i

i

domingo, 20 de junio de 2010

LA VIDA VISTA DESDE EL CAMPANARIO





Scottie pierde la cabeza por Madeleine,
se culpa de su muerte,
"¡Espera un momento, Kufisto!
¡No muere! ¡Lo engañan!"
Ya; pero él cree que está muerta,
con eso es más que suficiente,
¿No te parece?,
La muerte no es,
sino creer que nunca más,
volverás a ver a esa mujer,
que nunca más volverás a abrazarla,
que nunca más volverás a besarla,
que nunca más volverás a amarla.
¿Qué importa lo demás,
si tú crees que está muerta?

Pasan los días,
silenciosos y sombríos,
tú también estás muerto,
lo sabes,
pero los demás no,
ellos te hacen vivir en sus cabezas,
pero estás muerto,
uno muere cuando deja de amar,
es como el pelo y las uñas,
que siguen creciendo,
aún cuando los gusanos,
se están poniendo ciegos,
con tus tripas dos metros bajo tierra,
como las estrellas que vemos brillar,
aún sabiendo que llevan muertas,
toda una eternidad,
es una luz que no existe,
es sólo el reflejo de lo que fue,
cuestión de tiempo y distancia,
nada más,
pero están muertas.

Scottie se rehace,
sólo un poquito,
una pequeña resurrección,
un regreso,
de entre los muertos,
un regreso,
al vértigo del vacío.

Camina por las calles,
ido, sonámbulo,
con ella por cabeza,
todas las mujeres que ve,
son ella si lo haces,
a la distancia adecuada,
todo es cuestión de distancia,
y de tiempo.
Luego, cuando te acercas,
con el corazón en la boca,
"¡No es posible!",
compruebas que no,
que no es posible,
que es mentira,
el corazón se hunde,
tus manos en los bolsillos,
la mirada en el suelo,
y su rostro en tu mente.

Un día,
otro más,
paseando por las calles,
Scottie ve a una muchacha,
parece ella,
otro peinado,
otro maquillaje,
otros vestidos,
pero...¡se parece tanto!,
¿y si...?,
perdone señorita,
¿puedo invitarla a cenar?,
se parece tanto...,
¿y si la transformamos, Scottie?,
¿y si la peinamos,la maquillamos y la vestimos,
como ella?,
¿funcionará?,
ella acepta, enfadada,
cuando la vemos aparecer...,
¿eh, Scottie?,
es ELLA, es ELLA, ¡es ELLA!,
¡jóder!,
¡ha vuelto!,
y está aquí,
con nosotros.

Después el engaño se revela,
como un programa de telecinco,
como una isla de los famosos,
como un sálvame,
como una noria...
ha sido tan burdo...
he sido tan gilipollas...
¿por qué me has hecho esto?,
¿por qué la verdad?,
¿por qué no pudiste,
guardar mejor el engaño?,
no quiero saber la verdad,
quería la mentira,
quería la ilusión,
de creerte otra vez mía,
ahora la verdad, como siempre,
lo jode todo,
ahora sólo nos queda,
llevarte al campanario,
comprobar en tu cara,
que todas las mentiras,
eran la verdad.

Ya estamos arriba,
hace viento y no sabemos,
qué hacemos allí contigo,
¿vencer nuestro vértigo?,
nos importa una mierda,
sólo queremos que lo reconozcas,
que nos mentiste,
lo único que te reprochamos,
es que no lo hubieras hecho mejor,
¿por qué fuíste tan descuidada,
en dejar la puerta abierta a la verdad?,
con lo felices que éramos en la mentira,
con lo felices que podríamos haber sido,
viviendo en la mentira,
y no en ésa monjita,
llamada Doña Verdad.

De pronto,
una de ellas aparece,
de improviso,
fantasmal, fría, dura,
tú te asustas al verla,
y caes al vacío,
ahora sí,
ahora es verdad,
nos quedamos mirándote,
allí abajo,
muerta, reventada,
Doña verdad se acerca por detrás,
y musita un ohhh,
maldita hija de puta,
tú has sido la culpable de todo esto,
deberíamos tirarte,
pero no mereces estar cerca de ella,
sólo nos queda,
mirarte desde arriba,
ahora sí, muertos,
muertos del todo y para todos,
lo mismo da saltar que no hacerlo,
se acabó el juego,
mientras seguiremos mirándote,
desde aquí arriba.

Eres tan hermosa,
que ni la muerte puede afearte,
ya está todo hecho,
¡telón!, la función acabó.

2 comentarios:

  1. Jo, Kufisto, me ha impresionado. Tendré que volver a ver la película.

    (No sé porqué, pero desde que partí peras con mi ex no he podido ver ninguna película, no he tenido ganas)

    Me ha gustado mucho la imagen de las tripas a dos metros bajo tierra y la luz fria de las estrellas muertas (el hecho moral dentro de mí, el cielo estrellado sobre mi, que dijo aquel aburrido tan interesante; lo mismo, pero vuelto del revés... como una tripa, kolpos-kosmos)

    ResponderEliminar
  2. Vendeano

    "El amor es un perro del infierno" (Bukowski)

    Uno está mejor viendo cine en su casa que arrastrándose por las calles.

    Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.