i

i

jueves, 22 de marzo de 2012

A MI ME GUSTAN ASÍ




- "Esto es gallo"

He recordado la frase cervantina mientras leía la divertida crónica de un amigo sobre su visita a un museo de arte moderno.

Suele decirse por boca del equipo gafapasta habitual que la obra de tal o cual artista vale más por lo que oculta que por lo que muestra, es decir, que su mejor parte es aquella que no existe, subterfugio bajo el cual se disfrazan con indudable éxito un número infinito de zaques con nulo talento. Pero como dirían los del Río "si lo disen loj que saben...¡tendrán rasón!".

Y por no quedar como un gilipollas ridículo hay que decir que la borrica es buena.

Tengo para mi que una de las profesiones más diabólicas que existen es la de crítico de lo que sea. No conozco a ninguno ni ganas que tengo pero, con las excepciones que confirmen la regla, deben ser antes que nada unos fracasados de sí mismos, porque no existe fracaso cuando lo intentas sino cuando te echas a un lado para ver como lo hacen otros y sentencias con las piernas bajo el brasero. El único pecado es no intentarlo.

Hoy, donde el acontecimiento del siglo siempre será el que está por venir, no es el valor intrínseco de algo lo que marca su éxito o fracaso, sino las relaciones que tengas o no con aquellos que tienen la capacidad de darte a conocer, de hacerte famoso, de ser millonario, en una palabra: de conseguirte tus quince minutos de fama.

Muchos dicen que para pintar como Picasso primero hay que hacerlo como Velázquez, por lo que, de entrada, se da por sentado la superioridad del uno frente al otro; y no sé, quizá tengan razón y el malagueño sea el mayor genio de la pintura, no lo niego, pero lo que sí digo es que bajo esa premisa se han perpetrado un sinfín de aberraciones que nos las han hecho pasar por algo que no son, y como de imbéciles el mundo está lleno muchos de los que hoy son paseados bajo palio no aguantaran el paso de una sola generación. Como otros dijeron antes que yo: para calibrar la obra de alguien deben estar muertos todos sus contemporáneos. Y si no es así, hoy por hoy más que nunca, resulta sospechoso. De entrada.

La cultura de nuestro tiempo es antes que ninguna otra cosa un negocio. Otro más. Y eso en el mejor de los casos, porque la otra cara de la moneda es la de la Propaganda, el uso y abuso que hagan de ella con fines inconfesables, aunque también es cierto que dentro de ella hay cosas que merecen la pena, pero siempre teniendo claro cual es su verdadero fin, su verdadero rostro: uno puede disfrutar de algo bien hecho aunque se sepa pernicioso. A veces el Mal es Bello, pero sigue siendo malo.

No nos confundamos, cuando se llevan las cosas al extremo, algo como guardar tu mierda en una lata y exponerla en una afamada sala bajo un cartel con la leyenda "mierda de artista", se hace por elevación, para que el arco donde se cobijen el resto de estupideces sea tan amplio que solo te quede la resignación y aceptación de los veredictos ajenos. La mierda de artista no será la última frontera, seguro, pero en ese bote de heces algunas luminarias verán más por lo que esconde que por lo que muestra, e indudablemente en este caso será así, porque lo que encierra ese bote de mierda expuesto en una galería de arte es el signo de los tiempos: la confusión del tiempo, de nuestro Tiempo. Mirado así, con esta perspectiva, está claro que ese bote no es arte, lo que sí es Arte con Mayúscula es lograr que sea expuesto, admirado y pujado por gente tan hastiada de todo (de sí mismos en definitiva) que creen que únicamente yendo un paso más allá encontrarán lo que buscan, lo cual no es otra cosa que algo solo cognoscible para ellos, algo que definitivamente les separe del resto de nosotros, porque lo que de verdad desean quienes tienen todo lo que se puede comprar y son envidiados por los demás es ser diferentes, ser otros, ser el superhombre del hombre, mirar a los demás como ahora hacemos con los monos.

Y ahí es donde entra en acción doña Propaganda, porque hasta hace cuatro días todo el Arte era un sueño sobre Dios o los dioses, como queráis, todo giraba en torno a ellos, hermoso o feo todo era bello porque no había idea más alta que esa, es decir, sí, la realidad está bien, la luz es mejor que la oscuridad, claro, pero porque hay oscuridad hay Arte, porque este vive de las preguntas sin respuesta, de los problemas sin solución: si todo está claro, si ya no hay dudas, ¿para qué perder el tiempo soñando?.


Al final todas las preguntas se resumen en una: ¿existe o no existe Dios?.


Y de la respuesta que nos den, del asesinato o renacimiento de Dios, depende todo lo demás.


Por mi parte seguiré viviendo dándole una oportunidad. Y no por miedo.


Es una cuestión estética.

10 comentarios:

  1. La propaganda emana del poder. Es la conquista por medios astutos. Continuamente vivimos en el intento de aculturación y aculturados, siempre en el despiste. Pero lo que se salva de lo que somos es invencible. A veces, medio dormidos una tarde bajo un olivo,nos llega a la mente lo nítido, la verdad. Y esa verdad prevalece. El recuerdo de una hermosa amistad nos hace llorar, llorar porque existe la belleza y la vivimos. El Arte supremo como el cuadro de Velázquez podría, a veces tener el mismo efecto. También la infinita propaganda puede ser alucinante, sobre todo si la ves desde fuera y en conjunto. La realidad, la historia, la vida, es aquello que cuenta con todos los factores. El hombre poco artístico, por ejemplo el muy racional, el muy lógico, nunca cuenta con todos los factores. Tampoco el publicista, ni casi ningún hombre, cuenta más que con unos pocos factores de esa realidad, y le queda siempre una obra mediocre. El sueño de la vida lo tiene en cuenta todo.

    ResponderEliminar
  2. Un saludo, de menorqui

    ResponderEliminar
  3. Joder, menorqui, muchas gracias.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. no sé si estás de acuerdo con lo que digo

    ResponderEliminar
  5. Que esté de acuerdo o no es lo de menos, aunque estoy bastante cerca de tu idea, es la forma en la que dices las cosas, eso no se imposta, no se estudia, es tan natural como singular quien lo escribe.

    ResponderEliminar
  6. Yo soy un antiguo; déjenme a Velazquez, déjenme disfrutar de un bonito paisaje en un cuadro, de un mar embravecido, de la belleza simple de una iglesia romanica.

    El arte moderno en su mayor parte, para cuando ando estreñido.

    ResponderEliminar
  7. Por algo mandan al espacio a Bach o a Mozart y no a Yoko Ono, Ogro.

    Si queremos tener una oportunidad con los extraterrestres no podemos volar haciendo el gilipollas.

    ResponderEliminar
  8. Kufisto, creí que tavías retirao, lo cual consideré una decisión de lo más acertado visto lo negado que eres para escribir.

    ¿Cómo es que has vuelto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras "haiga" un "tavía" seguiré.

      Es una cuestión de sanidaz: asín no olvidaréis que son las cosas negras sobre las cosas blancas.

      Eliminar
  9. Anónimo de las 03.08: o esres íntimo de Kufis o eres un gilipollas: a ver.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.