i

i

lunes, 9 de diciembre de 2013

HOLOGRAMAS PÁ LOS POLLOS




Hay noches en las que uno tiene sus puertas mentales como las petardas de couché las de sus coños: abiertas. Pero si las de estas lo están permanentemente (no hay candado que valga contra la ambición, como bien sentenció Gordon Gekko ante aquella estúpida pregunta) no ocurre lo mismo con las mías que, sino blindadas, al menos gastan una contraseña cuyo número creo que he olvidado.

La noche del pasado viernes llegué a casa realmente cansado, puede que no lo estuviera tanto, pero enseguida te acostumbras a dejar de hacer algo mientras sepas que puedes volver a hacerlo cuando quieras, aunque de tanto no hacer termines por no recordar qué hacías, o al menos no sus beneficios frente a la inacción, tan cómoda y segura, tan cálida y acogedora como un sanatorio mental con televisión en lugar de pastillas multicolores: un poquito de suave música relajante, muy repetitiva, y ya puedes olvidarte del mundo. Uno menos.

Y otro día más decidí no salir a andar, ya van dos semanas, puto talón, aunque ayer por la mañana di un breve paseo después de fregar el bar; qué sol hacía...

Pero la noche no es el día, la noche es como la televisión o internet, algo para salir del paso, no para entrar en él; todo te cuesta más, o eso parece, que es como si nada valiera la pena cuando no hay luz, luz de la buena. Quizá por esto nos colocamos cuando falta: para hacer como si estuviera. Aunque no sea lo mismo la mentira que la verdad. No. Ya pueden decir misa negra.

Como lo mío con la televisión ya ha llegado a un punto tal que el que pueda yo tener con una muchacha de Kansas decidí buscar algo en Youtube, algo estrambótico pero no mucho, a mi manera, es decir: que por muy grande que sea la barbaridad lo hagan en pocos planos. Fijos, a poder ser. Y ya si es con una única iluminación, miel sobre hojuelas. Pan blanco, mejor, que a ciencia cierta no sé que son las hojuelas, que no hacemos más que hablar por hablar, o escribir por escribir, como loros mecánicos, El Blues del Loro Mecánico, por Gaylord Focker, ese hombre de nuestro tiempo.

Me decepcionó un tanto no encontrar nada nuevo de mi magufo favorito, David Icke, o si lo había no parecía muy estimulante, como una cena-coloquio en Barcelona donde hablaba y hablaba y comía y comía mientras un chico modernillo traducía sus enseñanzas al español, un sindiós, pero podría haber sido peor: imaginad que lo hubiera traducido al catalán con subtítulos en español. De todas formas, ¿como va a decir alguien algo interesante, siquiera brillante, mientras está comiendo? Además que yo acababa de hacerlo, y eso es como ponerte a ver porno después de echar un polvo. No sé, aquí hay algo que no funciona. Es como si el mundo estuviera empachado.

En vídeos relacionados vi un enlace de un tipo con pinta de raro, español, por más señas; enseguida lo reconocí, era el tío aquel del que hablan en algunos foros, un ex-vicealcalde de Sevilla, profesor universitario, compromisario del Betis y socialista, que lo dejó casi todo después de una iluminación. Y todo cuando estuvo al borde de la muerte por una negligencia médica, algo que, en sus palabras, jamás podrá agradecer al médico que se la infringió, pues fue esa experiencia extrema la que finalmente le dio la fuerza necesaria para cambiar radicalmente de vida.

Estuve a punto de cortarlo incluso antes de enterarme de todo eso, antes de que empezara a hablar. Y la razón fue que lo presentaba una cuarentona fea y delgaducha, catalana (la conferencia era en Lleida, como se empañaban todos en llamarla, hasta el andaluz protagonista), con evidentes síntomas de estar enamorada de él, tanto que daba vergüenza ajena, sentimiento casi tan doloroso como la propia, al menos para mi. La salvó que ya estaba apalancado en el sofá, con el pie en alto y la manta arremetida; en caso contrario, no lo hubiera dudado. Y me lo hubiera perdido, que es cosa de la que cada vez me doy más cuenta: hay que encontrar más que buscar.

Emilio Carrillo, que así se llama, es un hombre con gafas, calvo, de espesas y negras cejas, fibrado, que aparenta bastantes menos años de los que tiene, pues aunque no lo dijo sí lo dio a entender con su afirmación de que empezó a dar clase en 1981, experiencia que (unida a su actividad política) le ha servido para hablar más que correctamente en público: una hora entera estuvo haciéndolo sin parar ni para tomar un sorbo de agua. Al final tenía la comisura izquierda blanca, como los farloperos, pero como el plano estaba orientado hacia el perfil derecho casi que no daba tiempo a fijarte en ella lo suficiente como para olvidar lo que estaba diciendo, que esas también son cosas que pueden echar por tierra a cualquiera, ya esté diciéndote el secreto de la vida: "y el secreto de la vida es..." Y tú mirando el moco que tiene colgando.

Otra cosa fea, y esta desde el principio, era su empeño en el -os, -as, cosa que me saca de quicio, que me provoca mirar al pajarito, y uno está ya harto del jodido pajarraco, coño, échame la foto sin que me entere y déjame tranquilo, hostia puta. Pero al ser la cosa muy etérea, simbólica, pudiera decirse que soñada, era una fórmula que utilizó muy pocas veces, aunque para mi siempre sean demasiadas.

Básicamente, Carrillo dice que todo esto es un holograma, una ilusión de nuestra mente, un juego que de alguna manera aceptamos jugar, una simple plataforma hacia otras dimensiones que van alcanzándose con la muerte, que no existe, pues somos hijos de Dios (no lo dice así aunque no se corta en utilizar cierta terminología cristiana) y como tales somos inmortales, pensamiento que por sí solo basta para que hasta el burro agudice las orejas; burro que según él también es divino, al igual que las piedras y las flores, y cualquier cosa que exista: todo proviene del Padre (así lo dijo y me dejó bastante loco viniendo de él; puede que se le escapara) Pero su idea última, su idea abismal, que diría Zaratustra, es que todo lo que nos pasa es porque queremos que nos pase.

Y así empezó el coloquio posterior, con esa primera pregunta formulada por un parado de cuatro años; muy educadamente, eso sí, que esto es Cataluña, o Catalunya, sí, que aquí ni queriendo te puedes hacer el diferente, o no todo lo que quisieras: "¿estás diciéndome que yo quiero estar así?" A lo que llegado su turno de responder a las diferentes preguntas (buena táctica para enfriar la temperatura) le respondió afirmativamente, cosa que le dio la oportunidad de contar lo duro que es decir eso a los padres que han perdido algún hijo; tanto que alguna vez han estado a punto de partirle la cara.

El porqué esto es así ya no lo recuerdo, y aunque lo recordara no sabría decirlo. Ahí todo eran dimensiones extra-sensoriales, espíritu, vibraciones, matrices holográficas que se descomponen y cosas por el estilo, es decir, que no son para ti. Pero si todo eso lo vistes con la no-muerte, con la vida eterna, es más fácil que te hagan caso. Otro gallo cantara si después de todo eso dijera: "Sí, amigos y amigas, todo esto es así. Y una vez muerto no hay más" Entonces, probablemente, te partirían la cara hasta los que ahora se ponen por medio para evitarlo.

Finalmente terminó leyendo algo que había escrito ex-profeso para la ocasión, algo bastante malo; y así, aplaudido por casi todos y vuelto a besar por la enamorada anfitriona, acabó la conferencia. Me fijé en el barrido que hizo la cámara: los únicos que no aplaudían eran los de la última fila, aquel parado entre ellos. Pero el resto, mujeres en su mayoría y algún que otro viejo, parecían muy contentos. Y contentas.

La tarde siguiente, la del sábado, fue una verdadera locura en el bar, un no parar de poner cubalibres a diestro y siniestro. Y en esas andaba cuando me vino a la cabeza lo del holograma, lo de Matrix, lo de que todo eso era lo que quería cuando dos borrachos llegaron a sus mujeres que ya llevaban un rato en la barra, dos gorditas cuarentonas con pinta de zorras que pasaron de ellos como de comer mierda. Yo, entre flexiones y carreras, no hacía más que echarles el ojo de los tambaleantes que iban, tanto que parecía milagro no se les cayeran las cervezas que les habían pedido sus mujeres viendo el estado que se habían buscado; más aún cuando justo al lado se encontraban unos coleguillas que ya habían empezado a meterse la directa. No pasó nada, que es lo mejor que puede pasar cuando eres tú el que está detrás de la barra. Volví a acordarme del holograma a la cuarta o quinta vez que se acercó uno que me mira como si yo fuera juez de instrucción, no sé qué coño le pasa aparte de que parece tener una vida sexual al nivel del de las piedras pómez, no hace tanto que pasé uno de mis más engorrosos ratos de vergüenza ajena viéndole sonreír como un huelebragas a una cincuentona divorciada más mala que el baladre y más puta que María Martillo; sólo hacía eso, sonreírle como si fuera su madre, completamente borracho, la otra acabó por reírse en su cara y estuvo un rato jugando con él, hasta que llegó otro que prometía rabo duro. Tuve tiempo para ver como se retiraba hacia el salón no sin antes despedirse educadamente con la misma sonrisa. Ya a punto de irme, de escabullirme, me cogieron por banda en la puerta, "¡TÓMATE ALGO CON NOSOTROS, KUFISTO, CABRÓN!", "no, que mañana...", "¡AAAAHHH...ERES UN MIERDER!" Eran las siete y media de la tarde y ya iban como deberían estarlo a las de la mañana, si es que resulta necesario ponerse así. Y yo, que no me hace falta ni que me toquen las palmas y más cuando acabo de cruzar la meta a trescientos...me fui.

E hice lo mismo que la noche anterior, igual, pero esta vez era en Valencia, y no sé qué cojones pasa allí pero se oía ruido por todos lados, chicos corriendo y gritando, portazos, gente que llegaba tarde a la conferencia, siseos, micrófonos que no funcionaban...el pobre Emilio, un tanto desmejorado, parecía un poco incómodo, la verdad, tan acostumbrado al silencio y a la meditación. No sé en qué vibración fluirá Valencia, pero seguro que no es la mía. Probé en otra, en Granada, casi en su tierra, aunque seguro que se llevan a matar, que aquí nadie aguanta a nadie. Pero, ay Dios, cuando vi aparecer a la presentadora, micrófono en ristra...un par de barriles de cerveza de los que se pinchaban con el espadín vestida con algo que parecía un pijama.

- Hasta aquí hemos llegado, Emilio. La forma y el fondo, colega...La forma y el fondo.

Los catalanes tendrán sus cosas, pero al menos intentan hacerlas bien. Y mi madre, que pasó allí su más tierna infancia, no habla más que bien de ellos. Aunque, como decía Michael Corleone, los tiempos cambian, que no hace falta ser Agamenón para darse cuenta de eso.

Ancha es la puerta de la perdición y estrecha la de la salvación.

O algo así.

Yo, a mi rollo.




47 comentarios:

  1. "Hay que encontrar más que buscar".

    Sí, así es.

    ¿A qué te refieres con lo del -os -as? No entiendo ese párrafo.

    Me ha gustado, kufisto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los vascos y las vascas, que decía el Spock con boina.

      Eliminar
    2. Así es.

      Tremendo tu comentario de abajo. Qué bueno.

      Eliminar
  2. Disculpas os pido si me estoy repitiendo:

    Vale, el mundo es una ilusión. Pero los efectos especiales son cojonudos.

    Papas lunfardos y místicos ex-concejales de Sevilla. Aquí algo está fallando.

    Cuando Parménides de Elea, otro filósofo a la violeta, dijo en una conferencia que el movimiento no existe, porque el Ser lo llena todo y sin vacío no puede haber movimiento, Diógenes el Cínico, el gran Diógenes, que estaba entre el público, se levantó de su asiento y comenzó a caminar por la sala (me imagino el descojone del personal y el careto de circunstancias de Parme). Así que si me cruzo por la calle con Emilo Carrillo, le voy a dar un rodillazo en los cojones, y si se lo toma a mal le diré: no te quejes, Emilín, tú lo has querido.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  3. Luis, porque el Ser lo llena todo, no. Querrás decir que la Ser lo llena todo. "Si es noticia, ahí está la Ser" creo, decía un anuncio, así que si no lo dicen ellos, debía ser mentira, claro, jaja.

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy con Priede, Kufisto. Esa foto ya no te favorece.
    Pedro, ¿sigues en Menorca? ¿qué has encontrado?, ¿dónde estás viviendo? No me he enterado. No me caes mal, estás muy pirado, pero quizás menos que yo. Te veo bien. Te imagino de charlas con el Oac. Viviendo por ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has acabado de convencerme, Menorqui, tenéis razón. Ya no me va.

      Eliminar
  5. Muy buena la de Parménides, Oswaldspengler. Te veo mejor que nunca. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. En You Tube se pueden encontrar muchos entretenimientos. Yo suelo buscar y entretenerme con algunos conciertos de música. Cuando estoy un poco esotérico, me chiflan los progranmas sobre los misterios del pasado, arqueología, fantasmas, OVNIS y esas cosas. También sobre naturaleza. Lo que más la Historia de la Especie Humana desde que teníamos pelos por todas partes, como debe ser, conio.

    El otro día me chiflé con JJ Benitez. Parece otro Carrillo. Si, es una chifladura, la verdad, pero sirve para alejarte de la otra, la peor, la chifladura de todos los días con tanto mamón chorizo caradura y demás especie. Comparto con Miguel Angel algunas aficiones como estas.

    El día que Kufisto vea uno de eso videos que veo yo, seguro le saldrá un escrito de la ostia put. Es broma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, me has dado una idea con Benítez...Creo que la escribiré esta noche, sino me viene otra.

      Saludos.y gracias.

      Eliminar
    2. Cuidado con los "misterios del pasado", casi siempre son tonterías sin ninguna base. No pierdas el tiempo.
      Mescalero

      Eliminar
  7. Estaba echando un vistazo a un hilo sobre la "escuela austriaca" en la Burbuja y había un par discutiendo a ver quien la tenía más larga y uno le ha venido a decir al otro que no tenía ni puta idea de lo que es ser liberal, y no sé por qué me ha recordado a un chiste de Chiquito de la Calzada en el que creo que un Guardia Civil paraba a un tío en medio de algún camino y éste le decía "usted no sabe con quien está hablando", y el guardia le contestaba "pues no lo sé"... "pues soy un concejal de Cuenca"... "¡coño, si eso aquí no es nada!"... "anda, ni en Cuenca".

    No sé qué coño tiene que ver, pero la gente es gilipollas, jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...

      "El gato Hayek", que decía Pedro; yo me descojonaba vivo cada vez que se lo leía, aunque todavía hoy no sé que quiere decir.

      Eliminar
  8. Pues lo de "El gato Hayek" no se lo he leído nunca, a ver si se pasa y nos lo explica. Hayek es también la actriz mejicana, Salma Hayek, que a mi no me gusta, pero tuvo su momento de gloria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Abierto hasta el amanecer", aquel baile con la serpiente al cuello...Y luego resultó que era un tapón a dos tetas pegada.

      Cosas del cine.

      Eliminar
  9. De esa película me quedo con la parte del principio, lo del atraco... "he hecho una actuación tan jodidamente real que debieran darme un puto Oscar".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está mal para verla una vez, lleva el sello de Tarantino, tan insustancial.. Pero bien realizada, aunque no fue él quien la dirigió.

      Eliminar
  10. Este, más que torero, es un héroe clásico. Trasciende con mucho su ámbito, tan dado al panegírico.

    Y es el mío desde sus principios, que enseguida supe verlo.

    Es la personalidad pública viva a quien más admiro por todos los conceptos.

    José Tomás:

    http://www.elmundo.es/cultura/2013/12/10/52a63765684341f5638b45a1.html

    ResponderEliminar
  11. En fin, pobre hombre... Se ve que la experiencia le trastornó. Estar cerca de la muerte suele ser una experiencia espiritualmente enriquecedora. Se ve que a otros los vuelve más estúpidos de lo que estaban.

    Eso sí, hay algo en común con su anterior "vida": se lo sigue montando fenomenal. Antes, vicealcalade, profesor; ahora, iluminado dando conferencias aquí y allá y publicando sus tonterías. Se percibe algo muy material en su espiritualidad: siempre está bien instalado. Va a ser verdad para él esa majadería New Age de que todo lo que nos pasa es porque queremos que nos pase.

    El mundo es de los listillos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi anterior comentario se refiere al charlatán místico, no al gran José Tomás, claro.

      Eliminar
    2. ¿Alguien podría dudarlo?

      Saludos, amigo.

      Eliminar
  12. "El gato Hayek", que decía Pedro; yo me descojonaba vivo cada vez que se lo leía, aunque todavía hoy no sé que quiere decir.

    Lo colocaba con fotos al pie. Es un recurso ad hominem, pero tampoco es un acto miserable puesto que no es denigrante.

    Decidme, ¿acaso no parece un gato? Hombre, si parece el padre de uno de mis leones, al rubio con pecho blanco:

    http://www.cedicelibertad.org/wp-content/uploads/2012/03/friedrich.jpg

    http://www.voltairenet.org/local/cache-vignettes/L300xH300/moton120841-3351a.jpg

    ResponderEliminar
  13. Kufisto

    Tu avatar parece de un militante de UPyD. (Así seguro que lo cambias).

    Ponte un molino de Consuegra, hombre. Qué menos en un manchego, idealista y broncas, como Don Quijote.

    Aquí tienes uno:

    http://fotosdeespana.files.wordpress.com/2012/03/tol-consuegra-molinos-y-castillo-rimg48187-800-21.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si son molinos, Pedro, pero a ojos de don Quijote, el de aquellos fantásticos dibujos animados de mi niñez! Me daba yuyu cuando los veía.

      Se me ha ocurrido mientras cagaba, además que razonando el porqué, algo bueno, pero ya no me acuerdo.

      No hay marcha atrás: esta será mi nueva bandera. Hasta la próxima.

      Pero ya sabes que no me gustan los cambios...

      Eliminar
  14. Menorqui

    Qué tal, Kim de la selva.

    Sobrevivo, que no es poco. Ya veremos cuando llegue el Madmax, que dicen los burbujistas más agoreros.

    Oye, ¿qué es el Oac?

    ResponderEliminar
  15. Buenas tardes. Solo una cosita. Comprate unas alzas de dos o tres centimetros de grosor y pontela en el zapato del pie que te duele. Luego me cuentas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Una y mil una, Paco, que aquí no sobran los tíos como tú.

    Va a ser lo que dices, ya me lo insinuó un tío mío hará unos días, mañana voy a la médica de cabecera, ni la conozco, pero la jugada está bastante claro.

    Un abrazo, amigo mío.

    Y ya sabes:

    UNA Y MIL UNA.

    De corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y dentro de unos días vuelves a la consulta y le dices:

      --Oiga, que eso que dio uté pa cresé no se pué disorvé en agua.

      --No, hombre, no. Eso es para poner aquí debajo, en el talón.

      Kufisto: que no se jalan, eh.

      Eliminar
  17. Ay. Juaaaaaaaaaaaaaaaaaajajajajaaaja.

    No es que sea tan bueno, pero debo estar para ello y me estoy partiendo de risa

    http://www.youtube.com/watch?v=4c-9m5bRgxo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. - Paaapa...la profesora me tiene manía
      - A lo mejó es que tienes que tener un detalle con ella...Devolverle el coche, por ejemplo.

      JAJAJAJ

      Eliminar
  18. ¡Fascistas, que sois unos fascistas!

    Oswald.

    ResponderEliminar
  19. Gracias, Menorqui. Yo también te veo bien, hombre.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  20. Hablando de Hayek y gatos, a Von Misses le suelo llamar el Mazagatos, por aquello del Miss España... jeje.

    ResponderEliminar
  21. Por cosas como esta digo y afirmo que Menorqui...no me sale la palabra.

    Es como lo que Buñuel decía de Lorca.

    "El día de ayer fue duro. Doraje tenía razón. Me fui con la bici a la Casa de Campo, a desintoxicar, pero se presentaron unas batallas y tuve que volver a lucharlas. A empatarle a los fantasmas del apocalipsis. Otra vez es Miércoles. Día enésimo de la “política monetaria expansiva”. ¿Cuándo llegará el final? El final de este viaje cuesta arriba. ¿Para cuándo la fiesta aznariana del flamenco de chiringuito?
    Yo quiero ir a ver a mis amigos que están repartidos por el mundo. Quiero los 15000 en la cuenta y carretera, y no sé si tengo 150, y la furgo la vendí, y la venta por internet no acaba de funcionar. Estás compitiendo con el mundo entero y el mundo entero es mucho mundo.
    ¿Cuándo llegara el final, de este viaje sin igual? No sé si se me he despertado o es que no he dormido. Estoy empezando a olvidar los nombres de mis primos, y nunca he sabido los de sus hijos.
    Si al menos hiciese una parada, una parada en un lugar de otro clima distinto, donde estuvieran esperándonos otros monos distintos, simpáticos, tranquilitos, juguetones.
    En un entorno natural donde lo que más quieres, es que nunca siga camino el tren, el viejo tren"


    Es tan gratificante tener lectores así...Este tío sí que es un artista.

    ResponderEliminar
  22. Hombre, dentro de lo aséptico y hasta lo a-sentimental del liberalismo, Hayek y Mises es de lo mejor que ha salido de la intelectualidad humana. Comparados con otros "iluminados", no me digáis que no compartís, por lo menos, el 60% de lo que ellos defendían o defienden. Y no me digáis que nuestros escolásticos no fueron más atinados incluso que estos dos con su contribución moral a sus teorías económicas.

    ResponderEliminar
  23. Hegemon, más que lo que llegaran a defender Hayek, Mises o su madre, lo peor es ese dogmatismo economicista de los que los utilizan para explicarlo todo y que al final no explican nada que tenga que ver con la realidad. Si un día hace sol, es gracias al "libre mercado", si al día siguiente llueve, son los "colectivistas". Todo paja para autojustificar las tonterías que se les pasa por la cabeza. Esa gente demuestra que no ha "digerido" nada de lo que ha leído.

    ResponderEliminar
  24. Sergio, estoy de acuerdo. Ahí les has dado, el dogmatismo y creer que la vida es una ecuación matemática con resultado exacto siguiendo unos pasos según marque el "libre mercado"; pero a lo que me refiero es que como base teórica de la económica y de la política es de lo mejor. Ahora bien, como yo defiendo, la acción humana no es exacta ni perfecta utilizando un concepto misesiano.

    ResponderEliminar
  25. (I)

    Yo siempre dije que los economistas liberales son imprescindibles para el diagnóstico. Digamos que son unos buenos inspectores de la economía. Pero Dios nos libre de sus 'soluciones', de sus recetas. Solo les interesa que las cuentas cuadren y que se cierren los agujeros por donde se va el dinero. No miran nunca el coste social (y no me refiero al precio electoral) ni político.

    No se puede alabar y defender la hegemonía de un imperio y a la vez decir que ese imperio se puede sostener sin el fraude monetario, sencillamente porque es imposible. Ni ese imperio ni ningún otro. O bien obligas a tus colonias a pagarte un tributo, o bien las obligas a usar la moneda que solo tú emites, y esto último es lo que viene ocurriendo desde 1945.

    Además el libre mercado tiene unos límites. El Estado ha de rendir cuentas de lo que hace con tus cotizaciones; no así los fondos de inversión: "Este año no ganamos nada, Pepe". Luego resulta que el gestor tiene más dinero que nunca y el fondo de inversión da balance positivo.

    El libre mercado, para merecer ese nombre, debería ser cristalino, transparente, y eso sabemos que no es así, que no juegan con las mismas cartas que nosotros. Que son ellos quienes disponen de nuestro capital y que de ellos dependemos, si no individualmente sí las finanzas corporativas y los Estados. Por algo los definen como sistémicos y no les dejan quebrar. Y ellos se aprovechan, claro.

    Hay que hacerse a la idea que el libre mercado es muy relativo, se va quedando en nada. Limitado a si abres una frutería enfrente a la de tu vecino y miras a ver si vendes la manzanas 20 cts más baratas. En alimentación y venta al pormenor es donde más competencia existe, porque la gente se tiene que vestir, y comer todos los días. En otros sectores, además clave, esa competencia va desapareciendo: eléctricas, telefonía, automoción. Mirad lo de los coches:

    http://www.elmundo.es/elmundomotor/2013/09/04/portada/1378290784.html

    Y es que los fabricantes ya no pueden hacer gran cosa. Un gigante como General Motors, tuvo que ser rescatado por el Estado en 2008. Es tal el dislate en el que estamos que GM, IBM y otras empresas importantes, solo ganan dinero en Wall Street, en su división financiera, mientras que en aquello en lo que siempre han sido conocidos, lo que se supone que es su labor productiva, llevan casi una década perdiendo dinero.

    Occidente no es sostenible. ¿Qué marcas tiene Gran Bretaña? Vodafone y para de contar. No exporta nada, salvo capitales, que se fabrican en la factoría de City y ya no da más de sí. Esto es Gran Bretaña. Esa escalada de importancia en la economía, es porque la economía es ficticia y más pronto que tarde estallará:

    La contribución de Londres a la economía nacional era del 18,8% en 1997. El área metropolitana de la capital (suma de Londres y sus ciudades satélite) sumaba entonces el 41,4% de la producción económica registrada. Ahora, los estudios de la ONS elevan estas cifras considerablemente: entre 1997 y 2011, Londres saltó del 18,8% al 21,9% y su área metropolitana pasó del 41,4% al 45,2%.

    http://www.libremercado.com/2013-03-16/londres-la-vaca-lechera-de-gran-bretana-1276485017/

    ResponderEliminar
  26. (y II)

    Lo importante es no casarse con nadie. Hay que esforzarse en entender, y así, unas veces estarás de un lado y otras de otro, dependiendo de mil factores diferente. Hago un repaso de mi vida: Fui comunista, luego pensé que la derecha era la solución para España. Pensaba que Israel era un bien para toda nuestra civilización. 'Creí' en la historia del islamismo contada por EEUU y 'los nuestros'. Todo acabó siendo un error, pues estaba basado en falsedades que desconocíamos.

    Hasta ayer mismo llevaba más de un año admirando a Max Keiser. Ayer rectifiqué todo. No admito ni admitiré jamás (o al menos eso procuraré) cambiar ideas por creencias. Hasta ayer mismo me tenía convencido. Rectifiqué:

    El castuzo Max Keiser nos vende el bitcóin

    Y observad a los que en la Burbuja tienen un hilo abierto para intercambiar información sobre la cotización del bitcóin. Tiene años, y miles y miles de visitas por semana. Cientos de miles en total. Algunos se están forrando. Ved cómo me llaman envidioso. En los primeros hilos me llamaba ignorante. Como los voy poniendo contra la pared y no aciertan a dar explicación, entonces se han agarrado al mantra de que les tengo envidia

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/486744-castuzo-max-keiser-vende-bitcoin.html

    ResponderEliminar
  27. Pedro, sí, haces bien en verlo así, "tratar de entender" como bien dices, "buscar la verdad". Para vender motos, ya están otros muchos... y por eso jamás he prestado atención a los anuncios, publicidad o propaganda de cualquier tipo, o he intentado hacerlo lo menos posible, porque todo eso son "legañas" que hay que ir quitando para ver bien (la guerra civil, ejemplo muy claro, pero es que todo es así). Mira lo del "Black Friday" ese, que me enviaban por correo electrónico la publicidad y ni la miraba... y ni se me ocurrió mirarlo por google, que os pregunté por aquí jaja. Y haces bien en no "creer" en este tipo de cosas.

    Lo del "libre mercado" es una de esas cosas que hay que ver quien lo dice y cómo lo dice, porque a saber a qué coño se están refiriendo. Como siempre están hablando en plan abstracto, pues a saber. Y tienes toda la razón en lo de las soluciones de los anglo-liberales, que parecen contables.

    Eso del Bitcoin lo he visto en la Burbuja, sí, pero no he leído casi nada y no tengo ni zorra. He visto que te has enzarzado por ahí con un par o tres jaja.

    ResponderEliminar
  28. Si, yo también pasé por el lado oscuro. Fui comunista.

    ResponderEliminar
  29. Pedro, aciertas totalmente cuando les vienes a decir a unos que a ellos les gustaría ser castuzos en lo del Bitcoin, pero no pueden, o algo así, porque lo he leído antes por encima y no puedo verlo ahora. Para envidiosos ellos, que se quieren subir al tren y ser como los castuzos. Es como los del 15m contra el sistema, que se quejaban... para que les subvencionaran. Me gusta, porque los tienes pillados a todos con sus rollos. Y encima lo dicen como si los demás fuesen gilipollas por no hacer lo mismo... que se vayan a cagar a la via. Con esta gentuza hay que arar, la otra cara de la moneda.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.