i

i

sábado, 16 de marzo de 2013

SIEMPRE CON BASILIO




Desperté empalmao, con la sensación de estar a punto de correrme, estaba zumbándome a una amiga, nada del otro mundo, pero tiene un buen culo aunque no tanto como en el sueño, ni de coña, ese culo...ese culo...¡Dios, qué culo!

Maldita persiana...

Recordé que tenía que hacer el marmitako y me puse a ello sin ni siquiera lavarme la cara.

Aceite, ajos, cebollas, pimientos...pim pam, pim pam...patatas, pelarlas y cortarlas, meneando la cacerola, controlando el fuego, a ritmo, tomate y vino, especias y pimenton, pimpán, pinpám...era como hacer una bombilla sin fallar un sólo tiro.

Eché las patatas y puse a tope la vitrocerámica, miré el reloj y decidí que me daba tiempo para ducharme y afeitarme, pillé un chicle de nicotina y me fui al baño, me duché, me puse la toalla y me extendí la crema de afeitar, miré el reloj, era el momento de añadir el atún, el justo, pimpán pimpán...me calcé las pantuflas y fui a la cocina, volví al baño y me pasé la Gillette. Una vez vestido le eché las chirlas y cogí un palillo, pinché unas cuantas patatas, "tres minutos, no más", me hice el zumo y apagué el fuego.

En su punto.

Salí a la calle fumándome un cigarrillo.

Todavía era temprano, también tenía tiempo para dar un paseíto y comer algo con tranquilidad, la mañana estaba fea pero no tanto como para joderme, aunque regresé pronto a casa: hoy es sábado y hay que medir las fuerzas.

Cociné un poco de pasta y la mezclé con tomate y atún de lata, regándola con un buen chorreón de aceite de oliva virgen, ese es mi secreto, le da un saborazo...

Me fumé un pito mirando el ordenador y después me senté en el sofá que ocupaba el gato, me jodió un tanto removerlo, estaba hecho un ovillo, "quiiitaaa...", se fue y vino poco después, mientras estaba echándole un vistazo a los recientes wasap´s del grupo, había uno muy gracioso, uno de un nota que sale de una caseta en la playa con una berenjena escondida en el bañador, había que ver las caras que ponían las tías...

Dejé el coche en doble fila para no ir de procesión con el marmitako, lo puse en el fuego y salí a aparcar el coche. Cerré la puerta al volver a entrar, quité la calefacción y encendí la luz de la calle. No me hizo falta mirar a mi padre para saber que no le había gustado, últimamente no nos gustamos, pero no nos decimos nada.

No me gusta un pelo ver como está haciéndose viejo de verdad. Y que lo vean los demás.

La mañana pasó sin pena ni gloria, que para qué buscar otra expresión para algo a olvidar, y poco antes de irse mi hermano pequeño me conecté a una página donde retransmiten en directo las partidas del Torneo de Candidatos que acaba de comenzar, empiezan a las tres, hoy era la segunda ronda, yo voy con Ivanchuk.

A eso de las cinco y media comenzó a llegar la gente, de sopetón, como siempre, que esto funciona así, por lo que dejé de mirar el inicio de los medios juegos para dedicarme a lo que se me supone, a poner cubalibres, ¡y vive Dios que los he puesto! Una cuadrilla de veinte o treinta chavales, bueno, no tanto, ya están cerca de la treintena, pero yo lo estoy de mi cuarentena y para ellos es como si fuera su padre, me cago en mi puta vida...

En fin...chicos y chicas, uno hacía los años, todos de buenas familias, universitarios y tal, caraflanes, manosmuñecos y bocatomates ellos y estupendísimas todas ellas, al menos para mi, había una con medias negras que me traído loco toda la puta tarde, y a pesar de no mirarme ná más que lo justo y necesario siempre era ella la que pedía las copas, o eso es lo que me ha parecido, yo no le quitaba ojo, aún menos cuando se marchaba de la barra meneando ese culo...aposta. ¡Sí, coño! APOSTA. Sé que sabía que estaba mirándola.

Hija de puta...

Claro que no hay como oír risas en un bar para entrar, todavía más si por el ventanal se ve lo que hay dentro, y el caso ha sido que se me ha petado tal que si ahora el nuestro fuera el local de moda, que puede que lo sea, aunque más por mi hermano que por mi, por supuesto, aunque algo tienen que ver los precios, que aquí vemos a través del monedero, no queda otra...

Yo volaba de acá para allá, me he quitado hasta el jersey, lástima no tener unos buenos biceps, o no manejar las botellas como el mierder de Cruise, pero quitando a una que venía de Ibiza y me ha mostrado su  sorpresa ("me dejas ESTUPEFACTA" ha dicho la petarda) ante la cuantía de su copa y la borriquerías que se cobran en esa jodida isla de jipis de papá, poco más he rascado, alguna que otra sonrisa calientapollas al dejar los vasos vacíos sobre la barra...

Y así estaba, como futbolín en manos de críos, cuando han llegado dos chinos, "kokakola...do", Alianza de Civilizaciones y tal, la madre que parió al Capital...

Y a la tragaperras, que eso es lo único que le interesa a los hijos del lejano y misterioso Oriente, gilipollas: LAS PERRAS. Las putas perras. Nada más.

De vez en vez les echaba un vistazo, "se van a joder que hoy no van a oír ná"  me he dicho mientras le daba más watios al equipo, que por algo dicen que las destripan de oído o no sé qué cojones, aunque con el escándalo que había tenían poco margen para oír algo que no fuera una bomba atómica. Que se jodan. Todo lleno de tías, de mujeres que beben y fuman, de chicas que lo único que quieren es divertirse y los muy capullos con los cinco sentidos puestos en la máquina de la ambulancia, que esa es otra, me la han cambiado hace poco y al principio no hacía más que asomarme a la calle para ver qué coño pasaba, hasta que me di cuenta que era de ahí, de un juego especial y tal y Pascual Ramón de Todos los Santos.

La cosa se calmó un poco y tuve tiempo para ver qué tal le iba a Basilio, había escogido una defensa rarísima, inaudita para alguien que se está jugando lo que se está jugando, tal vez sea su última oportunidad, eso sólo lo hacen lo genios, los jodidos genios, ¡vamos Ivanchuk, por tu padre y el Holomodor...!

Y ha perdido cuando mejor estaba, cuando tenía las tablas en su mano, apuros de tiempo y eso, siempre le pasa lo mismo, siempre...los putos nervios.

Pero es el mejor.

Como yo.

Qué coño.







16 comentarios:

  1. El tema hoy lo pongo yo:

    http://www.youtube.com/watch?v=AP9B_8BRQqs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me jodas...

      http://www.youtube.com/watch?v=xjlkZkZ8F28

      Me voy un rato por ahí.

      Saludos

      Eliminar
    2. Tú lo has querido: un temazo de Tesla.

      http://www.youtube.com/watch?v=YS7v4N-Tn5c

      Un saludo.

      Eliminar
    3. Mejón, mejón, pero...no es lo mío

      Eliminar
  2. Pues claro q lo eres!!!

    Medias negras con raya atrás. Tacones. Paso firme y decidido. Hombros atrás, Sin complejos delante. Sonrisa con rouge.

    Y perfume.

    Oh, sí, querido. Nada se deja al azar. Nunca se sabe quien te mira cuando no lo ves.

    Los padres Kufis. NO-PUEDO-SOPORTAR-SU-DECADENCIA-FÍSICA. Me puede. Me endemonia.

    Marmitako…qué rico. Vino blanco. Waltraud. Uno d mis favoritos!!

    Besos corazón!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besooooossss!!!

      Me voy, encanto

      Ay, madre...

      Eliminar
  3. Ellas siempre saben que las miramos. si no las miraramos se llevarian una decepcion. Menos las que no quieren que las miremos, que a esas, casi nunca las miramos.
    Cosas de la vida. O a lo mejor es que me lo imagino yo, o mejor lo imaginaba, que ahora..

    ResponderEliminar
  4. Plas,plas,plas,Kufisto ya me tenías preocupao tío.En cierto bar que frecuentaba había un habitual chino de esos,entraba,pedía la Cola,la pagaba y a la máquina,1 euro,doblaba un poco las rodillas mirando la ruleta como si la hubiese fabricado él mismo y según viese(no sé qué)así hacia,se marchaba conforme había venido o se cogía un taburete y la desplomaba,siempre el mismo ritual,un puto crak.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Niño malo Kufisto,niño malo....
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Pa mi que tal y como estaba la cosa, te podías haber ahorrado las chirlas... ya sabes, "empecé sin tan siquiera lavarme la cara". Lo de que te jode ver a tu padre hacerse viejo, no sabes tú lo que le jode a él. La experiencia macho...... ¡Me cago en mi puta vida.!

    ResponderEliminar
  8. Jajaja... Qué buen post, Kufisto.

    Sí, las mujeres se dejan ver porque necesitan ser miradas; verse atractivas, que gustan, sentirse reconocidas como lo que son, mujeres. Esta es la primera forma de amarlas. No deja de ser muy hermoso ese juego. Y por supuesto que sabía que la mirabas...

    Ya sabes lo que le dijo Venus a Príapo:

    "Todo era fingido.
    Mi dormir no era más que desearte.
    Tú alzas mi sueño cuando estás dormido.
    Nací tan sólo para levantarte."

    Bueno, seamos políticamente correctos: las mujeres no nacen solo para levantarnos(las). El sexo es solo una parte del amor. Aunque muy significativa, desde luego.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.