i

i

viernes, 20 de enero de 2012

DE LIANA EN LIANA...HASTA EL PARAÍSO




Hay otro programa en Radio Clásica del que estoy haciéndome fiel seguidor: "Ars canendi", o "el arte de cantar", creo que lo emiten el domingo a último hora, aunque casi siempre lo escucho en otro momento, cosas de los podcast, Internet es la llave a la libertad, Internet es la termita del NWO, Internet, lo virtual, es el último rayo de sol, de esperanza, para seguir siendo seres pensantes, para escapar de la mirada de los eternos Matías Prats de rigor. Fuerza, Anonymous. Sois nuestras gafas de sol: "¡Están vivos!". Sí.

A lo que iba...nunca he sido aficionado al bel canto, o como se llame a quienes cantan música clásica, me resultaban cargantes, epatantes, bastaba con la música, las óperas eran una visita al dentista para mí. Evidentemente es un claro ejemplo de falta de cultura musical, de educación de los oídos, los griegos le daban gran importancia a la danza, al baile, y los griegos eran la leche, los mejores, eran...claro que entonces no existía la música, la gran música, pero la danza no es sino la expresión musical de nuestros cuerpos, ¡quién sabe lo que hubieran escrito de haber podido disfrutar a Bach, Mozart, Beethoven, Wagner, Shostakovich...y a Lady Gaga, Buju Banton o David Bustamante. Definitivamente la música pop(ular) es otra forma de control mental. Ánimo, Anonymous.

Como todas las cosas buenas, "Ars canendi" lo descubrí por mi cuenta, de rebote, zapeando el dial, no es un programa que anuncien en los descansos de los madrí-barsa (¡jódete, mou!), es más, es como una pelota demasiado hinchada: le han cambiado tantas veces la hora de emisión que es prácticamente imposible seguirlo si no dispones de Internet, el Nazareth 2.0, del portal de Belén al Digital. Gaspar, Melchor y Baltasar han tenido que ocultarse por miedo a ser acusados de violadores, pedófilos y terroristas, Herodes también, está ya tan feo que no es soportable su visión ni aún disponiendo del mayor ejército de maquillador@s que haya conocido la Humanidad, pero algunos podemos olerlo cuando somos obligados a ver sus telediarios. Anonymous es la Estrella que ilumina nuestro camino.

El tipo que realiza el programa tiene una voz profunda, concentrada, habla con un guión, claro, pero lo hace de manera muy diferente a la papagayería de las televisiones...es consciente de lo que está diciendo, no le meterán ninguna morcilla, no...

Normalmente se centra en una obra, en un cantante o dúo, y te la destripa frase a frase, recalcando lo más significativo, severamente, sin concesiones a la galería, en definitiva, educándote, a fin de cuentas un maestro no está ahí para hacer amigos, colegas, siempre desconfíe de Robin Williams, conocí a uno y luego resultó ser el peor de todos, un maestro debe enseñar lo que sabe, escucharlo o no es problema del mono sobrehormonado que se sienta en su pupitre, no hay bromuro más efectivo que el paso de los años, del mono encadenado a su polla al viejo que baila sobre sus cadenas. Eso es todo.

Anoche escuché la emisión del domingo pasado dedicada al duo de Tristán e Isolda, fui de cabeza al podcast, su Preludio es una de las músicas que más me han llegado, ideal para "esos momentos de tristeza, de melancolía, de nostalgia", hubo días en los que no ponía otra cosa, ¡qué música, Dios mío!. Qué música...

En fin, lo último fue la "Lieberstod" (creo que se escribe así, la última parte, "la muerte de amor" de Isolda") y me dejó petrificado. Cuando terminó fui a la Wiki, miré la reseña del Tristán y ví un enlace hacia la celebérrima parte final...otra vez la boca abierta ante la IMPRESIONANTE interpretación de la soprano, había momentos en los que parecía estar en auténtico trance, de verdad, cantando con toda su alma por encima de esa música divina, podías ver que no actuaba, que no mentía, que CREÍA de verdad lo que cantaba (antes de verla me leí la letra, el Amor Eterno y todo eso...). Se me pusieron los pelos como a Johnny Rotten.

Fue entonces cuando ví el Enlace.

Internet es la Selva y los Enlaces sus Lianas. Y algunas veces, algunas de ellas te conducen al Edén.

"Melancolía". Pinché.

Se trataba de la última película de von Trier, alguien no precisamente santo de mi devoción, sólo he visto de él "Los idiotas" aunque no la terminé, mi rollo no es la cámara al hombro, que diría Sherpa, pero aquello...aquello no tenía nada ver con Dogmas ni polladas por el estilo. Aquello era verdaderamente GRANDIOSO.

Sobre un plano fijo de la muy estimulante Kirsten Dunst, entra la música del Preludio, y lentamente van sucediéndose largos planos fijos, hermosos, dolientes, apocalípticos, para desembocar en un choque espacial filmado como si fuera un beso, tan lejos de los fuegos artificiales acostumbrados que te deja helado, tonto...ví un Ojo que se apagaba. Kubrick lo hubiera flipado. Yo también. Solo por este trailer, por estos siete minutos, el pequeño nazi danés debería ser considerado un genio por los restos de los restos. Al menos por mi parte.


Gracias Arturo, gracias Soprano, gracias Lars, gracias WAGNER...Aquí lo tenéis:


Y, ANONYMOUS...¡¡¡GOLPEAD DONDE MÁS LES DUELA!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.