i

i

martes, 14 de junio de 2011

¡TANTA PRISA PÁ NÁ, COÑO! ID PASANDO, MENTIROSOS





- La luz es la gran aliada de la muerte, su linterna, su busca, nadie tan rápido como ella, nada puede escapar de ella, y aunque pudiera...¿quién querría vivir en la oscuridad?, ¿quién podría soportarlo?...la luz no es la vida, la luz es la muerte.

- Dicen que Goethe imploraba por más luz cuando estaba muriéndose. Quería vivir y llamaba a la muerte. ¿O quizá quería que llegara más deprisa, harto de estar enfermo?.

- Tal vez los hombres del futuro viajen a las estrellas en busca de los agujeros negros, quizá allí, donde la misma luz no tiene nada que rascar, sea donde tengamos la puerta de entrada a la Eternidad. Tal vez el monolito negro guiará a aquellos osados que no se resignen a morir hacia el único lugar donde la muerte no puede escarbar con su linterna. ¿Y una vez allí...qué? benditos los afortunados que lo consigan.

- Partimos de un error: no estamos vivos, estamos muriéndonos.

- Nos distraemos con cualquier cosa para olvidarnos de esa verdad, para que el tiempo pase más rápido y casi no tengamos que enterarnos de nuestro fin, para no pensar en ello, para no atormentarnos.

- Somos unos grandes artistas, intentamos cegar a la luz con la belleza de la Mentira, como a los etés que viajen por el espacio y se encuentren con una cassette de Mozart cortesía de la Tierra, "¡qué hermoso! la Tierra debe ser el Paraíso"...cuando vean lo que hay pasarán a todo dios por la cámara achicharradora. Y con razón. Nada más enervante que la decepción.

- Ni el genial salzburgués logró engañarla. ¿Si él no mereció la inmortalidad quién la merecerá? ¿su música? la hubiera tirado toda por el retrete con tal de seguir respirando y corriendo tras sus primas.

- Así, entonces, Wolfgang es un enviado de la muerte, ¿no?, porque si hay una palabra para definir su música es "luminosa"; por lo tanto la música de la eternidad debe ser negra, cuanto más mejor, no sé, lo más jodidamente negro, feo, insoportable que escuché cuando era chaval fue Kreator, absolutamente inaguantables, creo que hasta la luz se iba cuando los pinchábamos...mira que como tengamos que tragar esa mierda para seguir vivos quizá sería mejor hacer como el alemán: "¡luz, más luz! ¡ven rápido! ¡es preferible no ser que serlo con éstos de eterna banda sonora!". Quizá arrancandonos las orejas...Teorías.

- Estoy escuchando la Misa en Do Mayor Kegel 371 de nuestro engañabobos sideral. Siguiendo la Mala Nueva me paso a los Kreator, cortesía de Spotify.

- "Enemy of God" se llama la primera. Muy propio. A ver que sale.

- Creo que canta un perro con los cojones pinzaos. Vamos bien.

- A ver quién coño puede pensar oyendo esto...¿habrá echao un polvo alguien con estos de música ambiente?...Dios, ¡qué larga se me está haciendo!...ya, ya acaba, promocional de Spotify, jamás pensé que lo agradecería...

- "Violent Revolution"...paso, "Hordes of chaos"...¿pero estos tíos son incapaces de titular decentemente alguna canción?...estoy poniéndome nervioso..."Impossible brutality", nada, que no hay manera, una más y les dan por culo...menester que os esmeréis con el título, malnacidos..."Golden Age", ¡hoooooooombre!, "La Edad de Oro", ¿será un homenaje a nuestro Maestro baturro?...no sé, ya..."misery...atomic...ritual has began...let me tell you down...goodbye", lo que voy pillando...¡¡¡Q-U-E O-S J-O-D-A U-N P-E-Z P-O-L-L-A!!!

- A la mierda. El Réquiem de Mozart. Os cuento como lo descubrimos y termino.

Ya andábamos líados con el jevi (mi hermano y yo, quisir), adolescentes alborotados (¡Vade retro, Satanás!) que gustaban torturar sus pabellones auditivos y los de todos aquellos que se encontraran en el infernal radio de influencia que otorgaba el 10 (tope) de nuestro amplificador; "¡¡¡¡¡¡BAJAD ESOOOOOOOOOOOO!!!!!" aullaba nuestra madre desde la tienda, a unos veinte metros de distancia; resulta difícil vender un puto vestido para puretas de los 80 si como hilo musical está el "Seek and destroy". Una noche estábamos viendo el video de "Freewheel burning" de los Judas y llegaron nuestros padres de cerrar el bar; tuvieron que tener una buena noche porque mi padre en lugar del habitual "apagad eso y a la cama" se sentó junto a nosotros para verlo, nos dejó alucinados, cuando terminó, presos de una enorme agitación, le preguntamos: "¿te ha gustao?", nos miró con media sonrisa y dijo: "no está mal". Un fan de Elvis, los Stones, Dylan y del flamenco puro..."¡¡¡TE PONEMOS OTRO...UNO DE DIO...TE VA A GUSTAR!!!"...y es que te dan la mano y coges el brazo..."no, ya está bien, a la cama. Mañana otro". No recuerdo si hubo más, pero lo que no haga un padre por sus hijos...

Pues eso, que me voy por las ramas, estábamos suscritos al Discoplay, esa magnífica revista, y, por no comprar siempre lo mismo, un mes decidimos pillar algo de música clásica, conocíamos a la A y a la Z, nada más, Mozart y Beethoven, aunque no sé si la chavalería de hoy en día conocerá siquiera el nombre de esos dos tipos que llevan siglos muertos y cuya música sigue siendo admirada y celebrada...finalmente nos decidimos por Mozart, el Réquiem, "eso es muerte o algo así, ¿no?". Puto jevi.

Llegó, casi lo habíamos olvidado y lo dejamos por ahí. Lo encontré por casualidad unas semanas después, estaba aburrido y lo puse a toda hostia, ¡cómo no!...me quedé petrificado, sobre todo el inicio, el primer corte, era tan triste, tan grande, tan divino, con esos coros que te ponían la carne de gallina, esas escalas vocales...cuando terminó estaba echando la lágrima, emocionado, temblando.

Tenía catorce años y acababa de escuchar la última página del Genio más grande que ha pisado la Tierra.


Ahora tengo unos cuantos más, y cuando la escucho como ahora lo estoy haciendo (ya llegan esos coros del 5:30) se me hace un nudo en la garganta.


Que os FOLLEN, Kreator.


Siempre con la Luz.


Siempre Mozart.


Aunque sea el Heraldo de la Muerte.

3 comentarios:

  1. Me alegro de que hayas vuelto, Kufis. Empezabas a preocuparnos.

    Luminoso y solar sin duda lo fue como nadie, pero las pocas veces que fue oscuro, lo fue mucho:

    http://www.youtube.com/watch?v=dK1_vm0FMAU

    Un saludo.
    Oswald.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo no estoy muerto, estoy viviendo.

    Deja en paz a la muerte, que ya tendrás tiempo de aburrirte con ella.

    Coño.

    ResponderEliminar
  3. Tiene razón el señor Ogro, es estúpido pero no se distrae.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.