i

i

miércoles, 14 de marzo de 2012

K, EL VAMPIRO




Nicholson pudo continuar con su imparable carrera hacia el Olimpo del Séptimo Arte porque cuando trabajó para Él ya estaba destacado en el grupo de cabeza; por algún tropezón que tuviera, que los tuvo, les llevaba tanta diferencia a sus perseguidores que solo tenía que levantarse y alcanzar la meta de los elegidos para servir a los Dioses, lugar que ganó hace tiempo sin necesidad de haber cortado la cinta de llegada. Todavía. Y que sea por muchos años.

Pero no consiguieron hacer lo mismo el resto de aquell@s que se sometieron a Sus mandatos desde el momento en el que se convirtió (2001: una Odisea en el Espacio) en propietario de parcela en la exclusivísima urbanización "Zeus y Cuatro Más"; con la única excepción del patetimonio Cruise-Kidman: se conformó con destruir su increíble relación tras usarlos como testigos en Su Testamento, esa genial broma de viejo verde llamada "Eyes wide shut", película que, como todos sabemos, rodó con la única intención de ver desnuda a Nicole, hembra que durante algunos años fue una Diosa. Ya no. Él se llevó consigo el corazón de la manzana australiana. Estoy seguro que aún hoy, de vez en cuando, se frota el Nabo con él. Hay que mantener el rastro para cuando le toque a ella...parafraseando a Kurtz, deseable ex-pelirroja (tonta): "El olfato, el olfato". Ya te digo yo quien tiene lo que perdiste. Pero no te aceleres: a mi aún me vales, ¿vale?.

No creo que exista un caso más paradigmático en toda la Historia del Cine que el de Malcolm McDowell en "La Naranja Mecánica". En aquellos años Él todavía era una Orca, así que de la naranja no dejó más que el rabito; normal que Alex...quisir, Malcolm lo odie con todas sus fuerzas. Dicen que para hacer de Calígula hubieron de administrarle "Grandpa Viagra" hasta en la pasta con la que limpiaba los dientes. Y ni así. Lo dejaron por imposible: "acuérdate de Él mientras sales en plano, con eso valdrá; para trempar ya hemos contratado a recomendados de John Holmes". El trípode del Cenicientos useño se reservaba para Él y su "Blue Movie", película que, como otras, ¡ay!, jamás hizo y que hubiera sido la última del cine porno. Seguro que Kissinger tuvo que ver algo, "las pajas de los demás son buenas para Nosotros". ¿Y quién se la hubiera meneado después de haber visto la de Él?. Al Nuevo Orden Mundial se llega por la Avenida de las Pajas. En el valle de San Fernando es costumbre el sacrificio de alguna que otra border-dwarf para el enfermizo disfrute del Gran Genocida Yanqui, aunque ya, a los 88 años, se conforma con cagarlas antes de despedazarlas. A veces pienso que es como Magee en "El Resplandor": "Yo siempre he estado aquí...". Tú sí que podrías marcharte de una maldita vez, hijoputa, o mejor aún, no haber nacido. "To wish impossible things" que lloraba, como de costumbre, míster Smith.

De los ¿actores? de "2001" no recuerdan sus nombres ni la Enciclopedia Británica, es más, sus madres estaban convencidas de que no los habían parido cuando iban a cenar en Nochebuena; el gran Robert Shaw casi se meó encima cuando su agente le dijo que Él estaba interesado en él para un papel en La Cosa, aunque su decepción fue algo menor a la que tendrá Cristiano al conocer el Balón de Oro 2012 cuando supo que el rol era "Moonwatcher", el mono en jefe. Lo mandó a la mierda y Él se vengó haciendo que se lo comiera un tiburón antes de morir poco después, cuando estaba empezando a disfrutar la yema de su vida. La Venganza de los Dioses es terrible e inaplazable. Cuando Arrabal se enteró de que Fischer regresaba al ajedrez manifestó que iría a Yugoslavia (en guerra por aquel entonces) aunque fuera para hacer de monitor de televisión. No fue necesario, pero su asistencia le salvó de una muerte prematura.

Ryan O´Neal pasó el resto de su carrera recitando "es la emoción por haberla encontrado" y pagando para que le utilizaran de saco en los callejones más oscuros del Bronx. Si alguien ha visto alguna vez una de las mierdas que después interpretó podrá afirmar conmigo que aquella y no otra es la frase que pronuncia una y otra vez. Tuvo que doblarle Dustin Hoffman porque no había manera, pero el chico por aquel entonces todavía era resultón para la taquilla y las buscapríncipesazules del mundo iban a los cines del barrio para hacerse dedos mientras fantaseaban con que eran ellas la prima de Barry, con la cinta del pelo entre sus tetas. Una vez que le cara de su ídolo empezó a parecerse a un boniato húmedo lo abandonaron por Mickey Rourke. Ahora están con Bardem, creo, con el tiempo se van dejando de hostias para ir a lo duro, a lo hardcore, pero las chachas de los limpias ya absorben Vaginesil en lugar de auténtica y genuina baba de caracol. De caracola, of course.

La Duvall acabó tan mal que se casó con Popeye, el marinero impotente que se enfarlopaba hasta por el culo para que su chica no conociera al macho Brutus, cosa que no le sirvió de mucho: Cocoliso no es hijo suyo; el Barbas la poseyó la misma noche en la que él se decidió a probar suerte en un bar de ambiente, pero tuvo que conformarse con que le dieran por el culo. Sin remedio. Se mosqueó un tanto cuando la Popeya le dijo que estaba preñada, pero le dió tantas y tan atinadas razones que terminó por convencerse de su heroica y desmemoriada paternidad, "cosas de la grama" pensó...claro, Popper: "tan claro como una mañana de invierno...". Ella te quiere pero es otro quien se la folla. Es más habitual de lo que imaginas. Aparte que desde que se piró en el coooche-oruuuga es una fiel devota de Él, a Danny lo dejó como señuelo para una una jauría de lobos cojos que los perseguían durante la huida, "¡anda y que te den, joder, estás maldito!". Como Damien.

De los chicos que mataron a sus padres para ser usados como servilletas de leproso en "La Chaqueta Metálica"...¿qué decir? pues que hace poco vi de refilón a Patoso en una seriucha y en su mirada veías que continuaba en el cagadero del barracón aquel. Una cagada eterna, ¡vive Dios!.

Sí, vive, os lo puedo asegurar, hoy lo he vuelto a ver en su mejor momento después de La Cosa, en "El Resplandor", he vuelto a ver a Shelley fisgoneando angustiada en la inmortal obra de Jack, he vuelto a ver como Él la miraba con demoníaca calma desde atrás mientras Su único superviviente preguntaba si le gustaba, he vuelto a ver ese ¿qué hacemos con Danny?, he vuelto a ver ese luz-de-mi-vi-da...


Cuando he montado en el coche para venirme a casa no tenía más que Sus sueños en la cabeza, en la radio sonaba algo que parecía música clásica, la he apagado, no quería que se me escapara lo que Él me estaba pensando...mientras se abría la puerta de la cochera me he dado cuenta que estaba sonando "That´s the way", que había estado sonando durante esos cinco minutos...


Y yo no la había oído.

8 comentarios:

  1. vaya truño de artículo

    ResponderEliminar
  2. Yeah Kufisto, un homenaje que tenías que hacer. Muy bueno. Tengo que ponerme al día, que he estado disperso estas semanas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Peter Sellers también sobrevivió a Kubrick. Buen artículo.

    ResponderEliminar
  4. Ni Sellers, ni Douglas estuvieron bajo sus órdenes cuando empezó a ser Él.

    "2001" es la frontera

    ResponderEliminar
  5. Es cojonudo este post. ¿Qué comes, tío? ¿Qué bebes? Entro poco por aquí (y en general), pero nunca salgo defraudado. Dale.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.