i

i

viernes, 16 de marzo de 2012

UNA TRAYECTORIA EQUIVOCADA




¡Pero qué raro es todo, joder!

Estaba comprando tabaco en el estanco cuando ha pasado uno preguntando si hacían fotocopias, la dependienta le ha contestado que no, "¿estaba de cachondeo?", ella ha sonreído y ha dicho algo que no he entendido bien porque llevaba a los Stones en las orejas, pero al parecer no es tan raro. No sé, no recuerdo la última vez que hice una, pero un estanco no es el sitio más indicado para ir a que fotocopien alguna gilipollez, más aún teniendo una imprenta a escasos treinta metros, quizá ella me ha reído la gracia dándome la razón, nunca lo sabré, bueno sí, podría preguntárselo el próximo día, pero sería una tontería, ¿no?...¡ay, Señor, cuando nos llevarás!

Y al salir he cometido el error.

Normalmente compro el pan en la tiendecilla del sieso, un tipo que vende golosinas, bollos y mierdas de esas, un tipo con una cara que no puedes imaginarla sonriente, es curioso, en muchas de esas tiendas quienes las atienden son más secos que un melocotón verde, será el exceso de azúcar, pero como casi nunca hay nadie, y cuando los hay suelen ser criajos en busca de su dosis, no tarda ni 0´2 en darte el pan, aunque esté a medias con la criatura, el tipo es serio pero profesional, todo un héroe, "tranquilo, ya voy, yo me encargo de estos pequeños cabrones, usted no tiene porque aguantarlos. Su pan, 60 céntimos, gracias, adiós, rece por mi...". Claro está que no dice ni mú, pero se le perdona, supongo que yo haría lo mismo al tercer día y él lleva años...

Pero hoy no he ido porque me había marcado una trayectoria para el final del paseo: tabaco, farmacia, pan, CASA. Todo a mano, todo del tirón, la tienda del sieso se desviaba apenas cien metros, pero hay una especie de colmado a la vuelta de la farmacia, tenía ganas de llegar a casa y echarme un pito, "la trayectoria, la trayectoria, Kufisto, no te salgas de la trayectoria prevista...". La Trayectoria.

Un viejo nos estaba pegando el sablazo habitual mientras un cuarentón pillaba papillas e historias de esas, tras ellos una vieja chiquitina y enlutada con un manojo de recetas en su manita que daba pánico mirarlas. El viejo ha metido la montaña de drogas en su zurrón y, ante mi absoluta perplejidad, NO HA SOLTADO UN SOLO DURO. Por un momento he pensado que se trataba de un atraco, pero como el flandul que había tras el mostrador no ha dicho ni esta boca es mía, ni se ha puesto nervioso, ni ha mudado de color, he dado a entender que no, no se trataba de un atraco, solo es que estamos en España "y así son las cosas". Y así te la estoy contando.

Como la vieja tardaba un par de segundos en reaccionar me he tirado a la piscina, "Nicorette de dos miligramos", entonces sí que el caduco flandul se ha puesto nervioso, LA VIEJA ESTABA ANTES, ¿qué hacer?, ha mirado para allá y para acá, amagando para acá y para allá, nervioso, creí que iba a darle un infarto, "esto no entraba en mi Trayectoria" parecía pensar...viendo que la vieja no decía nada (al menos yo no la oía llevando a Jagger en las orejas) se ha decidido por mi, ha vuelto con lo mío, temblando, "no, deme el grande", siempre compro el grande, siempre LE compro el grande, ¿qué coño te pasa?. "Veintiséis con sesenta y dos" he pensado que por ese dinero el viejo de antes podría comprar el Museo del Prado y quizá le sobrara para una entrada de la Champions League, le he pagado y he salido disparado junto al de las papillas, casi nos chocamos en la puerta, ninguno cedía, al final había sitio para los dos, detrás se quedaba la vieja con la farmacia para ella sola...

Última parada: el pan y a casa, a ponerme cómodo, rularme un pito y fumármelo tumbado en el sofá...síiiii

"Pero antes hay que comprar el pan, Kufisto, que tú sin pan ná de ná"

A por el pan.

El despacho del pan está en la entrada, a la izquierda, rápido, funcional, "dame, toma y adiós". Fácil. A no ser que des con una dependienta para la que dos más dos puede que sean cuatro.

Estaba cobrando a una vieja emperifollada, será la "rica" del barrio, esa a la que todas las demás ponen de vuelta y media cuando aún no ha sonado el cierre de la puerta. La cesta de su compra no llegaba a los quince euros, ha sacado un billete de 50 (¡cómo no!) del billetero que llevaba en su bolso-maleta y se lo ha pasado a la imbécil a cargo de la caja. Será que la registradora estaba estropeada, o que la gorda del mandil no se fía ni de las máquinas, pero el caso es que ha empezado a escribir en un cuadernillo, en voz alta, "huevos..., harina...".

Así ha estado tres minutos de reloj.

En esas andaba cuando ha pasado un viejo y se ha puesto detrás de mi, "buenos días", "buenos días", la gorda inmunda no le ha hecho ni puto caso, el precio de los huevos la traía de cabeza, "concentración, concentración...". Finalmente ha logrado darle el cambio a la "rica", todo de uno en uno, monedas y billetes, los ojos como platos, he pensado que haría una parada en su Odisea y nos atendería tanto a mi como al viejo antes de liarse con la octogenaria que esperaba turno en la caja, quien llevaba bastante más compra que la otra, me he empezado a poner nervioso...

Y el saco de patatas con ojos se ha decidido por atender a quien estáis pensando.

No lo he podido resistir, me he dado la vuelta y diciendo "ME VOY A TOMAR POR CULO" he salido de allí sin esperar respuesta, jurando y perjurando que JAMÁS volvería a pisar aquello, maldita sea, al 24 horas, cinco minutos más de Trayectoria, mierda de Trayectoria, asco de Trayectoria, al cuerno con todas las Trayectorias, ¡necesito fumarme un pito!. Coño.

No había nadie. Pero nadie. Ni tras el minúsculo mostrador. "Buenos días". Poco después ha aparecido la encargada con un cajón lleno de hermosas y ricas barras de pan que acababa de extraer del horno. Todo olía a pan. Me gusta cuando huelo a pan.

Entonces, de entre las profundidades de la tienda, ha hecho acto de aparición una gorda rubia que se ha puesto a mi lado, "ni se te ocurra"...

- "Dame una barra"
- "NO, ESTABA YO ANTES"
- "Pero si yo estaba ahí atrás..."
- "AQUÍ NO HABÍA NADIE. DAME UNA BARRA. ¿QUÉ TE DEBO?. ¿50 CÉNTIMOS?"
- "Sí..." ha dicho alucinada.

No sé lo que hubiera llegado a hacer si la otra se me hubiera puesto flamenca, de verdad, pero qué cara no me habrá visto que no ha dicho ni esta boca es mía, aunque cuando me he marchado seguro que me han puesto de loco peligroso para arriba.


Pero fijo que habrán esperado a oír el cierre de la puerta.


¡Bonito soy yo cuando tengo hambre y...GANAS DE FUMARME EL PRIMER PITO DEL DÍA!

11 comentarios:

  1. Que siii, don Kufis, que en los estancos hacen fotocopias y plastificados y la leche. En mi barrio hay tres y las hacen en los tres, son mas caras pero para un apuro. La compra es lo peor del día, no se como hay gente que le gusta. Yo también soy muy cuadriculado para eso, me hago la ruta y no me salgo del carril.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. Sr. Kufisto:
    Un placer leerle. Me he hecho seguidor suyo, no sólo por pura reciprocidad sino también porque vale la pena.
    Y una vez vertido el almíbar le diré que, efectivamente, tenía mi blog tan abandonado que hacía semanas que ni entraba.
    Pero su mensaje me ha espoleado. Tal vez era la chispa que me faltaba para volver.
    Con independencia de eso, aquí tiene un seguidor. Porque en este inframunedo que nos ha tocado vivir cada vez es más difícil encontrar blogs en el que se haga algo tan aparentemente sencillo como escribir bien. Y eso, al menor yo, lo valoro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Seguramente no conoces la odisea, que es comprar en Ahorramás.
    El miércoles, dos clientes salieron a hostia limpia a la hora de pagar en la caja.
    Me dice la cajera -Oiga, que se van a pegar-. Como si yo tuviera la culpa de sus desavenencias. Y me lo dice, justo cuando estaba pagando. Respuesta : gesto característico de "me suda la polla".

    ResponderEliminar
  4. no se como he llegado hasta aqui, pero ya que me he leido esta mierda dejareé mi opinión: debes ser un tipo insoportable!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. "Mejor aprender a matar un toro que papagayizar como debe ser un buen ciudadasno.

    Por la cantidad de cornudos que te encuentras durante la vida, digo."

    Imagino que estará usted orgulloso de su comentario. Espero que todos los que le consideramos uno de esos cornudos no pensemos como usted. Que lo pase bien autoconvenciéndose de sus verdades.

    ResponderEliminar
  6. Porque no aprendes a matarte a ti mismo y lo practicas con exito? Yo me alegraria, y al parecer, otros muchos.
    Ojala te encuentre un dia en la cola del pan, acabo de ver las fotitos que tienes abajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá nos encontremos. Me encantaría reventarte

      Eliminar
  7. Que falta de respeto por la gente, que forma de descalificar a las personas, la gorda inmunda, el viejo, la flandul.....aaah si, que eres taurino, no se puede esperar otra cosa. Y tu Pkdor, yo que tu me lo haria mirar.

    ResponderEliminar
  8. Querido Kufis...

    Vuelvo por donde solía.

    Para decirte que pese a poner todo mi empeño, las compras cotidianas de vituallas se me hacen cada vez más odiosas; será la época o que se me agría el carácter, pero me provocan sarpullidos la gorda rica, la dependienta torpe o cani, la vieja maleducada, la tendera que confraterniza, los señores dubitativos, l@s jet@s en general, que se colan, que me empujan y que me agobian...

    Así que te entiendo.

    (...y ya sé que sabes cuidarte solo, pero si no lo digo reviento: anónimos, sois una panda de cobardes. Y si no os gusta: puerta; que es muy facil.)

    Sin más, te mando un abrazo.

    R

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.