i

i

jueves, 25 de octubre de 2012

¿TÚ LO HUBIERAS PERMITIDO?




- "Hola, buenas...deme un boleto para la Primitiva"

Me miró fijamente, "espera un momento...", se agachó como haciendo que lo buscaba, "vaya...pues no tengo", seguía mirándome igual, "¿ni del semanal?", "a ver...", la misma pantomima, la misma mirada, creí que estaba tomándome por gilipollas...Miré al resto de parroquianos, seis o siete, algunos chupando sus botellines como si fueran coños de abuelas con toquilla, con la oreja puesta, parecía como si hasta el que salía por la tele estuviera atento a la jugada, como si el aroma a aceite rancio con sobredosis de cerdo estuviera aguantando la carcajada, brutal, animalesca, infrahumana...Y entonces fui yo quien miró fijamente al "Chache", el propietario que daba nombre al garito, un cincuentón alto, de grandes manos, pero no tan fuerte como se creía...y salí de su bar de mierda cagándome en todos sus putos muertos. Pillé el coche y fui a Puertollano para validar mi apuesta. Pueden contarse con los dedos de una mano los días que he fallado en echarla de los últimos quince años. Creo en la suerte, creo en mi suerte, también sobran dedos para las cosas en las que creo. Y esta es una de ellas. Pero no fue ese día cuando me tocó.

Brazatortas, patria del Gala y el de la empanadilla de Móstoles, uno de los pueblos más asquerosos que puedas encontrarte en la vida, un pueblo para pisar el acelerador, un pueblo de mala película de terror, un pueblo donde una pareja normal se siente como si estuviera protagonizando Perros de paja, versión 2.0...un pueblo para renegar de tu condición de manchego. Otro.

Estábamos allí por el trabajo de ella, ya os conté, no lo soportó ni dos meses, se fue a vivir a Puertollano, no sin antes llevarse su primer ataque de ansiedad, creía que se moría, creí que estaba volviéndose loca cuando me llamó de madrugada, me faltó el pelo de un calvo para coger el coche y atravesar hora y media de la noche para estar junto a ella...pero no fue necesario: colgó cuando una monjita le abrió la puerta de su casa y durmió con ella. Tenía que estar realmente jodida para hacer eso. Pero es que ese maldito lugar es para eso y más. Para agarrar el fusco y liarte a tiros con todo el que asome la cabeza.

No llega a mil habitantes, por llamarlos de alguna manera, desconfiados hasta la naúsea, tanto ellos como ellas, recuerdo a la tipa de la tienda donde hicimos la primera compra, una cuarentona enlutada, de enorme grupa, tenía una mirada salvaje, desquiciada, como de no haber sido follada en años, como de masturbarse por las noches con una barra de salchichón envuelta en una bolsa de plástico, en silencio, sofocada, mordiéndose los labios hasta hacerlos sangrar...me miraba como si quisiera comerme y no tuviera dientes.

Atmósfera opresiva lo llaman algunos...aquello era lo siguiente.

Es uno de los pueblos con un índice más alto de suicidios de toda España, que poco después me enteré, modo ahorcamiento o tiro en la cabeza, hay mucho cazador...Y mucho vino. Malo. También es uno de los pueblos con más alcohólicos de toda España. Y esto os lo digo yo. ¿Pero qué se puede hacer en el infierno? beber hasta caerse, hasta que llegue la noche en que te descerrajes un tiro o te cuelgues de una viga.

O irte a tu casa, darle de hostias a tu mujer y abusar de tus criaturas, es decir, meterles mano y lo que no es la mano. Quizá por eso miran al visitante como lo miran, como temerosos de que alguien de fuera vea lo que son, unas malas bestias que no se lo creen tanto porque están rodeadas de bestias. O al menos son mayoría. Las diabólicas mayorías.

Ella no tenía que contármelo, no debía, está prohibido hablar de ello fuera del ámbito profesional, pero algunas noches me contaba algunas cosas, era novata, venía de otro mundo, de otro planeta, de otra galaxia y no podía comprender ciertas cosas; cosas que aunque vengas de Australia son incomprensibles, a no ser que seas natural de un pueblo australiano de mierda donde lo anormal es la norma y los normales anormales.

Llegaban las criaturas al colegio y entonces la maestra se daba cuenta que alguna no hacía más que rascarse la entrepierna, como una mona, "¿qué te pasa, Desireé?", y llamaban a la pedagoga, a mi chica, "mira esto", y ella tenía que mirar para ver qué pasaba, para ver qué había que hacer...citaba a los padres, que de algún modo hay que llamarlos, él un mal bicho, sin oficio ni beneficio, alcohólico en el mejor de los casos, y ella una guarra que se tiraba a los viejos para ir a Puertollano en busca de droga...¿qué haces?, ¿qué les dices?, ¿como se lo insinúas? son sus putos padres y parece importales una mierda, te miran como si tú fueras la enferma, la mala, la extranjera tocapelotas que no se entera de nada, "métete en tus asuntos y no te pases de lista", y las amenazas, y el temor, y la comprobación, siempre triste, de que en la vida todo es mucho más complicado que en los libros y en las películas.

¿Qué puede salir de ahí? ¿qué futuro puede tener un crío que vive con un padre alcohólico que dice que le chupes la polla y una madre yonki que se la chupa a viejos tan guarros como ella? y eso cuando están en casa...De dos cerdos no puede salir una mariposa. A menos que estas se lo quiten y le hagan ver lo que es normal y lo que es anormal. De verdad. Y con suerte todavía habrá tiempo.

El tipo este...el que se ha cargao a la chica...el motero cazador, la más odiosa de las mezclas para mis ojos...se la llevaba a su casa para escuchar música...¡con once años!, ¡y él casi 40!, ¿en qué coño estaba pensando la madre de ella? ¿o es que se llevaba su parte? ¿de qué va esto?

Luego dicen que tal y cual, que hay que ver las cosas que pasan, pero...¿por qué pasan? ¿acaso dejarías que tu niña se fuera con un tío de cuarenta a escuchar música a su habitación? ni aunque fuera tu hermano.

Imagino a ese cabrón solitario, tarado, enfermizamente misógino, viviendo en casa de sus padres, con dos hermanos que no salen de ella desde hace años, como los chinos esos, esos que se encierran en sus habitaciones con la aquiescencia de sus padres, viviendo en la Red, ¿pero qué red tienen estos? ¿donde la tienen? en sus jodidas cabezas, en sus podridos corazones, "no hacen ná malo..." No hacen  malo porque no PUEDEN hacerlo. Y eso no te convierte en bueno, al contrario: esos son los peores de todos.

Sí, puedo imaginarlo poniéndole un poco de tralla a la chica, de jevi del bueno, "esto es música", puedo verla a ella, ¡por fin alguien que no me mira como a un bicho raro!, es lo que tiene la marginalidad, que te juntas con el primero que no se ríe de ti. Después unas baladitas, tipo Scorpions, para mirarla, a ver qué cara pone, a ver si dice algo...y puedo ver al motero cazador, excitándose ante la REALIDAD de una mujer que disfruta con lo mismo que él, un chico tan listo como él, vale que solo tiene once años, quizá sea mejor así, de esta manera no habrá peligro a que te rechace por no dar la talla, por comparación, es tan nueva, tan fresca, tan inocente...quizá le acariciaba el pelo, temblando, viendo como el color se le subía a las mejillas, callada, sin mirarte, ideal...

Y luego te regalo esto...dale esto a tu madre...voy grabándote cosas...¿vendrás mañana?

Y la madre le dejaba ir todos los mañanas que hicieran falta mientras ella se llevara su parte.

Durante DOS años...

La pregunta no es porqué pasa lo que pasa, sino porqué DEJAN que pase lo que pase.

Porque son igual de malos, de brutos, de animales, de infrahumanos...

Porque no hacer nada por evitarlo es parecido a hacer el mal.

Y, a veces, peor.

Sobretodo cuando no eres tú quien está en manos de la Bestia.

¿Pero la carne de tu carne y la sangre de tu sangre? ¿tu niña?

De verdad que no sé quien es peor.

Bueno...sí.

19 comentarios:

  1. Me pregunto como la policia no intervino en un claro caso de pederastia
    En un pueblo tan chico todo se sabe y no me puedo creer que la Guardia Civil no supiera nada y estuviera tocando el Violon
    Como tampoco entiendo a la madre del hijoputa o a la de la niña asesinada
    La España negra de la que hablaba Cela en sus novelas en estado puro.
    Y encima hablan de locura de amor
    Menuda mierda.
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hasta los picoletos ven normal lo anormal cuando llevan demasiado tiempo entre anormales

      Eliminar
  2. Joder, kufisto. Que bestialidad de articulo, que manera de expresarlo. Y que manera de hacernos ver lo que nos resbala normalmente, porque no tienen nada que ver con nosotros,porque viven alli, lejos, sin apercibirnos de que culquiera de nosotros podriamos haber nacido alli, y pasarnos algo parecido.
    Cuanto hijo de puta suelto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y atao, amigo mío, y atao...no te olvides de estos que las matan callando.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. La España negra de la incultura, puros talibanes ibericos sin sentimientos puros, gilipollas retrasados en sus mediocres vidas y con un bestialismo intenso, rancio e inmoral

      Eliminar
    3. "Bestialismo"

      Esa es la palabra.

      Saludos

      Eliminar
  3. Sólo puedo aplaudirte. La mirada más esclarecedora que he visto con respecto al tema.
    Plas, plas, plas!!

    ResponderEliminar
  4. Brutal. Un aplauso para ti, joder.

    ResponderEliminar
  5. Retales de nuestra España profunda.Que razón tienes cuando dices que toman por buenos a los que no hacen cosas malas porque no pueden.. los hay que hasta de sus defectos sacan virtud. Madre mía... si yo contara...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Perros de paja... recuerdo lo hostiable del personaje de la novia o mujer de Hoffman. No es que le entrara solamente el sindrome de Esto-es-el-colmo, como diria Esteso, es que le entra tambien el de Goteborg como minimo. No recuerdo como acaba la mujer en la peli, ¡pero no merece nada bueno!.

    Coño, yo siempre he sido considerado como “un tio raro“ por las masas y no tan masas y escucho a Scorpions... pero no persigo, violo y asesino niñas, ¡lo juro!. Aunque ahora que recuerdo tenian aquella portada censurada del Virgin Killer... que vaya tela tambien.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por vuestros comentarios, de verdad, sois muy amables (¡había escrito "anables!) He bebido un poco y mañana toca médico, médica, en fin...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Kufisto, tu artículo es impresionante, nadie habría sido capaz de expresarlo mejor.

    Una salvedad: los jóvenes que se encierran en sus habitaciones son japoneses, es una moda como tantas y se llaman a si mismos "hikikomori". Los chinos no pierden el tiempo en esas tonterías...

    http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2011/09/17/soy-un-hikikomori-mi-mundo-es-mi-habitacion-84346/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así, asi...leí el mismo artículo que tú. Esos son.

      Gracias, eres muy amable.

      Un saludo.

      Eliminar
  9. Siempre he dicho que eres grande, amigo Kufisto.

    En fin, te dejo la ultima de mi blog. Cosas mundanas como el futbol.

    http://unblogmuycule.blogspot.com.es/2012/10/el-gol-de-alexis.html

    ResponderEliminar
  10. Ya te comenté en otro post la doble cara de esta Mancha manchega cainita y de puertas adentro, donde el añil y blanco de las fachadas exteriores se mezcla con los turbios interiores de los caserones fríos; donde las iglesias soleadas y de piedra cuarcita se levantan sobre los huesos de inocentes maltratados por la vida y por aquellos que, supuestamente, más los deberían haber querido; donde la historia del Quijote se diluye en los ojos vidriosos de un maltratador borracho que, lejos de reventar de una puta vez, sigue atormentando a su familia, imagino que para que saboreen lo que es un viaje a los infiernos. Por eso muchas veces, cuando alguien exclama su admiración por esta tierra reseca y de contrastes, cuando alguien alaba la belleza de Almagro, los palacios de Infantes, la plaza de toros de Las Virtudes, siempre pienso en los otros, en los que todos conocemos, en los que ejemplifican el dolor que a veces me produce esta maldita estepa manchega. Aunque otras veces quede extasiado ante la belleza de un atardecer de junio o ante la amabilidad de una señora que, sin conocerte, te agarra del brazo y te indica cómo llegar al pueblo de al lado. Qué gran diatriba esta Mancha manchega.
    Gran artículo Kufisto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "A la Mancha, manchega,
      hay muuuucho vino,
      mucho pan, mucho aceite,
      muchoooo tocino.

      Y si vas a la Mancha,
      no te aaaaalborotes,
      porque estás en la tierra,
      de dooooon Quijote"

      Así me ligué a una "trigueña" que salía bailando en los anuncios de Amena.

      Un cansado abrazo, amigo mío.

      Y muchas gracias.

      Eliminar
  11. ): bonita letra.

    Si os apetece os espero para hablar de principes y mendigos.

    http://unblogmuycule.blogspot.com.es/2012/10/los-principes-y-el-mendigo.html

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.