i

i

sábado, 7 de septiembre de 2013

CUBALIBRES CUÁNTICOS




Abrí la nevera y escogí cuidadosamente un buen diente de ajo, los había más grandes, también menos, algunos casi como uña de meñique, no sabes lo que esconde una cabeza hasta que la abres, entonces te das cuenta que por regla general los más pequeños están junto al tallo, como si lo hubieran cortado cuando todavía estaba haciendo crecer, y así quedan sin desarrollarse por completo, inútiles en la práctica, dan más trabajo que beneficio, y de este modo, naciendo mal, mueren en cualquier sitio menos en el que debían. Sólo cuando no hay más, cuando no te queda otra, tiras de ellos para que te saquen del apuro.

Lo mastiqué diez o doce veces antes de pasarlo con medio vaso de agua, casi el último que seguía limpio, la cocina olía como a corteza de cerdo, es la primera vez que la huelo así, estoy hecho al agua estancada por pulpa de naranja y limón, trocitos de cebolla y cosas de similar tamaño, basta con levantar el tapón para que se desagüe, abrir la ventana y salir rápido antes de que el hedor se expanda con el movimiento, "esta noche no me quedan más cojones que limpiar todo esto"...Pero aquel nuevo aroma tiene una sencilla explicación, y no es otra que hace dos noches por fin me decidí a fregar los platos de los últimos cuatro o cinco días, puede que más, los últimos acontecimientos han transformado el tiempo de nuestra familia en una especie de Inception en 3D, era como si fuésemos en aquella furgoneta que va cayendo al río mientras las horas pasan a su alrededor, pero ayer casi que salimos de ese nivel para regresar al nuestro, casi, casi está fuera de peligro, "el 80 o el 90 % van p´alante..." Parece que ella va a estar en el otro %. Sí, somos fuertes.

En aquello estaba, ya con el grifo abierto, dándole tiempo mientras tiraba a la basura los restos de los platos, las medias naranjas secas sobre la encimera, los chuscos de pan en sus bolsas, como escondidos, las latillas casi vacías de paté, dantesco espectáculo, el exceso de tocino del jamón, tan tieso como un dardo...Y cuando fui a echar mano del estropajo no lo encontré. "¿Pero qué coño?...es igual", agarré la nana y la unté con fairy, pero aquello no era lo mismo, apenas hacía espuma, así no se pueden lavar platos con una semana de vida en su interior, aunque parezcan limpios, pero no, no...Eso es la cirugía estética de los platos. Y en el segundo lo dejé. Y por eso huele como huele, a corteza de cerdo. A nicho vaciado. De hoy no pasa.

Hay que masticar las cosas, sí, sólo engullen los patos, y así están, que son presas hasta de los bebés. Pero una cosa es masticar para tragar y otra hacerlo como si fueras una vaca, que cuando llega a su estómago ya no tiene nada que rascar, sino pasar, y así les ocurre, que están toda su puta vida rumiando y potando, y volviendo a rumiar y a potar hasta que al fin lo cagan. Y cuando no, las ordeñan. Un hombre no tiene que ser una vaca salvo para los frutos secos. Entonces sí, por la cuenta que le trae a tu culo, tan delicado, pero el estómago...a ese sí que no hay que mal acostumbrarlo. ¡Ay de quien lo mime demasiado! siempre le dolerá. y después, todo lo demás.

No recuerdo el motivo, pero ya hace un tiempo que es lo primero que hago al despertarme: comerme un ajo.

El primer día casi devolví, y eso es más raro en mi que ver la televisión en casa, por lo que a la mañana siguiente lo troceé en cinco o seis partes y las engullí con la ayuda de dos o tres vasos de agua. No me convenció, "hay que masticarlo", no sé porqué pensaba eso, pero tenía razón. Hay que masticar, hay que darse cuenta, hay que hacerlo así. Aunque no sea fácil. Quizá sea por eso.

Y poco a poco conseguí que desaparecieran las náuseas.

Algún tiempo después, y pasados unos minutos, le añadí una cucharada sopera de aceite de oliva. Y a la ducha.

Nada más llegar al bar pregunté a mi padre lo de estos últimos días, no les llamé anoche por no joder la buena e inesperada nueva del mediodía, pero me ha bastado con verle la cara cuando todavía no había alcanzado el , del habitual "¿qué tal está?" Estaba bien, se veía en los ojos de su hermano mayor. ¿Bien? ¿bien como parecían los de la tarde que llegaría después? no, aunque puede que más. Tal vez uno nunca está tan bien como cuando empieza a dejar de ver la luz del final del túnel para hacerlo con las caras de su marido y sus hijas, "dicen que abrió un poco los ojos y sonrió al verlos..." Sonrisas y lágrimas, a veces, van de la mano. Y esas son de las que se guardan en el corazón, por lo que pueda pasar con tu cabeza.

Las cañas fueron pocas, pero al menos no dejaron de serlo, esto no es una jungla, todavía, ya habrá tiempo para las lanzas si tiene que haberlo. Un rato después me quedé solo, y poco a poco, casi sin darme cuenta, me embargó una sensación como de melancolía.

Y así estaba, mirando sin interés cosas en el ordenador, cuando a eso de las cinco y media me llegaron en tropel varias cuadrillas de conocidos, todos sedientos, riendo, gritando, ya venían medio colocados; Kufisto por aquí y Kufisto por allá, tardé un poco más de lo normal en despejar mi nube, puede que fuera porque nadie era amigo, que no me sentía cómodo, pero volé de un lado a otro sin parar en ninguno, no tenía tiempo, aunque tampoco no lo hubiera hecho de haberlo tenido. Yo estoy en otro nivel, mi tiempo no va como el suyo. Jamás lo fue.

Pero esta vez me han dado el suficiente como para hacerme un cigarrillo e ir fumándolo a poquitos en la cocina. Y en una de esas, una en la que me he quedado mirando la agarradera del congelador del frigorífico, he recordado que esta mañana (ya duchado y mientras desayunaba más deprisa de lo que hubiese querido) he pinchado un enlace hacia una explicación de la física cuántica para lerdos comeajos como yo, es algo que me interesa desde que leí lo que puede significar en el caso de que sea cierta, pero este lo hacía como un poeta y aquel como un profesor más o menos enrollao. Y no me he enterado de nada.

Volví a salir, la gente quería seguir bebiendo, riendo y gritando, y yo estaba allí para darles de beber. Eso era lo único que quería de ahí.

Hasta que acabó mi turno y volví a perder de vista y de oídas las diferentes interferencias de mi órbita.

Sea la que sea y gire lo que gire...

Y si no es, parece como si fuera.




27 comentarios:

  1. Me alegro mucho, Kufisto.

    Pedro, de Quevedo se cuentan unas anécdotas que probablemente sean falsas, como aquella de que un enemigo suyo consiguió una orden del rey que le permitía cagar en la casa de Quevedo; cuando llegó allí el cagador con la orden Quevedo la leyó, sacó su espada, se la puso al cagón en el pecho y le dijo: "caga, pero como mees, te ensarto".

    O aquella otra de que estaba Quevedo en un retrete limpiándose el culo tras habaer jiñado, entró una dama, que debía de ser una culta latiniparla, y al ver aquellas nalgas exclamó escandalizada: "¡cielos, ¿qué vedo?!", a lo que Quevedo, cansado de su popularidad, respondió: "¡Pardiez, hasta por el culo me conocen!"

    Oswald.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Oswald.

      Quevedo, sin duda, es de los nuestros.

      Eliminar
  2. Joder, acabo de ver lo del "café con leche" de Botella...qué vergüenza.

    Me alegra que se hayan quedado sin sus putos Juegos.

    ResponderEliminar
  3. No puedo imaginar el respiro que te ha debido de suponer lo de tu tía. Espero que se recupere pronto y desaparezca el mal trago, que como le pasa a tu tío, es de las cosas que hace envejecer a uno de manera repentina.

    Hablando de que las horas van cayendo mientras cae la furgoneta me recuerda a lo del paso del tiempo según envejeces, que cada vez va todo más deprisa. Cuando era pequeño cada día me suponía una odisea, casi otra vida dentro de mi vida, y ahora los días, semanas, meses, años y décadas caen como si nada, y eso que soy joven.

    Un saludo.

    PD. Acabo de buscar eso de Inception y lo de la furgoneta, que me sonaba y es esa de Origen. La vi, y no me dijo mucho.

    ResponderEliminar
  4. Estoy escuchando el programa de deportes en la Cope con los ex de la Ser y dicen que en no sé qué encuesta el 95% de la población estaba a favor de los juegos y que cuando han eliminado a Madrid la Gran Vía se ha quedado en silencio y ha habido gente que ha echado a llorar.

    Sí, y en mi barrio están sin palabra. Suicidios colectivos jaja.

    La gente está idiotizada, pero ya es demasiado incluso para los que ven tetacinco. Vaya tela con el matrix de la castuza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi cocina es el Salón de los Espejos de Versalles comparada con la inmundicia que copa todos los tentáculos del poder patrio.

      La limpié hace un rato. Fue más fácil y costó menos trabajo de lo que esperaba.

      Fíjate que no recordaba su nombre en español, me sonaba más en inglés y como tal lo busqué en Google. Voy a corregirlo.

      Gracias, amigo. Un saludo.

      Eliminar
    2. Vamos a ver. Si el máximo mandatario de la ciudad de Madrid se presenta así ante 100 personas, por muy corruptas y meapilas que sean, la única opinión posible es que como será el resto del pueblo. Y quieren que le den los juegos a Madrid (España), país donde ya no se sabe quien es más golfo de todos, (hasta yo me incluyo), para que puedan de nuevo hincharse los bolsillos de dinero de los demás, por Dios, que la gente de los Pirineos para arriba, serán lo que sea, pero gilipollas no. Yo me alegro de que no nos den esto, porque creo que supondria la ruina total para nosotros, que además ni lo comemos ni lo bebemos.
      En fin, que se jodan los jerifaltes, que ya estaban viendo una paga extra. Eso sí, de algo que se inventen lo sacaran.
      Kufis, a lo nuestro, entretenida la limpieza de la cocina. Me alegro por las buenas noticias. Solo hace falta que sigan así. Un abrazo.

      Eliminar
    3. Aquí lo que hace falta es menos ruido, menos tomboleros y menos norias.

      La feria es para un rato y porque no puede ser de otra manera, a la mayoría le gusta el escándalo y los fuegos artificiales, y la mayoría siempre tiene razón: 1ª Regla del Capitalismo.

      Me importa poco el deporte profesional, nada, son los payasos del circo, del Circo Mundial, como todos los circos, que esa es otra, todos los circos han de ser mundiales, o al menos europeos, sino universales. Pero grandes, que se vean para que no te encuentres, para que no los busques.

      Me alegro, sí.

      No pertenezco a la casta.

      Que tengas un buen día, Paco.

      Eliminar
  5. Oswald

    Ese chiste de Quevedo es más reciente de lo que parece, o bien lo readaptaron. Antes de que supiéramos quién era Quevedo (cuando yo iba a la escuela) ya se contaban chistes protagonizados por él. Para nosotros el tal Quevedo era como decir ahora un lepero, no sabíamos que era un escritor.

    El que a mí me contaron (tendría yo ocho años) era que a Quevedo le dio la gana de cagar cuando iba en tren, y como estaba el retrete ocupado lo hizo sacando el culo por la ventanilla sin darse cuenta de que se acercaba a una estación. Una señora grito: “Ay Dios, ¡qué veo!, ¡qué veo!”, y entonce fue cuando él dijo aquello de “vaya, hasta por el culo me conocen”.

    Leyendo la obra de Quevedo no es de extrañar el que se haya ganado es fama.

    ResponderEliminar
  6. Sergio

    Hablando de que las horas van cayendo mientras cae la furgoneta me recuerda a lo del paso del tiempo según envejeces, que cada vez va todo más deprisa.

    Uf, ya verás cuando llegues a los cuarenta.

    ResponderEliminar
  7. Paco Vivas

    En otro países hay más corrupción que aquí, pero no se arma tan gorda, se tapa mucho más.

    "Roba, pero no mucho", le decía Bismarck a unos de sus ministros. Y el ministro actual de economía en Alemania fue condenado por un asunto de corrupción, y ahí está.

    En Francia no ha habido un solo presidente que saliera sin tocar: los diamantes de Bokassa a Giscard, el asunto Elf Aquitaine con Mitterrand, Sarkozy y los 50 millones que le dio Gadafi para la campaña, Chirac y lo del ayuntamiento de París, que no lo han sentado en el banquillo porque dicen que padece demencia.

    http://www.publico.es/internacional/394780/la-demencia-evita-que-chirac-se-siente-en-el-banquillo

    No hay que ser paletos, porque siempre pensamos que lo que pasa en nuestra aldea no pasa en ninguna otra, porque nuestra aldea es única.

    No hablemos de EEUU:

    Craig Roberts, mano derecha de Reagan: “Probablemente el gobierno de los EEUU sea el gobierno más corrupto del mundo"

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/temas-calientes/451627-craig-roberts-mano-derecha-de-reagan-probablemente-gobierno-de-eeuu-sea-gobierno-mas-corrupto-del-mundo.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasará, Pedro, pero a mi me importan estos que en teoría son los nuestros y en la práctica son los suyos: la casta.

      Y ya estoy hasta los cojones de verlos taparse los unos a los otros, sin que ninguno se quede en pelota. Normal que el personal se crea que somos la última mierda del mundo cuando no podemos limpiarnos ni a estos zurraspastrosos.

      Eliminar
  8. Pedro, lo de las castas de otros países es así, aunque creo que sí hay una diferencia, que las de esos países siendo corruptas lo son dentro de los intereses de su nación, mientras que aquí todo sigue siendo "discutido y discutible" que diría el de la zeja y que en la práctica mantiene el de la barba.

    Saludos para todos.

    ResponderEliminar
  9. Me alegro de la buena noticia, Kufisto. Espero que la mejoría sea la definitiva y se recupere por completo.

    Los JJ.OO. es un tema que me queda lejos. Y el circo, como decís, montado alrededor, mucho más. Estos del COI no deben de ser muy serios cuando, al parecer, todo el mundo desconoce los criterios por los que se guían para votar. Madrid partía con más votos que Tokio cuando quedó para esta ronda final, y ha resultado eliminada a las primeras de cambio con un número de votos pírrico. Al parecer, desde el punto de vista económico no pasaba de ser una mera lavada de cara, como los plan E de ZP. Derroche e imagen, poco más. Es indiferencia lo que siento. La ilusión la pongo en otras cosas, incluso cuando pienso en mi patria.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, kufisto. No sé cómo eres capaz de comerte crudo un diente de ajo. Y te lo dice un adicto al ajo. Todos los días como tres o cuatro dientes, pero les doy una pasadita por la sartén. Antes de que se doren, los saco.

    Si es en crudo, lo pico muy muy fino (y un diente pequeño) y lo extiendo por encima de pan tostado, antes frotado con tomate, y al final, por encima de todo, un chorrito con aceite de oliva (el pa amb tomaca famoso)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tres mañanas estás hecho a él. Rara, pero de cojones, lo es la que no me lo como, aunque me levante hecho cisco.

      Es sano, mucho, se lo oí a alguien bueno alguna vez, pero no me acuerdo de quien ni cuando.

      Puede que lo soñara.

      Eliminar
  11. También está muy bueno el pan si lo frotas con un diente de ajo partido por la mitad, pero claro, no aprevechas el ajo tanto. En crudo, si lo picas, siempre en cuadraditos, lo más pequeños que puedas.

    ResponderEliminar
  12. Por ejemplo aquí en España me cae bien Roberto Centeno, el tipo es muy impulsivo, todo corazón, pero el problema que tiene es que tiende a creerse demasiado lo que dice la prensa francesa, inglesa, alemana, de USA sobre lo que dicen de España pero que callan bastante sobre ellos mismos, y entonces parece que los corruptos son únicamente los nuestros, y por lo que le he escuchado muchas veces les tiene bastante estima a los franceses aunque por otra parte sabe perfectamente la corrupción (moral, política, y económica) de los burócratas europeDos.

    Pedro, por cierto, a ti que te gusta lo de El Catoblepas, ¿has leído a un par que escriben allí que se llaman Atilana Guerrero y Pedro Insua? Lo digo porque suelen ir a la tertulia del programa de Luis del Pino y la verdad es que dicen cosas bastante interesantes, saben centrar bien los problemas y no tienen complejos a la hora de decir las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Centeno está pillado, cosas de la familia. No me sirve.

      Bonito nombre ese del Catoblepas, alguna vez he abierto su página, no está mal, pero tiene una gran tara: está cerrada.

      Animal mitológico del tiempo romano, creo recordar que es su significado.

      Eliminar
  13. Ciertamente, tus costumbres culinarias en cuanto al ajo no dejan de ser curiosas. Es cierto que el ajo es muy sano para muchas cosas, pero en fin...

    Ahora entiendo porque vives solo: padeces de halitosis, seguro. Y también la causa de tu desazón: ajo y agua... ¡Claro! ;)

    Mi historia con el vinagre también es de esas relaciones de amor algo morbosas. En general, salvo el pulpo, todo lo que lleve vinagre me pierde. Incluso de vez en cuando me tomo algún lingotazo de vinagre a palo seco. Y si es en presencia de mi mujer, mejor, porque se queda horrorizada (ella rehúye de los sabores fuertes).

    En justa correspondencia, de tales gustos cabe deducir mi carácter avinagrado. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería decir: "...Ahora entiendo POR QUÉ vive solo...". Perdón.

      Eliminar
    2. Pues te aseguro que no doy el cante, y no porque me lave los dientes después, no...eso lo dejo para la noche.

      Serán las cuatro nueces.

      Dios está conmigo.

      Eliminar
    3. De eso puedes estar seguro, con halitosis o sin ella.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.