i

i

viernes, 18 de junio de 2010

LA ÚLTIMA BROMA





Los días tirado y,
las noches tiradas,
viendo como un cigarrillo,
se consume en la oscuridad.

El fuego dibuja en la ceniza,
extrañas figuras,
a lo lejos un tren aúlla,
su dolor por los buenos tiempos.

También las máquinas tuvieron mejores momentos.

El cigarrillo se va consumiendo,
sin tocarlo, sin respirarlo,
está muriéndose,
pero creo que también preferiría,
hacerlo en compañía,
voy a echarle una bocanada,
así nos mataremos más rápida,
y placenteramente,
siempre será mejor morir por algo,
que morir por nada,
es cuestión de tiempo,
hagámoslo llevadero.

El cigarrillo cambió de forma,
de lo que un día fué tan peligroso,
como hoy lo es el tabaco,
sólo quedan las cenizas,
y algodón arrugado,
su alma andará por mis pulmones,
bronquios y feos palabros,
dejando el sello de su veneno,
esa relajante y denostada nicotina,
en un mundo de saludables nazis,
que creen vivirán para siempre,
que huyen de la muerte,
como el gato de la lluvia,
como si no fuera con ellos,
tan limpitos y sonrosados,
tan vacíos que se morirán,
sin haber gastado la mercancía,
que envuelve nuestra piel.

¿Dónde iremos nosotros,
cuando nos apure el Gran Fumador?
¿Dónde irán nuestras pobres almas,
cuando en mitad de la noche,
sean arrebatadas?
¿A los pulmones de Dios,
a su duro estómago,
a su pétreo corazón,
o a la punta de su polla?
¿Acaso somos la sífilis de Dios,
terminaremos por gangrenárle el nabo,
como venganza por sus jugarretas,
como última broma pesada?

¿Será ésa la venganza del Hombre a su Padre,
pudrile el Sagrado Nabo,
por jugar con nuestros corazones,
como un niñato asustado?

Al final tendrán razón los matamolleras,
lo que de verdad queremos es matar al Padre,
y tirarnos a la Madre...

Eso quiso Lucifer,
y mirad que mala prensa tiene,
Nuestro Padre todavía estaba en forma,
¿lo estará ahora?,
lo noto pelín cansado,
quizá haya bajado la guardia,
pero, ¿a quién le importará nada,
cuando no seamos ni un recuerdo?

4 comentarios:

  1. Te recomiendo el tabaco de liar, ya sabes que cuando no estás fumando, se apaga. De este modo prolongas la vida de tu cigarrillo.

    ResponderEliminar
  2. Pero hombre, santi, si lo que quiere kufisto es precisamente acortar la vida de su cigarro en una buena y profunda calada en la boca de la Madre (sea quien sea la señora esa)

    ResponderEliminar
  3. Vendeano

    interesante punto de vista.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.