i

i

miércoles, 11 de diciembre de 2013

DEAMBULANDO




- Hola, buenas -he dicho una vez localizado mi destino en el ambulatorio, "D5, en la primera planta" había contestado a mi pregunta una enfermera todavía joven, demasiado rubia y un tanto bigotuda.

"D5 -pensaba mientras subía la escalera-, ese es el movimiento típico de las blancas para cerrar el centro en la India de Rey..." Me gustaba jugar esa línea cuando llevaba las negras, tan elástica, tan al filo...un tiempo perdido y estabas frito; después (tras una mala racha) me pasé a la Ben-Oni, todavía más movediza. Y allí sigo a pesar de que agarré otra que me condujo a mis catacumbas; en la vida había estado tan abajo de rating. Pero he ido remontando y ahora estoy un poco mejor que al principio, aunque lejos de mi mejor momento. Creo que voy a regresar a la India de Rey.

Suele decirse que uno juega al ajedrez como es; y es verdad, pero...¿quien te conoce mejor que tú mismo? nadie con quien vayas a jugar una partida. Yo, de puertas para afuera, no debería sino abrir de dama con blancas y hacer el espejo con negras hasta donde me fuera posible; pero, sin embargo, hago todo lo contrario: abro de rey y respondo como un vaso roto. Es tan fácil cuando se trata de ajedrez...

Pocos han respondido a mi saludo, no me ha importado, me he sentado donde trotara el aire a medio evaporarse y rápidamente me he dado cuenta de que podía ir olvidándome de que me tocara a mi hora, que casi era esa pues me he entretenido de más buscando la tarjeta sanitaria, algo parecido a buscar una aguja en pajar hasta arriba de pajas. Al final he encontrado una que había caducado en el 2008, "a lo mejor vale para algo..."

No ha tardado en salir una muchacha alta, con gafas, fea y corpulenta, aunque no repulsiva.

- A ver...¿Luis Nosecuantos?
- Yo
- Pues ahora pasas...¿Antonia Nosequé?
- ¿Sí?
- Detrás...¿Pepe Palotes?
- ¿Uh?
- Detrás de Antonia...¿María Martillo?...

Y así siete u ocho.

- ¿Kufisto Benoni?
- Yep
- Detrás de Mari Carmen

Ya casi que me había olvidado...

- Ehhh...perdón, ¿Mari Carmen...? -he dicho al acabar el recuento.
- Sí, yo
- Ah, vale

"Me cago en la puta...y yo sin el teléfono" me he dicho al ver a los demás hurgando en los suyos.

Deberían ofrecer uno desechable cuando pasas a esos sitios. Aunque fuera de juguete.

- Perdone, señor...¿lleva su teléfono?
- ¡Anda la hostia!...Lo he dejado cargando en casa...Como iba a llegar justo a la hora de la cita..."
- Ya, pero vamos con retraso. Siéntese e intente no llamar la atención.

Bueno, soy de esa clase de personas que puede mirar una pared durante media hora, aunque no estoy acostumbrado en hacerlo rodeado de gente...pero al quitarme el abrigo he visto El Aleph. Literal.

No recordaba que mientras había estado buscando la tarjeta sanitaria me había encontrado en su lugar aquel libro de Borges que saqué de la Biblioteca hace unas semanas, y oye, lo uno por lo otro, que seguro ya estaba a punto de sanción, que es cosa curiosa como buscando algo te encuentras otra parecida, y los dientes sanos son para cuando los tuyos también lo están, y en fin...que no está de más dar un par de saltos dentro de la cuerda. Y de la cuenta.

Resumiendo: que se me ha abierto el techo.

Sin dudarlo un segundo me he ido al primero, al Inmortal, el que más me gusta con mucha diferencia de ese extraordinario escritor.

Al principio no sabía ni como ponerme, no estoy hecho a leer sentado y menos aún en público, en verdad no sé si lo estoy para algo que no sea poner copas, y esto también era cosa que jamás pensé pudiera hacer cuando todavía tenía tiempo para ser lo que quisiera, como dicen cada vez más, que ya ves tú...Kufisto Benoni a los quince años leyendo a Hesse en la cocina del bar de su padre mientras esperaba las comandas...

- ¡UNA DE CALAMARES! -¿has oído, Kufisto?, pasaba el viejo para asegurarse.
- Ehhh...sí - y entonces Siddharta tenía que esperar cinco minutejos. Aunque algún ojo le echaba durante el tiempo en el que se freían aquellos. Me traía loco lo de la apertura del tercero. El de la frente, claro.

Soy de los que piensan que fondo y forma han de ir de la mano y, llegado el caso, que esta tire de aquel: es la forma quien da profundidad al fondo, y no al revés. Necesitamos el aire más que el agua.

Y esta tarde de reloj (que ya era noche de luz) un escritor, poco a poco, ha conseguido que olvidara donde estaba hasta el punto de hacerle daño a la rubia embutida en cuero que junto a su marido (o lo que fuera) esperaba turno un par de butacas más allá sin dejar de atusarse la melena y estirar sus ajustados pantalones; quizá, seguro, esperando otra mirada deseosa de ese tío raro con un libro en las manos que entró saludando y no le hice ni puto caso.

Que te jodan. Sólo durante un rato serás mejor que Borges.

¿El talón?

Bien.

Chapa y pintura.




93 comentarios:

  1. Tienes un mensaje privado en Burbuja, Kufisto.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  2. 1- Me has robado a la chica que te presenté.

    2- ¿Qué coño hace ahí, si no viene a cuento de lo que escribes? Haz el favor de no exhibirla como si fuera una golfa.

    Soy de los que piensan que fondo y forma han de ir de la mano y, llegado el caso, que esta tire de aquel: es la forma quien da profundidad al fondo, y no al revés. Necesitamos el aire más que el agua

    Pues estás cambiando. Yo creí haberte entendido en otro hilo que la forma te molestaba. Decías que Borges "solo era un escritor" precisamente por eso. ¿Era por eso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1- Ya sabes que bebo sangre ajena y como ajos crudos; sólo te quedaría el crucifijo, pero como eres un ateo del copón ni eso. JA...JA...JA...JA...

      2- Hace ahí porque ya no podía más y algo había que hacer. Egoísta, que eres peor que Gollum.

      No, mantengo lo dicho, lo cual no quiere decir que no pueda cambiar de opinión; pero en Borges la forma es el fondo. Mejor aún: como no lo tiene es sólo forma. Perfecta.

      ¿Recuerdas al chaval aquel de la Burbuja, al que se llama escritor con 21 años? Probablemente no, seguro que escribe mejor que yo. Maneja un vocabulario que me deja en mantillas, ordena las palabras según debe hacerse y todo lo demás pero...es una mierda de escritor. Yo soy un caos que intente darle forma a su fondo, cosa que casi nunca consigo por las razones que todos sabemos; como anoche, sin ir más lejos. Pero quienes sepan leer saben que tengo algo.

      Por eso estáis por aquí desde hace tanto tiempo.

      Y yo que me alegro.

      Un abrazo.

      (Vigila tu cartera).

      Eliminar
  3. La chica esa creo que es Jessica Alba, o al menos me suena a ella de hace unos años cuando era más joven y la vi en alguna película tonta. En cualquier caso no me atrae mucho, os la dejo a vosotros, así que conmigo no tendréis mucha pelea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si darte las gracias. Me has cortado el rollo de oídas.

      Pero sí, gracias. La verdad es la verdad y tal...

      Eliminar
  4. -"¿Me voy con Jessica Alba
    si me suplica un casquete?",
    y Osvaldo respondió: -"vete:
    la ocasión la pintan calva."

    Oswald.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atente al trueno de Pedro, descarado...¡Será posible!

      Eliminar
  5. ¡Ay, quién cenara hasta el alba
    de la Alba la muy fresca
    y muy apetitosa muesca
    de su entrepierna bivalva!

    Oswald.

    ResponderEliminar
  6. Gente ordinaria, es lo que sois. Una mocita tan preciosa y el uno con la vulva y el otro que si come ajos. No merecéis otra cosa que ataros a una señal de tráfico para que pastéis en la cuneta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAAJAJAJAJAAJAJAAA....!!!!!!!!!!!!!!!!!

      Me voy a currar, higos de pluta

      Eliminar
  7. Las valvas, Pedro, las valvas, no la vulva, que yo soy muy fino.

    ¿Has caído en el dobre sentido de "fresca"?, si es que lo bordo, coño.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  8. Cuanto más escucho a Federico con Ayanta y a Ayanta con Federico más me creo que hay ahí temita.

    ¡Qué bochorno, madre santa!

    Que piense Michelle Obama en la señora de Losantos y se dará con un canto en los dientes.

    Oswald.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me da miedo hacer la prueba...¡Qué valiente eres!

      Federico va a acabar convirtiéndose en lo que más detestó.

      Qué vida esta, ¿eh? Tenemos tiempo hasta para aburrirnos.

      Gran cuento "El Inmortal"

      Eliminar
  9. kufisto

    Veo que has puesto a la chica de firma en la Burbuja. Cuando te cuente dirás aquello de "quien roba a un ladrón, cien años de perdón". Es que yo se la robé a un forero, no recuerdo quién. Te dirá que eres un copión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si es que es así, coño. Como aquello que dicen de Led Zeppelin

      Eliminar
  10. Difícil concentrarse en la lectura con semejante invitación de entrada. "Si tú me dices ven..."

    Bueno, en todo buen escritor hay cierta unidad de fondo y forma. Aunque el fondo pueda desarrollarse de varias formas, lo cierto es que hay formas que solo pueden tener un fondo. Y cuando se da esa unidad, perfecto.

    Sí, Borges es sobre todo forma. Alejo Carpentier es exclusivamente forma. Si hubiese que elegir, que no es necesario ni posible, sobre la forma, el fondo. Y el fondo, con sencillez de forma. Que no apague el vestido la belleza que cubre.

    ResponderEliminar
  11. Doiraje, por eso la música es el arte perfecto, puro, porque en ella la forma es el fondo, ambos coinciden.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  12. Esta mañana he cogido el tren Cercanías que hacía siglos que no cogía y resulta que la voz que va cantando la próxima parada nos lo cuenta también en inglés. Imagino que será para que los que lo cogen todos los días para ir a trabajar se enteren, no vaya a ser que no entiendan el español. Esto cada vez es más ridículo.

    ResponderEliminar
  13. Jajaja Pedro, me estoy partiendo el culo con lo de "Fabra Connection".

    Eso es pienso para adictos a laSecta.

    ResponderEliminar
  14. El día que se descubra mi identidad tendré que buscar un rincón en la Tierra donde esconderme. Esto le digo a un catalanista:

    No te engañes polonyés, sodomita gerontófilo, viejo bujarrón. (Con este avatar que vamos a esperar de ti).

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/avatares/avatar36261_11.gif

    ResponderEliminar
  15. Pedro, tu hilo sobre Greenspan y Rand promete. Estoy leyendo las primeras respuestas que te han puesto, y definitivamente lo de los "creyentes" liberales es de juzgado de guardia. Por cierto, tienes razón, el artículo de Benoist es muy bueno, muy certero, pero descuida que no se lo leerán, o si lo hacen o no lo entenderán o dirán que es "propaganda antiliberal".

    A mi ya me ponen malo estos tíos. Y encima con la cara dura de que ellos no "imponen" nada.

    Joder.

    ResponderEliminar
  16. Pongo esta parte que también has puesto en tu hilo:

    "En la época moderna, el análisis económico liberal se verá extendido progresivamente a todos los hechos sociales. La familia será asimilada a una pequeña empresa, las relaciones sociales a una interacciones de estrategias competitivas interesadas, la vida política a un mercado donde los electores venden su voto a la mejor oferta. El hombre será percibido como un capital, el niño como un bien de consumo duradero. La lógica económica será proyectada sobre el conjunto de toda la sociedad en la que está encastrada, hasta englobarla completamente. Tal como ha escrito Gérald Berthoud, “la sociedad puede entonces concebirse a partir de una teoría formal de la acción finalizada. La relación costo-beneficio pasa a ser el único principio que guía al mundo”. Todo se convierte en factor de producción y consumo, todo se supone que debe resultar de la adecuación espontánea entre la oferta y la demanda. Cada cosa vale lo que vale su valor de cambio, mesurado por su precio. Y, paralelamente, todo lo que no puede expresarse en términos cuantificables y mensurables es tenido como carente de interés o inexistente. El discurso económico se revela profundamente cosificador de las prácticas sociales y culturales, intensamente ajeno a cada valor que no se expresa en términos de precio. Reduciendo todos los hechos sociales a un universo de cosas mensurables, por fin transforma a los mismos seres humanos en cosas, cosas sustituibles e intercambiables ante la mirada del dinero."

    Es la putificación de todo.

    ResponderEliminar
  17. "contable yihadista"

    Jaaaaaaaaaaaajajajajaja...

    Qué bueno, coño.

    ResponderEliminar
  18. Sergio, con Benoist lo tienen fácil: ultraderechista, fascista.
    Las primeras réplicas a Pedro en el hilo van por ahí: insultos y nada más.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  19. Una alianza Priede-Arrekarallo sería devastadora.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  20. Es verdad, por lo que he leído a Arrekarallo, también es interesante.

    Un abrazo, Luis.

    (Por cierto, el Atleti sigue que lo tira).

    ResponderEliminar
  21. Ayer me subió un hilo. El de "Llega Soros; subirá el pan"

    ResponderEliminar
  22. Lo vi, Pedro.
    Casi lo único que leo ya en Burbuja sois vosotros dos. Y lo del "casi" es por Clavisto.

    Sergio, a ver mañana con el Valencia. Ocasión de sacarle dos puntos más al Madrid.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  23. César Vidal sobre Pío Moa:

    Sobre Pío Moa: “Carece de una formación histórica formal, y ha asumido el papel de apologista del franquismo. (…) Es un reaccionario espeso de los que se cree que amar a España es inventarse una Historia rosada y despreciar al resto de las naciones”.

    (...) y se avergüenza de haber compartido tribuna con gente como Pío Moa (a quien llega a calificar como un “apologista del franquismo”).


    http://www.elplural.com/2013/12/13/cesar-vidal-se-venga-de-losantos-destapando-las-purgas-la-censura-y-el-negro-futuro-de-esradio/

    ResponderEliminar
  24. Joder, qué crack...

    http://www.youtube.com/watch?v=m164uV5NN7A

    Movedlo por ahí.

    ResponderEliminar
  25. Amigo Kufisto. Me alega saber q sólo es chapa y pintura. Yo he estado con problemillas sigue sendo un placer leerte. Abrazo

    ResponderEliminar
  26. Lo del pastor Vidal ya es de tranca, que no de traca.

    ResponderEliminar
  27. Sergio, todo la trifulca viene de la envidia de Moa a la poliglosia vidaliana:

    Él sabe groenlandés, copto e hitita,
    servocroata, chino y tailandés,
    e incluso, por fardar, parla al revés
    el árabe, el hebreo y el escita.

    Con una rapidez que nadie imita
    tradujo íntegramente al finlandés
    las obras de un poeta cingalés
    y un evangelio apócrifo edomita.

    Domina diez dialectos alemanes
    y el idioma de los orangutanes,
    puede también Vidal (modesto y gordo)

    charlar en su lenguaje con un sordo,
    mas me temo que nadie le ha enseñado
    a al menos un minuto estar callado.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  28. Luis, como te leí una vez en un hilo de la Burbuja comentando uno de sus libros en el que ponía algo así como que Vidal conocía varíos idiomas y decías que tú también los conocías pero no los hablabas o algo así jaja.

    ResponderEliminar
  29. Jajaja lo he encontrado, justo un hilo de Pedro: es tu respuesta a las 21:12 del 27 de septiembre de este año (lo estoy viendo en versión para el móvil y no sale el n° de contestación).

    “César Vidal "conoce varios idiomas". Yo también conozco varios idiomas. No los entiendo, pero los conozco.“

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/conspiraciones/463772-cinismo-de-cesar-vidal-que-cambie-seria-obligado-nuevo-11-s-y-ademas-exhibe-que-de-falsa-bandera-2.html

    ResponderEliminar
  30. Claro, conocerlos los conozco.
    ¿Has visto el Atleti? ¡qué tíos!

    ResponderEliminar
  31. Este es de de junio de 2011, o sea, que hace dos años y medio ya estaban a la greña (bueno, Moa a la greña el pobre no puede mucho):

    Acotando a don Pío sobre Franco,
    Vidal, has alcanzado tú tal cota
    de memez, seudo-políglota idiota,
    que no te empata ni Pepiño Blanco.

    En arrogancia, César, no eres manco,
    con tu soberbia siempre das la nota,
    mas Moa, el bigotudo y calvorota,
    te ha aplastado, erudito saltimbanco.

    "Sin ánimo de ser -cursi- exhaustivo"
    digo que eres más memo que Lutero
    y que Cromwell, fanegas protestante,

    y ya "al fin y a la postre" esto te escribo,
    sudista más que nada por negrero*:
    no regales tus bodrios, que es cargante.

    *Negrero no de negros sino de "negros".

    Oswald.

    ResponderEliminar
  32. Jajaja muy bueno.

    También brutal esta descripción en el mismo hilo de la Burbuja:

    “catleya 20:22 29-sep-2013 Si no es agente de la CIA-Mossad lo parece. Agitador de tres al cuarto, enfermizo, leyendanegrista patológico, obseso anti hispánico, anti católico, defensor de la Menchú, sionista declarado, único periodista español emitiendo programas desde Israel, partidario de la ruptura de España pidiendo la independencia de Cataluña, pedante, superficial, intelectualmente de octava división.

    Cuando empezó la diatriba contra Pío Moa dejó todas sus cartas al descubierto. Mejor ignorarlo, como por otra parte deben estar haciendo sus antiguos colegas, con el inefable Losantos a la cabeza.“

    ResponderEliminar
  33. Sí, el Atleti suma y sigue, qué peligro tienen. Joder con el Simeone. ¿Alguien se acuerda todavía de Falcao? Y mira que era bueno.

    ResponderEliminar
  34. "Si no es agente de la CIA-Mossad lo parece...sionista declarado, único periodista español emitiendo programas desde Israel"

    Furibundo pro-semita
    (por cierto, ¿estás circunciso?),
    te van a poner un piso
    en la embajada israelita.

    Cuando estés en él evita
    cocinar de cerdo un guiso,
    que el pueblo electo es remiso
    al puerco (que a mí me incita).

    Al marisco -hasta al gallego-
    tienen también poco apego
    los nietos de Salomón.

    ¡Qué tremenda sinrazón!:
    ¡a las gambas desapego!,
    ¡disgusto por el jamón!

    Oswald.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconocía el desapego juderil hacia el marisco...

      Yo, que me he leído la Biblia (especialmente el AT), no podía evitar una perenne sonrisa al leer una y otra vez eso de "circunciso" e "incircunciso"

      ¿Puede que el código maldito no esté bajo el pelo de la cabeza sino en el de la polla? O en su punta, más bien, pero el juego de palabras queda mejor de aquella manera.

      Muy buenos, Lope de Oswald.

      Eliminar
  35. Gracias, Kufisto.
    ¿Te has leído entera la Biblia?, ¡qué tío!

    Oswald.

    ResponderEliminar
  36. Acabo de ver el sorteo de los mafiosillos de la UEFA: el Madrid con el Schalke, que imagino que darán guerra sobre todo en Alemania, el Atleti con el Milan, que mucho nombre pero ya poca cosa, y como el Atleti siga así mejor que ni salgan y el Barcelona con el Manchester City, que ojo, aunque tienen un par de porteros muy malos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra vez alemanes para el Madrí...cuidadín, cuidadín que ya sabemos como le sientan.

      Eliminar
  37. Kufisto, para mí AT es Agencia Tributaria.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  38. (I)

    A qué coño perderé el tiempo en la Burbuja, con toda los deleites literarios que hay en la red. Llevó un par de horas con esto, leyendo y pensando, o más bien dejándome llevar por los pensamientos de otros, siempre más interesantes que los propios, sobre todo viniendo de quienes vienen. Mirad qué dos horas más bien empleadas. Seguro que os gustará leer esto, sobre Chéjov y la tuberculosis.

    Chéjov.

    Viéndole se entienden dos cosas: que era un hombre inteligente y apacible, bueno, ; y que Tolstoi, sin ser malo, ni mucho menos, era todo lo contrario. Tolstoi sobre Chéjov, según Elvira Lindo: La ligereza de la escena encajan bien con este hombre dulce, algo distante, "delicado como una muchacha", como lo definió Tolstói. El escritor Raymond Carver, que tanto debía al cuentista ruso, escribió un cuento, "Tres rosas amarillas".

    Antes, Elvira Lindo escribió:
    El último adiós a Chéjov estuvo marcado por un quiebro cómico. Su cuerpo inerte, procedente de un balneario alemán, entraba en la estación de Moscú en un vagón de ostras. Aquellos que le esperaban se equivocaron de muerto y se unieron a la comitiva que honraba a un general, con orquesta incluida. Su amigo, el escritor Máximo Gorki, lamentó que aquella anécdota tragicómica rubricara la vida de quien tanto había huido de la vulgaridad. Cierto, pero también lo es que la melancolía chejoviana está impregnada de ese humor con el que empezó a ganarse la vida, escribiendo historietas cómicas bajo el seudónimo de Antosha Chejonte. Él reivindicó la ironía tanto en los cuentos posteriores como en su teatro, luchando porque los actores interpretaran sin énfasis y sin olvidar que un aliento de comicidad vibra, como en la vida, por debajo de la tragedia. Chéjov no quiso verse nunca a sí mismo en el papel del muerto, sino en el del hombre que observa la comitiva fúnebre y reflexiona: "Mientras a ti te llevan al cementerio, yo me iré a desayunar". Un tozudo apego a la vida en quien estuvo esquivando el destino fatal de los tuberculosos durante un tercio de la suya.

    ResponderEliminar
  39. (II)
    Tolstoi sobre Chéjov, según Carver, en ese cuento que cita Elvira Lindo, Tres rosas amarillas:

    Tolstoi, pese al bajo concepto que tenía del Chejov autor de teatro ("¿Adónde le llevan sus personajes? -le preguntó a Chejov en cierta ocasión-. Del diván al trastero, y del trastero al diván"), apreciaba sus narraciones cortas. Además -y tan sencillo como eso-, lo amaba como persona. Había dicho a Gorki: "Qué bello, qué espléndido ser humano. Humilde y apacible como una jovencita. Incluso anda como una jovencita. Es sencillamente maravilloso." Y escribió en su diario (todo el mundo llevaba un diario o dietario en aquel tiempo): "Estoy contento de amar... a Chejov."

    Tolstoi se quitó la bufanda de lana y el abrigo de piel de oso y se dejó caer en una silla junto a la cama de Chejov. Poco importaba que el enfermo estuviera bajo medicación y tuviera prohibido hablar, y más aún mantener una conversación. Chejov hubo de escuchar, lleno de asombro, cómo el conde disertaba acerca de sus teorías sobre la inmortalidad del alma. Recordando aquella visita, Chejov escribiría más tarde: "Tolstoi piensa que todos los seres (tanto humanos como animales) seguiremos viviendo en un principio (razón, amor...) cuya esencia y fines son algo arcano para nosotros... De nada me sirve tal inmortalidad. No la entiendo, y Lev Nikolaievich se asombraba de que no pudiera entenderla."

    A Chejov, no obstante, le produjo una honda impresión el solícito gesto de aquella visita. Pero, a diferencia de Tolstoi, Chejov no creía, jamás había creído, en una vida futura. No creía en nada que no pudiera percibirse a través de cuando menos uno de los cinco sentidos. En consonancia con su concepción de la vida y la escritura, carecía -según confesó en cierta ocasión- de "una visión del mundo filosófica, religiosa o política. Cambia todos los meses, así que tendré que conformarme con describir la forma en que mis personajes aman, se desposan, procrean y mueren. Y cómo hablan".

    Unos años atrás, antes de que le diagnosticaran la tuberculosis, Chejov había observado: "Cuando un campesino es víctima de la consunción, se dice a sí mismo: "No puedo hacer nada. Me iré en la primavera, con el deshielo."


    Artículo de Elvira Lindo

    http://elpais.com/diario/2010/08/21/babelia/1282349535_850215.html

    El cuento de Raymond Carver. Merece la pena, ya lo creo:

    http://www.lamaquinadeltiempo.com/prosas/carver01.htm

    Biografía de Carver:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Raymond_Carver

    ResponderEliminar
  40. (Y III)


    AHORA ATENTOS A ESTO QUE SIGUE:

    Después de leer el cuento me acordé de que hace un par de años recibí por correo-e un adjunto sobre la tuberculosis. La página de la qu procede es de Medicinas Alternativas, con lo cual hay que coger todo con pinzas. Yo recibo sus correos porque me interesan los artículos que traen, porque son ecopacifistas pero no necios, desinformados, sino todo lo contrario.

    Sin embargo es cierto que los estudios demuestran que la reducción de la tuberculosis no fue cosa de los antibióticos, puesto que la inmensa mayor parte de esa reducción se produjo muchísimo antes de que se descubrieran. Hay varios cuadros estadísticos. Eso, ya digo, no me hace creer en los alternativos, pero... los hechos ahí están.

    En este adjunto que podéis descargar os deleitaréis de lo lindo con la cantidad de tuberculosos que dieron las artes (sí, las artes), ya que según las tesis que ahí se defienden la tuberculosis es una enfermedad psicosomática que afectó a todas las clases sociales, muy lejos de esa idea de que era fruto de las condiciones insalubres de las clases bajas. Digamos que la tuberculosis anida en cuerpos propensos, por muy bien alimentados que estén.

    Puede que los antibióticos nos hayan blindado ante esa enfermedad, pero la tuberculosis producía en muchas personas una suerte de retroalimentación entre el mal psíquico y físico, psicosomático o somatopsíquico, a tal punto que algunos escritores y artistas lamentaron curarse porque decían que se les fue la inspiración.

    Dejo para los médicos y científicos la discusión, y me centro en los hechos: la tuberculosis y el estado psicosomático al que empujaba, creaba en los individuos un estado de ánimo especial para la creatividad, y dan fe de ello escritores, pintores y músicos.
    No hay descarga directa. Entráis en la página que os pongo y pincháis en el segundo renglón subrayado, donde dice pulmón psicosomática y somatopsiquia. La descarga se hará automática. No hay peligro de virus. Garantizado. De verdad que es un pps que está muy bien y os encantará. No pesa mucho, 2,7 megas y trae 70 diapositivas

    http://www.amcmh.org/PagAMC/index.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, no es esa página, es esta otra

      http://www.amcmh.org/PagAMC/amcbusq.htm?q=tuberculosis

      Eliminar
    2. Al ver a Shelley me he acordado de aquello de "Quijote", lo de las borrascas, mar adentro, frente a la costa, atacado de homosexualidad...

      Eliminar
  41. http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_tuberculosis#La_enfermedad_rom.C3.A1ntica

    "La tuberculosis fue bautizada durante este periodo como la plaga blanca, "mal de vivir" o "mal du siècle". El ideal de belleza romántica lleva a muchas mujeres del siglo XIX a seguir estrictas dietas de vinagre y agua, con objeto de provocarse anemias hemolíticas que empalidezcan su semblante. Se mitifica la enfermedad e incluso se propaga la creencia de que su padecimiento provoca "raptos" de creatividad o euforia denominados "Spes phtisica", más intensos a medida que la enfermedad avanza, hasta el punto de producirse una fase final de creatividad y belleza supremas justo antes de la muerte.

    El romanticismo, surgido en parte del desencanto con la nueva sociedad burguesa que no ha cumplido las promesas de la Revolución francesa, propone un refugio interior y abandera una actitud de indiferencia hacia el mundo terrenal. El aspecto etéreo, pálido, casi fantasmal del enfermo de tuberculosis representa a la perfección esa renuncia de lo mundano. Por otra parte muchos jóvenes de buena posición coinciden en las casas de curación, adelantando una forma de vida ociosa y elitista que favorece en ocasiones el impulso creativo y que aleja a los artistas aún más de toda responsabilidad familiar o social, en una demostración literal de esa fuga mundi.

    En ese proceso "existencialista" de enfermar se gesta el modelo moderno de enfermedad: el del individuo y el de su rol social como enfermo, definido por su lugar en el entramado cultural. La tuberculosis se marginaliza a medida que se evidencia su carácter contagioso y anticipa el fenómeno que a mayor escala se producirá un siglo después con el sida."

    Pedro, sobre la medicina oficial:

    La medicina oficial dice que la psoriasis es incurable o sólo parcialmente curable. Mi suegro tenía psoriasis. Cambió de vida: empezó a hacer ejercicio, yoga, mejoró su alimentación. Se curó completamente y no ha vuelto a enfermar.

    Un tío mío no tenía apetito, estaba muy estreñido, estaba hecho polvo. Los médicos no le daban una solución. Fue a un curandero portugúes y le dejó como nuevo a base de una hierbas.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  42. Por lo que a mi respecta he de decir que algunas de mis mejores cosas salieron estando de resaca, resaca llevadera, no de las otras. Y fácilmente, apenas sin esfuerzo.

    Del tirón.

    ResponderEliminar
  43. Qué buen articulista y columnista era Julio Camba. Dicen que Jabois --y por lo que leí de él hace tiempo creo que llevan razón-- imita a Camba. Jabois también es gallego, así que no le resultará difícil usar el sarcasmo y adoptar ese papel de escéptico.

    ¿Cómo hacía él sus artículos? Así lo explicó en 1913: «Yo me encierro por las tardes en un cuarto con un poco de papel como, para hacer otra cosa, pudiera encerrarme en otro cuarto, con otro poco de papel. Allí comienzo a hacer esfuerzos y el artículo sale. Unas veces sale fácil, fluido, abundante; otras sale duro, difícil y escaso, pero siempre sale». Leído el comentario escatológico, resulta fácil deducir que Camba estuvo muy lejos de ser uno de esos periodistas que consideran su profesión un sacerdocio. Si hubiese sentido la tentación de consagrarse a una vocación trascendente, lo mejor habría sido evitar rodeos y hacerse cura, cura de aldea. En un curato campesino de su tiempo, tal y como él mismo lo describió, «las gallinas ponen para el cura sus más grandes y sabrosos huevos; la ubre de las vacas y de las cabras, exprimida por las manos virginales de las zagalas, da para el cura su leche más blanca, espumosa y nutritiva; los árboles reservan para el cura la más óptima y suculenta madurez de sus frutas. ¡Y qué vino este vino hecho especialmente para el cura, con uvas que se escogen una a una!… ¡Gaudeamus!». Se extravió de ese plácido destino al hacerse periodista. Él sospechaba que la decisión de no vestir sotana había redundado en perjuicio del cuerpo y del espíritu."

    "La música de café debe ser una cosa así como la literatura de café; es decir, como la literatura de periódico: fácil, amena y digestiva. Un poco mejor que el café; pero nunca completamente genial. Debe acompañar la conversación sin interrumpirla, y no debe expresar jamás grandes ideas, porque las grandes ideas están fuera de lugar en el café. Si en una reunión de café se levanta alguien a exponer grandes ideas, todo el mundo se le echa encima, diciéndole que no se ponga trascendental. ¿Por qué han de ponerse trascendentales los músicos de la orquesta? ¿Que ellos saben interpretar a Beethoven? También yo sé, tal vez, interpretar a Salustio, y, sin embargo, no lo interpreto en el café. En el café no hay que ser sabios: hay que ser frívolos y alegres. […] Los cafés deben ser amenos; los periódicos deben ser entretenidos."


    http://www.jotdown.es/2013/11/maneras-de-ser-camba/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo; sobretodo el segundo párrafo, tan cercano para mi.

      Así es.

      Eliminar
  44. Bueno, lo de que los periódicos deben ser entretenidos es muy del gusto burgués, sobre todo de la época. Vale para una columna, que siempre es personal, pero no para un periódico.

    Camba era inteligente y vividor, y hacía de la vida que llevaba una razón de ser. Es aceptable como carácter, como un asunto subjetivo, pero nada más.

    ResponderEliminar
  45. Está bien, pero merecía otro final, más impreciso y más sugerente, porque este es muy facilón:

    http://ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/anderson/tandy.htm

    ResponderEliminar
  46. Hay un juego de palabras en el cuento: el borracho para curar su alcoholismo se va a una ciudad llamada Winesburgo, que significa "ciudad del vino".

    Hay algo en este cuento de la "¡Rebeca!" de Ramón G. de la Serna, cuyo protagonista busca a la mujer real que se corresponda con su mujer soñada, y aquélla ha de llamarse Rebeca, como ésta. Aunque en "¡Rebeca!" el escaso argumento es sólo una excusa para los alucinantes juegos literarios del autor de la "novela".

    Y ya puestos a buscar paralelismos, el padre agnóstico me ha recordado al ateo de La Regenta.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  47. ¿Un final más sugerente, Pedro?, ¿que te habría parecido éste?: el padre lleva a la niña a casa del pariente, la niña se pone a jugar en la arena frente a la casa y el padre, cuando se va a ir, ve que la niña escribe una palabra en la arena con un palo: "Tandy". Tenía cinco años: era la primera palabra que escribía en su vida.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  48. Oswald

    Ese final que dices es mucho más bonito.

    O bien empieza a llamar Tandy a todo lo que le gusta, por ejemplo a su perrita, que hasta entonces se llamaba de otra manera. O mejor aún: a su muñeca.

    Pero que se empeñe en que ella se llama Tandy es un exceso cursi, increíble, forzado, porque nadie, y menos un niño, renuncia a su nombre y empieza a llamarse de otra manera así por las buenas.

    Aceptamos como verdad literaria la conducta del alcohólico, y lo hacemos así porque planea sobre él un enigma del que el autor no nos habla ni nosotros queremos saber, puesto que la historia nos gusta tal cual. Ese enigma ha de mantenerse con la niña, porque si adopta el nombre que le da un extraño enamorado de una mujer que no existe, se rompe el hechizo. Por ejemplo: es como aquel verso (no sé ahora de quién) que dice: "Te amaré mientras vivas; y aun después". Así, con ese final, queda perfecto. Por contra quedaría muy mal si el autor le intentase 'dar cuerpo' a ese verso haciendo que quien pronunció esas palabras se muera esa tarde y al día siguiente su amada nos cuente que se le presentó por la noche diciéndole que efectivamente aun la amaba. Es como si el escritor no se creyese su propia trola y tuviese que decirnos: "fijaos si sería verdad lo que decía con aquellas palabras, que la espichó y después de muerto confirmó a su amada lo que había dicho". Eso es lo que hace el autor con la niña, decirnos que aquellas palabras iban tan en serio, eran tan poderosas, que la niña sucumbió. Dan ganas de llevarla al psicólogo y abroncar al borracho.

    Esas palabras del alcohólico deberían quedar en el mundo imaginario de la niña, que es más poético y por tanto estéticamente más poderoso que el real. Si adopta el nombre, como digo, te dan ganas de llevarla al psicólogo (conocí a un niño de nueve años al que tuvieron que poner a tratamiento porque ya no respondía a nadie, ni siquiera a sus padres, si no le llamaban Butragueño, o Buitre).

    ResponderEliminar
  49. Otro final posible sería como el principio de Ciudano Kane y el famoso "Rosebud": la niña es ya una anciana que agoniza, ha tenido una buena vida normal, un buen marido, hijos y nietos, pero moribunda susurra repetedimente "Tandy".

    Oswald.

    ResponderEliminar
  50. O vemos a la niña ya adulta llevando una mala vida autodestructiva (es también borracha, como su amante platónico, por ejemplo), frustrada por no encontrar quien la ame con el "amour fou", que dicen los franceses, del borracho.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  51. Ese sería redondo. Habría que alargar el cuento. Quizá hacer de su vida un final desventurado, también con el alcoholismo por el medio. O bien hacerla viajar enferma en un tren, y al atardecer, tras los cristales del vagón y mirando a la llanura, decir eso: "Tandy", sin que ninguno de sus acompañantes, sus hijos o nietos, supieran qué quería decir.

    Rousbad, qué bien suena. Hay muchos finales así. Eduardo Manostijeras tiene también un final hermoso. Qué hermosura, que alguien fabrique nieve para ti. Ese final es también magnífico.

    ResponderEliminar
  52. Mira qué casaulidad, coincidimos en lo del alcoholismo.

    Bien pensado el arte no deja tantas variantes. No hay nada nuevo, siempre hablamos de lo mismo. Anda que no hay finales de películas parecidos, el beso, el discurso final, mientras se muere. Son tan manidos que ya se utilizan de parodia. Sin embargo siguen funcionando.

    ResponderEliminar
  53. Eduardo Manostijeras: recuerdo que nos la pusieron en el colegio a principios de los noventa y me gustó y creo que luego la vi una vez más tarde y ya no me gustó tanto. Vincent Price, que era el que creaba a Eduardo, interpretó el que creo que fue su último papel antes de morir. La recuerdo como una película extraña, muy de Tim Burton, claro.

    ResponderEliminar
  54. Sí, al final es todo sota, caballo y rey. Todo depende de cómo lo cuentes, de cómo lo vistas.

    Hubo un teórico de la literatura, creo que ruso, que hizo la cuenta de los distintos argumentos que encontramos en toda la literatura narrativa, y no le salían más de quince o veinte.

    Oye, hazme caso: léete los cuentos de Schnitzler.
    Los tienes en librodot.com. Hay que registrarse.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  55. Ah, Borges, siempre Borges. Creo que ya os puse aquí El Sur.

    Es que así como hay páginas inolvidables en las novelas, o un solo verso que se salve de todo un libro de poesía, así sucede con los párrafos de Borges. No los memorizo, pero sé que están ahí.

    Este párrafo, ahora que ya sabemos el final que tanto el protagonista como el primer lector del cuento desconocen, es cuando la relectura se saborea lenta, muy lentamente: un hombre va camino de la muerte y no lo sabe, no ocurre lo mismo con el autor de relato, que como un Dios nos va poniendo en la situción. Qué maravilla ese paisaje, y sobre todo el cambio de luz cuando cae la tarde (os pongo en negrita lo que más me conmueve):

    A los lados del tren, la ciudad se desgarraba en suburbios; esta visión y luego la de jardines y quintas demoraron el principio de la lectura. La verdad es que Dahlmann leyó poco; la montaña de piedra imán y el genio que ha jurado matar a su bienhechor eran, quién lo niega, maravillosos, pero no mucho más que la mañana y que el hecho de ser. La felicidad lo distraía de Shahrazad y de sus milagros superfluos; Dahlmann cerraba el libro y se dejaba simplemente vivir.

    El almuerzo (con el caldo servido en boles de metal reluciente, como en los ya remotos veraneos de la niñez) fue otro goce tranquilo y agradecido.

    "Mañana me despertaré en la estancia", pensaba, y era como si a un tiempo fuera dos hombres: el que avanzaba por el día otoñal y por la geografía de la patria, y el otro, encarcelado en un sanatorio y sujeto a metódicas servidumbres. Vio casas de ladrillo sin revocar, esquinadas y largas, infinitamente mirando pasar los trenes; vio jinetes en los terrosos caminos; vio zanjas y lagunas y hacienda; vio largas nubes luminosas que parecían de mármol, y todas estas cosas eran casuales, como sueños de la llanura. También creyó reconocer árboles y sembrados que no hubiera podido nombrar, porque su directo conocimiento de la campaña era harto inferior a su conocimiento nostálgico y literario.

    Alguna vez durmió y en sus sueños estaba el ímpetu del tren. Ya el blanco sol intolerable de las doce del día era el sol amarillo que precede al anochecer y no tardaría en ser rojo. También el coche era distinto; no era el que fue en Constitución, al dejar el andén: la llanura y las horas lo habían atravesado y transfigurado. Afuera la móvil sombra del vagón se alargaba hacia el horizonte. No turbaban la tierra elemental ni poblaciones ni otros signos humanos. Todo era vasto, pero al mismo tiempo era íntimo y, de alguna manera, secreto. En el campo desaforado, a veces no había otra cosa que un toro. La soledad era perfecta y tal vez hostil, y Dahlmann pudo sospechar que viajaba al pasado y no sólo al Sur. De esa conjetura fantástica lo distrajo el inspector, que al ver su boleto, le advirtió que el tren no lo dejaría en la estación de siempre sino en otra, un poco anterior y apenas conocida por Dahlmann. (El hombre añadió una explicación que Dahlmann no trató de entender ni siquiera de oír, porque el mecanismo de los hechos no le importaba).

    ResponderEliminar
  56. A mí me cargan las películas de Tim Burton. Bueno, unas más que otras. Bitelchús tenía cierta gracia. La del manostijeras la vi a trozos hace ya mucho.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  57. "Afuera la móvil sombra del vagón se alargaba hacia el horizonte. No turbaban la tierra elemental ni poblaciones ni otros signos humanos. Todo era vasto, pero al mismo tiempo era íntimo y, de alguna manera, secreto. En el campo desaforado, a veces no había otra cosa que un toro. La soledad era perfecta y tal vez hostil, y Dahlmann pudo sospechar que viajaba al pasado y no sólo al Sur."

    Azoriniano.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  58. Sí, a mi también me cargan las de Burton, al menos las que he visto: no hay ninguna que pueda decir que realmente me guste, aunque reconozco que al menos son "diferentes".

    ResponderEliminar
  59. Oswald

    El ritmo es azoriniano, pero en Azorín no hay esa carga emocional, solo está el paisaje, el dejar que lo visto permanezca ahí, sin intervenir en ello; en Borges hay una traslación de la historia al paisaje, que le da un color trágico. Pero el talento narrativo que tiene hace que sea percibido al revés, como si el paisaje determinara el transcurrir de la historia, como si estuviera avisando de lo que está por venir: fíjate en esto: aquí es el paisaje el que en teoría lleva la batuta, dicta lo que va a suceder. En este caso es la luz de la tarde: También el coche era distinto; no era el que fue en Constitución, al dejar el andén: la llanura y las horas lo habían atravesado y transfigurado. Sin embargo solo unas palabras en toda esa descripción delatan que el paisaje es una proyección de lo que el protagonista vive aunque no sea consciente de ello: y Dahlmann pudo sospechar que viajaba al pasado y no sólo al Sur. Es decir que Dahlmann, de repente, descubre, o empieza a sospechar que lo que está viendo es algo que está más allá, que no está solo en el paisaje, por eso justo antes de "y Dahlmann pudo.." ha escrito En el campo desaforado, a veces no había otra cosa que un toro. La soledad era perfecta y tal vez hostil Está el paisaje y mucho más, cosa que en Azorín no ocurre; en Azorín hay una pintura eterna y reflexión, no hay historia, no hay tragedia, dolor, angustia. Mira el paisaje de Azorín: "Las nubes": Las nubes nos dan una sensación de inestabilidad y de eternidad. Las nubes son –como el mar– siempre varias y siempre las mismas. Sentimos, mirándolas, cómo nuestro ser y todas las cosas corren hacia la nada, en tanto que ellas –tan fugítiva– permanecen eternas. A estas nubes que ahora miramos, las miraron hace doscientos, quinientos, mil, tres mil años, otros hombres con las mismas pasiones y las mismas ansias que nosotros.

    Cuando queremos tener aprisionado el tiempo –en un momento de ventura– vemos que han pasado ya semanas, meses, años. Las nubes, sin embargo, que son siempre distintas, en todo momento, todos los días van caminando por el cielo.

    Hay nubes redondas, henchidas de un blanco brillante, que destacan en las mañanas de primavera sobre los cielos traslúcidos. Las hay como cendales tenues, que perfilan en un fondo lechoso. Las hay grises sobre una lejanía gris. Las hay de carmín y de oro en los ocasos inacabables, profundamente melancólicos, de las llanuras. Las hay como velloncitos iguales e innumerables, que dejan ver por entre algún claro un pedazo de cielo azul. Unas marchan lentas, pausadas; otras pasan rápidamente. Algunas, de color de ceniza, cuando cubren todo el firmamento, dejan caer sobre la tierra una luz opaca, tamizada, gris, que presta su encanto a los paisajes otoñales.


    Es una pintura, algo que vive en sí y para sí al margen de nosotros; en Borges el paisaje se incorpora a la historia, casi que va anunciando lo que va a suceder.

    ResponderEliminar
  60. Ahora que lo pienso: antes escribí: "Te amaré mientras vivas; y aun después". No es así, no es mientras vivas, sino 'mientras viva', mientras yo viva, y aun después.

    Pero sigo sin saber de quién es.

    ResponderEliminar
  61. Buenos díaaaassss...

    http://www.tontakos.com/wp-content/uploads/2013/09/Gimnasia_artistica_tontaKoscom_4_.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía Pajares en una película: "abre el paréntesis", jeje.

      Eliminar
  62. Entro en LD y leo a un tal Percival Manglano y coño, el tío me suena, y resulta que estuvo hasta el 2012 en el gobierno regional de Madrid, pues bien, entro en su página y dice: "Nací en Londres en noviembre de 1972, hijo de padres valencianos y anglófilos (de ahí mi nombre digamos que poco habitual). Al poco tiempo de nacer yo volvimos a España y, tras unos años en Palma de Mallorca, pasé toda mi infancia en Madrid."

    Y a todo esto, releyendo el otro día otra entrada del antiguo blog de Pío en LD, aparecía un tal "Percy", por supuesto anglómano, diciendo que era del PP en la línea de Vidal Quadras y que no podía decir más. Pues fijo que es el mismo.

    Siguiendo sobre él en su propia web:

    "Soy liberal. Descubrí que era liberal leyendo; al leer las cosas que decían Orwell, Smith, Hayek, Bastiat, Popper, Rand o Easterly me encontré repitiéndome continuamente a mí mismo “pero, si esto es lo que siempre había pensado yo” (seguramente, no lo había pensado yo antes, pero los argumentos eran tan contundentes que me los apropié)."

    Otro Randiano Greenspaniano, pero la culpa será de los colectivistas jaja.

    http://www.pmanglano.com/sobre-mi/

    ResponderEliminar
  63. "Percy" es el apodo de Robert Plant. Ahora lo entiendo.

    Sale tan moñas en la parte de ficción de "The song remains the same"...

    ResponderEliminar
  64. De hecho, en la entrada donde lo leí le dices eso mismo de Robert Plant jaja.

    ResponderEliminar
  65. Si es que me repito más que el chorizo malo...

    Me voy a curraaalllll

    Psdt/ debo tener el record de comentarios eliminados en LD. ¡Qué paciencia tuvo Pío conmigo!

    ResponderEliminar
  66. Jaja lo he encontrado. Le dices esto:

    "No sé si sabéis que el nuevo troll anda por la sección de comentarios de LD defendiendo a mandoblazos a la Mon-arquía.

    Así que cuidadín.

    Por cierto, "Percy" es el apodo de Robert Plant.

    De nada.

    http://elblogdekufisto.blogspot.com/2011/04/pesadi..."

    comentario nº 47.

    Y él más adelante, en el nº 53 te dice:

    "N B Yo de troll no tengo nada, muchacho... Y mi pseudónimo no corresponde a quien Vd. dice. Se sorprendería de a quién corresponde..."

    El monárquico es el tal Percy, y se lía ahí con unos cuantos (Doiraje, manuelp, Bacon, Timoteo...) en una discusión sobre Fernández de la Mora, y dice que su familia conocía a Alfonso XIII y demás.

    http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/el-pp-es-lo-peor-debate-con-campmany-proetarras-regias-la-anglomania-dana-las-neuronas-9470/

    ResponderEliminar
  67. Joer, qué ojo tengo, me ha venido a la cabeza de repente.

    Venga, que vaya bien, kufisto.

    ResponderEliminar
  68. Buenas tardes, Kufisto y compaña.

    Kournikova en pelotas. En dos palabras: ¡Im-prezionante!:

    http://www.chistesbromasytonteras.cl/adulto/foto/kournikova%20en%20pelotas.jpg

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.