i

i

viernes, 25 de marzo de 2011

TÉ PARA UNO





No pienso moverme de aquí.

Me quedaré sentado, mirando volar a los pájaros y correr a los perros, escuchando música y escribiendo.

Veo los pechos de mi tierra, su coño son los cipreses del cementerio.

Todo está gris, nublado. El acetilsalicílico viento acaricia mi cara mientras veo pasear algunas parejas.

El almendro florece junto al parquecito de los niños. Es hermoso, escarlata, juncal, se balancea al ritmo de "Pictures of you": "Abro los ojos y nunca veo nada".

Hay un pequeño tobogán vacío y muchos postes eléctricos, impasibles frente al viento, serios y circunspectos. Viven para trabajar. Como yo.

"Mis retratos tuyos". Cuando éramos chavales convencí a un ex-amigo para que le enviara su letra junto a un ramo de rosas a su ex. Lo hizo y no le hizo ni puto caso.

"Té para uno". Cada vez me gusta más esta canción.

Sigue acariciándome, viento. Hoy me haces tanta falta como siempre.

Caricias a cambio de nada. Ni las putas.

¡Qué bueno es Bonham!...y Page, y Plant, y Jones.

"Té para uno".

"Té para uno".

Veo varios senderos. No tomaré ninguno. Me quedaré aquí sentado, mirándolos. No me importa donde lleven.

En la teta derecha están los molinos. Mil veces he estado junto a ellos, tocándolos, no dicen nada, se dejan hacer, después miro el horizonte manchego, llano, infinito, como una luna llena de colores, como un círculo perfecto, como el sol visto desde lejos.

"Pá ponerlo en el ojaaaal...".

Un tango. Tango para uno. Está bien, tampoco es necesario bailarlo, basta con tener orejas que funcionen. Y las tengo.

Las atracciones de los niños me miran como invitándome a subir. Lo siento chicas, a mí se me pasó el arroz. Y en una tarde como esta no creo que nadie venga a visitaros. Joderos. Té para uno también para vosotras.

"Sólo amigos" canta Amy. Mejor así. La amistad es más humana que el amor.

Me quedaré aquí sentado, mirándolo todo.

Ahora dice que si me amarás mañana. Y yo que sé, nena. Qué importa mañana, sólo existe ayer y hoy, para qué preocuparse de algo que no existe. Ojalá fuera mañana y hubiera curado esta resaca.

Pero hoy es hoy.

Sigue cantándome. Me gustas.

El cielo parece una foto. Las nubes no se mueven, como si no hubiera viento, como si solo estuviera conmigo. Para comprobar algo tienes que acercarte. De lejos todo es hermoso.

"Bron yr Aur" y una tía con dos perros.

¡Qué hermoso!. La canción, quiero decir. La tía hace de figurante en mi vista. Como el poste eléctrico.

¡Qué bueno, Jimmy!, qué bueno...

"Rock n´roll". No puedo pasarla. Es demasiado buena, aún para una tarde como ésta. "Lonely, lonely, lonely...time"

Pasa la tía. Mejor. Ni me gustas tú ni me gustan tus perros. Ricos gatos. ¡Rockea Jimmy!.

Otro solitario con paraguas paseando su barrigón. Nada más ridículo que un hombre con paraguas.

Esto parece Asturias. Está todo verde, arrancaron un millón de vides por las subvenciones. Putos.

Tengo frío. Me voy a pasarlo a la máquina antes de ir a currar.

Alguien echará un rato y me lo agradecerá.

Una meadita mirando al tendido...ya está.

Nos vemos.



Para la guapa gordita que ví anoche y he visto esta tarde.

15 comentarios:

  1. Ayer te dejé un mensaje de agradecimiento por lo del Casino, pero no sé en qué crónica lo coloqué.

    No, no voy a volver por allí. Me encuentro a gusto en el otro blog, porque la mayoría de los comentaristas está realmente informada. Esto que cuenta el editor Aparicio no es norma allí. Algunos hay, pero son minoría.

    Es la fragmentación, la descontextualización como norma. Y el resultado lleva directamente a la destrucción del razonamiento, generalmente a manos del–Aparicio cita a Umberto Eco—“enciclopédicamente estúpido” (caso paradigmático el de Manuelp), o bien del energúmeno que argumenta sin haber comprendido ni lo que ha leído ni lo que escribe

    http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=miNmTHlIDfs#t=320s

    A Jéguel ya lo han calado en el blog y lo han puesto a caldo. Como en el Casino su modo de razonar era la norma, pues se sentía fuerte. Pero fuera de allí, mientras no encuentre otros energúmenos del razonamiento como él, queda en evidencia. Continúa colocando textos que dan la razón al oponente.

    Ese blog de Moa podía ser una maravilla: hay una libertad total para escribir, salvo que se defienda una ideología realmente nociva. Y además con oportunidad de extenderse, algo que los recortaypega no saben aprovechar porque son incapaces de pasar de la docena de renglones.

    Y es que el nivel de la sección de comentarios lo marcan los comentaristas, y ahí acampó un tipo de gente que imposibilita el debate, no por las formas –tal y como les gusta a ellos creer-- como por la incapacidad de abordar crítica y racionalmente el asunto del que se trate. Es una pena lo de ese blog: tiene todas la posibilidades pero ha sido tomado por una gente realmente necia y que no tiene nada que decir, salvo, en el mejor de los casos, eso: enciclopedismo estúpido.

    Saludos, kufisto.

    ResponderEliminar
  2. nos has llevado de paseo al interior de tu corazón,donde hay una gran ventana abierta a los
    campos de la mancha, los campos de España.
    y además debo de añadir, que al igual que el título de este magnífico post, yo me estoy tomando un té moruno, sólo.
    eso sí acompañado de un canutito.
    muchos abrazos kufisto.

    ResponderEliminar
  3. yo tengo compañeros en el taxi, que trabajan más que los postes de la luz. jajaja
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Forner

    Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  5. Oye, Kufisto: ¿qué coño pasa que he metido ya dos comentarios que sí aparecen colgados y luego desaparecen?

    ResponderEliminar
  6. Pues este lo metí antes, y como ves ya me pasó ayer.
    -----------
    Ayer te dejé un mensaje de agradecimiento por lo del Casino, pero no sé en qué crónica lo coloqué.

    No, no voy a volver por allí. Me encuentro a gusto en el otro blog, porque la mayoría de los comentaristas está realmente informada. Esto que cuenta el editor Aparicio no es norma allí. Algunos hay, pero son minoría.

    Es la fragmentación, la descontextualización como norma. Y el resultado lleva directamente a la destrucción del razonamiento, generalmente a manos del–Aparicio cita a Umberto Eco—“enciclopédicamente estúpido” (caso paradigmático el de Manuelp), o bien del energúmeno que argumenta sin haber comprendido ni lo que ha leído ni lo que escribe

    http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=miNmTHlIDfs#t=320s

    A Jéguel ya lo han calado en el blog y lo han puesto a caldo. Como en el Casino su modo de razonar era la norma, pues se sentía fuerte. Pero fuera de allí, mientras no encuentre otros energúmenos del razonamiento como él, queda en evidencia. Continúa colocando textos que dan la razón al oponente.

    Ese blog de Moa podía ser una maravilla: hay una libertad total para escribir, salvo que se defienda una ideología realmente nociva. Y además con oportunidad de extenderse, algo que los recortaypega no saben aprovechar porque son incapaces de pasar de la docena de renglones.

    Y es que el nivel de la sección de comentarios lo marcan los comentaristas, y ahí acampó un tipo de gente que imposibilita el debate, no por las formas –tal y como les gusta a ellos creer-- como por la incapacidad de abordar crítica y racionalmente el asunto del que se trate. Es una pena lo de ese blog: tiene todas la posibilidades pero ha sido tomado por una gente realmente necia y que no tiene nada que decir, salvo, en el mejor de los casos, eso: enciclopedismo estúpido.

    Saludos, kufis.

    ResponderEliminar
  7. Pues me ha vuelto a pasar: lo cuelgo, aparece, pero si recargas ya no está. ¿Será que hay limitación de caracteres? Voy a probar diviéndolo

    ResponderEliminar
  8. Ahí va

    (I)

    Ayer te dejé un mensaje de agradecimiento por lo del Casino, pero no sé en qué crónica lo coloqué.

    No, no voy a volver por allí. Me encuentro a gusto en el otro blog, porque la mayoría de los comentaristas está realmente informada. Esto que cuenta el editor Aparicio no es norma allí. Algunos hay, pero son minoría.

    Es la fragmentación, la descontextualización como norma. Y el resultado lleva directamente a la destrucción del razonamiento, generalmente a manos del–Aparicio cita a Umberto Eco—“enciclopédicamente estúpido” (caso paradigmático el de Manuelp), o bien del energúmeno que argumenta sin haber comprendido ni lo que ha leído ni lo que escribe

    http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=miNmTHlIDfs#t=320s

    ResponderEliminar
  9. (y II)

    A Jéguel ya lo han calado en el blog y lo han puesto a caldo. Como en el Casino su modo de razonar era la norma, pues se sentía fuerte. Pero fuera de allí, mientras no encuentre otros energúmenos del razonamiento como él, queda en evidencia. Continúa colocando textos que dan la razón al oponente.

    Ese blog de Moa podía ser una maravilla: hay una libertad total para escribir, salvo que se defienda una ideología realmente nociva. Y además con oportunidad de extenderse, algo que los recortaypega no saben aprovechar porque son incapaces de pasar de la docena de renglones.

    Y es que el nivel de la sección de comentarios lo marcan los comentaristas, y ahí acampó un tipo de gente que imposibilita el debate, no por las formas –tal y como les gusta a ellos creer-- como por la incapacidad de abordar crítica y racionalmente el asunto del que se trate. Es una pena lo de ese blog: tiene todas la posibilidades pero ha sido tomado por una gente realmente necia y que no tiene nada que decir, salvo, en el mejor de los casos, eso: enciclopedismo estúpido.

    Saludos, kufis.

    ResponderEliminar
  10. Pues debe de ser que tienes límite de comentarios.

    Voy a dejar los blogs, que en el otro me borran continuamente y ya estoy harto. Me voy a dedicar a escribir exclusivamente para mi lista de correo.

    ResponderEliminar
  11. Límite de comentarios, no; de caracteres.

    ResponderEliminar
  12. Piensate lo de montar tu blog, Pedro. Seria una buena idea.
    Perdona los acentos compadre

    ResponderEliminar
  13. Echo de menos los paseos en soledad, ya no tengo tiempo ni para ellos, y es que los pequeños aberronchos tiran mucho.

    Antaño iba con música, pero acabé dejándola en casa; el silencio o el ruido del viento a veces son toda la música que se necesita. Que paseos, eran como una sesión de desintoxicación social.

    ResponderEliminar
  14. De eso se trata, Ogro, de "desintoxicación social". Muy bueno.

    Saludos. Y encuentra tiempo para tí.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.