay. Por miles.

En todos estos años el único libro que les compré y me gustó fue "La posibilidad de una isla" de Houllebecq, uno de los escritores contemporáneos que hay que leer, cosa de la que ellos tampoco tienen ningún mérito porque ya lo conocía de antes e iba a caballo ganador. ¿Los demás? BASURA.

Cuando me hice socio tuvieron el "detalle" de regalarme dos libracos, best-sellers de esos, tenías que escogerlos de una lista de veinte, no os vayáis a creer que podías elegir el que tú quisieras, no..."escoge entre los que NOSOTROS queremos". Bien. Una PUTA MIERDA. Los dos. Uno de ellos estaba escrito a cuatro manos, lo que es aún más imposible que la cuadratura del círculo. Cuatro manos que, supongo, durante la redacción de esa bazofia estaban entregadas a meneársela mientras la escribía la nariz. O narices. De pena. Y eso lo compran miles de personas. Estupendo.

Esta drástica decisión la tomé anoche, mientras hojeaba su última hoja parroquial. En portada, ¡cómo no!, venía el típico mindundi, me niego a llamarles escritores a estos tipos, el tal Javier Sierra, el televisivo Javier Sierra...no he leído nada de él ni pienso hacerlo; con esa cara y esos temas (todo a lo grande, conspiraciones, secretos que sólo él conoce y ahora revela al resto de la estúpida Humanidad...) no puede salir nada bueno. Con los años uno desarrolla el olfato y rechaza un montón de cosas "al toque", puede que te equivoques algunas veces, pero la mayor parte de ellas aciertas. Ya he perdido demasiado tiempo leyendo mierda y no quiero seguir haciéndolo.

Al ver a la Sierra Mellada en portada puse pie y medio fuera del Círculo de Vacas, pero lo que consiguió que sacara el otro medio, y aún la sombra, fue topar en la página 13 (no podía ser otra) con la cara de un tiparraco más feo que un tiromierda y leer la reseña de su última OBRA.

El imbécil encargado de tan nauseabunda tarea no tiene empacho alguno en comparar el cuento inicial del ladrillo con "El ángel exterminador", esa obra maestra del genio de Buñuel. Ni más, ni menos. Este truco está muy visto, "la obra de tal tiene reminiscencias de este o del otro (siempre grandísimos artistas) tapizadas por el hábil manejo de atmósferas y personajes de...". Y una mierda. Estáis más vistos que el tebeo. No me lo creo, piqué algunas veces, las suficientes como para no volver a creer en las comparaciones con los dioses. No me lo creo.

Despues, en la reseña biográfica, te enteras que ese feto de la vida, ese ser que te mira como si fuera el gran Homero, ese Oráculo de los Capullos, tiene como novela más destacada una ambientada en la Guerra Civil (¿esperabas otra cosa?) que "le valió los premios Nacional de la Crítica y el prestigioso Salambó"...Pues mira, macho, quédate con tu jodida Guerra Civil, con tu jodido premio NACIONAL, y con el prestigiosísimo premio Salambó, pero este que escribe no va a leer una apestosa línea tuya.

Y no me mires con esos ojos que te prendo fuego.

Cada vez estoy más convencido que un escritor no debe dejarse fotografiar; estoy harto de tipos que te miran como si estuvieran en un pedestal, serios, PROFUNDOS, estupendos...no hombre, no. Si me pillaran en un momento de debilidad y me convencieran de la necesidad de hacerme una foto para publicitar mi última OBRA, cedería bajo una condición: que sería la que yo escogiera. Me pondría una peluca punki, me vestiría con el mejor traje que encontrara, un buen peluco de oro, una rubia recauchutada besándome la mejilla derecha y yo con una sonrisa de oreja a oreja.

Una miserable fotografía puede conseguir que quien te tiene que leer no lo haga.


Realmente Internet es lo mejor que nos ha podido pasar a quienes nos gusta escribir. Siendo un poco listo puedes conseguir que te lea mucha gente sin necesidad de intermediarios, ni de editores, ni de andar lamiendo almejas pasadas o chupando pollas azules por la viagra. Muchos picarán una sola vez y no volverán, pero otros encontrarán entretenido leerte. Y te darán lo máximo que se le puede dar a otra persona: su tiempo.


Gracias.

21 comentarios:

  1. Con la literatura pasa lo mismo que con la música, amigo Kufis. Tienes que buscar en los suburbios para encontrar cosas que merezcan la pena.
    Todo está ya vendido de antemano.
    Las fotos de ellos... Cierto. Suelen salir con poses de megaguays. Cuando se colocan la mano en la barbilla para dárselas de intelectuales me pone enfermo. Me he acordado de Peter Steele (DEP), de Type O Negative, que fotografió su ojo negro en la portada del "The origin of the feces". Con dos cojones.
    Un abrazo
    castelar.

    ResponderEliminar
  2. Exactamente igual, amigo Caste, pero lo que en la música puede tener un pase, por pura pose, en la literatura es pornográfico. ¿De qué vas? ¿Has visto el Otro lado y no me lo quieres contar? ¿te crees mejor que yo?

    No lo soporto, Caste.

    Y el paradigma de todos ellos, el súmmum de la fatuidad fotográfica, es Javier Marías.

    Es verlo y entrarme ganas de asesinar a alguien.

    Un abrazo, amigo mío.

    ResponderEliminar
  3. Es curioso que muchas veces cuando alguien es una voz original no se la valora, se valora más a los autores que realizan “homenajes” a otros autores, como si la originalidad fuese una agresión. Si David Lynch hace “Carretera perdida” pasa más desapercibido que si hace “Una historia verdadera” porque es fordiana…

    Dicho esto tengo que reivindicar las “mierdas”, esas obras, libros, pelis, sin las que no acabaríamos de valorar del todo las buenas, algunas incluso son divertidas. Mientras no se consuman en exceso no hacen daño jejeje

    Sobre lo que comentas de las fotos, Thomas Pynchon, uno de los grandes actuales, no se deja fotografiar, aunque eso casi le da más fama, las fotos de él que existen las han rebuscado entre las antiguas que han podido encontrar.

    ResponderEliminar
  4. Tienes toda la razón, mrsambo.

    Soy un gran consumidor de "mierda"; con lo que no trago es con que me hagan pasar una mierda por unos huevos fritos con patatas y chorizo.

    Lynch me gusta (y mucho) cuando se pone en plan clásico, como la que tú citas o "El hombre elefante". Cuando es él quien aparece en sus pelis sin verlo...digamos que ví "Cabeza borradora" cuando era muy joven.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja es verdad, ahora la mayoría sobre todo si son de determinada cuerda son "Nobels" en potencia. Lynch también me encanta claro.

    ResponderEliminar
  6. "Realmente Internet es lo mejor que nos ha podido pasar a quienes nos gusta escribir...Muchos picarán una sola vez y no volverán, pero otros encontrarán entretenido leerte. Y te darán lo máximo que se le puede dar a otra persona: su tiempo"

    A mi me pasa contigo, y cada vez les pasa a más conmigo

    Magnifica entrada y mejor que nunca empleado mi Tiempo

    Salu2 Kufis

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Gerr. El reconocimiento es mutuo.

    Y es que hacemos lo que hacemos para gente como nosotros, que diría el gran Gasset.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pues sí...el talento está en la red. Y sí, Gerr y tú sois dos ejemplos de ello. Estilos personales, para paladares exigentes.

    Una calidad que nos llega directamente, sin intermediarios. En vena como quien dice...

    Un lujo, vamos; y un refugio para quienes, pese a tener la letra impresa en su formato convencional en alta estima, nos gusta leer algo bueno, algo original, algo brillante, algo libre.

    Así que, por favor, seguid en ello.

    Un abrazo,

    R

    ResponderEliminar
  9. Cierto que hay literatura basura, pero hay algo peor que leer esa literatura: no leer. Y por desgracia vivimos en un país donde esa opción de no leer, es seguida por millones y millones de personas a la que les importa un pimiento el reconocer que no han leído un puto libro en todo el año.

    La literatura basura, puede ser una forma de educar el paladar, como el vino malo. Una vez pruebas un buen crianza de la rioja alavesa (a barrer para casa), ya no quieres más vino en cartón... pero por algún lado has empezado.

    Internet lo que ha traido (y por lo que aterra a otros medios y a políticos), es que ahora la comunicación es bidireccional y por tanto opinable, contrastable, discutible. Y además es incontrolable, no pueden aquí los políticos quitar frecuencias para controlar el cotarro. Pero ya empiezan por la ley sinde, a intentar lo que nunca se les debería permitir.

    ResponderEliminar
  10. - Hola R.
    Personalmente soy incapaz de leerme un libro por ordenador. Ni puedo ni quiero. Ni voy a cambiar. Otra cosa son los relatos cortos.
    Gracias por tu comentario y un abrazo.

    - Hola Ogro.
    No estoy de acuerdo contigo. Considero que hay libros que es mejor no leerlos. Uno no es mejor persona por leer; he conocido a gente maravillosa que no se leyó un libro en toda su puta vida. Y a auténticos capullos que no hacen más que leer.
    No veo que tiene de bueno leer, por ejemplo, "El código da Vinci": una mierda absoluta, tanto en contenido como en lo estrictamente literario. Ese libro sólo debería ser publicado con una nota de advertencia: "Así no hay que escribir. Y lo que mal cuenta se debe a intereses espúreos de ingenieros sociales". Es el típico libro McDonalds. Mejor nada que eso. Y como ese mil.
    Cuando leo "El banquete" me parece como si lo hubiera escrito un dios; cuando me leí esa mierda me reafirmé en mi idea de que, ocasionalmente, es mejor nada que algo.

    Gracias por tu comentario, Ogro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Kufisto, pongo mi ejemplo. Hace poco tuve que ordenar una habitación, plagada de libros acumulados a lo largo de los años. Me puse a separar lo que quería dejar en casa de lo que iba a subir al camarote, y me llamó la atención la porquería que leía de joven.

    Esto es, lo que en una época de mi vida me parecía entretenido, ahora lo veo como una basura, ¿pero como no admitir que por lo menos me sirvió de introducción y que gracias a ello ahora leo (creo) cosas más interesantes?.

    Como dices, leer o no leer no hacen buena o mala persona a nadie, pero estaremos de acuerdo en que la gente que no lee, son mucho más manipulables. Cuando se tiene una base, claro que es bueno discriminar y no leer ciertas porquerías, pero a lo que voy es que por desgracia, mucha gente no tiene siquiera una base y creo que es mejor (casi siempre) leer que no leer.

    ResponderEliminar
  12. Ogro,

    no digo que no haya que leer "mierda"; yo mismo leo al Roncero cuando voy a cagar, y desde hace bastantes años apenas leo nada. Eso sí, si pillo un libro interesante lo devoro en un día, me da igual no dormir, me gusta leer, pero ya no cualquier cosa.

    Te pongo un ejemplo: mi padrino suele regalarme un libro, o un cd de música clásica por Navidad. Nos vemos muy poco, sólo en fechas señaladas, pero él siempre se acuerda. Apenas me conoce, no sabe como soy ni mis gustos, pero él proyecta los suyos en el mío, intenta que me guste lo que a él le gusta; durante años, regalo que me hacía, regalo que dejaba en un rincón: mierda. Y no los tiraba a la piscina umbralesca porque no tengo: mucha poesía ROJA (es más de izquierdas que Marcelino Camacho aunque gana más pasta en un mes que yo en medio año), música zen, chill out y gilipolleces varias.

    Hace dos años me regaló "El banquete" de Sócrates (bueno, Platón, pero quien habla es el Feo). Me llamó la atención.

    Una noche lo cogí. A pesar de ser un libro pequeñito hay que leerlo con calma, tranquilamente, es filosofía a fin de cuentas, pero alguien con un mínimo de conocimiento puede comprenderla, no es ningún ladrillo kantiano...a lo que vamos: estuve toda la noche leyéndolo.

    Supongo que sabrás de qué va: unos amigos se reúnen en una casa para beber vino y charlar del Amor. Empiezan los discursos; terminas el primero y dices "joder, este tío tiene razón", terminas el segundo y dices "hostia, este tiene más razón que el anterior"...y así uno tras otro, superando al anterior, hasta que llega el de Sócrates. Yo no podía ver como podría superar el discurso previo, me parecía imbatible, bueno...pues cuando acabé de leerlo me quedé con la boca abierta, literalmente. ESO ERA EL AMOR.

    Ahora la pregunta es: ¿Eso es definitivo o queda algún otro discurso de un dios de semejante calibre que supere al del divino griego?.

    Para llegar a ese libro, uno de los que más huella me ha dejado, tuvieron que pasar unos cuantos regalos de libros-basura, libros-McDonalds, música alienante y globos pinchados; cosas que al toque, a las diez páginas, a los diez segundos, SABÍAS que eran una mierda, que no te podían decir nada en ese momento de tu vida, que era una pérdida de tiempo seguir con ello.

    Está claro que lo que hoy nos gusta mañana nos parecerá risible y estúpido, es un síntoma de evolución, natural y necesario, aunque, claro está, haya obras que perdurarán en nuestro gusto hasta la muerte. Pero no la mayoría.

    Lo único bueno que tiene la literatura McDonalds es que actúa como discriminador. Con poco que hayas leído de ella puedes darte cuenta en diez minutos (y me sobran 9 y medio) si lo que estás leyendo merece la pena, merece tu tiempo o merece cubrir la jaula del canario.

    En fin, creo que se me ha ido la pinza, he dormido mal.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Afortunádamente el saber, hace tiempo que dejó de ser patrimonio exclusivo de los libros.
    Es cierto que hay mucha novela moderna fácil y poco rigurosa.
    Lo mejor es leer clásicos, cuando pasan 50 años se ve si un libro ha sido malo o bueno.
    Sia guanta el paso del tiempo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Mentalista,

    estoy de acuerdo. Para saber si de verdad algo es bueno tienen que pasar varias generaciones; esa es la prueba del algodón.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Hablando de la guerra civil y de libros hé leido un libro muy, muy bueno (de historia no de literatura) sobre esta. El autor es un obrero de familia de republicanos de toda la vida quien durante toda su infancia le dijeron quienes eran los buenos y quienes los malos y al que le entraron las dudas cuando una persona de su pueblo le contó que habia participado en la castracion y asesinato de tres curas. "Pero por qué? Que habian hecho?" "Por maricones y no querer cagarse en Dios".

    Asi que despues de tirarse toda la vida trabajando, al jubilrse el autor investigó el tema y escribió un libro. No es un libro de historiador, no adopta ese tono "neutral" que estos tienen y en especial cuando mienten. Esta lleno de imprecaciones contra uno y otro bando y en especial los republicanos. Tampoco es un libro pro-franquista: no intenta disimular o disminuir lo que hicieron los nacionales, eso si no presenta a los republicanos como paladines de la libertad y de la democracia. En definitiva es el libro mas honesto que he podido leer sobre el tema. Y es un libro de alguine como usted Seńor Kufisto. El unico problema es que est´ en francés (el autor ha vivido mas tiempo en Francia que en Espańa). Hé intentado convencer al autor de que lo haga traducir pero sin exito (y no estoy seguro de que pueda encontrar un editor en Espańa).

    ResponderEliminar
  16. Escribe usted muy bien Seńor Kufisto

    ResponderEliminar
  17. Hola JFM, bienvenido.

    Con la Guerra Civil pasa lo siguiente:

    Es como dos tíos enamorados de la misma mujer. Uno de ellos la consigue, y el otro, enfurruñado, tiene que tragar y quitarse de en medio.

    Pasan los años y el marido de la mujer muere; entonces aparece el amante despechado, lográ camelársela en su madurez y se casa con ella.

    No contento con haberla conseguido, carcomido porque el otro se hubiera beneficiado de los mejores años de la bella mujer, intenta imbuir en esta solo las cosas malas que su primer marido le causara. Al principio ella se lo toma a güasa, lo deja hablar, pero poco a poco, y con el paso de los años y la llegada de la vejez, ella misma enpieza a creer que estuvo casada con un monstruo, con un psicópata, con un demonio. Y todo esto a causa del continuo malmeter de su actual marido, ese que la perdió ante el muerto cuando todos eran jóvenes.

    Nunca podrá poseer aquella belleza juvenil, fresca e inocente, sólo quedan piel y huesos, algo de carne entre medias, pero habrá logrado que aquella mujer que tanto amó a su primer esposo muera creyendo que estuvo casada con Satanás. El segundo marido, el marido postre, habrá conseguido que su mujer odie a quien el más odió porque le venció en el momento más importante de su vida.

    Pero cuando despierte de la muerte sabrá quien es cada cual.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Muy interesante tu visión sobre la guerra Kufisto. Coincide bastante con lo que yo pienso. Me ha gustado el final "cuando despierte sabrá quien es cada cual". Yo también estoy convencido de ello. Cuando la guerra sea estudiada con distanciamiento y desapasionamiento por las generaciones futuras, estoy seguro que lo que dirá la Historia (con mayúsculas) se parecerá muy poco a lo que nos cuenta el cine(?) español de la zeja, las series de la TV o el 90% (y me quedo corto) de la literatura "best-sellesca" que nos despachan. También será distinto de lo que contaba la literatura hagiográfica de los vencedores en los años cuarenta o los cincuenta, pero entonces al menos era todo reciente, las heridas estaban abiertas y aún olía el aire a sangre y pólvora.
    Lo que está haciendo ahora el mentecato del segundo marido de tu relato es tremendamente cobarde y repulsivo, porque mantener encendido el odio entre unos y otros, ¡¡¡casi un siglo después!!!, porque ello le proporciona jugosos réditos electorales es irresponsable.
    En cuanto a literatura de la guerra no voy a ser original. Cuando tenía 16 o 17 años leí "Los cipreses creen en Dios", de Gironella. Recuerdo que el libro me impactó tanto que devoré de un bocado los dos tochos que completaban la trilogía: "Un millón de muertos" y "Ha estallado la paz". Quedé completamente fascinado.
    Cosas de la edad. Muchos años después, casi veinte, volví a leerlos y bueno... me dí cuenta de que era un poco folletinesco, y no tan imparcial como me pareció con la candidez que da la adolescencia. Pero de todas formas, sigue siendo infinitimente mejor que casi toda la mierda subvencionada que se edita hoy en día sobre el tema.
    Un abrazo. Ya sabes, aunque no escriba, te sigo leyendo.

    Puskitas

    ResponderEliminar
  19. el otro día le decía a un amigo que el franquismo "ha hecho" más daño a España después de que Franco muriera.
    y cada día que pasa, más aún.
    entendió perfectamente lo que quería decir, pero sólo se le ocurrió decirme que no fuera facha.
    no se lo tomo a mal porque es mi amigo y sé que sabe que no soy un facha.
    pero tampoco soy tonto.

    ResponderEliminar
  20. Kufisto, alguien dijo: "la historia de la filosofía es una suecesión de comentarios a Platón".

    Estoy de acuerdo contigo en que es mejor leer el Marca o el Hola que algo aún peor que El código da Vinci: el penúltimo plagio de El Código da Vinci (que se llamará "La clave Boticelli" o algo por el estilo).

    Un saludo.
    Oswald.

    ResponderEliminar
  21. Puskitas y Caste; pensaba daros una respuesta explicando lo que pienso de todo aquello pero he decidido que mejor escribir una historia.

    Gracias por vuestros comentarios, amigos.

    Oswald, conocía la frase. Muy buena. Soy de los que piensan que la sociedad ideal fue la griega. Ellos sí sabían vivir, no como el carajota de Torreiglesias.
    Un abrazo, amigo mío.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.