i

i

viernes, 11 de noviembre de 2011

CRUELDAD INTOLERABLE





El circo de cachondeo ha llegado a la ciudad. Aunque llamarle circo a semejante cosa es una desmesura; "cirquito", "cirquiñín", "cirqui"...y me paso.

Normalmente, cuando un circo llega a la ciudad, las farolas y demás víctimas propiciatorias son vestidas con grandes y excitantes cartelones en los que la empresa publicita a base de sugerentes dibujos sus atracciones: colores llamativos, mujeres despampanantes, exóticos domadores (y domadatrix de pesadilla. O de sueño, según quién) y, claro está, bestias salvajes que hubieran hecho tentarse los machos al mismo Aragorn.

Pero la crisis también es para los circos. La hecatombe, en este caso.

En tamaño DIN A-4 aparece la fotografía de un chaval de no más de 11 años con dos leones dibujados a sus pies, "¡EL DOMADOR DE LEONES MÁS JOVEN DEL MUNDO!". Ésa es toda la propaganda, no hay más variantes: ni equilibristas, ni payasos, ni cocodrilos, ni osos, ni anacondas, ni leches...un crío con evidente sobrepeso y la griposa imagen de dos fieras. Punto.

Y es que viendo el continente se ve el contenido. Casi siempre.

Iba caminando, algo acalorado por el exceso de ropa en esta otoñal mañana, cuando a unos 150 metros del lugar me ha dado un pestazo a naturaleza que casi me echa para atrás; la Humanidad sin jabón deja de ser civilizada, pero la Naturaleza en la civilización es asquerosa, abominable, como una puya de "Devuélveme la vida" en mitad del preludio de "Tristán e Isolda", un horror.

Mientras me acercaba he visto la carpa y el consabido cinturón de camiones ("trailer", ponía en uno de ellos. Quizás en Nauru, aquí no pasas de camioncete). Aquella era la típica lona rojiblanca, pero su tamaño te daba todos los porqués a la cutrez de las cartulinas publicitarias: no más de 15 metros de diámetro. De verdad que no me explico que coño de bestias se pueden meter ahí,aunque al llegar a su altura he encontrado la explicación: un pony enano, gordo y feo, estaba atado junto a una especie de caballo igual de vomitivo que él mientras pastaban los hierbajos de las cercanías de tal forma que parecían haberse fumado un petardo de marihuana, somnolientos, aburridos, desganados, condenaos...tristes. Algo más alla una especie de cabra estaba haciendo lo mismo de la misma manera, al pasar junto a ella me ha enseñado el culo mostrándome su enorme vagina, ¡Dios, qué angustia!, he recordado un chiste clásico de Vulleimin en el que se ve a un tipo de caracteres simiescos mirando a una mona en el zoo, ésta se excita y le ofrece su chochito a través de las rejas, el tío se la queda mirando con un cigarrillo en los labios y en esto que aparece el veterinario y le dice: "¡SEÑOR, SEÑOR, NO SE VAYA, TENGO QUE DECIRLE ALGO...JAMÁS HABÍA VISTO A ESTA HEMBRA TAN RECEPTIVA,...! ESCUCHE...¿QUÉ LE PARECE SI LA MONTA POR 500 FRANCOS?". Se queda pensando un rato y le dice: "¿Podría ponerle unas medias de rejilla?", "¡CLARO!", y sale disparado a por ellas para ponérselas. "¿Y BIEN, CONFORME?", "ehhh...uhhh...sí...¿pero podría pagárselo en dos veces?".

En fin...que una pena. Pocas cosas tan deprimentes y anacrónicas como los circos.

Un zoo todavía tiene un pase si está en condiciones, pero un circo...eso sí que es maltrato animal, eso sí que debería estar prohibido, animales que en su hábitat serían poco menos que dioses yacen drogados a los pies de energúmenos, enjaulados en nichos, viajando de acá para allá a lomos de máquinas pestosas, anulados sus instintos, como muñecos con corazón, sin cuerda pero con látigos...se me ocurren muy pocas cosas más tristes que ver los ojos de esas fieras. Si hubiéramos visto los de Johnny en la icónica película de Dalton Trumbo no habrían desprendido más tristeza que los de ellos. Patético.

Y luego dicen de los toros...

Un toro bravo vive cinco años, que corresponden a 25 nuestros, muere en plenitud, como los dioses, la vejez no los alcanzará, se irá de la vida en lo más alto, no conocerá la decadencia, pero hasta entonces vivirá como un príncipe, en libertad, junto a sus semejantes, con un ejército de humanos sirviéndole, atendiéndole, pendiente de él las 24 horas del día, si está enfermo, si se ha lesionado, si está triste...¿qué otro animal puede decir lo mismo?. Todos son carne para la picadora, para nuestra picadora, pero mientras les llega el momento estoy convencido de que cualquier animal de la tierra desearía ser un toro, incluso muchos de nosotros nos cambiaríamos por ellos en algún momento.

Y después su muerte que puede no ser tal si es lo suficientemente bravo, entonces le perdonarán la vida y el resto de los años que le queden se dedicará única y exclusivamente a follar, a dejar su semilla en cientos de vacas, a descansar bajo una encina entre polvo y polvo, a comer fresca y rica hierba, a ser admirado por todos, "ése es Fulanito, el que indultó José Tomás en...", no lo indulta el torero se indulta él con su fiereza, con su bravura, con su nobleza, con su valentía, con su resistencia al castigo, y todo por veinte minutos de sufrimiento, extremo si se quiere, ¿pero qué es la vida cuando sales del regazo de mamá?, sufrimiento, competición descarnada, un sálvese quien pueda con efímeros momentos de placer que nos hacen seguir adelante aunque veamos las banderillas a la vuelta de la esquina, nuestro indulto es la muerte, excepto para la élite que nace indultada, el resto a seguir el juego y hacer el cabrón, ochenta años de esperanza de vida para que no dejen un sólo poro de nuestra piel sin hollar...

¿Quién no querría ser toro?

Que le pregunten al resto de animales, metidos en una cadena sin fin para recibir una estúpida descarga eléctrica que los deje secos después de haber pasado su triste existencia con la única misión de ser cebados hasta la naúsea, cagándose vivos ante el terror INAPLAZABLE que les espera, sin ninguna oportunidad, que les pregunten...¡Ay si los animales hablaran con palabras!


Los toros son las estrellas del rock del reino animal.


No quiero terminar sin dejaros el vídeo del zeppitauro más bravo que he visto en mi vida, un toro que no fue indultado porque Madrid es así, pero un toro cuyo nombre se recordará siempre con admiración y respeto...porque hasta nombre tienen los toros, ¿qué otro animal puede decir lo mismo? un animal no es más que un animal, otro más, pero cuando te ponen nombre dejas de ser rebaño para convertirte en singular, único e irrepetible.



PD. Antes de que lo preguntéis, el nombre de la diosa que ha mandado a galeras a Daria "la de las flechas" es Jessica. ¡Con ésa belleza que menos que tener un nombre!. Lo que os digo...¡ah!, y tiene novio, supongo que uno de los indultados al nacer, para eso nos tienen, para que engendremos mujeres así, una entre diez mil, y sacarlas del arroyo, como si fueran sus salvadores, valientes hijosdeputa, sino hace tiempo que todos seríamos pastillas de jabón. Para eso seguimos por aquí, para darles diosas y para que nos banderilleen entre polvo y polvo.


En algo se tienen que entretener mientras reponen fuerzas.


Al toro le basta con mirar a la luna.


La diferencia siempre estuvo en el estómago: nosotros no podemos vivir sin carnaza ni sangruza, a él le basta con pasto fresco para ser el más fuerte y el más benevolente.


Mientras no le toques las pelotas, eso es cosa de su harén, sino súbete a un árbol bien grande.


Aunque como lo hayas cabreado de más será capaz de tirarlo a base de embestidas, y entonces tú también podrás darte por follado.


El Toro:


6 comentarios:

  1. Estoy tan en contra del circo con animales como de los toros. Qué le vamos a hacer.

    ResponderEliminar
  2. Me parece bien y mal. Ni es lo mismo ni es igual.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tanto el circo como el toreo son formas de maltrato animal totalmente injustificadas e inducidas desde la idea de que nosotros como seres humanos somos superiores a un toro o a una simple hormiga.
    Cualquier ser con vida es energía, ni tu, ni yo, ni nadie debería arrebatar la vida a otro ser.
    Mucho menos si no es en un caso de defensa propia o alimentación.

    Los gladiadores romanos tenían una vida parecida a la de los toros, (quizás en peores condiciones). ¿Estarías de acuerdo con ese espectáculo?

    ResponderEliminar
  4. xD

    Sigo pensando que el blog se hace innavegable con el autoplay... :P

    (Temazo por cierto)

    ResponderEliminar
  5. No es lo mismo un ser humano que un animal, Puto, y lo dice alguien incapaz de matar una maldita mosca (bueno, miento, a éstas sí, no problemo)

    Pero pocas cosas me gustarían más que ser capaz de lidiar, torear y matar un toro bravo.

    "Contradicción es equilibrio" extraído de las pantallas gigantes en el Zoo Tv Tour

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.