i

i

miércoles, 17 de noviembre de 2010

¿CORDEROS? TÚ YA SABES LO QUE ME GUSTA...





- Escribe,
escribe algo,
siempre habrá algún gilipollas que te considere un genio,
al menos durante dos minutos.

- Las brujas creen en Satán porque Dios ni se dignó a fumarse el cigarrillo a medias una vez que se corrió dentro.

- Por lo tanto Satán es un pichafloja.

- "Wonderwall"...imagino lo que significa y lo que Liam cuenta. No buscaré la traducción, así me vale. Los traductores son unos malnacidos. No hay que destripar las cosas, siempre encontrarás mierda.

- Todo se ve mejor desde fuera.

- Cuando te reencuentras con el pasado y compruebas en qué se ha convertido desearías rebobinar un par de horas y tomarte la caña en otro lugar.

- Pasado y futuro son las dos caras de la misma moneda: el miedo.

- "Este país necesita un repaso" se llamaba la reunión de naftalinos con telarañas en los cojones. Siempre habla quien más tiene que callar. El mundo sería mejor si todos fuéramos mudos. Bueno, con alguna excepción, sólo quien supiera cantar como Sarah Vaughan. Y una vez que terminara...cremallera.

- La arruga no es bella, la arruga es tan hermosa como un dolor de estómago.

- Sólo el viento llama a tu puerta. Y créeme, es mejor que sea así. Al menos en el 99 % de las ocasiones.

- Cuando las hojas caen del árbol desean que esté lloviendo, así el viento no podrá arrastrarlas lejos de casa. Aunque estés muerto quieres estar cerca de quien te quiso.

- Un cajero encorbatado tras un cristal blindado y una máquina por compañera es feliz. No es mentira. Lo he visto esta mañana al llevarle mi ofrenda; Dios ya no quiere corderos, quiere pasta. Y los guardianes del Tabernáculo están contentos por servirle.

- "¿Cordero? ¡Métetelo por el culo! ¡PASTA, COÑO!". Si Abraham levantara la cabeza y viera en que se ha convertido Yahvé se arrancaba los dientes: "¿Y por éste cabrón estuve a punto de matar a mi hijo?".

- Se murió el periquito; me lo encontré una noche de paranoia, más tieso que un Caballero de la Orden de Malta. Había tenido un finde kamikaze y ni me enteré. Quizá llevara 3 días muerto, ahí, tirado entre su mierda, la de su compañera de piso y los restos de la comida. Ella andaba columpiándose, lo cogí con pena y fuí a tirarlo a la basura. Por un momento pensé en echárselo al gato para ver que hacía, pero sentí que era una crueldad innecesaria, quizá me equivoqué. Ella sigue en el columpio, cantarina, no parece muy afectada, diría que incluso está más contenta...creo que cuando doble se la pasaré al gato.

- Recuerdo otro de los sacerdotes que me he encontrado esta mañana...un chaval joven, con el anillo de esclavo en el anular, tecleando la maquinita como si fuera Rubinstein, impresionante, pero por la cara de ansiedad que tenía no creo que le resultara tan placentera su actividad como al genial judío. No entiendo qué le pasa al personal cuando tiene una máquina delante, se ponen nerviosos, tensos, como cuando éramos chavales y nos líabamos a hacer la estupidez más grande para que la nena se fijara en nosotros...

5 comentarios:

  1. "- Cuando las hojas caen del árbol desean que esté lloviendo, así el viento no podrá arrastrarlas lejos de casa. Aunque estés muerto quieres estar cerca de quien te quiso."

    Qué bueno. A pesar de tu perfidia: "Escribe,
    escribe algo,
    siempre habrá algún gilipollas que te considere un genio,
    al menos durante dos minutos."

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pedro,

    a mí también me parece bueno.

    Un abrazo, gilipollas (es coña).

    ¿Por dónde andas?

    ResponderEliminar
  3. Anduve diez días por mi tierra, lo cual me sentó muy, pero que muy bien.

    Ahora coloco los correos en el blog de Federico, y algún comentario en el de LdP, pero no pienso perder el tiempo discutiendo.

    Al de Moa voy como antes de que me diera por escribir allí. Sólo leo lo que escribe él; del resto una lectura rápida y pillar algún enlace que pueda tener interés. Nada más. No veas el tiempo que gano desde que hago eso.

    ResponderEliminar
  4. Hola Pedro,

    la verdad es que el blog de Moa se está quedando en nada, ¡qué le vamos a hacer!

    Móntate un blog, coño, escribes bien y dices cosas interesantes. No te lo pienses más.

    No he conocido a nadie de tu tierra que sea malo. Y me he encontrado con unos cuant@s. La visitaré algún día.

    Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  5. Hola, soy Martínez-Abarca, el del blog de LD.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.