i

i

jueves, 5 de mayo de 2011

"¡CUANDO SE LO DIGA A MI MUJER...!"





- "...¿y cual dice que es su nombre de pila?"
- "Teniente"

Para mí es uno de los mejores "gags" de la historia de la televisión.

Están pasando la serie todas las tardes (de 5 a 8) de lunes a viernes por la cadena Nitro. Mira por donde tengo que agradecerle a la caradeculo su cruzada anti-humo: sin tabaco no hay copas, y como cada vez hay menos dinero (gracias, "planetario") los dados hibernan, los alcoholes envejecen más y los cubitos de hielo se pegan los unos a los otros del frío que tienen; así que en lugar de ponerme a resolver crucigramas de un anormal veo el doble capítulo que diariamente emiten en esa cadena.

Colombo es el paradigma del anti-héroe: feo, desaliñado, sucio y, aparentemente, corto de luces. Y encima es poli.

No sé, pero con el paso de los años la mayoría de las veces prefiero que gane el "malo", el que quiere lo que tiene el "bueno" y no puede esperar a que le toque la primitiva para conseguirlo, el que urde un plan genial y cae muerto a las pezuñas de los caballos soñados, el que está a punto de coger el tren junto al amor de su vida, forrado de dinero robado, y en el último instante, con un pie en el vagón, recibe el traicionero navajazo de alguien que no tenía por qué estar allí...con Teniente Colombo me pasa lo contrario: quiero que gane él. Y sé que siempre ganará.

Es un tío normal, casado con una mujer a la que nunca vemos (ni falta que hace, viéndolo a él así tiene que ser ella) y de la que siempre habla, que adora las judías, bebe café, respira tabaco y tiene un coche que sería la pesadilla del 90 % de los tíos y el 100 % de las mujeres. Y además está obsesionado con su trabajo. El Príncipe Azabache de las adolescentes, vamos.

Ama su trabajo, esto le diferencia de muchos de nosotros, y en uno de los capítulos nos revela la fórmula de su éxito cuando se lo confiesa, a modo de despedida, a una de sus "víctimas": "Cuando estaba en la Academia me dí cuenta de que jamás sería el más listo, el más perspicaz, el más preparado...así que me dije que la única forma para conseguirlo era trabajar más que ninguno. Y eso es lo que hago".

Me gusta que todas sus historias se desarrollen en ambientes de pasta, de lujo, de clase. Estoy hasta los cojones de telerrealidad. Bastante jodida es como para que encima tenga que ver las tristes vidas de otr@s desgraciad@s como yo. Quiero ver como viven los que disfrutan la vida. Y quiero que uno de los "nuestros" los reboze por el fango. Que los joda. Que los pille. Que los humille donde más les duele: en su orgullo. "Soy más listo que tú. ¡Te pillé el culo!". Ese es nuestro Teniente Colombo.

Como todas las series estadounidenses está bien dirigida y bien interpretada, bien rodada y con buenas tramas, aunque siempre tengan el mismo desarrollo las ves hasta el final porque quienes las crean son profesionales que aman su trabajo. Es algo curioso de ese pueblo; apenas han inventado nada importante, casi no tienen historia, pero al ser una nación tan joven tienen todo lo bueno de la juventud: la fuerza, la ingenuidad y la pasión. Buscan la excelencia allá donde se encuentre y una vez que dan con ella se la llevan a casa para que trabaje CON ellos, no PARA ellos, para aprender y mejorar, para ir un paso más allá, para llegar donde el resto del viejo mundo no tiene ni fuerzas ni ganas de ir. Por esto son los dueños del planeta: porque les gusta ser los mejores.

Evidentemente, la mejor época de Teniente Colombo fue la primera, la de los 70. Echando un vistazo en la Wiki podéis ver que por la serie pasaron gente de la talla de Steven Spielberg, John Cassavettes, Kim Hunter, Don Ameche, Donald Pleasence, Robert Vaughan, Johnny Cash, Robert Loggia, Jonathan Demme...en fin.

Durante aquella época la vis cómica era prácticamente residual, no tenía importancia; sin embargo ésta fue el "leit-motiv" de la segunda etapa, cuando un viejo y sabio Colombo está riéndose de sí mismo constantemente, exagerando los tics, sobreactuando...en definitiva, haciendo lo que alguien inteligente debe hacer cuando se da cuenta de que es un viejo: reírse de sí mismo primero, y después de todo lo demás. Claro está que esto tiene un precio, la trama pierde importancia, pero no le puedes pedir a nadie que sea siempre igual; además, eso es propio de estúpidos. Y nuestro amigo no lo era.

Ayer ví uno de sus últimos capítulos. Tenía como estrella invitada ni más ni menos que a la simpar Faye Dunaway, ya otoñal pero aún increíblemente hermosa, atractiva, sugerente...hay mujeres que llevarán tres meses muertas y todavía serán apetecibles. Y miss Dunaway es una de ellas.

Bueno, pues a lo que iba...estuve la hora y media con una sonrisa en la boca; es algo que me pasa muy pocas veces, esa sensación de ver que alguien está disfrutando con su trabajo, de verdad, sin poses, naturalmente, no sé...lo sientes, me pasa también viendo "Con la muerte en los talones", es mágico, pensar que quizá todos estén muertos y sigan consiguiendo hacer feliz a la gente, que pasemos un buen rato...es Magia.

El episodio era previsible, como todos: Faye comete un asesinato y Colombo la descubre, pero claro, entre medias está el esperado flirteo entre la extraña pareja: al principio ella se lo camela para que olvide el asunto, le sonríe, le compra una bonita corbata, enseña pierna...el pobre Colombo la mira como si estuviera soñando. Poco a poco la cosa entre ellos avanza al igual que la investigación; nuestro héroe ve cada vez más claro que la mujer de la que se está enamorando es la asesina, ella empieza a sentir algo por él...pero el curro es el curro. Y más estando Colombo por medio. Con todo, cede en que la misteriosa joven cómplice del asesinato (la hija de Faye, en un guiño a la memorable secuencia final de la gran "Chinatown") escape para Europa libre de toda sospecha. Al final vemos a Colombo bebiendo en el bar de los oficiales, triste por primera vez en su vida después de haber cumplido con su deber:

- "¿Dónde va, Teniente?"
- "Al cine..."
- "¡Pero si a usted no le gusta el cine!"
- "Pero a mi mujer sí..."


Y es que sólo una mujer como Faye podía hacer dudar a alguien como Teniente.





Para PETER FALK, actualmente entre las garras de uno de los mayores hijos de la grandísima puta que el mundo ha conocido: el doctor alzheimer.

10 comentarios:

  1. Para mi el gran Colombo siempre ha sido el mejor adivinador de la historia. Sabías que en cuanto empezara a hablar con alguien, se le iba a pegar como defensa futbolero, y que acabaría con él en un ratillo.

    Ríanse de Rambo, Chuck Norris, Arnold ... todos sabemos que no existe ser mas implacable que Colombo.

    ResponderEliminar
  2. Ogro:

    a veces lo veo con algunos amigos. Cuando empieza la historia y vemos al asesino decimos frases tontas, nos reímos...pero no quitamos ojo de la pantalla.

    Un amigo mío que es "afilaor" (Jose, hablé de él en "La verdad sobre la muerte de Franco") tiene la misma cultura que una piedra, estoy seguro que no sabe quién es Rajoy. Pues bien, ayer pasó al bar a ver si tenía que sacar los contenedores (le doy para tabaco); miró la tele, vió al teniente y dijo: "¡Co-co-colombo!".

    Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  3. Es algo curioso de ese pueblo; apenas han inventado nada importante, casi no tienen historia, pero al ser una nación tan joven tienen todo lo bueno de la juventud: la fuerza, la ingenuidad y la pasión.

    No a penas nada importante, excepto el avion, el telegrafo, las lamparas, la triodo (o sea el primer dispositivo que podia amplificar una señal electronica lo cual permitia la radio por fonia y la trasnmision de musica: antes de la triodo solo es posible transmitir MORSE), el tubo catodico (las pantallas de television) y el 95% de la informatica incluyendo ese internet een el que has posteado eso. Y que conste que solo he mecionado lo primero que se me pasaba por la cabeza de las especialidades que lmas o menos conozco.

    Añadiré que a mediaodos del siglo XIX la tasa de alfabetizacion en EEUU rondaba el 90% con un 97% en nos estados de Nueva Inglaterra. En Inglaterra era inferior al 50% y no diagamos ne España donde todavia se estaban despiojando cuando en America la gnete leia a Shakespeare.

    ResponderEliminar
  4. Cuando digo importante hablo de cosas como la fregona y el chupa-chups.

    Por otra parte habría que ver cuantos de esos inventores nacieron en los Estates o fueron "adoptados".

    Saludos JFM

    ResponderEliminar
  5. Qué grandísimo actor. También apareció en otras pelis, como las de Wenders, "El cielo sobre berlín"...
    Me ha gustado la visita, volveré a pasar por aquí, kufisto. Un saludo !

    ResponderEliminar
  6. Kufisto

    He hablado solo de las cosas que sabia feacientemente que habian sido inventadas por americanos al 100%, nacidos alli y alimentados con pop-corn. Por cierto correccion retira el tubo catodico aunque si podemos decir que las primeras televisiones de tubo catodico son americanas (antes habia televisiones basadas en una rueda con lentes en su entorno y que giraba en frente de una fuente de luz: era costosisismo, fragilisimo, ruidoso y la resolucion era bajisima: 80 a 100 lineas en vez de mas de 600

    ResponderEliminar
  7. Qué asco de Alzheimer...

    Colombo era genial...y no me acordaba de que participó en El cielo sobre Berlín...una película que me impresionó.

    Y Faye Dunaway es muy especial...no exactamente guapa...pero impone su presencia.

    Un saludo Kufisto,

    R

    ResponderEliminar
  8. Buen post ;) seria genial que todos compartiesemos la informacion que conocemos, el conocimiento es el camino para lograr una sociedad mejor. Gracias!

    ResponderEliminar
  9. Gracias a tod@s, de verdad. Pero esta noche toca y no puedo responderos como deberia.

    Un abrazo para tod@s

    ResponderEliminar
  10. Excelente artículo. Acabas de conseguir un nuevo seguidor, que aunque no sea mucho, siempre es un nuevo seguidor.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.